20 febrero, 2014 | 15:39

La primera impresión que me dio cuando lo conocí es que estaba enfadado. Trabajaba entonces en el Servicio de Estudios del BBVA, a donde había llegado desde Hacienda. Pero no estaba malhumorado. Su forma de expresarse era así, directa, con esa voz grave, hasta bronca, y esos ojos siempre enrojecidos, como recién salido de una discusión... o del llanto. Así era el economista David Taguas, un hombre delicadamente rudo, dotado de una virtud que en este extraño mundo que estamos construyendo empieza a considerarse defecto: no comulgaba con ruedas de molino.

Hace nueve días que salió a la calle 'Cuatro bodas y un funeral', su último libro, en el que repasa la situación económica española, que tanto le preocupaba, y expone sus propuestas para conseguir una rápida recuperación: menos gasto público, bajar impuestos, reformar la Administración e impulsar políticas de competencia... Y, en plena ronda de promoción como estaba, le gustaba recordar que ahora sí podía hablar sin morderse la lengua. Eso, tuvo que hacerlo muchas veces en su epoca de director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno (2006-2008) con José Luis Rodríguez Zapatero.

De su etapa frente a Seopan,la patronal de las grandes empresas de obras públicas, entre 2008 y 2012, quedará para siempre la enorme capacidad de trabajo cuando el sector vivía la peor crisis de su historia.

Dirigía ahora el Instituto de Macroeconomía y Finanzas (IMF) de la Universidad Camilo José Cela,con esa generosidad que da la inteligencia: lo entregaba todo a sus alumnos. Y lo hacía con la modestia, tan escasa entre economistas, de quien reconoce que no sabe qué va a pasar: "Yo no tengo una bola de cristal".

Estaba enamorado de la economía en general y preocupado por la deriva de la española. Su viuda, María Jesús, recuerda que era un "patriota" y trabajaba "incansablemente" porque lo que más le importaba era "el futuro del país". Y así lo demostraba en su labor docente: "todo lo enseñaba, no se quedaba nada". Como hizo en los numerosos artículos que publicó en 'Cinco Días'.

Ayer nos dejó de forma tan fulminante como injusta, a los 59, cuando se preparaba para darnos lo mejor de su madurez. Nos deja huérfanos de su análisis y perdemos su lucidez, que tanta falta hace. Era un gran tipo. ¡Qué pena!

GOTAS DE TINTA:
Las "cuatro bodas" de las que habla Taguas en su libro son las del gasto público, el consumo, el poder adquisitivo y el crédito. El funeral es de la deuda y el desempleo. Y en su libro explica "cómo salir del la crisis sin salir del euro".


Twitter: @JuanjoMorodo

19 septiembre, 2013 | 14:37

Caprabo ha lanzado un programa de fidelización de clientes que compara los precios de todos los productos equivalentes con Mercadona y devuelve la diferencia, si son más caros, con un cupón que se puede usar en la compra siguiente. La iniciativa, que el grupo catalán de supermercados controlado por el vasco Eroski ha denominado 'El comparador', pretende demostrar que hacer la compra en Caprabo sale igual o más barato que en Mercadona, a pesar de que la percepción sea la contraria. Es un paso más en la sorda guerra de precios que vive el sector, y que el grupo de Juan Roig siempre ha resuelto con la simple estrategia SPB ( siempre precios bajos), frente a ofertas, campañas y descuentos puntuales de la competencia.

El plan de Caprabo ya está en marcha en sus 360 tiendas, en Cataluña, Madrid y Navarra. Una empresa externa comprueba a diario los precios de los productos de marca de fabricante y los de marca propia y frescos con características similares de Mercadona, elegida según Caprabo porque es su "principal competidor", pero no olvidemos que también es el líder. Es decir, no solo reconoce el poder del grupo valenciano sobre el mercado y el cliente, sino que lo entroniza como referente, como índice de referencia.

