Sobre el autor

Arantxa Corella, responsable de RSC y Buen gobierno de Cinco Días

Categorías

octubre 2009

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« Oh La La! La princesita ecológica | Inicio | Vigilantes ante un posible paso atrás en la RSC »

12 octubre , 2009 | 21 : 20

Alierta, Botín o González están equivocados?

Llevo unos días sin escribir en el blog. No por falta de ganas, Sólo quería contenerme y no tener que arremeter contra algunos compañeros a quienes tuve que escuchar opiniones absolutamente alucinantes durante una mesa redonda sobre RSC organizada por Estudio de Comunicación y Servimedia.En primer lugar, si a mi en alguna ocasión me propusieran sentarme en una mesa redonda para hablar de física nuclear, o bien rechazaría muy amablemente la invitación o, al menos, me encargaría de aprenderme los principios más básicos del asunto a tratar no sin antes advertir al auditorio mi absoluto desconocimiento del tema. No fue eso lo que, salvo honrosas excepciones, hicieron los participantes en esa mesa redonda, colegas de profesión que prefieren despreciar lo que ignoran. Pero como del citado espectáculo ya ha pasado algo de tiempo, no ahondaré en él. Es sólo un ejemplo de lo que sucede en torno a la RSC

Está claro que algo falla, porque a pesar de los esfuerzos de comunicación (e incluso de marketing) de muchas grandes empresas, que se afanan por "vender" su RSC, resulta que quieres trabajan en los medios de comunicación, es decir, los encargados de vehicular las informaciones hasta los destinatarios de éstas, no saben qué quieren decir estas famosas siglas (por no hablar de lo que pasa cuando nos empeñamos en buscar nuevas siglas para afinar el concepto!!) y además tampoco están dispuestos a enterarse. En su mente es esa información "blandita" con la que las empresas tratan de lavar su imagen. Y como de ahí no hay quien les saque, estoy empezando a plantearme si quieres nos interesamos y escribimos de estas cosas nos habrá dado "un aire" y estamos perdiendo el norte.

Pero, y qué decir de los líderes de las mayores empresas españolas. Todos ellos tratan de comunicar su compromiso con una nueva forma de gestionar las empresas. Pero parece que eso no cala.Y si no lo hace entre los representantes de la prensa económica que soon quienes siguen las informaciones de esas empresas ¿entre quien puede calar? Me pregunto qué piensan esos profesionales cuando escuchan o leen cosas como las que dijo el presidente de Telefónica en el Investor Day, Como recuerda mi colega José María Alías en el Diarioresponsable.com de mi otro colega, Jordi Jauma, César Alierta habló sobre la importancia de una adecuada gestión de al responsabilidad corporativa, o sostenibilidad, para la obtención de un buen rendimiento de sus acciones ante  los 300 inversores y analistas que acudieron a la septima conferencia de inversores de Telefónica. ¿Por qué dedicar este esfuerzo si es algo que no interesa a los medios? ¿Por qué se esfuerzan otros líderes en hablar de RSC y dan ruedas de prensa, gastan dinero en editar memorias sobre el tema y crean departamentos para coordinar este asunto? 

En fin, ¿alguiien sabe qué pasa?

Comentarios

Arantxa, no te desesperes, siempre ha habido secciones en los medios de comunicación consideradas "soft", pero no por ello menos importantes. Lo importante es hacer el trabajo con profesionalidad y responsabilidad y considerar que escribes para la página 3 del diario, para la más importante. Si tú te lo crees, acabarás convenciendo porque aquel que crea que la RSC dentro de una empresa es un tema menor, va mal, muy mal.

Entiendo tu desazón, Arantxa. Pero creo que los periodistas especializados tenemos que hacer un poco de autocrítica. Debería haber más información de denuncia sobre malas prácticas. Hace falta más rebeldía en las secciones de RSC de los medios generales y también en las revistas especializadas. Esto no significa que debamos omitir la información positiva sobre empresas. En mi opinión, esta información, cuando es valiosa, debe ser publicada. Pero también deben ser los periodistas de estas secciones quienes pongan la lupa ante indemnizaciones millonarias, casos de sobornos, empresas contaminantes, casos tan graves como el de France Telecom (donde en los últimos 18 meses se han suicidado 24 empleados), etc... Si no trabajamos en esa doble dirección (subrayar lo bueno y denunciar lo malo) creo que en el futuro tendremos poco que decir.

La RSC no es lo que debe ser -y que Arantxa, pèriodista conspicua, debe conocer bien. Por ello el descrédito de las compañías que menciona, porque su RSC no pasa la prueba del algodón del empleo decente -OIT dixit- del compromiso medioambiental, del retorno social de su actividad más que en lo que les vuelve a resultar rentable en términos económicos (es que la RSE vende imagen) y, claro, ¡no es eso! Cuando a los ilustres directivos/gestores de esas grandes multinacionales les dé por constatar la brutal diferencia salarial entre ellos y sus trabajadores, en todos los países, o el brutal impacto de ciertos elementos usados en sus móviles -coltán- en las guerras en otros países, o el nulo respeto por las comunidades donde realizan sus prospecciones -Repsol- ... entonces la RSE dejará de ser un intento de lavado de cara -operación de marquetin. Mientras tanto, como dice Pablo,toca desde el periodismo poner en solfa las contradicciones evidentes entre lo que se dice y lo que se hace.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341c760153ef0120a6342014970c

Listed below are links to weblogs that reference Alierta, Botín o González están equivocados? :

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]