Sobre el autor

Sébastien (@sebchartier) Emprendedor y experto en corporate finance. Ha trabajado en varias Start-Ups, firmas de capital riesgo y consultoras (IPEN, BusinessAngels.com, Campbell Lutyens, Minerva Capital…). En los últimos 10 años, ha fundado media-docena de compañías, entre ellas CreaCapital, Capital & Corporate, Creaventure, y lanzado varios eventos como CapCorp o Salón MiEmpresa (www.salonmiempresa.com)

Sobre el autor

Candice (@candicelaporte) Especialista en comunicación, marketing & eventos. Ha desarrollado su trayectoria profesional en compañías como EuroRSCG y Publicis y su faceta de emprendedora en firmas como Capital & Corporate y Creaventure. Ha participado en el lanzamiento de numerosos eventos y conferencias en los últimos años (CapCorp, Salón Miempresa, FortyUnder40, Venta Privada sector Lujo…).

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« noviembre 2011 | Inicio | enero 2012 »

El cortoplacismo del inversor queda opuesto al espíritu soñador del emprendedor. Esto último lo pudimos comprobar la semana pasada, en un desayuno organizado por Creaventure y MasterCard España, donde se pudo realizar un following de los proyectos presentados en la pasada edición del concurso Elevator Pitch del Salón MiEmpresa.

Finalizado este encuentro, surgen conclusiones que ayudan a entender por qué es complicado que emprendedores e inversores completen el puzle perfectamente. Por un lado, encontramos una mentalidad soñadora, con ilusión de sacar adelante su proyecto y, por otro,  unas ganas inmensas, no sólo de invertir sino de encontrar proyectos que realmente merezcan la pena. Ambos grupos pusieron en común los errores que, bajo su punto de vista, cometen los otros a la hora de cerrar un acuerdo entre inversores y emprendedores.

Errores del emprendedor desde el punto de vista inversor

Desde el punto de vista del inversor, al emprendedor le falta atar demasiados cabos sueltos en sus proyectos, antes de que pueda levantar su interés para invertir en el proyecto. Los inversores buscan, sobretodo, un proyecto validado, y quién mejor que el mercado para hacerlo. Alcanzar un número de usuarios y ventas, el concepto de monetización del proyecto desde un primer momento y un análisis en profundidad de su capacidad de escalabilidad, son algunos de los pasos que el inversor recomienda al emprendedor antes de iniciar las diferentes rondas de inversión.

El valor de una idea no es tan alto como creen los emprendedores, para un inversor el valor más buscado es la capacidad de ejecución y el talento global del equipo. Aquí reside una de las necesidades que los inversores echan en falta, que todos los integrantes compartan un modo de trabajar, una implicación total y una diversificación que permitan crear un buen equipo.

Los inversores presentes destacaban la existencia de un  gran número de emprendedores más preocupados por su marca personal, que en el fomento de una visión puramente empresarial, que les permita conocer realmente si su proyecto tendrá recorrido y su empresa será realmente rentable.

Errores del inversor desde el punto de vista emprendedor

Por su parte, los emprendedores no dejaron atrás la oportunidad de expresar sus necesidades ante los inversores a la hora de presentarles un proyecto.

Entre las conclusiones expresadas por emprendedores españoles, encontramos una visión cortoplacista sobre los inversores, dado que según expresan buscan una rentabilidad casi inmediata o incluso un exit del proyecto, sin proponerse mantener una financiación a la vez que las compañías crecen en volumen.

Asimismo, echan en falta una generación de “inversores emprendedores” que rescaten su antigua esencia y apuesten por la creación de créditos flexibles y financiación de proyectos, donde prime el crecimiento global frente al beneficio inmediato que comentábamos anteriormente. No menos importante consideran la falta de rondas de inversión más “valientes”, que permitan lanzar sus compañías de forma segura, sin tener que seguir buscando permanentemente financiación.

Los emprendedores destacan como negativo la posición defensiva de algunos inversores frente al camino elegido por los fundadores y en base al contrato firmado tras su aporte de capital, puesto que legalmente puede desvirtuar el proyecto o incluso adueñarse de él.  De la misma forma, expresaron que algunos inversores se preocupan más por disolver la unión con el proyecto para recuperar su inversión que por la aportación de valor a la compañía cuando ésta atraviesa momentos difíciles.