Como cualquier estrategia de comparador, la idea de Caprabo/Eroski recuerda al gran Lee Iacocca y su "busque, compare, y si encuentra algo mejor, cómprelo", el eslogan mágico con que resucitó a una moribunda Chrysler a principios de los ochenta. Claro que el padre del mítico Ford Mustang puso a la vez de acuerdo a empresa, Gobierno, sindicatos y clientes frente al acoso de la industria japonesa (que luego se demostró imparable), al tiempo que lanzaba otro de sus desarrollos pioneros, el monovolumen Voyager.

Iacocca empleaba así la técnica del comparador, añadía un producto competitivo y abría el mundo de la publicidad a los hasta entonces inéditos anuncios testimonio, todo de una tacada. Una escuela, esta última de los spots testimonio, con multitud de seguidores, entre los que destacó en España Manuel Luque, que plagió sin rubor el eslogan de Iacocca y quedó para el imaginario de finales de los ochenta como "director general de Camp", el fabricante del detergente Colón que publicitaba.

'El comparador' de Caprabo va a ejercer sobre Mercadona el mismo efecto que los imitadores produjeron en Iacocca: su entronización. Éste, como un gigante de la industria estadounidense, que ganó grandes batallas, aunque al final perdió la guerra (tras casi desaparecer, Chrysler puede renacer de nuevo hoy en manos de Fiat). Y Mercadona, como un índice marcador con el que compararse.

Por cierto, no dejen de echar una ojeada a los muchos foros que en internet hablan de Mercadona. También tienen un importante componente comparador, a veces sorprendente, e ilustran muy bien cómo respira el mercado laboral hoy en España.

Sígueme si quieres en Twitter: @JuanjoMorodo

08 septiembre, 2013 | 17:19

Enhorabuena a todos aquellos que ya lo sabían. Y a todos aquellos que ahora, a Buenos Aires pasado, dicen que era esperable. Y a los que ahora descubren que el COI es lo que es, una mezcolanza extrañamente elitista y de nula objetividad, como si unas horas antes fuese otra cosa. Ah, y también mi enhorabuena a todos esos que ven refrendados sus argumentos contra Madrid2020 precisamente por los chicos y chicas del COI.

¿Por qué perdimos los Juegos? Fácil: porque los ha ganado Tokio. Japón ha puesto más dinero sobre la mesa, mucho más, muchísimo más. Hay ámbitos en los que los ajustes, los ahorros, las estrecheces se entienden como virtudes, en otros se ven como un defecto. Y los chicos y chicas del COI lo entienden así. ¿Cómo se puede ir al Hilton a presumir de austero?

Y otra cosa. Quien dio como positivo que muchas de las instalaciones ya estaban hechas en Madrid, que se lo haga mirar. O que se dé una vuelta por los tristes descampados alrededor de 'La Peineta', ese fantasma inexplicable que iba para estadio olímpico (previa reforma sin estar acabado nunca), para llegar al cual hay que conducir por todo Madrid calles con baches como piscinas... que no se tapan por falta de presupuesto. ¿Fue dinero bien empleado,o dilapidado?

Y lo demoledor: el San Benito del dopaje. Terrible losa sobre el deporte español de la que en términos olímpicos se suele hacer responsable al príncipe Alberto de Mónaco, el rey del casino, por aquella (in)oportuna pregunta que sigue con secuelas (dos palabras, 'operación Puerto', sonaron como truenos en aquel salón que, para colmo se quedó sin señal "por una tormenta" cuando hablaba España, y en el que ni ganamos el desempate a Estambul). Pero una losa, el dopaje, que tiene a los verdaderos responsables en una tolerancia laxa, una legislación de caracol y una jurisprudencia de babosa. Una lacra demostrada en demasiados casos, que ha llegado a poner en duda hasta los logros de nuestros grandísimos y más honestos deportistas. En contra del tópico, la envidia es un pecado internacional.

Falta confianza. No de nosotros en nosotros mismos, esa nos sobra. Pero miles de empresas denunciando que nadie les da crédito mientras casi todo el sector financiero ha requerido un rescate (sí, eso) de decenas de miles de euros y nacionalizaciones a modo... todo eso no genera la confianza necesaria en un país/ciudad, que es mucho más que una marca, con comisario y todo, por muchas encuestas e informes a favor que se cocinen.

