CON TRANSPARENCIA

José Luis Martínez Campuzano

Con la máxima transparencia y rigor, en un mundo como el actual dónde la incertidumbre y la desconfianza nos impiden ver lo importante.

10 julio, 2017 | 11:02

El viernes se conocieron los datos del mercado de trabajo en Estados Unidos durante el mes de abril.

Un fuerte crecimiento en la creación de empleos (222 m. desde un promedio de 3 meses de 194 m.) y relativa estabilidad de la tasa de desempleo en niveles mínimos (y cercanos a la tasa de desempleo natural) del 4,4 %.

Pero el aumento de los salarios por hora trabajada subieron apenas un 0,2 %, en la parte baja de las previsiones. Y moderándose su evolución anual hasta un 2,5 % (3 % a finales de 2016).

La  inflación trimestral anualizada es apenas del 2,0 %, la cifra más baja desde hace dos años.

El breakeven de inflación 5 años bajó el viernes tras los datos hasta un 1,65 %; el 10 años retrocedió hasta 1,76 %.

Pero la rentabilidad del 10 años treasury subió hasta 2,38 %, siguiendo una tendencia de aumento de la pendiente en la curva de tipos iniciada a mediados del mes pasado…..

¿Qué espera el mercado? Que la Fed será muy prudente al continuar con la normalización monetaria, con una subida adicional de tipos antes de final de año.

Pero, coherente con lo anterior, que la autoridad monetaria norteamericana con su actuación puede seguir prolongando la fase alcista del ciclo económico o al menos moderará la fase bajista. Esto explicaría el aumento de la pendiente de la curva de tipos.

Pero sin duda el debate más intenso dentro de la Fed se centra en la razón de que el crecimiento salarial siga siendo moderado en un contexto de condiciones financieras extremadamente laxas y prácticamente pleno empleo.

La desinflación a nivel internacional (precios del crudo incluido) sin duda ayudan a entender la contención de los precios. Pero, ¿y los salarios?.

Quizás la Presidenta de la Fed nos ayude este miércoles a entender esta aparente contradicción en el mercado de trabajo norteamericano. Pero que también es visible en otros países desarrollados.

El miércoles hablará ante el Congreso y el jueves ante el Senado.

28 junio, 2017 | 09:41

¿Cuál es la principal preocupación de las pymes españolas? La falta de clientes.

Así lo han dejado reflejado en la última encuesta publicada por el BCE, referida al periodo que abarca de octubre a marzo de este año.

http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/InformesBoletinesRevistas/BoletinEconomico/Informe%20trimestral/17/Recuadros/Fich/IT_2T_Recuadro4.pdf

¿Y la financiación? Volvió a ser su menor preocupación, algo que se repite desde principios del año pasado. De hecho, apenas un 9 % de las compañías admitieron la existencia de problemas de financiación. Se trata del porcentaje más bajo desde 2009.

El porcentaje de empresas que declararon un aumento de las ventas superó por sexta vez consecutiva al de las empresas que señalaron lo contrario, en una cifra del 22 %. En la zona Euro este porcentaje es del 19 %.

En términos de los beneficios, la evolución es algo menos favorable debido al aumento de costes, tanto laborales como de otro tipo (45 y 57 % respectivamente). La diferencia relativa en la evolución de los beneficios al alza es del 3 %.

En este contexto, la proporción de pymes que han solicitado un préstamo bancario creció unos 6 pp hasta un 36 % (32 % en la media europea). La disponibilidad de financiación bancaria siguió mejorando, alcanzando en términos netos el 28 % de las pymes: un 32 % observaron una mejora en la disposición de crédito por la mejora de las condiciones de la compañía, un 31 % observaron una mayor disposición de la oferta de crédito por los bancos y un 28 % indicaron una influencia positiva desde el punto de vista macro.

El porcentaje de compañías que admiten un rechazo de financiación de las entidades bancarias fue del 6 %, cifra similar a la media europea.

