Sobre el autor

Sébastien (@sebchartier) Emprendedor y experto en corporate finance. Ha trabajado en varias Start-Ups, firmas de capital riesgo y consultoras (IPEN, BusinessAngels.com, Campbell Lutyens, Minerva Capital…). En los últimos 10 años, ha fundado media-docena de compañías, entre ellas CreaCapital, Capital & Corporate, Creaventure, y lanzado varios eventos como CapCorp o Salón MiEmpresa (www.salonmiempresa.com)

Sobre el autor

Candice (@candicelaporte) Especialista en comunicación, marketing & eventos. Ha desarrollado su trayectoria profesional en compañías como EuroRSCG y Publicis y su faceta de emprendedora en firmas como Capital & Corporate y Creaventure. Ha participado en el lanzamiento de numerosos eventos y conferencias en los últimos años (CapCorp, Salón Miempresa, FortyUnder40, Venta Privada sector Lujo…).

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« enero 2012 | Inicio | marzo 2012 »

“Eres más valiente de lo que crees, más fuerte de lo que pareces y más inteligente de lo que piensas”. Qué mejor forma para arrancar el año que darte cuenta de esto y aplicártelo como filosofía de vida; para que las buenas resoluciones que solemos tomar al inicio de un año nuevo no se queden en meras buenas voluntades y se conviertan en realidad, más aún en el ámbito profesional.

Este pensamiento resume perfectamente la esencia de la VII edición del Salón MiEmpresa, el mayor evento dirigido a emprendedores y pymes, patrocinado por Bankia, que se celebrará los días 16 y 17 de febrero en el Barclaycard Center y que arranca con un nuevo claim: ¡Supérate!

Si los organizadores de esta Salón, donde más de 300 expertos compartirán su know-how en 10 salas de conferencias en paralelo, han elegido justamente esta palabra para esta nueva convocatoria, es porque creen que ya es hora de dejar de pensar en pequeño; de sentirnos acomplejados por nuestros homónimos extranjeros y comenzar a valorar la riqueza de nuestro país y el talento de muchos de sus empresarios, a los que solo les falta, de vez en cuando, un empujón moral para darse cuenta de que tienen que aspirar a más, y que cualquier desafío, meta u objetivo que se plantean puede convertirse en una realidad.

En efecto, tras tantos años siendo un observador privilegiado del ecosistema empresarial español, nos hemos fijado en que seguimos teniendo esta falta de ambición, nos complace ponernos frenos a la hora de pensar a lo grande y atrevernos a soñar y crear líderes capaces de competir con cualquier compañía a nivel mundial y buscamos excusas pensando que no tenemos el ecosistema ni las capacidades adecuadas: que España seguirá siendo un país de autoempleo y microempresas, que aquí no tenemos financiación ni somos Silicon Valley, que  nuestros políticos son unos ineptos que nunca han pasado por una compañía privada y no nos apoyan (aquí no soy yo quien diría lo contrario y no vamos a volver a comentar la famosa “alfombra roja” que nos prometieron hace años y la ineficiencia de la gran mayoría de las medidas adoptadas, pero esto no es un freno real que nos pueda impedir crear empresas sólidas y sobre todo, multinacionales) o que durante mucho tiempo hemos sido considerados el patito feo de la Unión Europea por nuestro nivel de paro o nuestra economía sumergida, etc.

Ya es hora de dejar atrás estas justificaciones baratas. Nos sobran ejemplos que demuestren lo contrario y cuando nos ponemos a la tarea, somos capaces de superar cualquiera de estas barreras, de competir a nivel internacional y ser punteros en muchas tecnologías y de alcanzar todas las metas que nos fijamos. Gozamos de algunas de las mejores universidades y de talento, tenemos la suerte de tener uno de los idiomas más hablados del mundo, nos sobran ejemplos de grandes empresarios e incluso tenemos a un “Amancio Ortega” que llegó a ser el hombre más rico del mundo partiendo de la nada, en menos de 40 años y sin financiación ajena, a base de esfuerzos y estrategia ejemplar.

Entonces, ¿por qué poner frenos a nuestras ambiciones? El 2015 fue testigo de un cambio en el mundo de las “start-ups” españolas: récord de inversión, numerosos casos de éxito de ventas significativas de compañías creadas en la última década y, sobre todo, punto de mira de muchos inversores extranjeros, que por fin se han fijado en nuestro país como uno de los destinos con más potencial para invertir. Detalles que nos llevan a preguntarnos por qué seguimos sin darnos cuenta de que España va a ser capaz dentro de nada de contar también con algunos de estos famosos unicornios (start-ups valoradas en más de 1.000 millones de euros) y de que tú puedes ser el próximo en montarla (¡o cualquier otra gran compañía en el sector tradicional!).  

Si te falta ambición o autoestima, me permitiría aconsejarte leer estos 2 libros que a mí personalmente me han marcado estos últimos años: uno es el “¡Sí, puedes!”, de Alejandro Suárez, y el otro es “Los 88 peldaños del éxito”, de Anxo Pérez que te demostrarán que el mundo de la empresa necesita personas con ímpetu y con ganas de comerse el mundo y que, si sabes aprovechar el potencial que llevas dentro, podrás conseguir tus retos, así que lo mejor será plantearlos ¡a lo grande!

Los sectores están transformándose de manera muy rápida, los modelos de negocios evolucionan, la forma de trabajar está cambiando, los mercados financieros se enfrentan a nuevos retos y la pyme vuelve a tener a su disposición cada vez más formas de financiar sus planes de crecimiento… Así que, ¿a qué esperas para aprovechar todas las oportunidades que tienes hoy para crear las futuras empresas líderes del mañana?