De los errores se aprende

Esta puesta en conocimiento de los fallos de ambos bandos, pretende fomentar la creación de empresas más viables, con capacidad de supervivencia y crecimiento, que permita a su vez generar beneficios a los inversores que un día pusieron su granito de arena para levantar los proyectos.

Como hemos comentado muchas otras veces, de los errores se aprende y esperamos que éstos puedan hacer que algún día congenie la relación entre inversores que aporten algo más que dinero a proyectos emprendedores con visión empresarial y ventas probadas.

 

15 diciembre, 2011 | 16:33

El otro día, estuve tomando una copa con David Bastida, compartiendo puntos de vista sobre el emprendimiento en España y como suele ocurrir en este tipo de conversaciones, surgió el tema del fracaso, del miedo a tomar decisiones arriesgadas debido a la situación actual del mercado, de cómo expandirse internacionalmente, etc. Al final de nuestra conversación, le pedí que me autorizase a compartir su experiencia con los lectores de nuestro blog, dado que su trayectoria está llena de anécdotas que pueden ser muy útiles para cualquier emprendedor.

A título informativo, David Bastida es Serial Entrepreneur (babelia-formacion.com, cuponing.com, yorespondo.com y traducciona.com) y Business Angel (Zacatrus).

Intentaste lanzar una empresa al acabar tus estudios, fracasaste, pasaste a trabajar por cuenta ajena, y de repente volviste a tener el gusanillo de emprender, hasta convertirte en lo que llamamos un “serial entrepreneur”. ¿Nos puedes explicar tu trayectoria y lo que aprendiste de tu primera mala experiencia?

En mi primera experiencia emprendedora tenía 21 años. Estaba cursando 3º de Ciencias Empresariales y un día asistí con un amigo a una conferencia sobre becas para emprendedores. Al concluir la conferencia decidimos presentar un proyecto empresarial al concurso. Nuestro proyecto resultó becado y nos concedieron 4 millones de pesetas de las de 1993 para crear nuestra propia empresa.

Creamos una empresa de Medicina Legal y Laboral. Contábamos con una cantidad económica muy importante para ponerla en marcha y tuvimos la suerte de asociarnos con la empresa líder en el sector desde nuestros inicios. Las bases eran las adecuadas para triunfar pero cometimos muchos errores que hicieron que nuestra parte de la empresa en el transcurso de dos años se la quedara al 100 % el socio industrial.

Con el transcurso del tiempo he podido identificar mis errores y mejorarlos para mis siguientes emprendimientos. He aprendido a valorar al equipo ya que es importante asociarse con la persona más afín profesionalmente para que te complemente en tus carencias y no buscar la afinidad personal. Claramente en mi caso se cumplía la frase:”los buenos negocios hacen buenos amigos, los buenos amigos no suelen hacer buenos negocios”.

Otro error fue comenzar nuestra actividad en un sector que no nos apasionaba como era el sector de la salud laboral. En cualquier emprendimiento es importante tener pasión por la actividad que se está desarrollando.

Por último un gran fallo también fue el no estar 100 % dedicados a nuestro proyecto empresarial ya que los dos socios estábamos en plena carrera universitaria. Es fundamental en cualquier inicio empresarial estar completamente involucrados y centrados en el crecimiento del nuevo proyecto si se quiere alcanzar el éxito

Muchas veces cuesta pasar de ejecutivo a empresario. ¿Cuáles fueron tus motivaciones?

Al terminar mis estudios y después de mi “mala” experiencia emprendedora decidí trabajar por cuenta ajena. Estaba convencido de que emprender no era lo mío. El tiempo diría todo lo contrario.

Mi primera experiencia laboral por cuenta ajena comenzó en una compañía de seguros, como Director de Salud. Aprendí a trabajar muy duro en un sector muy competido. Tuve que trabajar en vacaciones y muchas horas diarias para poder sacar mi trabajo adelante con éxito. En esta experiencia conseguí las bases sólidas necesarias para competir como empresario: el esfuerzo y el sacrificio.

Pero era una empresa en la que no existían muchas posibilidades de crecimiento profesional y estaba rodeado de compañeros sin muchas aspiraciones profesionales. Rápidamente vi que necesitaba un cambio. Mi posición era cómoda a nivel laboral pero para una persona con ilusión es importante salir de ese círculo cuanto antes ya que puede llegar a ser contagioso.