¿Y el futuro? Un 42 % de las pymes españolas consideran apropiado su nivel de deuda. El mismo porcentaje valora lo contrario. Solo un 5 % se mostró a favor de aumentarlo.

Pero el 24 % sí destacó la posibilidad de poderse endeudar en el futuro.

Los  números anteriores reflejan una continua mejora en la situación económica y financiera.

Pero  en este último caso respaldada por unas favorables condiciones de financiación.

 

15 junio, 2017 | 12:42

El proceso de normalización monetaria sigue su curso entre los principales bancos centrales.

No se trata de tensionar las condiciones financieras. Simplemente es ir retirando las medidas monetarias extraordinarias, aprobadas en un momento que ahora queda muy lejos.

La normalización monetaria por tanto debe entenderse como eliminar de forma progresiva las condiciones financieras que son excesivamente expansivas. De esta forma, también se pondrán encima de la mesa unas condiciones que no generen riesgos para la estabilidad financiera a medio y largo plazo.

Ya lo sabrán: ayer la Fed subió un cuarto de punto sus tipos de interés hasta situarlos en una banda de 1-1,25 %.

https://www.federalreserve.gov/newsevents/pressreleases/monetary20170614a.htm

Más que el comunicado en si, lo relevante fue la toma de posición de la Presidenta de la Fed.

Se esperaba con interés su reflexión sobre la moderación reciente de la inflación. Y la achacó a factores puntuales, al mismo tiempo que resaltaba la fortaleza de la economía y niveles de empleo.

La Fed ayer también publicó sus planes de reducción del balance: 10 bn. $ inicial por mes con aumento progresivo de tamaño cada 3 meses y hasta un tamaño final de 50 bn. en 12 meses.

https://www.federalreserve.gov/newsevents/pressreleases/monetary20170614c.htm

¿Cuándo se iniciará el ajuste de balance? El comunicado ayer deja la puerta abierta a que sea incluso este mismo año…”muy pronto” señala.

¿Será compatible el ajuste de tamaño del balance con la subida de tipos? Sin duda la Fed, como el resto de los bancos centrales, seguirá siendo muy prudente.

El Presidente Draghi pedí la semana pasada paciencia para inicio de la normalización, aunque al mismo tiempo ponía ya un suelo en los tipos de interés.

El Banco de Japón comienza hoy su reunión de dos días, cuando alguno de sus miembros ha dejado abierta la puerta hacia un cambio de discurso desde “es pronto para hablar de normalización” a otro centrado “en comunicar la futura estrategia”.

No solo se trata de eliminar de forma progresiva los excesos en política monetaria expansiva aplicada en un momento excepcional de riesgos de deflación y deterioro de las condiciones financieras

09 junio, 2017 | 14:26

Ayer el BCE confirmó lo que muchos analistas esperaban: probablemente ya se ha alcanzado el límite en las medidas expansivas, sin que esto suponga su reversión inmediata.

¿La razón? Simplemente, los riesgos están ahora más equilibrados.

Se elevaron las previsiones de crecimiento (una décima al alza) y a la baja las de inflación (una décima  a la baja a medio plazo). Al final, la inflación por debajo del objetivo de 2,0 % pero con el crecimiento muy cerca del considerado como potencial del 1,5-2,0 %.

En esto último se apoya el BCE para defender que las condiciones financieras se mantendrán laxas durante mucho tiempo, con futuras subidas de tipos oficiales posteriores al final de la compra de activos. Y como saben el final del QE está programado para diciembre. De hecho, aunque con respecto a tipos de interés habríamos alcanzado un  suelo, la autoridad monetaria deja la puerta abierta a modificar al alza o a la baja el volumen de compras de activos en función de la evolución de la inflación. Veremos.

