Blog que identifica y transmite los nuevos paradigmas de la comunicación, de la gestión de la Reputación y de los problemas que están en el foco de los tomadores de decisión del mundo empresarial, económico, político y social de LatAm.

José Antonio Llorente

José Antonio Llorente

Socio fundador y Presidente de LLORENTE & CUENCA

Luisa García

​Luisa García

Socia y COO de América Latina de LLORENTE & CUENCA

Adolfo Corujo​

Adolfo Corujo

Socio y Director General Corporativo de Talento, Organización e Innovación de LLORENTE & CUENCA

Joan Navarro

Joan Navarro

Socio y Vicepresidente de Asuntos Públicos de LLORENTE & CUENCA

María Esteve

María Esteve

Socia y Directora General de LLORENTE & CUENCA Colombia

Luis Serrano

Luis Serrano

Director del Área Crisis en LLORENTE & CUENCA

Claudio Vallejo

Claudio Vallejo

Director Senior del Área Latam Desk en LLORENTE & CUENCA

Alejandro Romero

Alejandro Romero

Socio y CEO de Américas de LLORENTE & CUENCA

Arturo Pinedo

Arturo Pinedo

Socio y Director General de España y Portugal de LLORENTE & CUENCA

Javier Rosado

Javier Rosado

Socio y Director General de LLORENTE & CUENCA Panamá

Luis Miguel Peña

Luis Miguel Peña

Socio y Director General de LLORENTE & CUENCA Perú

David G. Natal

David G. Natal

Director del Área Consumer Engagement en LLORENTE & CUENCA

Mariano Vila

Mariano Vila

Director General de LLORENTE & CUENCA Argentina

Iván Pino

Iván Pino

Director Senior del Área Digital en LLORENTE & CUENCA

diciembre 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« octubre 2015 | Inicio | diciembre 2015 »

Alejandro Romero, socio y CEO Américas de LLORENTE & CUENCA

Claudio Vallejo, director Senior Latam Desk Europe en LLORENTE & CUENCA

Este 2018, es el año electoral para América Latina, ya que los principales países de la zona enfrentarán períodos de elecciones presidenciales, legislativas, regionales y municipales. Empezando con Costa Rica en febrero, El Salvador en marzo, Paraguay en abril y Colombia en mayo. Seguidas por México en julio, y finalmente, Brasil, Perú y (puede que) Venezuela en octubre.

Si bien es cierto que la realidad de cada país es diferente, la repercusión de este intenso calendario será global. Los comicios influirán sus relaciones con el resto del mundo e impactarán en el crecimiento que la región ha sostenido, de alguna manera, durante los últimos años. Este es un proceso en el cual los países en campaña representan al 80 % del PIB de la zona, por lo que este contexto alberga  riesgos y oportunidades que marcarán la hoja de ruta del continente. Desde el punto de vista socio-económico, América Latina tiene que consolidar su crecimiento económico para lograr disminuir la pobreza, el trabajo informal y el aumento de la bancarización, entre otros factores. Por lo tanto, continuar, o comenzar con las regiones será clave para consolidar la zona y sacarla de la parálisis en la que está inmersa.   

América Latina está pasando por una clara polarización de política, que no nos permite predecir los resultados. Por un lado tenemos a la llamada reacción popular, fruto del cansancio ante la corrupción y la desigualdad social de la zona. Por otro lado, tenemos a la clase media, cada vez más educada, que opta por el continuismo con reformas y ajustes, y apoya al libre mercado.

Los últimos años no han sido fáciles para el continente, en términos económicos, sociales y políticos. Por ello, las elecciones serán el resultado de los choques internos y externos generados por los retos políticos de cada país que tendrán un impacto global. Aunque, este proceso electoral está marcado por la incertidumbre, lo que sí es seguro es que la realidad de la región Latinoamericana depende, en gran parte, de quién esté al mando de los países, de sus relaciones con el resto del mundo, y de la toma de decisiones por parte de la sociedad en los próximos años.  

Resumen del estudio publicado en Desarrollando Ideas.

27 noviembre, 2015 | 11:38

El auge del entorno digital ha facilitado la democratización no solo del acceso a la información, sino también la posibilidad de emitir mensajes a través de canales con una capacidad de difusión global.

Estos medios, han hecho posible que una enorme masa de individuos entre en contacto e intercambie opiniones, experiencias y conocimientos. De aquí, comienzan a surgir movimientos que, generados en estos canales digitales por sus usuarios, adoptan el peso necesario para provocar cambios significativos en las empresas e incluso en los gobiernos.