Gracias a un amigo empecé en 1999 a trabajar en una start-up. La situación era totalmente diferente a mi anterior experiencia profesional. Teníamos stock-options (no éramos los dueños pero teníamos una pequeña participación sobre beneficios). Estábamos aprendiendo a trabajar en entornos tecnológicos y probábamos muchas formas de trabajo diferentes cada día ya que teníamos la flexibilidad total que te aporta una start-up. Éramos un gran equipo muy involucrado en el proyecto. Habíamos conseguido romper el círculo vicioso de la comodidad y del conformismo de trabajar por cuenta ajena. A los 2 años nuestra start-up cerró todas las delegaciones europeas salvo la central en Alemania pero fue una gran experiencia que despertó de nuevo mi instinto emprendedor.

Mi última experiencia como ejecutivo fue en una gran empresa de medios en el área on-line. El ambiente interno en la empresa era de gran competitividad individual sin buscar el bien común de la organización. Primaba mucho más el interés individual de cada uno de los empleados que el interés de remar todos juntos por el éxito en nuestro trabajo. Lo mismo sucedía a nivel departamental ya que cada departamento exclusivamente velaba por ni ser salpicado por los errores de los demás sin esforzarse en buscar un objetivo común con el resto de los departamentos. Esta experiencia fue definitiva. Me di cuenta que necesitaba volver a emprender para ser feliz. En esta experiencia conseguí aprender muchas cosas que son importantes para triunfar, como es preocuparse por tener un equipo unido, saber dirigir personas y también trabajé muy duro para aprender muchísimas cosas que no se deben hacer para triunfar cuando trabajas por cuenta propia.

Hoy en día, gestionas con éxito varias empresas. ¿Cómo se consigue?

En mi caso lo he conseguido paso a paso sin apresurarme en ninguna decisión y controlando mucho la tesorería de mis empresas. Otra gran obsesión en mi trabajo es tener muy satisfechos tanto a mis trabajadores como a mis clientes. Nos preocupamos de hacer venta interna, que nuestros trabajadores estén muy motivados, satisfechos y orgullosos de trabajar con nosotros, y de esa forma puedan aportar a nuestros clientes un servicio excepcional

A nivel financiero, con los dividendos generados por Babelia Formación he creado Yorespondo Telesecretariado y con los dividendos de Yorespondo he invertido como Business Angel en Cuponing.com (compra colectiva) y Zacatrus.com (comercio electrónico de juegos de mesa).

También ha sido muy importante para el éxito de mis empresas habernos especializado en un nicho muy concreto de mercado. En Babelia exclusivamente nos dedicamos a la formación en idiomas para empresas con profesores nativos en la modalidad de formación in company y en el caso de Yorespondo, exclusivamente ofrecemos la atención telefónica de llamadas entrantes de autónomos, profesionales liberales y pymes.

Esta especialización nos ha proporcionado poder ofrecer la excelencia de servicio a nuestros clientes, ser referentes en nuestro sector de actividad y sobre todo conocer a la perfección las necesidades de nuestros clientes.

Muchas de tus iniciativas se han limitado al mercado español, hoy en día bastante tocado por la crisis. ¿Lo has notado? ¿Te planteas expandirte fuera?

Cuando haces las cosas bien, te preocupas por ofrecer el mejor servicio a tus clientes, motivas muy bien a tus trabajadores y trabajas más duro que en momentos de bonanza, los periodos de crisis son periodos de oportunidades.

Actualmente en Babelia estamos facturando un 30 % más que en el año 2010 y en Yorespondo seguimos mantenido nuestra cuota de mercado de liderazgo.

La expansión internacional es algo que siempre tenemos presente en Yorespondo y posiblemente comenzaremos nuestra expansión a Reino Unido como primer país en Europa en el año 2012. Pero antes queremos alcanzar en España la posición de liderazgo con 5.000 clientes. Nuestra intención es expandirnos en el momento que seamos muy fuertes en España para poder aplicar en el país destino todo lo aprendido en el mercado español y de esa forma minimizar nuestros riesgos en la expansión internacional.