Si todavía tienes dudas, acércate este año al Salón MiEmpresa, donde a base de ejemplos, casos prácticos, conferencias, debates… esperamos que encuentres el empujón para lograr convencerte de que puedes, e incluso debes, soñar y ser cada vez más ambicioso a la hora de definir tu estrategia empresarial. Además de resolver como siempre tus dudas empresariales, inspirarte y desvelarte nuevas tendencias, te demostrarán que muchos lo están consiguiendo y que hay que seguir contagiando el emprendimiento; que con esfuerzo, ingenuo y talento uno puede lograr cualquiera de los propósitos que se fije. Así que no pongas frenos a tus expectativas empresariales en el 2016. Muchos de los ejemplos que verás allí no serán elegidos al azar; encontrarás empresas del sector tradicional, start-ups tecnológicas con un crecimiento vertiginoso, emprendedores que se han atrevido a implantarse fuera desde sus inicios para realizar sus sueños, etc. Todos ellos, ejemplos que tienen el propósito de convencerte de que se puede triunfar sin importar la idea, el sector, el ecosistema en el que te encuentres, ni el dinero con el que cuentes al principio para crear tu compañía.

Te invitamos a superarte en el VII Salón MiEmpresa, donde conocerás todos los contenidos que te inspirarán para crecer de la mano de tu empresa.

¡Te deseamos un feliz año lleno de éxito! 

22 febrero, 2012 | 13:03

Hace unos meses, con motivo de la salida del libro “¿Puedo comprar una empresa?” de Enrique Quemada, Consejero Delegado del grupo ONEtoONE Capital Partners y Presidente de la asociación Crece+, comentábamos que la opción de comprar una empresa como vía de emprendimiento podía ser más barata, más rápida y más segura que crearla.

La semana pasada, tuvimos la oportunidad de escuchar a este gran profesional en el Salón Miempresa, el mayor evento para emprendedores y pymes, donde explicaba las técnicas de negociación en una operación de MBO/MBI, cómo buscar oportunidades de compra, etc.

Para los que se atreven a contemplar esta oportunidad como salida profesional, os dejamos un extracto de la conferencia de Enrique Quemada, donde resumo a la perfección los 10 errores más frecuentes a la hora de comprar una empresa:

  1. Enamorarse de la empresa objetivo
    Te recomiendo que mantengas durante todo el periodo de compra la sangre fría y que crees una distancia emocional frente a la empresa. No te dejes enganchar por el proceso y por el deseo de rematar la operación. Para evitarlo resulta muy útil estudiar varias posibles adquisiciones al mismo tiempo.
  2. Buscar la empresa perfecta
    Todas las empresas tienen fallos y defectos. Lo importante es que compres una en la que tú, por tus capacidades, puedas crear más valor que los antiguos propietarios.
  3. Aceptar el precio que te piden
    Aunque te digan que es un precio firme y definitivo, no te dejes influir.
    Haz propuestas alternativas e inicia el baile de la negociación.
    Si no tiene otro comprador que acepte su precio, entonces entrará en tu baile e irá cediendo hasta alcanzar un acuerdo satisfactorio para ambos.
  4. No hacer un estudio exhaustivo de la empresa
    No te relajes en la due diligence.
    Las grandes bofetadas en compra de empresas vienen por haber estudiado superficialmente la información que te facilitan, por no realizar suficientes preguntas o por quedarse satisfecho con respuestas ambiguas o incompletas.
  5. Entender poco el sector en el que entras
    Aunque conozcas bien la empresa, puede que te estés metiendo en un sector en decadencia, con guerra de precios, capacidad ociosa o una dinámica competitiva que exige inversiones que tú no puedes abordar.
    Resulta fundamental que entiendas la industria en la que entras y sus fuerzas competitivas.
  6. Comprar con prisas
    Evitar caer en las urgencias del vendedor y marca tú el ritmo del proceso.
    Las prisas suelen guardar motivos ocultos.
    Si caes en la dinámica del vendedor no podrás negociar adecuadamente o examinar suficientemente bien la empresa que compras.
  7. Contar con asesores baratos
    Lo barato sale caro.
    En una operación corporativa debes rodearte de buenos asesores, comprometidos, analíticos, exigentes y capaces de detectar inconsistencias y de defender con rigor tus intereses.
  8. No estudiar a tus socios
    Puedes estar tan volcado en estudiar la operación y en levantar fondos que dediques menos tiempo a analizar a aquellos socios con quién la vas a hacer.
    Tan importante como la calidad de la empresa que compras es la de los socios.
    Un socio equivocado te puede amargar una buena compra.
  9. Pagar por el valor que tú vas a crear
    No caigas en la trampa de pagar por el potencial de creación de valor que según el vendedor tendría la empresa si se arreglase esto o aquello. Todo eso es el valor que vas a crear tú.
    Paga al vendedor por lo que vale en ese momento lo que él te vende y deja todo el crecimiento o las mejoras para crear valor para ti.
  10. Las ambigüedades
    Deja claro cuánto tiempo va a quedarse el vendedor, concreta con claridad las formas de pago, qué atribuciones tienes tú como gestor respecto a tus socios, como se va a remunerar tu creación de valor y cierra de manera clara todos aquellos aspectos que sean relevantes en la operación.
    No dejes temas abiertos a interpretación pues se volverán contra ti en el futuro.

 

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]