Blog que identifica y transmite los nuevos paradigmas de la comunicación, de la gestión de la Reputación y de los problemas que están en el foco de los tomadores de decisión del mundo empresarial, económico, político y social de LatAm.

Una segunda vuelta de elecciones presidenciales se llevará a cabo este 2 de abril. Se enfrentarán dos partidos naturalmente opositores que disputarán entre el continuismo correista o la renovación hacia una vertiente más derechista.

Lenin Moreno es el candidato escogido por el partido de Rafael Correa, Alianza País. Por otro lado, Guillermo Lasso, de la alianza derechista CREO-SUMA, es el ex banquero que representa a la oposición. En los primeros comicios, con casi la totalidad de los votos escrutados, Moreno obtuvo 39,3 % de los mismos; mientras que Lasso captó 28,1 %. Para entender la decisión de una segunda vuelta se deben explicar las normas electorales en Ecuador: se necesita 40 % de los votos y 10 puntos de ventaja frente al siguiente candidato para llegar a la presidencia en la primera vuelta, cosa que Moreno no logró.

La oposición mostró su apoyo frente a la candidatura de Lasso ante la desventaja de haber presentado siete alternativas al continuismo. El largo tiempo tomado por el órgano rector de las elecciones para el escrutinio de los votos le dio a Guillermo Lasso la oportunidad de ganar apoyo entre las filas opositoras. Quienes exhortaron a sus electores a virar su voto a Lasso fueron Cynthia Viteri, del Partido Social Cristiano-Madera de Guerrero (derechista), que había llegado al tercer puesto con el 16,31 %. Otro candidato que terminó de determinar el rumbo de la oposición fue Abdalá Bucaram, con el quinto lugar en las votaciones (4,82 %) quien apretó la mano extendida por Lasso. Así afianzó el candidato su discurso en el cual afirma que un 60 % de la población rechaza el continuismo.

¿Qué le ha sucedido a Alianza País y a sus diez años en el poder?

Esta campaña electoral ha sido especialmente perjudicial para el correismo. Una serie de eventos han socavado la imagen del partido Alianza País y su apoyo popular. A pesar del apoyo popular que poseía Moreno cuando se inscribió como candidato en 2013 (95 %), gracias a su gestión social denominada Revolución Ciudadana; su imagen se vio mermada con el descubrimiento de múltiples casos de corrupción en los que el partido estaba implicado. En este sentido, el escándalo de la constructora Norberto Odebrecht alcanzó a funcionarios ecuatorianos por sumas de 33 millones de dólares entre 2006 y 2007.

Asimismo, los Panama Papers revelaron las desviaciones de dinero y sobornos en el proyecto Rehabilitación de la Refinería de Esmeraldas. En este escándalo en particular, estaba implicado el ex ministro de Hidrocarburos, Carlos Pareja Yannuzelli, quien es actualmente prófugo de la justicia. Pareja era uno de los hombres de mayor confianza y cercanía de Correa, lo que causó gran desgaste dentro de las filas y una enorme pérdida de credibilidad. El ex ministro, mejor conocido como CAPAYA (nombre de la empresa ficticia creada en Panamá) reapareció a través de emisiones por YouTube, denominadas “Capayaleaks” para afirmar la implicación de Correa y de Glas (vicepresidente de Ecuador) en el caso de la Refinería, estas imágenes tuvieron un gran impacto en la campaña electoral dirigida por Correa y Moreno.

¿Cuáles son los escenarios para Ecuador?

Sea cual sea el resultado, se debe tomar en cuenta que el nuevo presidente deberá convivir con una Asamblea, en su mayoría, dominada por Alianza País, por ser el partido más votado en las elecciones parlamentarias. Por ende, seguirá controlando monopólicamente el Parlamento, que dará ventaja a un Lenin Moreno vencedor, y bloquearán sistemáticamente las estrategias si Lasso resulta elegido presidente. Este bloqueo incesante podría, incluso, conducir a nuevas elecciones presidenciales antes del fin del periodo.

Estas visiones contrapuestas, tanto de la economía como de la política, son las que marcarán el futuro de la estabilidad de Ecuador. Por un lado, Alianza País, con una visión gubernamental de planificación y acciones económicas con iniciativas estatales. Además, una alta inversión pública, lo que implica gran gasto. Es una idea económica donde el sector privado no es privilegiado tampoco así, la diversificación de fuentes de financiamiento. Este modelo, altamente dependiente del petróleo se desplomó con la caída de los precios internacionales y alcanzó su miseria. Por el otro, el partido CREO-SUMA da prioridad al sector empresarial, y basa su economía en la inversión privada nacional e internacional. Se busca acabar con la estructura tributaria y el aparato estatal. En definitiva, volver al modelo previo a Rafael Correa.