¿Dónde estamos? Superado el debate inicial sobre la necesidad de implementar unas condiciones financieras tan expansivas como las aplicadas durante la crisis, ahora se inicia otro debate sobre cómo gestionarlas una vez que la crisis ha sido superada. Es cierto que el objetivo explícito del BCE es alcanzar un nivel de inflación estable a medio plazo cerca del 2,0 %, aunque también lo es que la política monetaria expansiva puede ser menos efectiva para lograrlo que en el pasado considerando los problemas estructurales existentes en la economía europea. Y aquí me refiero tanto a la debilidad del crecimiento, con un stock bajo de capital desde una perspectiva histórica, al mismo tiempo que un bajo crecimiento potencial ante rigideces económicas que son difíciles de combatir con medidas de demanda. De hecho, el debate poco a poco está girando hacia las potenciales consecuencias negativas para la estabilidad financiera de mantener unas condiciones financieras demasiado laxas durante demasiado tiempo. Más allá del éxito por comprobar de aplicar medidas macroprudenciales por el momento centradas de forma excesiva en los bancos. ¿Y qué pasa con el resto del sector financiero?.

No se podrá decir que en estos momentos hay problemas en la oferta de crédito, considerando tanto la disposición de los bancos como el acceso a la financiación en condiciones inmejorables desde el mercado mayorista. Pero la autofinanciación también está siendo elevada, lo que conjuntamente deja un escenario de fácil disposición a financiación ante una demanda de crédito solvente. Y quizás no tanto, aunque en este caso no son los bancos el candidato para cubrirla. Del riesgo de sobrerregulación para los bancos europeos a la limitada regulación de la banca en la sombra y los mercados mayoristas.

Ayer el BCE dio un paso adicional en el inicio de la normalización monetaria. Aunque en principio no lo parezca tanto.

29 mayo, 2017 | 12:40

Resultado de la encuesta del BCE a empresas europeas sobre acceso a la financiación externa…

https://www.ecb.europa.eu/press/pr/date/2017/html/ecb.pr170524.en.html

La encuesta abarca desde octubre de 2016 y marzo de 2017, con los datos recopilados en abril/mayo de este año.

Más de 11.724 empresas de pequeño y mediano tamaño….10.712 con poco más que 250 empleados.

Estos son los resultados:

  1. La pequeña y mediana empresa europea sigue mejorando su acceso a la financiación externa
  2. Por primera vez en la recuperación económica se admite facilidad en la financiación
  3. Las empresas admiten mejora en negocio y endeudamiento, en un contexto de beneficios estables y crecientes costes
  4. Algunas empresas siguen primando el desapalancamiento, buscando una mejora del rating de crédito o para tener más capacidad de endeudamiento en el futuro

Y estos son los números:

  1. 19 % de las empresas muestran ingresos al alza (s/c)
  2. 16 % de las empresas muestran aumento de inversión (13 %)
  3. 50 % de las empresas muestran un aumento de los costes, especialmente no laborales (37 %)
  4. 3 % han mostrado un incremento en las necesidad de financiación desde los bancos
  5. 12 % consideran una mejora en el acceso a la financiación (11 %)
  6. 32 % pidieron préstamos, un 74 % de estas recibieron todo el importe (69 %) y el 6% fueron rechazados (7 %)
  7. 40 % de las empresas se inclinaron por mantener su nivel de deuda, 39 % preferían reducirla y 7 % esperaban aumentarla
  8. 25 % de las empresas consideraron el mayor acceso a endeudarse, 20 % consideraron la importancia de los rating y el 16 % el temor a una restricción financiera

Al final, estos datos muestran que las medidas monetarias extremas aplicadas por el BCE han sido un éxito. Hablo en pasado.

Y es que también muestran que una parte de los argumentos en su aplicación (precisamente los problemas de transmisión de la política monetaria) se han solucionado.

Sigo pensando que la prolongación en el tiempo de medidas monetarias extremas puede generar consecuencias negativas a medio y largo plazo que deberían valorarse con calma. Y una de ellas es la propia estabilidad de las entidades de crédito.

22 mayo, 2017 | 17:19

Se desacelera la tasa de crecimiento anual del saldo vivo de los valores representativos de deuda emitidos por residentes de la zona Euro, con un aumento en marzo del 1,4 % desde el 1,3 % anterior.

