Talento en movimiento

Un Blog desde el que articular en la industria cultural la nueva realidad de la Propiedad Intelectual como un Derecho global y convergente entre la creación, la investigación, los medios de comunicación, las marcas y patentes vinculadas con los bienes inmateriales y las tecnologías de la información.

15 febrero, 2016 | 12:22

Un ejemplo ético

Veinte años después, Francisco Tomás y Valiente sigue siendo modelo de civismo y tolerancia

Fdo. José Manuel Gómez Bravo

Hace veinte años, con rabia, salimos a la calle por el dolor de la muerte de Francisco Tomás y Valiente. Hace veinte años segaron su vida unos disparos visibles y homicidas.

A modo de sincero y sentido homenaje he querido recordarle con su mirada viva y llena de futuro, con el eco de las palabras del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades de 2002, Hans Magnus Enzensberger: “Hemos de hacer frente al futuro que llevamos a nuestras espaldas”. Yo quiero tenerle presente cada día, en cada acción cotidiana que conlleva una ética cívica.

Sus valores son y serán parte del ideario esencial y del fundamento de nuestra acción diaria, de nuestra ética personal y social. Su palabra, sus escritos, su conducta y su enseñanza hacían de él ese hombre horizonte, universal, tan necesario ayer, hoy y mañana para España.

Citando a Baltasar Gracián: “Ahí veréis que las cosas, las mismas son que fueron, sólo la memoria es lo que falta…”. Por ello, hemos de mantener su memoria viva, su mirada valiente que no nos dejará olvidar lo necesario para defender la justicia del pasado, la necesaria equidad del presente y el sueño de un porvenir de tolerancia y progreso que este país se merecía y se merece. Tomás y Valiente es un ejemplo ético, es un modelo de hombre comprometido, que se enfrenta a la violencia, sin alardear de su situación. Un hombre que en su compromiso sabía que era distinto para un país, el silencio al olvido y que estos dos, son grandes amigos, amigos de la ignorancia.

Más allá de su vida como académico y como jurista, encontramos al ciudadano, al articulista, al observador de una conciencia colectiva, con una aguda mirada sobre los problemas del país, con una profunda reflexión sobre el devenir de lares publica. En definitiva, la defensa del Estado democrático como patrimonio inmaterial pero tangible de una nación.

Fue un hombre que hizo un relato con una visión no reduccionista del poder y su ejercicio. Fue un hombre con ideales, con la convicción del sueño de la democracia y de la defensa de la libertad individual y de la libertad colectiva. Fue, es y será referente moral en el combate contra el descrédito de las instituciones, contra la debilitación de lo público y a favor de una ciudadanía atenta en defensa de los valores democráticos y de la fortaleza del Estado de derecho.

Francisco Tomás y Valiente era, como diría don Antonio Machado, un hombre bueno, “en el buen sentido de la palabra, bueno…”. Quiero que se recuerde en cada aula su magisterio, su moral pública, sus palabras y su impulso ético, en este presente a veces falto de políticas de Estado, sobrado de políticas a golpe de titular que aparecen en un segundo y pasan en un segundo.

Si más allá del ruido, más allá de lo inmediato, nos paramos un momento y reflexionamos en silencio sobre su legado podremos mirar lejos y saber que ejemplos como el suyo, hombres como él, cada día nos recuerdan que la defensa del Estado de derecho y de la política no debe ser efímera. El proyecto de un país, el sueño de un progreso colectivo y de una construcción colectiva basada en el bien común, no puede ser improvisada. Sino que debe ser sembrada, regada y cultivada en el afán de cada día para luego poder recoger el fruto y ser nueva semilla del mañana. Para ello, hay que cuidar a diario la ética social y los derechos que tanto costaron conquistar, tanto cuestan defender, ganar, mantener, no perder y avanzar.

Ejemplos como el suyo nos recuerdan que tuvimos, tenemos y tendremos la aventura común de la energía social. Energía social para defender como bien y patrimonio común los valores constitucionales; los valores de una ética basada en la razón y en la convicción; en la defensa de los derechos humanos y en la consecución de la igualdad y la justicia social. Ejemplos como el suyo nos enseñan que hay seres imprescindibles, seres necesarios, seres horizonte a los que hay que emular y que dan sentido no sólo a la democracia sino a la palabra orgullo y a la palabra dignidad.

Debemos grabarnos una frase suya a modo de ejemplo y declaración de principios para el sujeto colectivo de nuestra nación: “Edificar con la razón y la tolerancia como instrumentos”. Él fue, es y será ser horizonte, memoria limpia y mirada valiente.

El lunes 15 Febrero tendrá lugar la Presentación del  Libro Homenaje a Fco. Tomás y Valiente: Una mirada valiente

Dirigido por José Manuel Gómez Bravo, tendrá lugar a las 19.00 horas en el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales

 

S.R.C 91 422 89 30

Pza. de la Marina Española, 9, Madrid

17 diciembre, 2015 | 10:20

Si de algo puede presumir España es de su enorme patrimonio cultural. Y en una situación como la actual, en la que este sector crea miles de puestos de trabajo, genera beneficios y exporta talento, debe promoverse una política real que proteja, regule y potencie toda esta industria. Es una de las conclusiones planteadas ayer en el encuentro que el Observatorio Internacional de la Propiedad Intelectual (OIPI) organizó junto a CincoDías, y que contó con la participación de representantes de cuatro de los partidos políticos que se presentan a las elecciones del 20-D, PPPSOECiudadanos yUPyD. Todos ellos analizaron el futuro de este sector, que supone el 3,4% del PIB español y que, en palabras de José Manuel Gómez Bravo, presidente de OIPI, es uno de los pocos que ahora mismo puede crecer.