Ecuador definirá su destino este 2 de abril: decidirán por la continuidad o por la renovación.

 

Alejandra Rivas Mantilla,

Directora General en LLORENTE & CUENCA Ecuador

27 junio, 2017 | 18:01

América Latina ya no es lo que era antes. Ese país con crecimientos anuales del 7%, golpes de estado, caudillos, hiperinflación, crisis bancarias o default de la deuda. Latinoamérica ha evolucionado hasta parecerse en términos económicos a los países europeos, con problemas referentes a la responsabilidad monetaria, la consolidación fiscal, la revisión del gasto público y el mantenimiento de objetivos de inflación. Se enfrentan a los mismos problemas que cualquier otra región, pero manteniendo su sabor latinoamericano.

Una vez superada esta primera fase en la que abrazara la búsqueda de la democracia, el siguiente paso es la construcción de una cultura donde derechos y deberes, la autocrítica, la autorregulación, la manifestación, etc. sea la nueva actualidad.

La cuestión en la que ahonda el autor es que realmente no existe una fórmula para construir culturas, es algo que difícilmente se puede confeccionar pero sí se puede cambiar si uno ataca a las creencias arraigadas de una sociedad, es decir, si se sustituyen las viejas normas o los costumbrismos por nuevas perspectivas.

Para ello es imprescindible encontrar agentes del cambio, personas capaces de transformar la cultura y movilizar conciencias cambiando creencias. Y es que las creencias están muy vinculadas a la falta de confianza hacia la norma fiscal, el pago de impuestos, etc. en Latinoamérica. Con todo, la nueva comunicación deberá transmitir esa importante cuestión que tiene que ver con las normas, que cumpliéndolas con las obligaciones, el primer beneficiado será el propio ciudadano y, por ende, el resto de la sociedad.

El gran reto será la instauración de la confianza entre los ciudadanos. Para una cultura en la que la corrupción se ha vuelto algo usual, es imprescindible el compromiso y liderazgo de quienes gobiernan en las altas esferas para que se forme una auténtica “coalición para el cambio” que consolide una intención y una metodología para luchar contra esto y devolver la confianza en estor organismos.

Es el momento de afrontar este gran reto en la sociedad latinoamericana, provocando un cambio de mentalidad y cultural, que lleve al progreso. Esta será la gran tarea que les espera a los comunicadores.

22 junio, 2017 | 17:10

United lleva ya algunos años tomando malas decisiones en lo referente a la gestión de los conflictos y de su reputación en el entorno 2.0. Todo comenzó en el 2009 cuando rompieron la guitarra de Dave Carroll, un cantante de country americano, y se negaron a hacerse responsables de los daños.

El cantante subió una canción a YouTube, explicando de manera cómica la mala atención que había recibido y la falta de responsabilidad asumida por parte de la aerolínea. En apenas unos días, el vídeo había sido visualizado en todo el mundo, causando pérdidas bursátiles para la empresa de muchos millones. Esta fue una crisis sin precedentes en el mundo de la empresa por su canal digital y por su efecto desproporcionado.

Antes de la llegada del mundo digital, las grandes empresas tenían más libertad para sobrepasar límites, sin temor a que las noticias llegaran mucho más lejos de los círculos cercanos a los afectados. En aquel entonces, los incidentes o episodios de mala atención al cliente tenían poca repercusión. En el contexto 2.0 la viralización de “noticias” grabadas por personas de a pie son ya un clásico que afecta directamente a la reputación de las organizaciones.

Un claro ejemplo de esto último fue lo acontecido en un vuelo dirección Chicago en el mes de febrero de 2017, en el que un pasajero fue removido violentamente de su sitio para dejar hueco a un miembro de la tripulación. Las imágenes grabadas, por los demás pasajeros, del hombre con la cara ensangrentada y siendo arrastrado por el pasillo del avión, recorrieron el mundo en cuestión de horas. United excusó el comportamiento de sus trabajadores tratando de quitarle importancia a lo ocurrido. Su estrategia en redes fue prácticamente inexistente y el tweet de “disculpa” del CEO de la compañía resultó en su dimisión.