Por lo que respecta al saldo vivo de acciones cotizadas, su crecimiento en marzo fue del 0,9 % frente al 0,7 % de febrero.

En definitiva:

  1. La emisión bruta de valores representativos de deuda fue de 610,3 mm en marzo; las amortizaciones fueron de 551,7 mm. La emisión neta fue de 58,6 mm
  2. La tasa de crecimiento del saldo vivo de emisiones de papel a corto plazo subió  un 3 % en marzo; en el caso de los valores de largo plazo a tipo fijo su crecimiento anual fue del 2,8 %; papel  a largo plazo a tipo de interés variable cayó un 4,8 % anual
  3. Se modera hasta un crecimiento del 9,4 % (9,9 % antes) el crecimiento del saldo vivo de papel emitido por empresas; cae un 1,3 % el de entidades financieras; aumenta un 1,6 % el saldo vivo de emisiones de deuda por las AAPP
  4. La emisión bruta de acciones fue en marzo de 22,7 mm; las amortizaciones fueron de 1,2 mm. La emisión neta quedó en 21,5 mm.
  5. En el caso de las empresas, el crecimiento del saldo vivo de acciones cotizadas fue de 0,5 %; del 4,1 % en el caso de las entidades financieras
  6. Pero el valor de mercado del saldo vivo de las acciones cotizadas emitidas en la zona Euro en marzo creció un 16,9 %, una importante aceleración desde el 15,4 % antes

Al final, es cierto que los mercados financieras se han convertido en una importante fuente de financiación para los agentes económicos.

Y es coherente su ritmo de crecimiento con el propio crecimiento económico.

Pero es precisamente el moderado ritmo de crecimiento económico en un escenario casi inmejorable en términos de condiciones de financiación lo que refleja la necesidad de tomar decisiones estructurales o de oferta para acelerar el crecimiento. Por el contrario, forzar las condiciones financieras de forma artificial solo supone añadir más riesgos a medio plazo para la estabilidad financiera. Y especialmente para la estabilidad del sector financiero.

25 abril, 2017 | 08:40

Este fue el Comunicado del Comité Monetario y Financiero Internacional publicado el sábado pasado…..

http://www.imf.org/en/News/Articles/2017/04/22/pr17141-communique-of-the-thirty-fifth-meeting-of-the-imfc

La recuperación económica mundial está cobrando impulso, los precios de las materias primas se han afianzado, y los riesgos de deflación están cediendo. A pesar de que las perspectivas están mejorando, el crecimiento sigue siendo débil y está sujeto a mayores incertidumbres en el ámbito político y en materia de políticas. Las secuelas de la crisis, los altos niveles de endeudamiento, el débil crecimiento de la productividad y las tendencias demográficas siguen planteando obstáculos complicados en las economías avanzadas; en tanto que los desequilibrios internos, el endurecimiento de las condiciones financieras más pronunciado de lo previsto y los efectos de contagio negativos derivados de la incertidumbre mundial imponen desafíos a algunos países de mercados emergentes y en desarrollo.El comercio, la integración financiera y la innovación tecnológica han aportado importantes beneficios, han mejorado los niveles de vida y han sacado de la pobreza a cientos de millones de personas. Pero el prolongado período de crecimiento escaso ha puesto de manifiesto las preocupaciones de los que han quedado a la zaga. Es importante garantizar que todos tengan la oportunidad de beneficiarse de la integración económica mundial y los avances tecnológicos.

Como ven, algo mejor pero no mucho mejor. Y no de forma uniforme.

¿Qué proponen nuestras autoridades? También literalmente del Comunicado….