Las cuatro formaciones políticas presentes en el encuentro coincidieron en que el primer paso para proteger y potenciar la cultura es defender a quienes la crean. “Consideramos que la creación y el acceso a la cultura son las dos caras de la misma moneda”, explicó Ibán García, secretario federal de cultura del PSOE. La gestión de la propiedad intelectual, por lo tanto, es una de las prioridades que deben asumir los gestores públicos, ya que, en palabras de Julio Lleonart, diputado de UPyD por Valencia, “no se puede proteger la cultura sin hacer lo propio con la creación del intelecto humano”. Por su parte, Daniel Martínez, candidato de Ciudadanos, explicó que la propiedad intelectual es el punto de partida de los principales problemas del sector cultural y, por lo tanto, el lugar donde deberían empezar las soluciones, algo que corroboró la candidata del PP por Madrid, Beatriz Rodríguez-Salmones.

Pero, si todos quieren proteger la industria cultural, ¿por qué nunca se ha legislado de forma contundente? Es la pregunta que puso sobre el tapete Antonio María Ávila, director ejecutivo de laFederación de Gremios de Editores de España y miembro de OIPI. “No se ha entendido la importancia de la cultura, y por ello, los partidos políticos no han sabido calar su peso en la sociedad”, explicó Lleonart. A esto se le suma el poco respeto que, en particular la sociedad española, tiene hacia los autores y creadores de cultura. “En España, aproximadamente el 88% de este tipo de productos se transmite de forma ilícita”, apuntó Martínez. En este sentido, Gómez Bravo ahondó en el papel de las nuevas tecnologías en este sector, ya que, a pesar de haber provocado indudables beneficios para la creación y desarrollo de productos culturales, también han propiciado que la piratería, la falsificación y el robo o suplantación de la propiedad sean más fáciles de llevar a cabo. “Por eso, con el mercado europeo único digital y el tratado de libre comercio entre la UE y Estados Unidos, debemos tener una posición común como país, no como partidos políticos”, afirmó.

A esta postura común como país se podría llegar, tal y como proponen desde OIPI, con un pacto de Estado que le otorgue a la propiedad intelectual la importancia que se merece. Más aún al comparar el caso español con el de otros países europeos, en los que la cultura y la protección del intelecto cobran un peso que aquí, por el momento, resulta inimaginable. “Por esa razón, lo primero que hay que hacer es cambiar esa actitud de no respeto hacia la propiedad intelectual”, en palabras de Rodríguez-Salmones, “y definir a nivel nacional cuáles son los intereses de los creadores españoles”, añadió el representante de la formación naranja. Una vez que el primer paso se logre, llegará el turno de afianzar la industria cultural española, a la cola del continente en materia de protección. “Y todo ello, buscando alianzas con otros países europeos interesados en la defensa del sector”, apuntó. Ya que si a España le llegan imposiciones de industrias extranjeras mucho más desarrolladas, le impedirá desarrollar sus productos y poder exportarlos. Esto se debe a que en algunos países europeos, como Francia o Reino Unido, la propiedad intelectual es vital. “A esto es a lo que aspiramos en España”, comentó Gómez Bravo.

Y una vez afianzada esta defensa del intelecto cultural, España puede aliarse con otros países europeos. En este sentido, Adriana Moscoso, coordinadora del Instituto Derecho de Autor, afirmó que no se debe ir a Europa únicamente a defender el producto de la casa, sino también a establecer alianzas con otras regiones. “España, Gran Bretaña, Francia y otros países mediterráneos, como Italia, deben unirse para crear un frente común ante esos Estados cuyos ingresos no están sujetos a la cultura, sino a otras industrias, a las que además defienden muy bien”, apuntó. “Hay situaciones que deben enmarcarse en el contexto europeo y estar armonizadas entre todos los estados, porque solo a nivel europeo tendremos la fuerza necesaria para competir con el sector estadounidense y el asiático”, apuntó el portavoz socialista. España cuenta además con una peculiaridad que le hace diferente del resto de países de Europa, y que puede abrir un enorme abanico de oportunidades. “El idioma común y gran parte de la cultura hacen que tengamos en América Latina una ventana única”, comentó Antonio María Ávila.

Otra de las principales propuestas en las que hicieron hincapié los representantes de OIPI para avanzar en la protección de la propiedad intelectual es el impulso de un libro blanco. Es una petición que el observatorio trasladaba este verano al Senado y que considera que se debería elaborar escuchando las voces de expertos y de representantes de los diferentes sectores de la industria.

Para el portavoz de los editores, es necesario impulsar un libro blanco “con rigor”. “Debe movilizarnos a todos. Tiene que poner en marcha a economistas, sociólogos, psicólogos y políticos”, apuntó Antonio María Ávila, que también se mostró convencido de que el documento tendría una función más aparte de realizar un diagnóstico y proponer soluciones. “Es el instrumento pedagógico que nos debe servir para transformar la mentalidad del español medio hacia la propiedad intelectual”, recordó haciendo referencia a la necesidad de concienciar a los españoles sobre la relevancia de estos derechos. El presidente de OIPI describió el libro blanco como una herramienta que permitiría alcanzar un consenso de todos los agentes, de forma que se alcanzara esa posición común que permitiría defender mejor los intereses de autores y creadores culturales.