Los tiempos han cambiado, las empresas deben ser conscientes de que cada vez es más difusa la línea que separa lo físico de lo digital. Al mismo tiempo, la digitalización de nuestras vidas hace que las organizaciones tengan que prepararse para afrontar que la información ya no les pertenece solo a ellos, y solo cuando comprendan este hecho podrán comenzar a generar estrategias que trabajen en pro de esta cuestión. 

16 junio, 2017 | 10:13

Costa Rica se ha establecido como un país de gran estabilidad institucional, ha gestionado sus cambios internos sin necesitad de una ruptura notable. El pequeño país centroamericano ha conseguido mantenerla a lo largo de los años, en perjuicio de reformas muy necesarias, que no se han podido llevar a cabo.

Esta estabilidad lleva al país a ser fiel a la lógica lampedusiana; "Se vogliamo che tutto rimanga come è, bisogna che tutto cambi" (“Que todo cambie para que todo quede igual”), pero ha congelado las posibilidades de cualquier gobierno de llevar a cabo mayores reformas.

El 8 de mayo de 2014, Solís Rivera, candidato presidencial, fue electo presidente y jefe de gobierno, trasladando el poder ejecutivo a su partido “Acción Ciudadana”, de ideología socialdemócrata y progresista. Este nuevo gobierno, rechazó rápidamente la idea de hacer grandes reformas durante su mandato dada la inflexibilidad institucional costarricense. No obstante, la situación fiscal del país se ha convertido en uno de los principales focos de preocupación y que amenaza su estabilidad económica, ya que en la última década no se ha podido llevar a cabo ninguna modificación debido a la falta de una mayoría parlamentaria

A lo largo de su presidencia, la política interna en Costa Rica ha ido evolucionando. Se ha conseguido reducir la pobreza un 0,97 % entre 2013 y 2016, y ha conseguido reducir la pobreza extrema un 12.5 % en el último año. El desempleo se ha mantenido en con respecto a los tres años anteriores pero ha aumentado la inseguridad, dándose únicamente en 2016 11,8 homicidios por cada 100 habitantes según ENAHO y ECE del Instituto Nacional de Estadística y Censos.

Esta disminución de la tasa de hogares en pobreza se puede atribuir a la estrategia “Puente al Desarrollo” de la Administración Solís Rivera, que se enmarca dentro del Plan Nacional de Desarrollo, y es el pilar central de la operación contra la pobreza y para la reducción de desigualdad.

A su vez, la paralización del mercado laboral podría afectar la continuada disminución de la pobreza, en caso de que personas salidas de la pobreza no encontrasen empleo provocando un importante retroceso para la economía y mermaría las posibilidades crecimiento.

Acorde con las encuestas públicas, es muy probable que en las elecciones presidenciales de 2018 se pudiera observar una continuidad del partido de Acción Ciudadana, que todavía se encuentra pendiente de tiene que nombrar su candidato presidencial. Sin embargo, el abogado penalista, Juan Diego Castro Salazar ha logrado alcanzar cierta popularidad, como candidato independiente, y ha conseguido un apoyo notable al anunciar sus intenciones presidenciales. Muchos sectores le han acusado de populista reaccionario y punitivo, principalmente por suponer una amenaza para ellos.

En definitiva, el contexto político costarricense es bastante estable, al menos hasta las próximas elecciones presidenciales, pero existe una necesidad imperiosa de abordar los problemas fiscales a los que se enfrenta el país.

24 mayo, 2017 | 13:19

La transformación de lo digital ha traído consigo una revolución del consumidor asociado: ha impactado los comportamientos de compra y sus exigencias. A este consumidor no le basta que se le ofrezcan los productos para su compra en la tienda física y en la online, requiere que se le trasladen los beneficios infinitos de las compras digitales al mundo físico y que se le ofrezca la inmediatez de las compras físicas en sus pedidos online. Ahora reclaman un servicio ajustado, personalizado a sus preferencias personales, y con una integración phygital total. Este nuevo concepto ha nacido para integrar lo digital y lo físico en un solo plano, transformando la manera en la que se hacen las cosas y marcando el comienzo de un nuevo tiempo.

