Blog que identifica y transmite los nuevos paradigmas de la comunicación, de la gestión de la Reputación y de los problemas que están en el foco de los tomadores de decisión del mundo empresarial, económico, político y social de LatAm.

José Antonio Llorente

José Antonio Llorente

Socio fundador y Presidente de LLORENTE & CUENCA

Luisa García

​Luisa García

Socia y COO de América Latina de LLORENTE & CUENCA

Adolfo Corujo​

Adolfo Corujo

Socio y Director General Corporativo de Talento, Organización e Innovación de LLORENTE & CUENCA

Joan Navarro

Joan Navarro

Socio y Vicepresidente de Asuntos Públicos de LLORENTE & CUENCA

María Esteve

María Esteve

Socia y Directora General de LLORENTE & CUENCA Colombia

Luis Serrano

Luis Serrano

Director del Área Crisis en LLORENTE & CUENCA

Claudio Vallejo

Claudio Vallejo

Director Senior del Área Latam Desk en LLORENTE & CUENCA

Alejandro Romero

Alejandro Romero

Socio y CEO de Américas de LLORENTE & CUENCA

Arturo Pinedo

Arturo Pinedo

Socio y Director General de España y Portugal de LLORENTE & CUENCA

Javier Rosado

Javier Rosado

Socio y Director General de LLORENTE & CUENCA Panamá

Luis Miguel Peña

Luis Miguel Peña

Socio y Director General de LLORENTE & CUENCA Perú

David G. Natal

David G. Natal

Director del Área Consumer Engagement en LLORENTE & CUENCA

Mariano Vila

Mariano Vila

Director General de LLORENTE & CUENCA Argentina

Iván Pino

Iván Pino

Director Senior del Área Digital en LLORENTE & CUENCA

diciembre 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« noviembre 2014 | Inicio | enero 2015 »

Alejandro Romero, socio y CEO Américas de LLORENTE & CUENCA

Claudio Vallejo, director Senior Latam Desk Europe en LLORENTE & CUENCA

Este 2018, es el año electoral para América Latina, ya que los principales países de la zona enfrentarán períodos de elecciones presidenciales, legislativas, regionales y municipales. Empezando con Costa Rica en febrero, El Salvador en marzo, Paraguay en abril y Colombia en mayo. Seguidas por México en julio, y finalmente, Brasil, Perú y (puede que) Venezuela en octubre.

Si bien es cierto que la realidad de cada país es diferente, la repercusión de este intenso calendario será global. Los comicios influirán sus relaciones con el resto del mundo e impactarán en el crecimiento que la región ha sostenido, de alguna manera, durante los últimos años. Este es un proceso en el cual los países en campaña representan al 80 % del PIB de la zona, por lo que este contexto alberga  riesgos y oportunidades que marcarán la hoja de ruta del continente. Desde el punto de vista socio-económico, América Latina tiene que consolidar su crecimiento económico para lograr disminuir la pobreza, el trabajo informal y el aumento de la bancarización, entre otros factores. Por lo tanto, continuar, o comenzar con las regiones será clave para consolidar la zona y sacarla de la parálisis en la que está inmersa.   

América Latina está pasando por una clara polarización de política, que no nos permite predecir los resultados. Por un lado tenemos a la llamada reacción popular, fruto del cansancio ante la corrupción y la desigualdad social de la zona. Por otro lado, tenemos a la clase media, cada vez más educada, que opta por el continuismo con reformas y ajustes, y apoya al libre mercado.

Los últimos años no han sido fáciles para el continente, en términos económicos, sociales y políticos. Por ello, las elecciones serán el resultado de los choques internos y externos generados por los retos políticos de cada país que tendrán un impacto global. Aunque, este proceso electoral está marcado por la incertidumbre, lo que sí es seguro es que la realidad de la región Latinoamericana depende, en gran parte, de quién esté al mando de los países, de sus relaciones con el resto del mundo, y de la toma de decisiones por parte de la sociedad en los próximos años.  

Resumen del estudio publicado en Desarrollando Ideas.

18 diciembre, 2014 | 08:41

La confianza en las instituciones no está atravesando su mejor momento. El nivel de confianza tanto de empresarios como de políticos en las instituciones es considerablemente bajo. Por su parte, la calidad de las relaciones entre ambos colectivos, empresarios y políticos, tampoco está de enhorabuena.

Según los resultados del V Estudio sobre las Relaciones Empresa-Gobierno en América Latina, España y Portugal, extraídos de 2.522 entrevistas (de las cuales 2.187 se corresponden a respuestas de empresarios y 335 de políticos); en América Latina son las instituciones privadas (bancos, medios de comunicación, sindicatos, organizaciones empresariales) las que generan mucha mayor confianza en general que las públicas (gobierno, partidos políticos, justicia, ejército).  Así, no es de extrañar que en el top de las instituciones que menor confianza suscitan entre los empresarios de América Latina encontramos, por este mismo orden: los partidos políticos, los sindicatos, el gobierno y la justicia. Por su parte, los políticos de América Latina señalan su baja confianza en los sindicatos, los propios partidos políticos, los medios de comunicación y los bancos. Los bancos, sin embargo, son la institución que genera mayor confianza entre los empresarios de América Latina (después de sus propias organizaciones empresariales). Mientras, los políticos depositan su mayor confianza en el ejército de su país.