El presidente de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), José María Moreno, destacó un dato de un estudio que su organización presentará en breve: solo el 30% de los adultos considera que el videojuego es una industria cultural. La cifra desató una reflexión conjunta sobre la concepción que existe de la cultura. En este sentido, Julio Lleonart, de UPyD, recordó que gran parte de la sociedad realiza una contraposición entre cultura y ocio (incluyendo en esta última los productos de industrias como el videojuego, el cine o el teatro), lo que lleva a justificar la vulneración de los derechos de autor alegando que no se trata de aportaciones culturales.

El presidente del Observatorio recalcó la necesidad de enfocar el problema como algo transversal y que el ámbito de los derechos tiene que atenerse a la perspectiva de mercado. En relación con esta idea, Lucía Álvarez, coordinadora de relaciones institucionales de la SGAE, apuntó a la posibilidad de que la industria cultural se acerque más al Ministerio de Industria.

Educar y concienciar, tan relevante como legislar.

Las descargas ilegales de canciones, películas y otros contenidos o fotocopias de libros gozan de demasiada tolerancia social en España, lo cual muestra la escasa concienciación que existe en el país sobre la propiedad intelectual. Es una de las principales preocupaciones de los representantes de partidos políticos y miembros del Observatorio Internacional de la Propiedad Intelectual presentes en el debate.

“Se trata de un caso en el que se legisla penalmente sobre algo que no genera reproche social”, aseguró Ibán García, del PSOE, para llamar la atención sobre lo atípico que resulta el caso de la propiedad intelectual. El representande de UPyD, Julio Lleonart, fue un paso más allá asegurando que se trata de 

normativas que, además de ser impulsadas sin que existan esas quejas, generan el rechazo de gran parte de la sociedad.

“No es posible que en nuestro país siga habiendo generaciones y generaciones que no solo no respeten la propiedad intelectual, sino que la agredan e ignoren”, opinó Beatriz Rodríguez-Salmones, del PP, quien también consideró que esta materia debería formar parte de los currículos educativos para solucionar a largo plazo esa falta de concienciación.

En ese sentido, Daniel Martínez, de Ciudadanos, comentó que existe un “un déficit educativo a la hora de transmitir los conceptos de la propiedad intelectual y de dar ejemplo del respeto”.

Por su parte, el director de propiedad intelectual del Grupo Prisa y promotor del OIPI, José Manuel Gómez Bravo, se refirió al caso concreto de la universidad, una institución que apuntó que debería verse a sí misma como titular de muchos derechos de autor, debido al gran número de publicaciones que se impulsan en su seno. “Muchas veces la universidad no es consciente de ello”, recalcó Gómez-Bravo.

Si de algo puede presumir España es de su enorme patrimonio cultural. Y en una situación como la actual, en la que este sector crea miles de puestos de trabajo, genera beneficios y exporta talento, debe promoverse una política real que proteja, regule y potencie toda esta industria. Es una de las conclusiones planteadas ayer en el encuentro que el Observatorio Internacional de la Propiedad Intelectual (OIPI) organizó junto a CincoDías, y que contó con la participación de representantes de cuatro de los partidos políticos que se presentan a las elecciones del 20-D, PPPSOECiudadanos yUPyD. Todos ellos analizaron el futuro de este sector, que supone el 3,4% del PIB español y que, en palabras de José Manuel Gómez Bravo, presidente de OIPI, es uno de los pocos que ahora mismo puede crecer.

Las cuatro formaciones políticas presentes en el encuentro coincidieron en que el primer paso para proteger y potenciar la cultura es defender a quienes la crean. “Consideramos que la creación y el acceso a la cultura son las dos caras de la misma moneda”, explicó Ibán García, secretario federal de cultura del PSOE. La gestión de la propiedad intelectual, por lo tanto, es una de las prioridades que deben asumir los gestores públicos, ya que, en palabras de Julio Lleonart, diputado de UPyD por Valencia, “no se puede proteger la cultura sin hacer lo propio con la creación del intelecto humano”. Por su parte, Daniel Martínez, candidato de Ciudadanos, explicó que la propiedad intelectual es el punto de partida de los principales problemas del sector cultural y, por lo tanto, el lugar donde deberían empezar las soluciones, algo que corroboró la candidata del PP por Madrid, Beatriz Rodríguez-Salmones.

Pero, si todos quieren proteger la industria cultural, ¿por qué nunca se ha legislado de forma contundente? Es la pregunta que puso sobre el tapete Antonio María Ávila, director ejecutivo de laFederación de Gremios de Editores de España y miembro de OIPI. “No se ha entendido la importancia de la cultura, y por ello, los partidos políticos no han sabido calar su peso en la sociedad”, explicó Lleonart. A esto se le suma el poco respeto que, en particular la sociedad española, tiene hacia los autores y creadores de cultura. “En España, aproximadamente el 88% de este tipo de productos se transmite de forma ilícita”, apuntó Martínez. En este sentido, Gómez Bravo ahondó en el papel de las nuevas tecnologías en este sector, ya que, a pesar de haber provocado indudables beneficios para la creación y desarrollo de productos culturales, también han propiciado que la piratería, la falsificación y el robo o suplantación de la propiedad sean más fáciles de llevar a cabo. “Por eso, con el mercado europeo único digital y el tratado de libre comercio entre la UE y Estados Unidos, debemos tener una posición común como país, no como partidos políticos”, afirmó.

