inicio
Imagen de Pablo Martin

Pablo Martín Simón: "Periodista económico convencido. Estudié la carrera para dedicarme a esto, nunca pensé en ser corresponsal de guerra ni nada similar. Comencé en serio mi carrera profesional en Invertia, continué en El Economista y llevo desde 2007 en Cinco Días. Siempre he hecho lo mismo: escribir de mercados y tratar de que lo que cuento les sea útil a los lectores."

Imagen de Gema Escribano

Gema Escribano Cruz: “Licenciada en Periodismo por la Universidad Carlos III, comencé mi experiencia laboral en Cinco Días. Desde mi llegada a la redacción en 2010 me esfuerzo por conocer qué es lo que hay detrás de las cifras que protagoniza las informaciones económicas”.

Imagen de David Pérez

David Pérez Muñoz: "Licenciado en Derecho y periodista desde mediados de la crisis."

julio 2014

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« Italia castiga a la tecnocracia y asusta a los mercados | Inicio | Recomendaciones de Repsol, Inditex y Telefónica »

26 febrero , 2013 | 17 : 50

Hora de asumir riesgos: la renta variable, la mejor opción

Pese al desplome de hoy, una mayoría de analistas confía en que la tendencia alcista se mantenga en la Bolsa europea. Después de que las principales firmas y organismos internacionales publicaran sus estimaciones de crecimiento para el conjunto de 2013, ahora ha llegado el turno de Deutsche Bank. Según sus cálculos, la economía mundial avanzará un 3,2% gracias al impulso de los países emergentes y ve en la renta variable, especialmente la estadounidense, el principal foco de rentabilidades.

Aunque los riesgos sobre la ruptura del euro han disminuido de manera considerable desde que en julio Mario Draghi asegurase que haría todo lo que estuviera en sus manos para garantizar la estabilidad de la moneda única, los problemas derivados de la crisis de deuda siguen pasando factura.

La garantía de que el BCE no dejará caer a ningún país ha permitido a la prima de riesgo de ambos países a perder posiciones, pese a la escalada de hoy. No obstante, y tal y como señalan fuentes del mercado, los problemas de financiación continuarán haciendo mella en el crecimiento. Según las estimaciones de Deutsche Bank este año la caída de la actividad rondará el 0,3%.

La mejora de los indicadores económicos de las principales potencias (EE UU y China) se convierten en el rayo de luz. A la espera de que republicanos y demócratas lleguen a un acuerdo para elevar el techo de deuda, los cálculos efectuados por los analistas apuntan a que EE UU crecerá un 1,9% este año, tan solo una décima menos que lo previsto por el FMI. La mejora del mercado inmobiliario, la reducción de la tasa de desempleo así como la reducción del endeudamiento privado se convierten en los principales pilares de esta recuperación.

Por su parte, países como Rusia, India o Brasil fueron testigos de una ralentización en su actividad, este año crecerán en torno a un 6,7% según la entidad, frente al 5,5% previsto por el FMI.

Renta variable vs renta fija

La disminución de los riesgos que planeaban sobre la eurozona, unida a una mejora de los indicadores, hace de la renta variable el principal activo para sacar partido a las inversiones. Con un clima de mayor estabilidad, es de prever que los inversores empiecen a asumir mayores riesgos y abandonen su presencia en activos refugios como el bund. La salida de dinero de los bonos soberanos ultraseguros llevará a una recuperación de sus rentabilidades, las cuales a día de hoy no paraban de registrar mínimos consecutivos. Dentro de la renta variable, la estadounidense que tan bien lo ha hecho en este comienzo de año es la gran apuesta de la firma.

Hasta que se hicieron públicas las actas de la Fed la semana pasada, Wall Street estuvo registrando sesión tras sesión máximos que no veía en cinco años. Fue precisamente en 2008 cuando tras el estallido de las hipotecas subprimes la Bolsa se convirtió en la gran temida. Lo acontecido a lo largo de ese año llevó a muchos a desconfiar de la renta variable y todavía sus efectos se dejan sentir sobre la mente de los inversores.

Los bajos tipos que imperan en la política monetaria a un lado y otro del Atlántico provocan que los activos monetarios presenten poco interés. En el lado opuesto se hallarían los bonos corporativos con baja calificación y la deuda privada de mercados emergentes en moneda local. Esta última opción tan solo la recomiendan a inversores que sean capaces de asumir riesgos elevados.

Un post de G. Escribano. Puedes encontrarme en twitter en @escribanogema

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]