Los comerciantes de Madrid ya le han pedido al ayuntamiento que insista en los Juegos Olímpicos de 2024. Un curioso argumento para ello: “Madrid va a demostrar su tolerancia a la frustración”, anuncian desde COCEM. “Es un éxito llegar tres veces seguidas a la final y hay que seguir apostado, soñando y trabajando. A partir de mañana debemos de andar sin mirar atrás para poner en marcha la candidatura Madrid 2024”, proponen, y añaden: "Unos Juegos Olímpicos cambiarían la realidad de la ciudad y por este motivo hay que seguir luchando por conseguirlo. Madrid necesita ese impulso económico. Además, ya tenemos las personas, las ideas y el proyecto. Es la única ilusión colectiva común de todos los españoles". Bueno, tal vez sea por la emoción del momento, pero ser finalista no es un éxito, cambiar la realidad de la ciudad es más que un juego, el impulso económico viene por otros lados, y mucho cuidado con sublimar la profesión de experto en representar. Sobre todo, si no se gana.

Y, hablado de representar. A mi modo de ver, han sobrado políticos en la representación de Madrid2020 y, por otro lado, doy por bien invertida la inversión en formación en Felipe de Borbón. He comprobado que les gustó hasta a muchos republicanos. Y no (estaría bonito) por saber idiomas. Él sí ha ganado en este viaje. Ya está preparado para ascender.

Sígueme si quieres en Twitter: @JuanjoMorodo

15 febrero, 2013 | 09:43

Estimado presidente:

No es fácil su trabajo, pero si una superestructura aparatosa lo intermedia, entonces se hace inasumible.

Que no le engañen, usted tiene solo dos frentes abiertos: el frente/país y el frente/partido. Para resolver los problemas del primero, muchos y gordos, no le queda más remedio que reactivar la economía, algo que España no logrará sola, pero que nunca conseguirá sin un apoyo decidido e inteligente a las empresas... Pero solo a las que lo merecen, que hay muchas. Porque lo demás vendrá dado, empezando por ese empleo que siempre ha marcado como prioridad en su política. Y ahí no vale la salida de que no ha cumplido con sus promesas pero sí con su deber ('The Economist'), porque para este caso son lo mismo.

Esos 3.500 millones de euros que va a destinar a promover el empleo juvenil me preocupan. Y mucho más porque urgen soluciones eficaces para insuflar vida a la generación muerta que estamos creando... y no solo para el mercado laboral. Me preocupa perder de nuevo mucho dinero público por los desagües de una formación demostradamente inútil, salvo para quienes aprovechan el mecanismo en beneficio propio. Esos que nunca son responsables, pero siempre ponen la mano pastueña a tiempo.

Lo del frente/partido es más complicado, pero es imprescindible resolverlo para despejar el primero. Tiene que ver con la mejor tradición del 'una colorado que ciento amarillo', con esa que refleja bien su "¡vaya tropa!", con "el vano ayer" que tanto daña... Aquí deberá adelantarse, sacar el aguarrás y remangarse. Si no lo hace, la inmundicia le va a ganar por la mano. Y esa colada, no lo dude, también ha de pasar por el Consejo de Ministros. Es lo que está esperando "la España de la rabia y de la idea". De lo contrario, vaya planteándose lo del registro.

Sígueme en Twitter: @JuanjoMorodo

06 junio, 2012 | 09:49

El nombre del nuevo Gobernador del Banco de España, que prevé oficializar a partir de las seis de la tarde de hoy el ministro de Economía ante la correspondiente comisión del Congreso, esconde muchas claves.

La primera y más obvia: será la prueba del nueve sobre las posibilidades que tienen de entenderse a futuro el presidente Rajoy y Rubalcaba, el jefe de la oposición.