A esta postura común como país se podría llegar, tal y como proponen desde OIPI, con un pacto de Estado que le otorgue a la propiedad intelectual la importancia que se merece. Más aún al comparar el caso español con el de otros países europeos, en los que la cultura y la protección del intelecto cobran un peso que aquí, por el momento, resulta inimaginable. “Por esa razón, lo primero que hay que hacer es cambiar esa actitud de no respeto hacia la propiedad intelectual”, en palabras de Rodríguez-Salmones, “y definir a nivel nacional cuáles son los intereses de los creadores españoles”, añadió el representante de la formación naranja. Una vez que el primer paso se logre, llegará el turno de afianzar la industria cultural española, a la cola del continente en materia de protección. “Y todo ello, buscando alianzas con otros países europeos interesados en la defensa del sector”, apuntó. Ya que si a España le llegan imposiciones de industrias extranjeras mucho más desarrolladas, le impedirá desarrollar sus productos y poder exportarlos. Esto se debe a que en algunos países europeos, como Francia o Reino Unido, la propiedad intelectual es vital. “A esto es a lo que aspiramos en España”, comentó Gómez Bravo.

Y una vez afianzada esta defensa del intelecto cultural, España puede aliarse con otros países europeos. En este sentido, Adriana Moscoso, coordinadora del Instituto Derecho de Autor, afirmó que no se debe ir a Europa únicamente a defender el producto de la casa, sino también a establecer alianzas con otras regiones. “España, Gran Bretaña, Francia y otros países mediterráneos, como Italia, deben unirse para crear un frente común ante esos Estados cuyos ingresos no están sujetos a la cultura, sino a otras industrias, a las que además defienden muy bien”, apuntó. “Hay situaciones que deben enmarcarse en el contexto europeo y estar armonizadas entre todos los estados, porque solo a nivel europeo tendremos la fuerza necesaria para competir con el sector estadounidense y el asiático”, apuntó el portavoz socialista. España cuenta además con una peculiaridad que le hace diferente del resto de países de Europa, y que puede abrir un enorme abanico de oportunidades. “El idioma común y gran parte de la cultura hacen que tengamos en América Latina una ventana única”, comentó Antonio María Ávila.

Otra de las principales propuestas en las que hicieron hincapié los representantes de OIPI para avanzar en la protección de la propiedad intelectual es el impulso de un libro blanco. Es una petición que el observatorio trasladaba este verano al Senado y que considera que se debería elaborar escuchando las voces de expertos y de representantes de los diferentes sectores de la industria.

Para el portavoz de los editores, es necesario impulsar un libro blanco “con rigor”. “Debe movilizarnos a todos. Tiene que poner en marcha a economistas, sociólogos, psicólogos y políticos”, apuntó Antonio María Ávila, que también se mostró convencido de que el documento tendría una función más aparte de realizar un diagnóstico y proponer soluciones. “Es el instrumento pedagógico que nos debe servir para transformar la mentalidad del español medio hacia la propiedad intelectual”, recordó haciendo referencia a la necesidad de concienciar a los españoles sobre la relevancia de estos derechos. El presidente de OIPI describió el libro blanco como una herramienta que permitiría alcanzar un consenso de todos los agentes, de forma que se alcanzara esa posición común que permitiría defender mejor los intereses de autores y creadores culturales.

El presidente de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI), José María Moreno, destacó un dato de un estudio que su organización presentará en breve: solo el 30% de los adultos considera que el videojuego es una industria cultural. La cifra desató una reflexión conjunta sobre la concepción que existe de la cultura. En este sentido, Julio Lleonart, de UPyD, recordó que gran parte de la sociedad realiza una contraposición entre cultura y ocio (incluyendo en esta última los productos de industrias como el videojuego, el cine o el teatro), lo que lleva a justificar la vulneración de los derechos de autor alegando que no se trata de aportaciones culturales.

El presidente del Observatorio recalcó la necesidad de enfocar el problema como algo transversal y que el ámbito de los derechos tiene que atenerse a la perspectiva de mercado. En relación con esta idea, Lucía Álvarez, coordinadora de relaciones institucionales de la SGAE, apuntó a la posibilidad de que la industria cultural se acerque más al Ministerio de Industria.

Educar y concienciar, tan relevante como legislar.

Las descargas ilegales de canciones, películas y otros contenidos o fotocopias de libros gozan de demasiada tolerancia social en España, lo cual muestra la escasa concienciación que existe en el país sobre la propiedad intelectual. Es una de las principales preocupaciones de los representantes de partidos políticos y miembros del Observatorio Internacional de la Propiedad Intelectual presentes en el debate.

“Se trata de un caso en el que se legisla penalmente sobre algo que no genera reproche social”, aseguró Ibán García, del PSOE, para llamar la atención sobre lo atípico que resulta el caso de la propiedad intelectual. El representande de UPyD, Julio Lleonart, fue un paso más allá asegurando que se trata de 

normativas que, además de ser impulsadas sin que existan esas quejas, generan el rechazo de gran parte de la sociedad.

