Sobre el autor

Sébastien (@sebchartier) Emprendedor y experto en corporate finance. Ha trabajado en varias Start-Ups, firmas de capital riesgo y consultoras (IPEN, BusinessAngels.com, Campbell Lutyens, Minerva Capital…). En los últimos 10 años, ha fundado media-docena de compañías, entre ellas CreaCapital, Capital & Corporate, Creaventure, y lanzado varios eventos como CapCorp o Salón MiEmpresa (www.salonmiempresa.com)

Sobre el autor

Candice (@candicelaporte) Especialista en comunicación, marketing & eventos. Ha desarrollado su trayectoria profesional en compañías como EuroRSCG y Publicis y su faceta de emprendedora en firmas como Capital & Corporate y Creaventure. Ha participado en el lanzamiento de numerosos eventos y conferencias en los últimos años (CapCorp, Salón Miempresa, FortyUnder40, Venta Privada sector Lujo…).

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« octubre 2011 | Inicio | diciembre 2011 »

El cortoplacismo del inversor queda opuesto al espíritu soñador del emprendedor. Esto último lo pudimos comprobar la semana pasada, en un desayuno organizado por Creaventure y MasterCard España, donde se pudo realizar un following de los proyectos presentados en la pasada edición del concurso Elevator Pitch del Salón MiEmpresa.

Finalizado este encuentro, surgen conclusiones que ayudan a entender por qué es complicado que emprendedores e inversores completen el puzle perfectamente. Por un lado, encontramos una mentalidad soñadora, con ilusión de sacar adelante su proyecto y, por otro,  unas ganas inmensas, no sólo de invertir sino de encontrar proyectos que realmente merezcan la pena. Ambos grupos pusieron en común los errores que, bajo su punto de vista, cometen los otros a la hora de cerrar un acuerdo entre inversores y emprendedores.

Errores del emprendedor desde el punto de vista inversor

Desde el punto de vista del inversor, al emprendedor le falta atar demasiados cabos sueltos en sus proyectos, antes de que pueda levantar su interés para invertir en el proyecto. Los inversores buscan, sobretodo, un proyecto validado, y quién mejor que el mercado para hacerlo. Alcanzar un número de usuarios y ventas, el concepto de monetización del proyecto desde un primer momento y un análisis en profundidad de su capacidad de escalabilidad, son algunos de los pasos que el inversor recomienda al emprendedor antes de iniciar las diferentes rondas de inversión.

El valor de una idea no es tan alto como creen los emprendedores, para un inversor el valor más buscado es la capacidad de ejecución y el talento global del equipo. Aquí reside una de las necesidades que los inversores echan en falta, que todos los integrantes compartan un modo de trabajar, una implicación total y una diversificación que permitan crear un buen equipo.

Los inversores presentes destacaban la existencia de un  gran número de emprendedores más preocupados por su marca personal, que en el fomento de una visión puramente empresarial, que les permita conocer realmente si su proyecto tendrá recorrido y su empresa será realmente rentable.

Errores del inversor desde el punto de vista emprendedor

Por su parte, los emprendedores no dejaron atrás la oportunidad de expresar sus necesidades ante los inversores a la hora de presentarles un proyecto.

Entre las conclusiones expresadas por emprendedores españoles, encontramos una visión cortoplacista sobre los inversores, dado que según expresan buscan una rentabilidad casi inmediata o incluso un exit del proyecto, sin proponerse mantener una financiación a la vez que las compañías crecen en volumen.

Asimismo, echan en falta una generación de “inversores emprendedores” que rescaten su antigua esencia y apuesten por la creación de créditos flexibles y financiación de proyectos, donde prime el crecimiento global frente al beneficio inmediato que comentábamos anteriormente. No menos importante consideran la falta de rondas de inversión más “valientes”, que permitan lanzar sus compañías de forma segura, sin tener que seguir buscando permanentemente financiación.

Los emprendedores destacan como negativo la posición defensiva de algunos inversores frente al camino elegido por los fundadores y en base al contrato firmado tras su aporte de capital, puesto que legalmente puede desvirtuar el proyecto o incluso adueñarse de él.  De la misma forma, expresaron que algunos inversores se preocupan más por disolver la unión con el proyecto para recuperar su inversión que por la aportación de valor a la compañía cuando ésta atraviesa momentos difíciles.

De los errores se aprende

Esta puesta en conocimiento de los fallos de ambos bandos, pretende fomentar la creación de empresas más viables, con capacidad de supervivencia y crecimiento, que permita a su vez generar beneficios a los inversores que un día pusieron su granito de arena para levantar los proyectos.