Reafirmamos nuestro compromiso para lograr un crecimiento vigoroso, sostenible, equilibrado, inclusivo y con abundante empleo. Con ese fin, recurriremos a todas las herramientas de política —políticas monetarias y fiscales, así como reformas estructurales— de forma tanto individual como colectiva. Reafirmamos nuestro compromiso de comunicar con claridad la orientación de las políticas, evitar las políticas aislacionistas y preservar la estabilidad financiera mundial. Reconocemos que una volatilidad excesiva y la fluctuación desordenada de los tipos de cambio pueden tener consecuencias negativas para la estabilidad económica y financiera. Nos abstendremos de realizar devaluaciones competitivas y no utilizaremos nuestros tipos de cambio con fines competitivos. Además, trabajaremos mancomunadamente para reducir los desequilibrios mundiales excesivos mediante la adopción de políticas adecuadas. Estamos procurando afianzar la contribución del comercio a nuestras economías. 

Concretando las políticas a seguir que proponen:

  1. Política monetaria: acomodaticia en el caso de que la inflación esté por debajo del objetivo y cuando la producción esté por debajo de la potencial. Pero reconocen que la política monetaria no puede por si sola lograr un crecimiento sostenible y equilibrado; es importante que se acompañe de otras políticas que le den soporte
  2. Política fiscal: debe ser flexible y enfocada en el crecimiento; debe favorecer la inversión productiva, apoyando reformas que aumenten productividad y que promuevan la inclusión financiera
  3. Reformas estructurales: individualizadas y con orden de prioridad y secuencia
  4. Proteger la estabilidad financiera: reforzar la resistencia del sector financiero para que siga respaldando el crecimiento y el desarrollo; es importante llevar a cabo las reformas emprendidas y cerrar lo antes posible los elmentos pendientes del marco regulatorio
  5. Una economía mundial más inclusiva: políticas que promuevan las oportunidades para todos dentro de los países, la sostenibilidad a largo plazo y la cooperación entre países

¿Ven a  nuestras autoridades prudentes? Incluso alguno podría valorarlas como desconfiadas.

La Crisis financiera ha sido (hablo en pasado…a pesar de lo anterior, el tono que se respira en Washington es relativamente optimista) demasiado intensa y prolongada como para bajar la guardia. De hecho, en política monetaria un mensaje de normalización podría haberse interpretado hace unos meses como positivo. Una forma de validar la confianza oficial en la fortaleza de la recuperación y la solidez de la recuperación de los problemas. Ahora, por el contrario, se teme que un exceso de optimismo desde los agentes económicos que actúe como un catalizador que acentúe los problemas de fondo. Y uno de ellos es precisamente el elevado endeudamiento mundial. La política monetaria, dentro de la recomendación generalizada de fondo de obligada normalización, debe seguir siendo muy prudente.

04 abril, 2017 | 10:54

Costes relativos a alquileres, al pago de la hipoteca…pero también al resto de los gastos de vivienda como electricidad, agua, gas y calefacción.

La suma de todos estos gastos se considera en un nivel excesivo si supera el 40 % de la renta disponible de las familias.

Eurostat ha calculado, y comparado a nivel europeo, estos gastos.

Según sus datos, el 11 % de los europeos paga en exceso por su vivienda, considerando el porcentaje anterior en términos de sus ingresos.

Son datos de 2015.

http://ec.europa.eu/eurostat/web/products-eurostat-news/-/DDN-20170309-1?inheritRedirect=true&redirect=%2Feurostat%2Fnews%2Fwhats-new%3Fp_p_id%3D101_INSTANCE_AJ2so9Q6Ai6F%26p_p_lifecycle%3D0%26p_p_state%3Dnormal%26p_p_mode%3Dview%26p_p_col_id%3Dcolumn-2%26p_p_col_count%3D1%26_101_INSTANCE_AJ2so9Q6Ai6F_delta%3D20%26_101_INSTANCE_AJ2so9Q6Ai6F_keywords%3D%26_101_INSTANCE_AJ2so9Q6Ai6F_advancedSearch%3Dfalse%26_101_INSTANCE_AJ2so9Q6Ai6F_andOperator%3Dtrue%26p_r_p_564233524_resetCur%3Dfalse%26_101_INSTANCE_AJ2so9Q6Ai6F_cur%3D2

En España  según Eurostat un 10 % de las familias pagarían por encima de niveles razonables. Po debajo del 15 % de las familias alemanas.