En este nuevo tiempo solo aquellas empresas preparadas para adaptarse a este nuevo paradigma, serán capaces de perdurar. Ejemplos como los de Amazon GO, la tienda inteligente de Amazon, o la funcionalidad de realidad virtual de la página web de la marca de ropa Massimo Dutti, son claros intentos de esta fusión de ambos mundos. Empresas como estas luchan por estar al día de estas tendencias y dar, a este nuevo tipo de cliente, la experiencia más inmersiva posible.

El cambio más notable en estos clientes es su deseo de pasar de un medio físico a uno digital y viceversa, con naturalidad, como si de viajar en el tiempo se tratara. Para poder llevar a cabo estos saltos entre planos, serán necesarios unos “elementos conectores” que permitirán esta integración. Los métodos por los cuales se podrán adaptar estas experiencias a los procesos de compra, están todavía en vías de desarrollo, y actualmente no son muy variadas (inmersión VR, realidad mixta, Smart Data, inteligencia artificial & IoT), pero en un futuro, no muy lejano, serán de unas características que a día de hoy no podemos ni imaginar.

Lo phygital es algo todavía bajo maduración, un concepto novedoso que abre un nuevo horizonte de futuro en el que las posibilidades son infinitas, y al que las empresas y consumidores tendrán que adaptarse para acompañar al progreso.

09 mayo, 2017 | 18:02

Tras los primeros cien días en la alcaldía, João Doria, se posiciona como el mejor alcalde que ha tenido la ciudad de São Paulo. Como empresario descontento con la gestión anterior de la ciudad y sin ninguna trayectoria política anterior, presentó una propuesta disruptiva atendiendo a las necesidades de los ciudadanos y ganó.

Doria sorprendió al resto de candidatos con una postura “antipolítica”, reforzando su posicionamiento de “yo soy empresario, no político”. Su modo de gestionar pretende ser responsable, apela a la comunicación bidireccional mediante el uso de redes sociales y evita, en la medida de lo posible, el uso de los canales de comunicación convencionales y los protocolos establecidos.

Y es por eso que el éxito del alcalde radica en su estrategia de comunicación. El dominio del arte de contar historias y el uso de narrativas que se mantienen en el tiempo son reflejo de este éxito comunicativo. Doria ha conseguido cubrir satisfactoriamente todas las claves del storytelling: la identificación del personaje –João Doria, el trabajador, al servicio del ciudadano–, la conversión de los detalles en una narrativa –todos sus vídeos y comunicaciones forman parte de un gran relato–, la creación de escenarios con los que se identifican sus comunidades de interés–limpiando las calles con monos de trabajo, usando el transporte público o deshaciéndose de la flota de coches oficiales–, y apelando al humor, –usando tonos ligeros y un lenguaje coloquial.

João Doria, desde el principio de su candidatura, ha hecho uso de sus canales personales para establecer este contacto, con sus más de 2,6 millones de seguidores en su página de Facebook, más de 150 vídeos en su canal de YouTube y en sus 12K Tweets. El alcalde no ha dudado en dirigirse siempre en primera persona a sus audiencia, hablándoles sobre del día a día de su oficio, integrándoles en el proceso de toma de decisiones y estableciendo canales de comunicación directa con las personas; rompiendo así los convencionalismos que caracterizan a los gobernantes.

Independientemente de si ha cumplido sus promesas electorales o no, João Doria ha hecho un uso magistral de la comunicación y la ha convertido en una herramienta de gobernabilidad digna de ser analizada. Asimismo, el poder que puede ejercer la comunicación a la hora de gobernar no debe ser confundido con manipulación, al contrario, debe ser considerado como una capacidad de dominar con excelencia el arte de expresarse y persuadir.

20 abril, 2017 | 10:28

Durante muchos años, Brasil ha sido considerado como una arriesgada opción en para aquellos interesados en inversión directa extranjera (IDE), debido a la inestabilidad económica, falta de seguridad y altos niveles de corrupción en las esferas dirigentes y políticas. Pero los vientos cambian y ayudan a tomar nuevos rumbos.

Brasil se encuentra en un momento de transición. La bonanza proveniente de la celebración de los Juegos Olímpicos enmascaró durante un breve tiempo los graves problemas a los que se enfrentaba la economía y la sociedad brasileña. Una vez terminados, los valores de la economía volvieron a donde estaban en el 2010 y los escándalos de corrupción política estallaron colocando a más de 200 personalidades políticas (presidentes del Congreso de Diputados, del Senado, gobernadores de Estados, funcionarios, ejecutivos y empresarios) ante el estrado, enfrentándose a importantes penas de cárcel. La cumbre empresarial y económica del país, ha tratado de separarse de estos escándalos y trabaja incansablemente hacia la recuperación económica del país.