Aunque siempre ha sido imprescindible para salir de esta perra crisis, hubo un momento en que eso parecía imposible, luego resultó que estaba hecho y más tarde llegó un abogado del Estado de 42 años llamado Leopoldo que, como sujeto pasivo y de la mano de un retoque legal para facilitarle las cosas al PP, reprodujo la brecha entre el registrador gallego y el exesprinter cántabro.

Pero, vamos a ver, ¿quién pensaba que el Gobierno iba a dejar a su aire (libre) a RTVE con la que está cayendo? Y sin que estuviera cayendo nada. Bastará con que no se convierta en un cementerio de ideas al que acudan a abrevar bueyes afines sinnúmero y demás rumiantes con pretendido derecho a pasto.

O sea, lo de la tele no vale. Al tecnócrata González-Echenique le cabe, además de arreglar las cuentas, conservar fresco el césped informativo o dejar que se convierta en un lodazal. Será cosa suya y hay que desearle suerte con la carta de ajuste.

Lo de la Plaza de Cibeles es otra cosa. El mando es también de seis años, pero el empeño es gigante.

De inmediato, lo de Bankia. Al tiempo, el resto del sector y las ayudas directas de Europa (ojalá bastaran los 40.000 MM€ que dice Botín... Para mí que se quedó tan corto como sus pantalones). Pero además, tragar con las (caras) auditorías al sector de dos empresas externas, completar las fusiones, negociar con el BCE, mantener la autonomía del supervisor y la independencia del regulador, recuperar la credibilidad de la institución, atraer a unos desencantados inspectores... y, en fin, lidiar con Economía y con todo el Gobierno sin que se le vea mucho el plumero.

El nuevo gobernador, además, tendrá que bregar con el nuevo grupo bancario público, convencer a los sindicatos de que está autorizado (y obligado, como ellos) a dar recetas contra el paro, y, en fin, reconstituir la credibilidad de un sistema financiero que un par de años (mientras los demás sí hacían sus deberes) fue el más solvente del mundo.

Ante ello no hay más que dos opciones: un gobernador de verdad o un gobernador marioneta. Frente a tal disyuntiva, y por lo que se juega en el envite, más vale que Rajoy y Rubalcaba consensúen nombres, propongan gobernador/a y subgobernador/a de altura técnica y probada resistencia a la doblez y le dejen trabajar. No le falta tajo y nos va mucho en ello.

PS: Del despropósito en que vivimos da idea que en ciertos medios se llegase a dudar si De Guindos iba a anunciar el nombre de nuevo gobernador (y subgobernador/a) antes o después de que el actual segundo del Banco de España, Javier Aríztegui, compareciese para explicar la reforma financiera y el caso Bankia ante la subcomisión De Economía del Congreso para el FROB, esa que no tiene luz ni taquígrafos. Lo hará también este jueves, pero por la mañana.

Sígueme en Twitter: @JuanjoMorodo

20 febrero, 2012 | 12:49

Cristóbal Montoro aprovechó el domingo las ultimas horas de Arco para darse un baño de arte moderno. Recién llegado del 17 Congreso del PP en Sevilla (de donde sale como vocal en el nuevo Comité Ejecutivo Nacional, tras dejar la coordinación de Economía del partido), el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas paseó por los estands de las galerías vestido de faena: traje oscuro, corbata verde y abrigo recogido sobre el hombro.

Sigue leyendo

06 febrero, 2012 | 15:22

China lleva años tomando posiciones poderosas en las economías emergentes. Su descomunal tamaño se ve reforzado porque actúa en la economía con reglas políticas y monetarias propias. En los últimos días el gigante ha saltado nuevas barreras.

Sigue leyendo

21 diciembre, 2011 | 21:39

Mariano Rajoy, el Previsible, cumplió su papel: no soltó ni prenda hasta el último momento y ha elegido a Soraya Sáenz de Santamaría para el puente de mando. La abogada del Estado con plaza en León es la única vicepresidenta, ministra de Presidencia y, además, portavoz del Gobierno. Todo un encargo tras forjarse con éxito en el cuerpo a cuerpo parlamentario frente a María Teresa Fernández de la Vega.