Como hemos comentado muchas otras veces, de los errores se aprende y esperamos que éstos puedan hacer que algún día congenie la relación entre inversores que aporten algo más que dinero a proyectos emprendedores con visión empresarial y ventas probadas.

 

29 noviembre, 2011 | 00:06

Cada vez que voy al aeropuerto de Barajas tengo el mismo sentamiento de pena, ya no se escucha como antaño los mensajes de última llamada para cada uno de los vuelos que partían de la ya desfasada T2, ahora solo se escuchan en las proximidades de la puerta de embarque, pero lo que cada vez me he acostumbrado a ver más y más, es la imagen seria y dura del que lleva gravada en su cara, su última llamada.

Viajeros de compañías de bajo coste, acostumbrados a estar estos últimos años siempre mirando el bajo coste en cada uno de sus pasos, sin un futuro claro y que ahora en la T4 de cada ciudad española ven la salida al exterior como una última llamada al éxito, o al menos a un sueldo más o menos digno, por desgracia muy lejos de nuestro país, una última llamada acompañada de su portátil, su tableta, su Smartphone y una mochila llena de vacío.

Pasan por delante de mí con el folleto de su tercer master, esta vez ya en una universidad inglesa o americana, de gran reputación que terminará con consumir los últimos recursos de la cuenta bancaria familiar, pero que en pocos meses, nunca años, conseguirá recuperar y multiplicar por diez, olvidando todas las penurias pasadas.

Es la última llamada para su vuelo, un vuelo que les permitirá dominar un nuevo idioma, conocer quien quizá comparta el resto de su vida, aprender mil y una estrategias de un mundo sin fronteras. Un vuelo donde el único billete impreso es de ida, pero no hay retorno, un viaje al que le ha conducido una cadena invisible de acontecimientos.

En poco tiempo cambiamos de año, estaremos ya en el 2012, un excelente momento para cortar con este goteo incesante de talento, aún no formado, pero talento.

En los tiempos de crisis que vivimos, debemos de ser conscientes de cómo estamos exportando nuestro futuro, más allá de nuestras fronteras, años de inversión en educación para que ahora los rentabilicen empresas instaladas en el extranjero, con la única razón de una nómina pagada a final de mes.

Todos y cada uno de nosotros debemos pensar si estamos haciendo el esfuerzo necesario para detener esta sangría, acabar con un nuevo éxodo que dispersa a nuestros jóvenes por una gran parte del mundo, que nos priva de su conocimiento, de su futuro y de su presente. Una fuga de cerebros, de talento, de forma lenta pero imparable, una fuga que cada día se alimenta más y más con la llamada de su último vuelo.

Cada última llamada es un tremendo error, que ya estamos pagando muy caro.

 

21 noviembre, 2011 | 14:23

Hace unos días, nos invitaron a la presentación del segundo libro publicado por Iniciador, una comunidad de emprendedores tecnológicos, que llega justo un año tras la publicación de su primera obra: “Consejos de Inversores a Iniciadores”.

El nuevo libro se titula “Consejos de Emprendedores a Iniciadores”, y en ello han participado de manera altruista unos cuantos emprendedores de éxito, entre los que figuran: Agustín Cuenca (ASPgems), Álvaro Cuesta (AjeMadrid), Carlos Blanco (Grupo ITNet), Carlos Barrabés (Barrabes), (Carlota Mateos (Rusticae), Catalina Hoffman (Vitalia), Didac Lee (Inspirit), Diego Ballesteros (SinDelantal.com), Enrique Dubois (Mola.com), Elena Gómez (Adigital), Elisa Reina (Petuky.com), Gustavo García Brusilovsky (BuyVip), Ismael Muñoz (Red Natura 2000), Jesús Alonso (restaurantes.com), Jesús Encinar (Idealista), Jimena LLopis (Uplaya.com), Jordi Collell y Par García-Milá (eyeOS), José Cerdán (Acens), Juan Luis Polo (Territorio Creativo), Marta Esteve (Rentalia y TopRural), Max Oliva (Hub Madrid), Rafael Jiménez (Desmark), Ricardo Gallí (Menéame), Ricardo Lop (Aceros de Hispania), Sebastián Muriel (Tuenti), Xavier Verdaguer (Innovalley).