“No es posible que en nuestro país siga habiendo generaciones y generaciones que no solo no respeten la propiedad intelectual, sino que la agredan e ignoren”, opinó Beatriz Rodríguez-Salmones, del PP, quien también consideró que esta materia debería formar parte de los currículos educativos para solucionar a largo plazo esa falta de concienciación.

En ese sentido, Daniel Martínez, de Ciudadanos, comentó que existe un “un déficit educativo a la hora de transmitir los conceptos de la propiedad intelectual y de dar ejemplo del respeto”.

Por su parte, el director de propiedad intelectual del Grupo Prisa y promotor del OIPI, José Manuel Gómez Bravo, se refirió al caso concreto de la universidad, una institución que apuntó que debería verse a sí misma como titular de muchos derechos de autor, debido al gran número de publicaciones que se impulsan en su seno. “Muchas veces la universidad no es consciente de ello”, recalcó Gómez-Bravo.

11 noviembre, 2015 | 13:38

España tiene una oportunidad única de tener voz propia y liderar un mercado digital de contenidos en el ámbito global, siempre que apueste por la suma del talento, la educación y la creatividad Una oportunidad de ejercer el liderazgo internacional a través de una de nuestras señas de identidad,  la creación original, y situarse a la vanguardia de las industrias creativas, del conocimiento y de la comunicación (ICC).

Vivimos en un ecosistema conformado, entre otros, por un gran universo digital e interactivo. En este cosmos son necesarias políticas públicas  digitales que conjuguen tres pilares: humanismo, talento y tecnología.

Todas las fuerzas políticas tienen que poner el primer cimiento de un Pacto de Estado para la creación de un “Plan Nacional para el desarrollo del Mercado Digital de Contenidos”al que denominaré  “Plan Nacional 2030” cuya piedra angular será la construcción y desarrollo de la Agenda de Política Pública Digital de las ICC.

Las políticas públicas destinadas a las ICC repercutirán en el patrimonio y en el bien común de nuestro país. Deben ser planteadas bajo una mirada participativa y colectiva y ser declaradas de alto valor estratégico por el Gobierno.

La Agendadebe diseñarse para que su alcance, evolución y evaluación llegue a las próximas generaciones y sin cortoplacismos. Será en la Educación donde se deban activar y promover las ayudas para la formación del talento creativo. Una Educación que sea referencia para la ciudadanía  “nativa digital” y para el aprendizaje digital de generaciones anteriores, donde la portabilidad, la inmediatez y el acceso a millones de obras y fuentes de concomimiento son el nuevo alfabeto. La implantación de esta política debe realizarse desde las escuelas e institutos con programas específicos para la formación del “talento creativo”, desde la igualdad de oportunidades, la conexión emocional y la no discriminación social.

El “Plan 2030” que propongo debe articularse inicialmente en torno a las siguientes propuestas:

1)    Creación de un Consejo Nacional para el desarrollo de las ICC.

2)    Defender la remuneración justa del sector creativo e investigador, y el fortalecimiento de sus derechos (comer para crear, comer para investigar).

3)    Defensa del principio de neutralidad tecnológica en relación a la distribución de contenidos digitales para que el ciudadano tenga igualdad de oportunidades de acceso.

4)    Creación de un Agregador Público de contenidos para la divulgación de las obras y creaciones del dominio público español.

5)    Plataforma “online” con carácter nacional y autonómico para la distribución y promoción de las obras y producciones de nueva creación.

6)    Presencia activa del Gobierno en los nuevos desafíos regulatorios internacionales relativos a la transformación digital.

7)    Defensa internacional de la propiedad intelectual e industrial mediante una política pública de impulso nacional e internacional, tanto de los derechos intelectuales como  de  nuestras  marcas y patentes.

8)    Impulso de la lengua española como bien educativo, económico y cultural tangible internacional.

9)    Incentivos fiscales,  préstamos “ad hoc”  para la creación y producción digital para los  creadores, editores, empresarios, investigadores , productores etc.  de las ICC. Disminución del IVA cultural tanto en los servicios analógicos como digitales.

10) Creación de un canal digital público para el impulso del flamenco, Patrimonio de la Humanidad, y su divulgación nacional e internacional. 

11) Creación del “Instituto de las Industrias Creativas, del Conocimiento y la Comunicación Digital”.

12) Creación del Instituto Digital del Pop”, como lugar de referencia de las artes y del  “talento creativo “.

El desafío del Plan 2030 para el Desarrollo del Mercado Digital de Contenidos será conjugar las oportunidades de crecimiento y de empleo de las ICC en el ecosistema digital. Para ello hay que establecer políticas de convergencia de los sectores tradicionales con los nuevos agentes de la creación. Hemos de pensar en términos de una economía creativa que promueva el desarrollo y el progreso social,  laboral, tecnológico y cultural.

En paralelo, para potenciar la fortaleza interior y exterior de las ICC hay que actuar, por una parte, en el Mercado Único Digital Europeo de contenidos. Y por otra, impulsar el Mercado digital de obras, derechos y contenidos del español y convertirnos en país de referencia, creación y acogida del talento, la investigación y la digitalización de contenidos en Iberoamérica.

Es el momento de ganar el mañana, de tutear a la Historia desde nuestra intrahistoria y no tener que hablar en el futuro,  como decía Antonio Machado, “…de aquella España que pasó y no ha sido”.