Muchos expertos reconocen esos esfuerzos y, viendo los resultados, comienzan a ser algo más optimistas. Tanto así, que incluso consideran muchas de las cifras negativas como cosa del pasado. Observan con cautela el esperado crecimiento de 0,5 % del PIB para este año, y un posible crecimiento del 1 al 2 % para el 2018. Los tipos de interés del Banco Central (actualmente del 12,24 %), el mayor de los males brasileños y causa de vergüenza a nivel internacional al ser el más elevado del mundo, tienen previsiones de bajar a una cifra en los próximos años, con la respectiva reducción de la inflación (situada actualmente en el 4,25 %).

Se espera que estos objetivos se alcancen hacia finales de año, pero hay quienes son más optimistas, como la agencia de clasificación de riesgos Moody’s que ha mejorado las perspectivas de nota de crédito de Brasil, pasándola ya de negativa a estable.

Todas estas mejoras no durarán a menos que se vean respaldadas por reformas políticas. El intento de divorcio de la economía de la política no puede durar mucho más ya que las necesarias reformas laborales, de las pensiones y tributarias son imprescindibles para que la recuperación pueda mantenerse y continuar. Deberán colaborar entre ellos, aunque sea únicamente en aras del buen funcionamiento del país.

Brasil se encuentra en una intersección del camino; en el punto de mira del mundo que aguanta la respiración a la espera de ver hacia donde se inclinará la balanza.

18 abril, 2017 | 17:40

Con motivo de la visita de Mariano Rajoy a Brasil y Uruguay, como representante de la Unión Europea, surge la oportunidad de analizar posición de España en la coyuntura mundial actual.

La salida de los Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y su apuesta por el aislamiento internacional, ha creado un gran vacío en el comercio con Latinoamérica. Además de afectar las rígidas relaciones comerciales de esta región con la Unión Europea, ha obligado a buscar nuevas oportunidades mercantiles para mantener su posición como potencia productora del 25 % del PIB mundial. A su vez, la inestabilidad política que sufre la UE con el resurgir de los partidos nacionalistas y populistas ha abierto una oportunidad para que España se incorpore al núcleo de hierro y sirva de embajador europeo en las relaciones con Latinoamérica.

España es uno de los pocos países más grandes de la UE, sin una relevante eurofobia política o social, y que cuenta con una cierta solidez y estabilidad, sin fecha fija de procesos electorales que pudieran suponer una descontinuación del Gobierno actual.

Aún así, esta estabilidad española es relativa. Tras varios intentos de constitución, el Gobierno actual de Mariano Rajoy cuenta con las peores cifras de apoyo en el Congreso de la historia, una minoría gubernamental de 137 diputados de 350, tras dos elecciones, dos intentos de investidura y casi un año de Gobierno en funciones. Debido a la falta de apoyos, la legislación actual se verá marcada por una baja productividad y reformas mínimas y consensuadas.

Desde un punto de vista económico, España sigue enfrentándose a un desempleo muy resistente (20 %) y de larga duración, pero en una coyuntura de crecimiento económico (en torno al 2,5-3 %), que permite su progresiva reducción, con esperanzas de reducirlo hasta un 17 % para el 2017. A pesar del tono positivo, este desempleo se ve agravado por la pobreza asalariada y una creciente inflación del 2 %, afectando a su vez a la demanda interna, pero permitiendo un incremento de la productividad y por tanto de las exportaciones. Desde el lado social, la corrupción política ha situado a España en una de las peores posiciones del índice de Transparencia Internacional y el endeudamiento estatal junto con la recesión demográfica, lleva al cuestionamiento de la viabilidad a largo plazo de los sistemas de pensiones. Pese a que pueda parecer una situación muy negativa, España en vías de crecimiento, ha conseguido estabilizar sus mercados, sanear su sistema bancario y se esfuerza por dejar al margen las tramas políticas con el objetivo de devolver al país su potencial perdido.

Con la recuperación en marcha, este será un tiempo de transición de la inestabilidad anterior, causada por la crisis y la coyuntura política, a una mejora progresiva de la economía y la sociedad, con la esperanza de alcanzar la consolidación de un nuevo sistema constitucional, que reafirme el europeísmo, frene la emergencia de los populismos y recupere los acuerdos internacionales que contribuyan a un mayor crecimiento de la nación.