Esta realidad plantea un nuevo escenario de interlocución con los grupos de interés en el que organizaciones e instituciones comienzan a entrar y hacerse hueco con el objetivo de conocer la realidad, gestionar la reputación y prever situaciones de crisis. Y es que la presencia en las redes permite a las organizaciones la generación de un “colchón” ante posibles situaciones que pudieran generar conflictos con sus grupos de interés.

La figura del directivo resulta oportuna para tener presencia y emitir los mensajes clave de la organización y hacer sentir a los usuarios que están hablando con alguien relevante dentro de la compañía.

En el caso de República Dominicana, cabe destacar que el 60 % de los directivos de las empresas cuentan con presencia en la red. Además, si se contempla el ranking del TOP 50 de los empresarios que mejor gestionan su identidad digital en América Latina, 5 de ellos son de este país. Esto pone de manifiesto, al menos, una conciencia de la realidad y un intento por adaptarse al nuevo contexto no solo comunicacional, sino también, empresarial. Los cuatro directivos dominicanos que aparecen en este ranking son Fernando Capellán, Felipe Vicini, Fernando Hasbún y Eduardo Najri.

Como motor principal utilizado para realizar búsquedas, la presencia en Google de estos directivos resulta fundamental, y a pesar de que un 99 % de los directivos analizados aparece en el buscador, solo un 10 % está gestionando dicha presencia. La gestión de ésta pasa por la generación de contenido relevante y la existencia de una web o un blog personal que permita generar una imagen del individuo más allá de la proyectada por los medios de comunicación, esto último solo es practicado por un 3 %.

Por otra parte, además de los recursos propios, la presencia en las principales redes sociales también resulta de vital importancia, ya que aquí es posible encontrar a gran parte de los grupos de interés con los que la empresa se relaciona y así, facilitar la generación de relaciones y la gestión de la reputación. En el caso de República Dominicana, LinkedIn y Twitter son los dos medios sociales en los que los directivos están más presentes, ya que se trata de los entornos en los que se sienten más cómodos a la hora de participar.

En resumen, los directivos deben apostar por una presencia en el entorno digital que persiga unos objetivos claros y les permita acercarse a sus grupos de interés. Para ello deben establecer una estrategia clara y constante, además de determinar un relato cercano y claro que permita transmitir los mensajes clave teniendo en cuenta que, tal y como afirmó Walter Fisher “todas las formas de comunicación significativas son variantes de un storytelling”.

Iban Campo

Director general en LLORENTE & CUENCA República Dominicana

20 noviembre, 2015 | 14:59

A menos de tres días para que tenga lugar el ballotage en Argentina, las expectativas y pensamientos de los candidatos, así como de la ciudadanía pueden ser diversos.

Ante la primera vuelta, los especialistas y analistas habían determinado una clara ventaja de Scioli respecto a Macri, y, efectivamente, el triunfo fue para el primero. Sin embargo, la ventaja de 3 puntos que logró establecer respecto a su principal opositor resultó menor a la esperada.

El proceso está aún abierto y, al igual que en la primera vuelta, no pueden hacerse más que estimaciones en base a las encuestas, sin embargo, el futuro de Argentina se sabrá el próximo 22 de noviembre.

La realidad es que un nuevo tiempo político comienza en el país. Los resultados de la primera vuelta y las estimaciones pre-ballotage presentan el fin de la etapa kirchnerista, –12 años de gobierno– que comenzó a apreciarse en las votaciones de carácter municipal, para terminar haciéndose visibles en las elecciones al gobernador.

El futuro a corto plazo de Argentina debe presentarse abierto a los acuerdos políticos, ya que ninguno de los candidatos asumirá el gobierno con mayoría en el Congreso. Este aspecto ya supone un  cambio respecto a la etapa kirchnerista, pasando de una propensión fundamentalmente centralista a un modelo de relación en el que gobierno nacional y provincias están más equilibrados.

Así, se plantea un futuro incierto de Argentina cuyas alternativas al gobierno no presentan diferencias ideológicas profundas. Los programas, además, no difieren significativamente entre ellos, sino que ambos contemplan aspectos que son necesarios para el país como la necesidad de garantizar una mayor independencia de la justicia o el inicio de un diálogo  entre gobiernos y sindicatos.

La clave se sitúa en la toma de conciencia de que todo el cambio que precisa Argentina, no pasa únicamente por un gobierno responsable y capaz con una política pública lúcida, sino que también se precisa de movimiento y exigencia ciudadana. Es decir, el futuro no depende solamente de los dirigentes sino, también, de la sociedad misma.