 

José Manuel Gómez Bravo.

Abogado, especialista en derechos de propiedad intelectual e industrias culturares

22 julio, 2015 | 13:27

La Policía Nacional ha arrestados a los tres administradores de Series.ly, una web de descarga de películas y series. Según el cuerpo policial la citada página web había generado unos beneficios 600.000 euros en tres años gracias a la publicidad que insertaban en la página web y las cuentas Premium que vendían entre sus clientes de España, Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, México, Chile, Finlandia, Suiza y Ecuador.

Los agentes comenzaron a investigar la página web después de que las principales productoras cinematográficas y compañías distribuidoras de vídeo denunciaran a los responsables de la web por comercializar sus películas y series de manera ilegal. Les acusaban de un delito contra la propiedad intelectual.

Las investigaciones llevaron a los agentes a determinas que la página web desde la que se descargaban los archivos, o se realizaban visionados en streaming, determinaron que pertenecía a una empresa, administrada por tres personas que gestionaban otras dos empresas mercantiles que eran titulares de diversas páginas webs.

Tenían diversas cuentas bancarias donde ingresaban los beneficios producidos por la publicidad, las cuentas Premium y los puntos fidelidad que vendían directamente desde Series.ly.

Los agentes que han detenido a los tres administradores, también han registrado la sede de la empresa y han requisado tres ordenadores portátiles y numerosa documentación

Las investigaciones han sido llevadas a cabo por agentes del Grupo de Antipiratería de la Brigada Central de Seguridad Informática de la Unidad de Investigación Tecnológica de la CGPJ y la colaboración de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Barcelona.

 

Detenidos los administradores del portal de descargas series.ly

 

13 julio, 2015 | 12:53

Hoy comienza en El Escorial, impulsado por el Diario Cinco Días (grupo Prisa) un Curso  en la Universidad Complutense que durante tres días será un centro de reflexión internacional de los principales actores de los derechos intelectuales de la creación, el conocimiento y la comunicación.

Vamos a navegar, como siempre ha sido en la evolución del derecho de autor, entre el miedo y la audacia, y defender con convicción que el derecho intelectual es el motor de arranque y el pilar esencial de la convergencia del humanismo y la tecnología. Así ha sido desde la herencia de la tradición oral, desde los primeros manuscritos, de las investigaciones de la agrupación de estudiantes de Bolonia de 1088. Y luego convergencia heredera de la Ilustración, de la libertad de prensa y de imprenta.

Es esta convergencia la que nos convoca para conocernos, para dejar de mirarnos de reojo y compartir comunidad, redes y conocimiento, al mundo de la creación, las artes, la academia, la tecnología y los medios de comunicación.

Como señalaba el Preámbulo del Proyecto de Reforma de la Ley de Propiedad Intelectual de 1934, impulsado por el Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes “…Las ideas relacionadas con la propiedad intelectual y los medios de expresión del pensamiento…”.

Estos medios de expresión del pensamiento juegan un papel hoy día esencial en la creación y distribución  digital de la industria cultural, y donde conviven la digitalización del primer número del primer  periódico impreso de 1631 de La Gazette con la noticia instantánea de un “tuit”, el nuevo lanzamiento del servicio Apple Music con los agregadores en streaming de  las radios tradicionales como Radioplayer o la nueva producción de Netflix .

Es el momento de ser pioneros en la clarificación de conflictos existentes en el mercado de los derechos y la configuración de los nuevos servicios, de analizar la carencia actual de remuneración a los creadores en el mundo digital, de las discusiones conceptuales de la comunicación pública, de  los nuevos modelos de gestión de los derechos, los servicios en la nube, del papel de las nuevas plataformas, incluidas las educativas. Tanto titulares como usuarios vindican  una eficaz lucha contra la piratería digital .

Para los organismos de radio y televisión y sus servicios digitales es esencial  la adopción del Tratado OMPI de Radiodifusión (que lleva dieciocho años elaborándose y son los  únicos titulares que carecen de Tratado Internacional actualizado). Igualmente para su sostenibilidad en el nuevo escenario digital es  necesario   no abonar licencias más elevadas que en los servicios tradicionales; así como la aplicación de los principios de neutralidad tecnológica y defender  una plena armonización legislativa europea de propiedad intelectual

 

 Es el momento en nuestro país de crear una verdadera Agenda Digital de los derechos intelectuales a los que se preste una atención prioritaria por parte de la sociedad civil y de los agentes políticos, y de emprender la  doble aventura de participar activamente   en la creación del Mercado  Único Digital  Europeo y de impulsar un Mercado  Iberoamericano  Digital de Derechos y promover la implantación de Licencias Iberoamericanas.

 

La Agenda Digital de los derechos intelectuales de la creación, del conocimiento y de los medios de comunicación debe ser concebida  por consenso como un Pacto de Estado, entendiendo que es un verdadero valor estratégico, yacimiento de empleo y vanguardia de un país, patrimonio y seña de identidad de progreso de un país.

Esta apuesta por la defensa del talento será una oportunidad real de crecimiento y desarrollo educativo, social y económico.

Nada valdrá poder enlazar con millones de obras, noticias, de streams, si no creamos una cultura del respeto, desde la escuela, al creador y sus derechos, a la justa remuneración y a la competencia leal.