En lo que a las relaciones Empresa-Gobierno se refiere, en términos generales, los políticos parecen estar más satisfechos que los empresarios acerca del nivel de las mismas, sin embargo, la opinión global de ambos colectivos muestra la necesidad de trabajar para que estas relaciones sean mucho más fluidas.

Existe en la actualidad un claro clima de desconfianza entre las empresas y el poder público, la colaboración de éste con la actividad empresarial se considera reducida y las empresas consideran que no son tenidas en cuenta en el desarrollo de las políticas económicas.

El país de América Latina donde existe una mayor confianza en el gobierno por parte de los empresarios es Chile (donde se alcanza el nivel de aprobado), seguido de Colombia, Ecuador y Panamá, mientras que los países con menor confianza empresarial en el gobierno son, por este orden: Argentina, República Dominicana, Brasil y México (con notas inferiores a 2,25 en todos ellos).  En este sentido, cabe destacar la figura de los empresarios argentinos que hacen especial hincapié en marcar que su gobierno no les ofrece ninguna confianza (72,8% de las respuestas), una opción que también alcanza un elevado eco en Brasil y México.

En cuanto a los políticos, dentro de América Latina se aprueban a sí mismos sólo en Argentina y Ecuador, mientras que se suspenden más, por este orden, en Perú, Brasil y Chile (de México y la República Dominicana no hay datos).

En lo relativo a la percepción que tienen empresarios y políticos de la situación económica, los empresarios latinoamericanos son más positivos, en general, que los políticos de sus países respectivos, ya que el empresariado no percibe un deterioro tan acusado de la economía como ven los representantes públicos.

En cualquier caso, es cierto que dada la amplitud y la diversidad del área de Latinoamérica, existen visiones diversas de la situación económica actual en función de cada país. Así como en Colombia los empresarios captan que la economía mejora, en Chile, Argentina o Perú se percibe un claro empeoramiento. En el resto de países de América Latina estudiados domina la sensación de estabilidad.

De cara al futuro, también los empresarios son más optimistas que los políticos en Latinoamérica, pero esto se debe en gran medida porque la mayoría de los primeros consideran que no se producirán grandes cambios en la economía (piensa así un 56,5%) mientras que los políticos tienen una visión mucho más pesimista (el 40,7% cree que irá a peor).

Alejandro Romero

Socio y CEO para América Latina en LLORENTE & CUENCA 

15 diciembre, 2014 | 10:16

Cuando nos encontramos sumidos en medio de una situación de caos, como podría ser un incendio o un accidente, de pronto millones de preguntas nos asaltan: “¿qué es lo que tengo que hacer a nivel individual? ¿Y para con los demás? ¿A dónde tengo que dirigirme?, ¿quién me puede ayudar?, ¿cómo salgo de aquí?…“

Tal y como viene siendo una constante, el mundo corporativo comparte enormes similitudes con el mundo real  también en una situación de emergencia. Así, en una situación de crisis corporativa, preguntas como esas igualmente se convierten en las grandes protagonistas y, tanto en una como otra, la falta de información, agrava enormemente la situación.

Es, por tanto, la calidad del mensaje la que va a determinar el éxito o el fracaso de la gestión de la crisis. Por calidad del mensaje entendemos, no solo el contenido sino también,  la fuente, la exactitud de la información, la velocidad de entrega, la empatía o la credibilidad y confianza del mismo.  En definitiva, todos aquellos aspectos que puedan potenciarlo transmitiendo una mayor sensación de control y tranquilidad.  En este sentido, el mensaje debe estar más relacionado con el comportamiento a seguir que con el peligro que amenaza.

Por ello, para que el mensaje sea lo más eficiente posible, este ha de realizarse en el menor tiempo posible, con una explicación breve y clara, ceñida a los hechos, y por supuesto, con transparencia y sin olvidar que la prioridad es la solución, no el hecho.

La eficacia de los mensajes depende en gran medida de la fuente. Esta ha de ser precisa y fiable y para que esto suceda, ha de estar especialmente capacitada para ser “vocero” de la crisis. En este sentido, es fundamental que exista un Comité de Crisis de la compañía.   

Por último, otro aspecto que determina enormemente la eficacia del mensaje, es la existencia, o no, de  formación previa de los equipos. La preparación anticipada permite estar mejor preparado para afrontar la emergencia. Así, la existencia de un  Plan de Comunicación en caso de crisis, que establezca los roles de cada miembro de la empresa durante una situación de estas características, permite a una empresa afrontar en mejor manera una situación de este tipo.

Si cada individuo sabe, de antemano, su responsabilidad dentro del plan de emergencia el riesgo disminuye enormemente.

 

Javier Rosado

Socio y Director General en LLORENTE & CUENCA Panamá

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]