Hablando de financiación, ¿Cómo ves el mercado actual? ¿Business Angels, Capital Riesgo, Financiación Bancaria… por cuál te decantarías?

Si estamos hablando de una empresa de servicios es muy importante que antes de salir a buscar financiación desarrollemos nuestro producto lo máximo posible intentando conseguir un producto excelente y poder ofrecer a los posibles inversores unas buenas métricas.

La financiación inicial puede ser con fondos propios del emprendedor y de las famosas 3F (family, friends & fools). De esta forma seremos mucho más creíbles ante cualquier banco o inversor ya que hemos sabido arriesgar nuestro propio dinero, involucrar a nuestro entorno más cercano y sobre todo haber creado un proyecto excelente, demostrable numéricamente y no basado en hipótesis.

Posteriormente a nivel personal me decantaría por Business Angels o por Capital Riesgo aunque perseguiría que aporten su know-how y contactos y no solo dinero. Debemos buscar dinero inteligente en nuestra búsqueda de inversores.

¿Algún consejo que transmitir a futuros emprendedores? ¿Qué errores deberían evitar?

Mi principal consejo es que emprendan en el proyecto que realmente crean y sientan, con los socios adecuados y que estén involucrados totalmente en el proyecto. Es fundamental tener pasión por la idea elegida y esa pasión transmitírsela a todos los colaboradores y a todos los clientes. Gracias a esta pasión conseguiremos la excelencia de servicio y ser los mejores en nuestro sector de actividad.

El socio idóneo tiene que ser el que nos complemente a nivel profesional. No sirve de nada asociarse con alguien con el que tenemos una gran afinidad personal si a nivel profesional no nos complementamos.

Y por último, trabajar mucho en cualquier periodo de nuestro negocio. Nuestra empresa tiene que crecer siempre. Si nos empieza a ir bien y nos acomodamos llegará nuestra competencia y nos adelantará. Es importante innovar cada día y no conformarnos con lo conseguido. Una empresa conformista y sin proyecto de futuro termina cerrando.

 

09 diciembre, 2011 | 16:52

Desde nuestro punto de vista, siempre que hablamos de emprendimiento, existen al menos 3 opciones: crear una empresa desde 0, buscar una franquicia para montar, o comprar una compañía existente.

Esta tercera opción es probablemente la que menos se plantean los directivos o parados que se atreven a lanzarse por su cuenta. Desconocimiento, ideas falsas, falta de capital, no saber dónde buscar una empresa target, etc. son las causas más comunes para no plantearse esta posibilidad.

Gracias al último libro de Enrique Quemada, Consejero Delegado del grupo ONEtoONE Capital Partners y Presidente de la asociación Crece+, titulado “¿Puedo comprar una empresa?”, ya no hay excusas que valgan. El autor nos ofrece las claves para todo aquel que quiera adquirir una empresa, ¡incluso gratis!, y explica paso a paso cómo hacerlo.

Cinco millones de parados, una crisis económica mundial y un futuro incierto en el mundo de la empresa no parecen ser los mejores compañeros de viaje para comprar una empresa a día de hoy, pero este experto en M&A cree justamente que es ahora cuando “España precisa de una generación de empresarios -con ambición y formados- que hagan crecer a través de adquisiciones un tejido empresarial que necesita de escala y habilidades de gestión para ganar competitividad internacional”.

Son muchos los profesionales que no se ven lanzando un proyecto empresarial desde cero pero que son conscientes de que -gracias a los años que han estado en puestos de dirección- tienen unos conocimientos, una base de contactos y un saber en gestión empresarial que podrían aprovechar de forma extraordinaria si fuesen capaces de comprarse una empresa más pequeña o incluso igual que aquella en la que trabajan o han trabajado. Es más, el autor advierte que “es más barato, más rápido y más seguro comprar una empresa que crearla”.

En el libro, descubrirás las maneras para conseguir comprar una empresa aunque no tengas ahorros suficientes, te explicarán cómo localizar, evaluar, valorar, financiar, negociar y estructurar la compra de una empresa.

En su conclusión, Enrique Quemada afirma que la clave principal está en ser audaz y confiar en sí mismo. Si hasta ahora la falta de conocimiento podía ser una barrera, con esta obra ya no lo es, así que solo dependerá de ti. ¿Te atreves?

Puedo_comprar



 

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]