Debemos entender que la magia del deleite de escuchar “Mediterráneo”, de leer un periódico diario,  del disfrute de “ El Invierno en Lisboa” y del Jazz de sus páginas  , del “Concierto de Aranjuez”, de la retransmisión de la “Copa América”,  de compartir el sueño  y desvelo de un guionista o disfrutar a través de la radio de una ventana al mundo, de una red de talentos o del podcast de “Serial”, nace del apoyo a la idea original  y de los cimientos construidos por los derechos intelectuales.

Como siempre, el periodista, el escritor, el pintor, el fotógrafo, el poeta, el inventor, el músico, el editor, navegan entre el miedo y la audacia. Pero puestos a escoger entre el miedo y la audacia, siempre la audacia.

 

 

Madrid, 6 de julio de 2015

José Manuel Gómez Bravo es abogado, especialista en Derechos de Propiedad Intelectual e Industrias Culturales 

01 julio, 2015 | 19:15

 

Los derechos Intelectuales

de la creación, el conocimiento

y la comunicación.

Redes Sociales Globales 

 

DEL 6 AL 8 DE JULIO

 

CÓDIGO: 72307

Directores: José Manuel Gómez Bravo. Grupo Prisa; Miguel Ángel Sastre. Universidad Complutense de Madrid

Secretario: Antonio María Ávila Álvarez. Federación de gremios de editores de España

Coordinador: Omar de León Naveiro

Patrocina: Cinco Días

Colaboran: Observatorio Internacional de Propiedad Intelectual; Asomedios; Aripi

 

Sede del curso: Euroforum Infantes. Calle del Rey, 38, San Lorenzo de El Escorial. 28200

Matrícula online exclusivamente: www.ucm.es/cursosdeverano

E

l Curso abordará un objetivo común: analizar desde una visión global las profundas transformaciones y el nuevo ecosistema al que se están adaptando los negocios vinculados a los derechos intelectuales de la creación, el conocimiento y la comunicación, formando nuevas redes sociales globales.

 Se trata de estudiar cómo conjugar el valor estratégico global de la propiedad intelectual con las nuevas oportunidades de crecimiento y desarrollo cultural, social y económico de la sociedad de la información.

 Fenómenos como la portabilidad y el acceso, la inmediatez, la nueva cultura   del enlace  y del streaming, la distribución digital de  contenidos y fenómenos  como la movilidad  y  la interactividad,  han revolucionado la propiedad intelectual  y los  servicios  vinculados con la misma con nuevos sistemas de explotación , modificando el escenario internacional.

 

 

Lunes, 6 de julio

 

10.30 h.     Carlos Andradas. Rector de la Universidad Complutense de Madrid; Carmen Martínez de Castro. Secretaria de Estado de Comunicación

Juan Luis Cebrián. Presidente Ejecutivo del Grupo PRISA y Académico de la Real Academia (RAE)

Conferencia Inaugural

 

11.30 h.            Mesa redonda. “Dimensión económica global de los derechos intelectuales”.

Modera: Jorge Rivera, Director Diario Cinco DíasParticipan:Jean-François Collin. Ministro Consejero para los Asuntos Económicos de la Embajada de Francia en España; Anton Smith. Consejero Económico de la Embajada de Estados Unidos en España; Ignacio Mezquita. Director General de Política Económica del Ministerio de Economía y competitividad

12.00 h.      PAUSA

 

12.20 h.     “El nuevo escenario de la no remuneración del autor y del artista en internet”

              Javier Gutiérrez. Vicepresidente del Consejo de Administración de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC); Enrique Gómez Piñeiro. Director General de SGAE; Luis Cobos. Músico y Presidente de la AIE (Artistas Intérpretes y Ejecutantes)               

12.50 h. “La necesaria relación movimiento Olímpico y  los Medios de Comunicación”.  

              Alejandro Blanco.-Presidente Comité Olímpico Español.

13.10 h.     “El equilibrio entre las partes en los negocios de derechos en el Mercado Digital”. Cecilio Madero. Director General Adjunto de la Dirección General de Competencia de la Comisión Europea; Jordi Fornells de Frutos. Subdirector de Sociedad de la Información de la CNMC; Antonio Guerra. Socio del Área de Derecho de la Competencia de Uría & Menéndez

                

16.30 h.     “De la protección de los derechos de propiedad intelectual e industrial. De la educación y la sensibilización contra la vulneración de derechos”.

                 Ángel Juanes. Vicepresidente del Tribunal Supremo

                              

16.50 h.     Mesa redonda

                 Modera: Manuel Desantes. Universidad de Alicante. Participan: Luis Berenguer. Miembro del Gabinete del Presidente de la Oficina para la Armonización del Mercado Interior (OAMI);Mario Tascón, Periodista y asesor de Atresmedia; Esperanza Ibáñez. Manager de Políticas y Asuntos Públicos, Google España y Portugal; Patricia García Escudero, Directora General Oficina Española de Patentes y Marcas; Javier Tebas. Presidente de la Liga de Fútbol Profesional

 

Martes, 7 de julio

 

10.00 h.     “La transformación y la nueva agenda digital de las industrias culturales y de los medios de comunicación”.