La mejora de las condiciones de financiación, especialmente en España, sin duda han facilitado la progresiva caída del porcentaje anterior.

Más allá del coste, claramente a la baja en España,  lo que sí es claro es la mejora en la oferta de crédito…..

Según los datos del Banco de España conocidos ayer mismo, el saldo de crédito de empresas y familias bajó apenas un 0.1 % anual en febrero. Supone el menor descenso de los últimos años.

En el caso de las empresas, incluso al alza un 0.8 %. Pero se mantiene el  descenso del crédito del 1.3 % en las familias.

Por instrumento, caída de los préstamos de las instituciones financieras del 1.2 % (sin cambios con respecto a la evolución de enero) y subida del 11,4 % en la financiación mayorista (sin acciones).

Pero es que la financiación de las AAPP también repuntó en España en enero, con una subida del 3,9 % desde el 3,1 % anterior.

23 marzo, 2017 | 10:46

La inflación  se recupera con fuerza en Europa, aunque es cierto que de la mano de la combinación de la subida de los precios externos en un contexto de recuperación de los precios de las materias primas y depreciación del Euro. ¿Es suficiente esto para que el BCE inicie el proceso de normalización monetaria? Es evidente que no. Y doy una respuesta tan rotunda pese a que el objetivo último de la política monetaria en Europa es lograr que la inflación (en general, dejando al margen la discusión sobre la subyacente….cuestión también de la propia credibilidad de la política monetaria) se mantenga en niveles bajos y estables. Quizás es precisamente por esto último: la posibilidad de que el nivel de inflación baje de nuevo en 2019, en pleno efecto escalón si los factores extraordinarios que la impulsan ahora no tienen continuidad o en caso de que no se trasladen a un mecanismo de subida de los precios internos. Y la baja inflación subyacente al mismo tiempo las también bajas expectativas de inflación garantizan por el momento que esto último no se está produciendo. Dicho esto, debemos recordar que la eficacia de la política monetaria es precisamente su carácter preventivo.

 

Siendo consecuente con todo lo anterior, ¿por qué defiendo que haya una estrategia clara de normalización monetaria? Por algo tan sencillo como que el futuro es incierto. Y, por tanto, debemos siempre tomar decisiones que reduzcan esta incertidumbre. Por ejemplo, tener claro que las medidas monetarias extremas, consideradas por el propio BCE como excepcionales, no se van a convertir de forma permanente en un elemento que distorsione el funcionamiento de los mercados financieros y la propia asignación de recursos entre actividades productivas y financieras. O residenciales. Sin olvidarnos de la distorsión que producen en el funcionamiento del sector financiero, lo que muchos pueden confundir con un nuevo modelo de actividad. Veremos.

 

Será por estas reflexiones, sin dejar de lado el cambio de sesgo entre los inversores a que puede llevar el proceso de subidas de los tipos de interés por la Fed, lo cierto es que los mercados ya están descontando cuándo se iniciará el proceso de normalización monetaria en Europa. Especialmente por lo que respecta a la subida de los tipos de interés, que aplazan hasta dentro de un año. Del resto de las medidas (compra de activos y reducción efectiva del balance del BCE) por el momento hay mucha menos certeza. Si se puede considerar de alguna forma como cierto que habrá subidas de tipos en un año. En el caso de la venta de activos, reducir el tamaño de la cartera, un debate abierto del que huye la propia Fed en cada reunión de política monetaria.

 

