Sobre el autor

Sébastien (@sebchartier) Emprendedor y experto en corporate finance. Ha trabajado en varias Start-Ups, firmas de capital riesgo y consultoras (IPEN, BusinessAngels.com, Campbell Lutyens, Minerva Capital…). En los últimos 10 años, ha fundado media-docena de compañías, entre ellas CreaCapital, Capital & Corporate, Creaventure, y lanzado varios eventos como CapCorp o Salón MiEmpresa (www.salonmiempresa.com)

Sobre el autor

Candice (@candicelaporte) Especialista en comunicación, marketing & eventos. Ha desarrollado su trayectoria profesional en compañías como EuroRSCG y Publicis y su faceta de emprendedora en firmas como Capital & Corporate y Creaventure. Ha participado en el lanzamiento de numerosos eventos y conferencias en los últimos años (CapCorp, Salón Miempresa, FortyUnder40, Venta Privada sector Lujo…).

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« El Socio Industrial, una alternativa de financiación para los emprendedores | Inicio | Solidaridad: una palabra clave para los emprendedores »

03 diciembre , 2012 | 22 : 07

Echando el cierre…

La palabra “fracaso”, a pesar de haberse puesto de moda desde hace algunos años -hasta tal punto que algunos gurus casi recomiendan a los emprendedores fracasar dado que para ello es el único camino hacia el éxito -será probablemente verdad, es una fase por la cual muchos pasamos, pero de allí a glorificar el fracaso, hay una frontera! ;-))- sigue siendo una de las etapas más duras para cualquiera.

En efecto, renunciar a su meta, a sus pretensiones, a lo que nos motiva para levantarnos cada día, a un sueño que aspirábamos a cumplir, etc., es de lo más difícil. Es más, creo que probablemente sea la decisión más crítica que tiene que tomar un emprendedor.

Personalmente, yo la tuve que tomar hacer algunos años respecto a un negocio de restauración que había montado, y os puedo asegurar que al final, saber cómo y cuándo reconocer que tu proyecto empresarial no ha tenido el éxito esperado, y por lo tanto asumir tus errores y cerrar el grifo (asumiendo enormes pérdidas financieras, desgastes de tiempo, desilusión, etc.) antes de que sea demasiado tarde a nivel personal, es muy difícil. Y si lo es, es porque existen una serie de riesgos más allá que el simple cierre de la empresa. Obviamente, a nivel financiero, te arriesga a arruinarte personalmente (e incluso a acciones de responsabilidad si no lo haces cuando te marca la ley y sigues endeudándote hasta las máximas). Pero en el plan personal, te puedes arriesgar a una situación dramática poniendo en riesgo tu propia familia (desahucio, divorcio, depresión, y un largo etc.). Y creo poder afirmar que ningún negocio merece arriesgarse tanto (hay que encontrar el famoso equilibrio entre el trabajo y la familia/amigos que tanto nos cuesta a los emprendedores).

No me gusta mucho dar consejos, pero creo que algunas recomendaciones que he visto con amigos que tuvieron que liquidar su compañía o sacado de mi experiencia siempre pueden ser útiles a la hora de lanzarte y crecer (asumiendo siempre que podrás algún día tener que cerrar, dado que no hay que olvidar que el 75% de los negocios mueren antes de cumplir 3 años de vida):

-          Endéudate lo menos posible, y si tienes que poner avales, hazlo únicamente con cosas que estás dispuesto a perder (un coche o algunos muebles, pero no tu vivienda personal)

-          No juegues con la administración (retrasarte un trimestre en el pago de la SS.SS. o en el IRPF por un tema de liquidez es aceptable de vez en cuando, pero acostumbrarte a esto y pensar que puedes acumular las deudas es un grave error que tendrás que pagar al final)

-          Contrata a los mejores asesores (fiscales, contables, abogados) para asegurarte de tener todo siempre en orden

-          Ponte objetivos cifrados, intenta cumplirlos, y analiza las desviaciones para poder reaccionar a tiempo

-          Ten siempre claro cuál es tu coste de liquidación e intenta guardar siempre un colchón para indemnizaciones de personal (es mejor reducir a tiempo e intentar darle un giro a la compañía que aguantar con todos hasta el final y llevarte unos cuantos juicios de recuerdo!) y renegociación (es más fácil obtener una quita de una deuda de un proveedor si tienes algo cash que pagarle)

-          No te engañes a ti mismo: aspira a tener una situación real en tu compañía (o sea, que si tu no estuvieras al frente, cuánto costaría meter a otro profesional para sustituirte, ten oficinas (no trabajes desde casa), no pagues de tu bolsillo gastos de la compañía, etc. y así verás realmente si el negocio que construyes es rentable o no).