                 Javier Moreno Director Editorial Grupo PRISA

                

10.30 h.     Mesa redonda. “Posiciones sobre el Mercado Único Digital de Derechos”

                        Modera: Luis Elías. Secretario General del Grupo Planeta; Participan: Estela Artacho. Presidenta de la Federación de Distribuidores Cinematográficos de España (FEDICINE); Daniel Fernández. Presidente de la Federación del Gremio de Editores de España (FGEE); Ignacio Fernández Vega. Director de Movistar TV, Telefónica España; Christian Hauptmann, Subdirector General Legal de RTL Group (División audiovisual del Grupo Bertelsmann), Irene Lanzaco,  Adjunta Director General Asociación de Editores  de Diarios Españoles (AEDE).

 

11.20 h.     “Los trabajos de la OMPI para la adopción del Tratado sobre la Protección de los Organismos de Radiodifusión”

                 Geidy Lung. Consejera Principal de la División de Derecho de Autor, Sector de la Cultura y las Industrias Creativas en la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI)

                

12.15 h.     PAUSA

12.30 h.     “El futuro de los organismos de radio y televisión. Hacia la nube en las ondas”

                 Augusto Delkáder. Presidente de la Asociación Española de Radios Comerciales (AERC)              

12.50 h.     “Los nuevos negocios y derechos en la radiodifusión europea”

                 Heijo Ruijsenaars. Jefe de Propiedad Intelectual en la Unión Europea de Radiodifusión (UER); Vincent Sneed. Director de la Asociación Europea de Radio (AER)

                

16.30 h.     “Evolución y desarrollo de la radiodifusión y sus derechos en Latam. Los ejemplos de México y Colombia”.

                 Armando Martínez. Director General Jurídico de Televisa.

 

                 “Caso Colombia”, Jorge Martínez. Secretario General de Caracol Televisión;

 

17.00 h.      Mesa redonda.

                 Modera: Edmundo Rébora. Presidente de la Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentinas: Participan: Nicolás Novoa. Representante de AIR (Asociación Internacional de Radiodifusión) y de ARIPI (Alianza de Radiodifusores Iberoamericanos para la Propiedad Intelectual); Gerardo Muñoz de Cote. Director Jurídico de Propiedad Intelectual del Grupo Televisa; Catalina Porto, Gerente Jurídico Caracol TV

 

18.00 h.     “El nuevo relato de la radio Iberoamericana”

                 Ricardo Alarcón. Presidente de ASOMEDIOS (Asociación Nacional de Medios de Colombia)

                

Miércoles, 8 de julio

 

10.00 h.              Desafíos regulatorios en materia de propiedad intelectual. Perspectiva nacional y europea”

                 Teresa Lizaranzu. Directora General de Política e Industrias Culturales y del Libro del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD)

                  

 

10.30 h.     “La importancia de los derechos del conocimiento. Bien social común”

                 Manuel López. Presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE)

 

10.50 h.     Mesa redonda.Nuevos medios de distribución digital. Convergencia de Derechos”

                      Modera: Luis Merino. Experto en Comunicación, Música y Negocios Digitales. Participan: Leo Nascimento. Director General de Deezer en España; José María Moreno. Director General de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI); Mariano Pérez. Consejero y Expresidente de Warner Music España y Portugal; Manuela Lara. Directora de Proyectos y Desarrollo de Santillana Negocios Digitales; Ángel Yllera. Director Ejecutivo de Ventas Sur de Europa, Warner Bros. TV Distribución Internacional; Neo Sala. Fundador de Doctor Music y Vicepresidente de la Asociación de Promotores Musicales (APM)

 

11.45 h.     PAUSA

 

12.00 h.     “La nueva arquitectura del copyright. Sistemas jurídicos cambiantes”

                 José Miguel Rodríguez Tapia, Catedrático de Derecho Civil de la Universidad de Málaga.

12.30 h.      Mesa redonda.

                      Moderadora: Carolina Pina. Socia del Departamento de Propiedad Industrial e Intelectual de Garrigues; Carlos Pérez. Socio Responsable del área de Information Technology y Compliance de Écija Abogados; Gabriel Rossy. Director de Rossy & Associats; Ernesto del Real. Director de Gestión de Derechos de RTVE; Isabel Urzáiz. Directora, Business & Legal Affairs, Sony Music Entertainment; Gonzalo Gállego. Socio Hogan Lovells International LLP

 

16.30 h.      “Evolución de la gestión de los derechos intelectuales en la era digital”

                 Pilar Cámara. Profesora Titular de Derecho Civil Universidad Autónoma de Madrid               

16.50 h       Mesa redonda.

                      Modera: Magdalena Vinent. Directora de CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos); Beatriz Panadés. Directora Adjunta VEGAP (Visual Entidad de Gestión de Artistas Plásticos); Borja Cobeaga. Presidente de DAMA (Derechos de Autor de Medios Audiovisuales); Abel Martín. Director General de AISGE (Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión); Miguel Ángel Benzal. Director General de EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales),José Angel Bueno, Administrador de AGEDI (Asociación de  Gestión de  Derechos Intelectuales).

 

17.30 h.      Mesa redonda. Los contenidos: Una red social global”

                      Moderar: Rafael de Miguel. Director de Informativos de la Cadena SER. Participan: Jaume Pagés. Consejero Delegado de Universia; Cecilia Rodrigo. Ediciones Joaquín Rodrigo; Antonio Resines. Presidente de la Academia del Cine

18.15 h.      Lorenzo Silva. Escritor

                     Conferencia de clausura

 

                      Entrega de diplomas

febrero 2016

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29            

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]