Pablo Abiad

Socio y director general en LLORENTE & CUENCA Argentina

13 noviembre, 2015 | 11:50

Durante este año 2015 se han producido en el tablero mundial considerables movimientos estratégicos por parte de diferentes países que han generado transformaciones. Ejemplo de ello es el Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP) o el Transpacific Partnership (TPP), acuerdos que surgen al hilo del proceso de globalización y buscan generar espacios de cooperación y colaboración, principalmente económica, entre países con intereses y objetivos comunes.

Por otra parte, no pueden olvidarse fenómenos como la desaceleración de la economía china, que afecta a América Latina, o la reanudación de relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU.

Todos estos eventos deben ser analizados desde una perspectiva global, y es que obligan a las regiones a establecer estrategias para ocupar el lugar que les corresponde en el nuevo marco de relaciones internacionales, donde el eje ha pasado del Atlántico al Pacífico.

Esto supone una clara oportunidad para América Latina, que ha pasado a ocupar un lugar central y estratégico en esta nueva coyuntura. Es el momento para dejar de ser la región de las oportunidades y los trenes perdidos. Para ello, los países deben tomar la decisión de implantar una serie de reformas que les permitan restablecer su propuesta de valor. El desarrollo de América Latina implica un desarrollo a nivel individual de los países que conforman la región y que convierten la misma en un puzle heterogéneo.

Las reformas que se precisan abarcan todos los ámbitos de actuación –justicia, educación, seguridad, etc. –, no basta con implantar mejoras en un área, sino que debe llevarse a cabo de manera equilibrada en todas ellas para favorecer el desarrollo integral de los países. Además, es fundamental entender la diversidad de América Latina.

Ha llegado el momento de que América Latina tome impulso. La región debe alejarse progresivamente de la dependencia de las commodities y apostar por nuevos valores diferenciales relacionados con la innovación y la transferencia de conocimiento. Y dispone de las herramientas necesarias para ello.

Un ejemplo del impulso de la región lo encontramos en las multilatinas –empresas latinoamericanas multinacionales– o las empresas familiares latinas, que cada vez cobran mayor importancia a nivel internacional introduciéndose en territorios como Europa y EE.UU. y favorecen la generación de una reputación a nivel de región.

Éstas deben aprovechar su presencia internacional ejercer de representantes de la región, facilitar la generación de relaciones con otros países y atraer inversión extranjera.

También debe retomarse la relación con Europa, basada en una relación de valores compartidos, y apostar por una alianza estratégica que facilite el desarrollo y crecimiento de ambos actores.

América Latina dispone de las herramientas necesarias para lograr ser competitiva en el entorno internacional, y es el momento de lograrlo.

Alejandro Romero,

Socio y CEO América Latina en LLORENTE & CUENCA

06 noviembre, 2015 | 14:00

Durante los últimos años, América Latina ha experimentado un continuo progreso, además del surgimiento de una clase media que, ante la desaceleración que vive la región en la actualidad, no muestra intenciones de disminuir las expectativas y exigencias ante los gobiernos. A pesar de su desarrollo, América Latina sigue precisando la implantación de ciertas reformas estructurales que planteen soluciones a retos que persigue desde hace años.

Un ejemplo de ello, es el aspecto de la educación. El aspecto de la enseñanza en Latinoamérica ha experimentado mejoras durante los últimos años con una inversión en 2010, de acuerdo a datos de la CEPAL del 6 % del PIB en países como México, Chile y Argentina. Sin embargo, en una región donde el acceso a la Educación Secundaria es casi universal, el reto se sitúa en garantizar la calidad de la misma. Por tanto, el objetivo de plantearse en aras de asegurar que los encargados de enseñar, posean los conocimientos, habilidades y aptitudes necesarias para poder hacer de la manera más oportuna.

Esto resulta fundamental, ya que en última instancia y con visión a largo plazo, favorece la competitividad de la región, y es que con los cambios generacionales, estos “futuros trabajadores” estarán mejor formados para promover el desarrollo de la región. Así, el objetivo debe ser abogar por un modelo educativo práctico con foco en el futuro laboral al que deberán enfrentarse los alumnos. Diferentes estudios elaborados por el BID, ponen de manifiesto que este tipo de modelo educativo aumenta la productividad y mejora los niveles de ingresos.

Además, la educación no solo incidirá de cara al futuro en materia económica, sino también social. Invertir en educación de calidad implica una educación en valores como la igualdad, el respeto y la ética, todos ellos valores que facilitarán la solución de otros de los problemas de la región, como son la seguridad y la igualdad.

Por tanto, para poder alcanzar una educación de calidad, las inversiones en educación deben ir encaminadas a formar al equipo docente y a mejorar las condiciones laborales de los mismos, todo ello en aras de promover un clima adecuado para el aprendizaje de los alumnos.

Enrique Morad

Presidente Consejero para el Cono Sur en LLORENTE & CUENCA

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]