¿Cometen un error los mercados al intentar clarificar el incierto futuro del futuro diseño de la política monetaria? Antes de responder a esta cuestión  debemos tener claro que los mercados financieros viven precisamente de intentar descontar el futuro, bajo la mejor información existente. Algunos lo pueden interpretar como especulación, aunque la realidad es que hablamos de inversión sujeta a riesgos. Por esto sorprende un tanto las afirmaciones de Praet, consejero del BCE, cuando considera que el mercado “no debería excederse en la realidad de la política monetaria europea”, ante la cautela que debe siempre considerarse cuando se habla de un cambio de régimen o futura normalización. Evidentemente, la decisión final está en manos del BCE; pero es importante que los mercados funcionen asignando la relación precio/riesgo que consideren adecuada. Aunque esto quizás contraste con las decisiones adoptadas por los principales bancos centrales de ser una parte de los mercados fijando no sólo el tipo de interés oficial como la propia estructura de la curva de tipos; primando unos activos frente a otros en las compras de papel; pudiendo afectar a través de la demanda a la oferta para el resto de los inversores, una forma de crowding out en la demanda que puede suponer de hecho tanto una infravaloración del riesgo en las carteras como un mayor incentivo para nuevos excesos de deuda. 

16 marzo, 2017 | 10:42

La recuperación económica ha sido firme en la zona Euro, al mismo tiempo que diversificada.

La política monetaria ha contribuido a esta recuperación, cuando el crédito bancario se ha acelerado y ha convergido entre países.

La recuperación debe traducirse en un sostenible repunte de la inflación….

¿Qué quién dice todo esto? Praet, consejero del ECB.

¿Dónde lo ha dicho? En un panel de discusión ayer en torno al G20…

https://www.ecb.europa.eu/press/key/date/2017/html/sp170315.en.html

¿Qué cuándo pueden subir los tipos en Europa? Siguiendo la senda de la Fed de ayer que los subió 0.25 puntos hasta 0.75/1 %.

https://www.federalreserve.gov/newsevents/press/monetary/20170315a.htm

Tras leer con calma la exposición de Praet no parece que la subida de tipos de interés por el ECB sea rápida. Pero, es cierto, que sí podrían darse las condiciones para un cambio de sesgo futuro en política monetaria. Y más cerca que tarde.

Por de pronto, veamos que  subyace en la decisión ayer de la Fed:

  1. Unos datos económicos consistentemente positivos
  2. Un balance de riesgos claramente desequilibrado: riesgos derivados de una política monetaria demasiado laxa; riesgos derivados de un exceso de optimismo económico;  riesgos derivados de una esperada política fiscal expansiva
  3. Aprovechar la oportunidad para continuar con la normalización de tipos

Al final, se trata de reducir el carácter expansivo de la política monetaria. No se trata (ayer se enfatizó en un cierto equilibrio en los riesgos) de buscar una política monetaria restrictiva: es, simplemente, hacerla algo menos expansiva. El tono relativamente neutral del discurso posterior de la Presidenta Yellen dejó claro que no hay grandes cambios en el sesgo sobre las reuniones anteriores. Eso sí: con tipos de interés un cuarto de punto ahora más elevados.

La curva de tipos del Dólar  descuenta 10 p.b. al alza en junio, 25 p.b. en septiembre y 37 p.b. en diciembre. En definitiva, otras dos subidas de tipos en lo que resta del año. Eso tras mantener la Fed la previsión de crecimiento este año en el 2.1 %, elevarla hasta este nivel en 2019 y elevar también la previsión de inflación subyacente este año una décima hasta el 1.9 %. Pero Yellen también enfatizó que hay un objetivo simétrico sobre la inflación, lo que se interpretó como menor riesgo de inflación. Pese a que se eleva su previsión.

No, no se habló de reducir el balance.

¿Qué dónde estamos? Dicen los analistas de Citi que la decisión ayer de la Fed “deja el camino abierto para tomar riesgo en los mercados”. En mi opinión primar la estabilidad financiera a corto plazo, con medidas monetarias extraordinarias, sólo conlleva generar más riesgos sobre la estabilidad financiera a medio y largo plazo. Aunque, es cierto, mientras hablamos de ellos los tipos de interés oficiales poco a poco están subiendo en Estados Unidos. Mientras, en Europa  son los mercados los que suben sus tipos de interés.

Imagen de José Luis Martínez Campuzano

José Luis Martínez Campuzano: Portavoz de la Asociación de la Banca Española.Licenciado en Hacienda Pública, ampliados a Economía Aplicada.Profesor del IEB y de la EOI.

julio 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]