inicio
Imagen de Pablo Martin

Pablo Martín Simón: "Periodista económico convencido. Estudié la carrera para dedicarme a esto, nunca pensé en ser corresponsal de guerra ni nada similar. Comencé en serio mi carrera profesional en Invertia, continué en El Economista y llevo desde 2007 en Cinco Días. Siempre he hecho lo mismo: escribir de mercados y tratar de que lo que cuento les sea útil a los lectores."

Imagen de Gema Escribano

Gema Escribano Cruz: “Licenciada en Periodismo por la Universidad Carlos III, comencé mi experiencia laboral en Cinco Días. Desde mi llegada a la redacción en 2010 me esfuerzo por conocer qué es lo que hay detrás de las cifras que protagoniza las informaciones económicas”.

Imagen de David Pérez

David Pérez Muñoz: "Licenciado en Derecho y periodista desde mediados de la crisis."

julio 2014

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« El sector financiero saca pecho | Inicio | Recomendaciones de Repsol, Inditex, Iberdrola, IAG (y más) »

25 enero , 2013 | 14 : 28

Sin miedo a la guerra de divisas

El presidente del Bundesbank, el banco central alemán, Jens Weidmann, está preocupado por, según sus propias palabras, “la creciente politización de los tipos de cambio”. Sus declaraciones de esta semana coinciden con la decisión del Banco Central de Japón (BCJ) de relajar aún más su política monetaria: ha doblado el tope inflacionario (hasta el 2%) para la economía nipona y llevará a cabo una nueva oleada de compra de activos, tal y como implícitamente le pedía el Gobierno de Tokio.

La tercera economía más grande del mundo lleva más de una década inmersa en una espiral deflacionista. Una lógica centrifuga que empuja a ahorrar antes que a consumir porque manda la expectativa de que los precios bajaran sine die. Es decir, lo que tengo me lo guardo, porque cada día que pase llenaré más la cesta de la compra con el mismo dinero, ya que los productos costarán menos. Este problema de demanda es una de las causas de su funesta década perdida.

La decisión de Japón ha venido a confirmar la tendencia de los últimos seis meses en los que el yen ha ido progresivamente debilitándose con respecto al euro, como muestra el gráfico expuesto bajo este párrafo. Al Bundesbank no le gusta esta nueva tendencia a la devaluación de las divisas. El objetivo es ganar en competitividad, en detrimento, claro, de las economías con monedas fuertes. Al abaratar la divisa bajan también el coste de los salarios y las exportaciones; mientras que se encarecen las importaciones.

Euro vs yen

La preocupación de Weidemann tiene fundamento. Según un informe de Unicredit, una apreciación del euro del 10% ralentizaría el crecimiento del PIB de la eurozona en casi un 1%. Pero echando la vista atrás, la eurozona ya ha hecho su particular devaluación de divisa. El euro es ahora mucho más competitivo que el yen con respecto a los índices anteriores a la crisis, con una depreciación de casi el 2,5%. Para Felix Salmon, no estamos asistiendo a ninguna guerra de divisas. “La economía japonesa lleva décadas estancada y el comportamiento de la moneda se corresponde a las expectativas de crecimiento y los tipos de interés que resultan también de ellas”, opina en su blog de Reuters.  

Según este argumento, los movimientos del mercado siguen guiándose por esa supuesta racionalidad, ya que, además, están descontando una importante distorsión aparecida como consecuencia de la crisis de deuda soberana: las políticas monetarias excepcionales de los bancos centrales, la quantitative easing, el alivio cuantitativo en su traducción literal.

Las compras de bonos en el mercado de deuda pública por parte de los bancos centrales han provocado que el precio de los bonos haya dejado de ser un criterio fiable para medir el riesgo de insolvencia o la capacidad de crecer de un Estado. Pero los traders han seguido mostrado su preocupación a través, esta vez, del mercado de divisas.

Las economías donde han intervenido sus bancos centrales han visto como aumentaba la presión sobre sus divisas, mientras que los tipos de interés permanecían muy bajos e intocables, ante el riesgo de que una subida obstaculizara la recuperación. ¿Cuál ha sido, por tanto, la salida? Permitir la devaluación de la moneda.

Reino Unido forma parte de los este grupo. La libra ha bajado un 3,5% con respecto al dólar en la última semana. Pero tanto el emisor británico, que ha visto como los severos programas de ajuste de David Cameron se han traducido en una recesión en W, como el banco central de Japón parece que han tomado nota de los movimientos de su homólogo estadunidense. Ben Bernanke ha añadido a su termómetro monetario no sólo la barra roja de la inflación, sino también la tasa de desempleo, como señala aquí Nicholas Wapshott.

Un post de David M. Pérez, puedes econtrarme en @dmarcialperez

 

Comentarios

crack123

El extraño caso de las exportaciones de España - Dentro las malas noticias que vive la Economía Española, hay un ámbito que sirve de esperanza: las exportaciones. Pero la política monetaria actual podría hacer que nuestro brote verde se quede sin agua y acabe muriéndose… http://www.miguelangeldiez.com/2013/01/25/exportaciones-espana

Corín

Pensando que los políticos es un producto de la banca y que la banca está bajo la proteccín de los políticos... ¿Qué significa politización?

Mario, Tenerife

No me extraña que el euro gane valor frente a otras divisas. Con un pastor alemán defendiendo a los que tienen dinero, y prohibiendo la entrada a la fabrica de de hacer dinero para los que no tienen.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]