-          No te enamores emocionalmente de tu compañía (ya sé que es difícil de explicar, dado que también soy el primero en contar que el emprendedor tiene que transmitir sus emociones y vender como un dios, pero en este caso es muy importante pensar que una empresa es solo una herramienta de trabajo, y que si no funciona se puede cerrar y pasar a otra cosa).

-          En estos momentos complicados, sobrevivir es una lucha diaria, y aunque por supuesto tienes que intentar llevar las batallas hasta el final, es de sabios reconocer cuando el enemigo te supera y por lo tanto es mejor reconocer una derrota a tiempo, aceptar las condiciones de la amnistía, que morir por un ideal inútil (esto seguro que algo similar a esta frase habré leído en el Arte de la Guerra de Sun Tzu). 

Por otra parte, antes de cerrar por todo la empresa, asegúrate que no hayas explorado todas las alternativas posibles:

-          El turnaround (o cómo podríamos decir en español, el arte de darle la vuelta a la tortilla). Antes de quedarte sin $, intenta buscar expertos externos en este tipo de situación que podrían ayudarte a estudiar si no existe una vía para re-lanzarte

-          La refinanciación: ¿Estás seguro de haber explorado con tu banco todas las vías posibles de refinanciar tu empresa? ¿E incluso con tus proveedores? Muchas veces es mejor para ellos quitarte parte de la deuda que perderlo todo en una quiebra… Te sorprendería de saber cómo los profesionales de capital riesgo negocian de vez en cuando quitas de hasta el 50-60% de la deuda bancaria solo por el hecho de no quebrar la compañía (claro, tiene que haber un plan de viabilidad detrás!!)

-          Una alianza (o joint-venture): muchos están en tu caso, pasándolo mal también y de vez en cuando una alianza puede ser la solución a vuestros problemas (recorte de gastos, sinergias, etc.).

-          La venta: Por mucho que tu empresa este en mal estado, es muy probable que para alguien tenga interés e incluso valor (por recuperar tu cartera de clientes, por la marca que habías creado, por el equipo que tenías, o incluso por tu crédito fiscal!).

Para ello, déjate tiempo, no esperes el último minuto para empezar negociaciones que durarán en la mayoría de los casos meses (tu tendrás prisa, pero la otra contrapartida no tiene por qué tenerla, y el tiempo correrá en su favor).

Y si no queda más remedio, plantéate echar el cierre de manera organizada antes de que sea demasiado tarde. No pasa nada por “fracasar”, siempre y cuando lo hagas bien. No te lleves decenas de deudas contigo, decenas de empleados, proveedores y clientes insatisfechos por no haber cumplido tu palabra, etc. El mundo es muy pequeño, y es probable que te los vuelvas a encontrar. Nadie te guardará rencor por no haber podido sacar adelante tu empresa, pero si por haberles defraudado.

Tristemente, he visto decenas de amigos perder sus compañías en los últimos 2-3 años, y nos puede pasar a cualquiera en el futuro, pero también he notado la gran diferencia entre los que lo hicieron a tiempo y que han tardado poco en recuperarse y relanzarse (con otro proyecto, o trabajando por cuenta ajena), y los que casi se han arruinado del todo, y todavía sufren del desgaste de la operación, y estarán afectados tanto emocional como financieramente durante mucho tiempo.

Y recuerda, Angry Birds tuvo casi 50 fracasos antes de lanzar su mejor aplicación, piénsalo y no te desanimes nunca, el éxito puede ser el siguiente proyecto, o el siguiente...

 

Comentarios

Bill

Un gran artículo. Aun no he sido empresario pero me lo estoy planteado y esta información no tiene precio para ser consciente de las consecuencias que pudiera haber y como proceder llegado a ese extremo. Gracias. Un gran aporte

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]