Os recomendamos la lectura de este libro, que se puede descargar en Bubok, y donde podrás encontrar una mina de consejos valientes a la hora de sacar adelante tu compañía. Estos consejos son frutos de muchos años de experiencia, que comparten estos grandes profesionales. Para motivarte, te adelantamos algunos de los más importantes que se pueden sacar del libro: 

  • Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes tienes razón: A la hora de emprender el convencimiento personal es lo más relevante.
  • Para ser un buen emprendedor has de ser buen comunicador y vendedor. Tú eres el relaciones públicas de la empresa.
  • El pacto de socios es fundamental para aclarar posturas desde el principio y evitar problemas futuros.
  • La comunicación es una herramienta fundamental para que cualquier proyecto pueda tener éxito.
  • Networking, arma de creación masiva de valor para el emprendedor: nada será ni parecido al valor inconmensurable que aportan las personas y en cualquier momento se te puede cruzar alguna que será un punto clave en tu proyecto.
  • La gestión del error es bastante compleja, lo que debemos hacer es utilizarlo como fuente de aprendizaje y no enfocarlo como un fracaso.
  • La pasión: Tu proyecto ha de ilusionarte tanto que sea tu vida.
  • Busca el efecto WOW: Centra toda tu atención en ser útil, solucionar un problema y dar algo más. Consigue que los usuarios hablen de ti sin invertir en publicidad.
  • La necesidad más grande del emprendedor, por encima de la idea, del equipo y de la financiación, radica en no sentirse el único loco que quiere transformar esa idea en proyecto y ese proyecto en empresa, en realidad.
  • El componente imprescindible en toda start-up es la perseverancia, cuanto más se intente mayores posibilidades de ganar.
  • Que te mueva la pasión: Si tu proyecto o start-up aporta algo diferente a la sociedad, ayuda a otras personas o hace que el mundo sea un poco mejor, ya tienes justificaciones mas que suficientes para apasionarte.
  • Lo importante de implementar una buena idea: Si tenemos una gran idea pero no trabajamos duro en su implementación al final no tendremos nada. Tenemos que sacarla adelante.
  • Hay que soñar y luchar por los sueños arriesgando sin miedo al fracaso. Hay que trabajar duro pero también hay que pasarlo bien. “Work Hard, Play Harder!”
  • Emprender es siempre una apuesta ganadora, si te sale bien vas a convertir tu sueño en realidad, si te sale mal quedarás con un gran bagaje de conocimiento con todo lo aprendido.
  • Las métricas del modelo de negocio lo son todo, esppecialente al comenzar. Hay que comprender el flujo de datos, ratios de conversión, etc. para lograr que un negocio funcione.

Iniciador celebrará el próximo 1 de diciembre de 2011 en Madrid su segundo congreso bajo el titulo “Aquí Emprendemos”.

 

15 noviembre, 2011 | 13:04

Ayer, leyendo un artículo en El Confidencial que firmaba Iñaki Ortega (Gerente de Madrid Emprende), junto con un grupo de emprendedores, que defienden la necesidad de crear un plan para el fomento del emprendimiento y la creación de nuevas empresas, (un auténtico “Start-up Spain” bajo el lema España Emprende), me impactó un dato:

Según los trabajos del investigador del MIT D. Birch, y contrariamente a lo que la mayoría cree (y sobre todo nuestros políticos que siguen subvencionando a fondo perdido grandes compañías que ya no son competitivas o que pertenecen a industrias en pleno declive), no eran las grandes corporaciones las que más impulsaban el empleo, sino las empresas incipientes. Hasta aquí, no podía estar más de acuerdo, ya que siempre he defendido que somos las pymes el motor real de la economía española. Dicho esto, la cifra a la que llegó la conclusión de este experto es abrumadora: Según sus investigaciones, el 80% de los puestos de trabajo creados en la última década debían atribuirse a Pymes que no alcanzaban los 4 años de antigüedad. O sea, 4 de cada 5 puestos son creados por puras start-ups!!

Este dato me hizo reflexionar…  algo va mal en nuestro mercado. De la misma manera que existe una paradoja en el mundo del capital riesgo: los emprendedores se quejan de que no hay capital riesgo en España, y los gestores de fondos, que les sobra el dinero, que no encuentran buenos proyectos en los que invertir...; lo mismo pasa en la búsqueda de trabajo

¿Cómo es posible que por un lado haya más de 5 millones de parados en nuestro país, y que por otra parte las pymes se quejen de lo difícil que es encontrar buenos profesionales?. Mirando un poco mis tweets del último trimestre, me estoy dando cuenta de que cada mes retwitteo 4-5 anuncios de amigos que están buscando profesionales para sus start-ups, de gente que se queja de haber puesto anuncios y que apenas reciben 15-20 CVs, o de no encontrar el perfil adecuado, etc.