11 abril, 2017 | 18:10

Latinoamérica, se encuentra en una época de cambio de modelo y era, y se enfrenta a dos principales carencias en cuestión de comercio: la falta de flexibilidad y la carencia de diversificación. Estas carencias han sido expuestas por la desaceleración del boom de las materias primas (2003-2013), que durante años había enmascarado todas las debilidades en los ámbitos económicos, políticos y sociales de la región.

Con el incremento de la demanda de commodities y su necesaria inserción en la nueva economía digital, América Latina deberá evolucionar para incrementar su eficiencia y asegurar su puesto como pieza de interés en el escenario comercial mundial.

Estas transformaciones deberán abordar en primer lugar, la flexibilización ya que Latinoamérica históricamente se ha caracterizado por la burocracia existente en torno al comercio; se han observado algunos cambios en los últimos años con respecto al problema, pero han demostrado ser insuficientes. La transformación de sus procesos favorecerá y agilizará la fluidez del comercio, evitando la constitución de barreras a los intercambios. A su vez, servirá como motor de intercambios con países de la misma región, introduciendo el siguiente paso: la diversificación.

El comercio latinoamericano ha sido dominado por la especialización en productos poco procesados, y de bajo contenido tecnológico. Como palabra de moda, según el CEPAL, busca reducir la monodependencia de la región en un reducido número de mercados y productos, incrementando las posibilidades de expansión de la región.

A su vez, la retirada de los Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), lleva a la aparición de una posición vacante para el liderazgo de los vínculos comerciales con esta zona.

Aún con otros posibles rivales, esto supondría una gran oportunidad para España, que podría erguirse como cabeza de las relaciones comerciales con Latinoamérica, no solo debido a sus vínculos históricos, sino por su afinidad cultural y la gran cantidad de inversiones iberoamericanas de empresas españolas. Con la incertidumbre política que se vive actualmente en Europa, el afianzamiento de un tratado comercial con esta región, colocaría a España en una situación de liderazgo en la UE, causaría una importante revitalización de la economía nacional y mejoraría el posicionamiento español en el mundo.

05 abril, 2017 | 10:29

El mundo actual es uno inmerso en información, en el que todos los individuos pueden leer, comentar y crear contenido en tiempo real. Viven rodeados de datos, sucesos y anuncios hasta el punto de la saturación en su máxima expresión. Esta es la convalecencia del siglo XXI: la infoxicación.

Cada individuo se encuentra dentro de una burbuja informativa creada por sus intereses y contactos personales, que es muy difícil de penetrar. Este problema exige que los organismos y empresas cambien sus métodos de cómo llegar a estos usuarios. Por esto mismo, la figura del digital se ha convertido en una pieza central de la estrategia de comunicación de la empresa. Los digitales deben de buscar nuevas maneras de llegar al usuario, penetrar esa burbuja y hacerles partícipes del proceso de creación. El usuario de hoy en día no quiere un producto en masa donde su opinión no tenga cabida ni valor.

Es para enfrentarse a esta coyuntura que ha surgido el Inbound Marketing, un nuevo tipo de marketing que centra sus esfuerzos en hacer partícipe del proceso al usuario, haciéndole llegar información de calidad, que será de su interés y que será digna de ser compartida en sus círculos, alcanzando así un mayor público. Uno de los factores más importantes de este proceso es tener en cuenta, en todo momento, la necesidad de empowerment del usuario. Es de esta participación del usuario que se consiguen las ventajas competitivas. Una vez comunicadas los mensajes a los usuarios, la escucha activa de sus reacciones permite modificar las estrategias en tiempo real para conseguir los resultados deseados. Este método permite observar el mercado, adaptarse a las tendencias, identificar posibilidades e incluso evitar posibles crisis reputacionales con la detección de problemas desde la raíz.

Para que el Inbound Marketing pueda funcionar es necesario respetar tres claves obvias pero esenciales: es necesario un conocimiento profundo de la demanda que se consigue con una segmentación rigurosa, la información debe ser de calidad y de interés para el segmento, y debe apelar al empowerment del individuo. La empresa debe asegurar la transparencia total con el mercado, posibilitando esta comunicación bilateral con el cliente, y cosechando los beneficios de incluir al usuario en los procesos de la empresa.