Sigue leyendo

20 diciembre, 2011 | 03:08

Anunciar como primera medida concreta en un discurso de investidura que, en dos semanas, se actualizará el poder adquisitivo a los pensionistas es como dar una larga cambiada a porta gayola en busca del aplauso..., pero sin toro. Remachar que será la única partida de gasto que modificará al alza y que todas las otras son susceptibles de una "reducción a la baja" es, además de redundante, recrearse en la suerte. A pesar de que su equipo de comunicación merezca un notable por lanzar esta idea cuando todos esperaban ver ya las cuchillas de la podadora, mal hará el virtual presidente si empieza gobernando para la grada.

No es eso lo que hace pensar el ambicioso listado de deberes que se ha puesto, y ha marcado a los demás, Mariano Rajoy. Más de un profeta se vio sorprendido ayer cuando le faltaban folios para apuntar la cascada de planes. Entre ellos ciertos toques de recentralización a la federal que, bien llevados, pueden solucionar clamorosas ineficiencias. Los 30 folios del discurso de investidura no son ningún cambio de rumbo radical a los últimos semestres del Gobierno Zapatero, pero la era Rajoy comienza con una diferencia sustantiva: sale apretando el acelerador. Esa es la clave: plazos cortos y precisos para las reformas. Estaremos atentos a su cumplimiento.

Las dos directrices básicas que ha enunciado Rajoy son suscribibles por el más crítico. ¿O alguien se opone a "estimular el crecimiento y potenciar la creación de empleo", y a "asegurar la plaza que corresponderá a España y a los españoles en el mundo que surja de esta crisis y que no será ya el que hemos conocido hasta ahora"? Otra cosa es cómo se haga.

La previsibilidad es una virtud en la economía, y un don en un gobernante. De ahí que sea muy de agradecer en quien además critica la inflación normativa. Pero la incógnita sobre de dónde y cómo van a aparecer esos 16.500 millones de déficit que, como poco, hay que afrontar -y van a ser más- sigue sin despejarse. Tras un mes de silencio y contactos, Rajoy ha lanzado un menú largo de proyectos para "mirar más lejos y más alto (...) los próximos 20 años" con el que, en general, no es difícil coincidir. Desde la urgente reforma laboral (en tres meses), hasta la reestructuración del sistema financiero (en seis), pasando por recortes y más eficacia con menos duplicidades en la Administración y más facilidades para las empresas, además de mejoras en el sector energético, la sanidad, la educación, la justicia... ¡Pues claro! Faltaría más.

El empleo es el primer objetivo electoral de Rajoy, justo que lo sea de su mandato porque es la mejor cohesión social ("cuando se crea empleo crece la libertad", dice). Igual deben ser las ideas de urgencia, austeridad, transparencia y diálogo prometidos. La clave es que lo entiendan todos en el nuevo Ejecutivo y el PP. Rajoy llega acelerando en los tiempos y con medicinas de amplio espectro. Es deseable que evite volantazos y no recete placebos, porque la gente no se los tragará. Los ciudadanos ya han puesto mucho de su parte al esperar unos planes, la mayoría aún por concretar, que llegan después y no antes de concederle el voto.

Sígueme en Twitter: @JuanjoMorodo

30 noviembre, 2011 | 15:19

Mariano Rajoy ha puesto plazo a los agentes sociales: "Para Reyes quiero algo encima de la mesa". Y ese algo es un pacto eficaz para el empleo o el Gobierno tomará la iniciativa. Cuando escribo esto se ha visto ya con Toxo (CC OO) y Rosell (CEOE). Al "amigo" de Zapatero, Méndez (UGT), lo recibe por la tarde y le dirá lo mismo: menos hablar y más hacer.

Sigue leyendo

Sobre el autor

Juanjo Morodo Magadán es licenciado en Ciencias de la Información por la Complutense. Ha trabajado en ‘La Voz de Asturias’, ‘Actividad Empresarial’ y ‘Expansión’. En ‘Cinco Días’ ha sido redactor jefe de Empresas y responsable de las páginas de Opinión. Desde septiembre de 2007 es subdirector del diario.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]