Y de repente, pienso en mi caso particular y hago la cuenta: a lo largo de los últimos 12 años, habré fomentado unos 50 puestos de trabajo en las distintas empresas que he creado, y sin embargo, mirando en mi carpeta de mail de CVs recibidos por candidatura espontanea, me doy cuenta de que he recibido a lo largo de los últimos 3 años (desgraciadamente, he limpiado mi ordenador hace poco con lo cual no puedo tener una estadística más fiable ;-)), sólo me han mandado una treintena de CVs. O sea, ¡alrededor de 1 al mes! Parte de culpa tendremos por nunca haber publicado un anuncio, pero sin embargo, han pasado ya casi 7 profesionales por nuestra microempresa, y algo de ruido hemos hecho: nuestro evento congrega cada año a más de 10.000 profesionales, y solemos tener un centenar de artículos sobre la empresa al año!! 

Lo repito… algo va mal!! Creo que es hora de que los profesionales en paro cambien el “chip”… No van a conseguir trabajo mandado sus CVs a grupos como Telefónica, Seat o Arcelor. Sin embargo, existen un montón de start-ups y pymes que no paran de reclutar profesionales (TopRural, SinDelantal, Sage, Womenalia... para citar algunas que he retwitteado en las últimas semanas). Deberían preocuparse por mirar un poco más donde están invirtiendo las últimas incubadoras, aceleradoras, fondos de capital riesgo que se han incorporado al mercado (ejemplo: Cabiedes & Partners, VitaminaK, Mola, Wayra… y más antiguas como DAD, Grupo ITnet, Intercom, Inspirit, etc.) y business angels. Allí está el empleo, y aunque muchas tienen componente tecnológico, buscan profesionales de todo tipo. Asimismo, deberían acudir a eventos organizados por emprendedores y pymes, dado que allí probablemente está su futuro empleador. Como prueba de fe, acabo de reclutar ayer a una gran profesional que estaba en paro desde hace unos meses, y que conocí precisamente hace 8 semanas en un Iniciador, un evento para emprendedores, y que se acercó para hablar conmigo, y que volvió a insistirme hace unas semanas en otro evento organizado por la AJE (Asociación de Jóvenes Empresarios)!! Y para más anécdota, los últimos 2 fichajes que hice anteriormente fueron personas que se acercaron a mí en el propio Salón Miempresa, que les gustó como estaba organizando, y dándome ideas para mejorarlo, acabaron en la empresa!!

Así que ¡¡suerte!!, a pesar de la crisis que estamos viviendo, hay un montón de pymes dispuestas a reclutar grandes talentos…

 

04 noviembre, 2011 | 11:29

En empresa estamos acostumbrados a grandes números, en inversiones, en objetivos, pocas veces en resultados, pero siempre trabajamos rodeados de magnitudes que para muchos son difíciles de ver o entender.

Una start-up que debe levantar diez millones de euros, parece misión imposible, pero si el proyecto lo merece y el equipo gestor lo vale, se consigue levantar con tiempo y mucho esfuerzo, pero se consigue finalmente.

Son magnitudes con las que nos movemos con cierta agilidad, pero el problema viene cuando la influencia de otras grandes magnitudes, no nos permiten levanta la cabeza con orgullo.

5 millones de parados con una tasa del 21%, se hace cada día más insostenible y la sociedad espera, anhela una solución para empezar a ver como entre todos somos capaces de generar puestos de trabajo. Hacer que estos grandes números sean pasado es cosa de todos.

En plena crisis económica y con un mercado laboral que se deteriora día a día, la mitad de los parados cobra alguna prestación económica. 2,5 millones de parados no reciben ningún tipo de ayuda, lo que le lleva irremediablemente a un aumento de la exclusión social, cerrando las pocas puertas que aún se mantenían abiertas, y que les podría permitir encontrar un empleo digno.

Desde esta ventana abierta vuelvo a pedir a todas las administraciones, actores sociales, empresas, emprendedores y autónomos a no desfallecer y buscar las medidas que permitan crear en los próximos años, empresas e iniciativas que activen nuestro mayor potencial, la capacidad de crear, de innovar, de adaptar e incluso de inventar las necesidades de una sociedad global.

Soy consciente que en el tiempo que me ha llevado escribir este post, se han perdido cerca de 100 puestos de trabajo, en el tiempo que has tardado en leerlo, posiblemente 5 personas, como tú y como yo, acaban de caer en las terribles garras del inem.

Cambiar esta tendencia está en nuestras manos, yo cada día que me levanto, trabajo por conseguirlo.

¡Emprendemos!

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]