16 marzo, 2017 | 13:59

Vivimos en un momento de gran incertidumbre frente al futuro. Los cambios tecnológicos, en consumo, en comportamientos, usos y costumbres… están a la orden del día. Cada vez les es más difícil a las empresas adaptarse a la rapidez de estos cambios y comportarse de manera reactiva hacia ellos. Las empresas tienen que prever que cambios van a ocurrir y ofrecer servicios y productos adaptados a las nuevas tendencias, basándose en una investigación previa, en vez de basarse únicamente en la experiencia y la intuición.

Frente a este dilema surgió una rama de estudio llamada la prospectiva, considerada a día de hoy una disciplina que nos ayuda a estudiar el futuro, predecir tendencias y tratar de influir en él.

Esta disciplina lleva décadas aplicándose en los Estados Unidos, pero su uso en Latinoamérica e Iberia, anteriormente bastante limitado, está en incremento. Se ha convertido en una herramienta facilitadora de ventajas competitivas y de la toma de decisiones a niveles directivos y operativos.

En una etapa de cambios permanentes, es clave para el crecimiento conocer hacia dónde se dirige nuestro entorno competitivo (político, social, económico, de consumo, tecnológico…). Numerosos sectores están viviendo transformaciones que les obligará a redefinir sus objetivos comerciales e, incluso, la estrategia empresarial al completo.

Se puede llevar a cabo un acercamiento a la prospectiva desde tres enfoques: adaptativo, de influencia o proactivo, según el grado de integración que se busque. El primero para adaptar las actuaciones de la empresa a los futuros previstos; el segundo, para tratar de influir en su evolución; y el tercero, activamente creando el futuro deseado.

La mayor resistencia contra la aplicación de la prospectiva en las empresas actuales es la existencia de dos creencias muy arraigadas que frenan su uso: el presentismo- excesiva relevancia a la coyuntura presente y la creencia de que la situación actual, perdurará indefinidamente en el futuro sin grandes alteraciones- y la prioridad táctica- dar prioridad al análisis técnico. Cuando se superan estos dos obstáculos, las organizaciones pueden avanzar hacia la previsión inteligente de escenarios, con un análisis del big data, la anticipación de riesgos regulatorios, la vigilancia tecnológica y otras técnicas de inteligencia competitiva.

El análisis amplio de la situación para analizar el futuro es, cada vez más, clave para alcanzar y mantener el éxito empresarial a medio y largo plazo.

La prospectiva puede parecer una forma muy rebuscada de lograr el objetivo, pero la experiencia también nos dice que los atajos al futuro no suelen funcionar.

Cristóbal Herrera, director del Área de Asuntos Públicos de LLORENTE & CUENCA, España

Jordi Serra del Pino, director de Investigación del Center for Postnormal Policy & Futures Studies, España

 

Marco Antonio Sabino

Marco Antonio Sabino

Socio y presidente

S/A LLORENTE & CUENCA

Alejandro Romero

Alejandro Romero

Socio y CEO

LLORENTE & CUENCA

América Latina

Alejandra Rivas

Alejandra Rivas

Directora General

LLORENTE & CUENCA

Ecuador

​Iban Campo

​Iban Campo

Director general

LLORENTE & CUENCA

República Dominicana

Claudio Ramírez

Claudio Ramírez

Socio y Gerente General

LLORENTE & CUENCA

Chile

Luisa García

Luisa García

Socia y CEO

LLORENTE & CUENCA

Región Andina

Erich de la Fuente

Erich de la Fuente

Socio y Director General

LLORENTE & CUENCA

Estados Unidos

María Esteve

María Esteve

Socia y Directora General

LLORENTE & CUENCA

Colombia

Javier Rosado

Javier Rosado

Socio y Director General

LLORENTE & CUENCA

Panamá

José Antonio Llorente

José Antonio Llorente

Socio Fundador y Presidente

LLORENTE & CUENCA


Juan Carlos Gozzer

Juan Carlos Gozzer

Director General

LLORENTE & CUENCA

Brasil

Juan Rivera

Juan Rivera

Socio y Director General

LLORENTE & CUENCA

México

Daniel Valli

Daniel Valli

Director General de Argentina y Director Senior de Nuevo Negocio

LLORENTE & CUENCA

Cono Sur

Claudio Vallejo

Claudio Vallejo

Director senior del Latam Desk

LLORENTE & CUENCA

España

Pau Solanilla

Pau Solanilla

Director general para Cuba

LLORENTE & CUENCA

España

junio 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]