Sobre el autor

Paz Álvarez, licenciada en Periodismo y ha desarrollado toda su carrera en medios escritos. Ha trabajado en la agencia de noticias Radial Press, en G y J y ‘El País’. Desde 1997 trabaja en ‘Cinco Días’, donde coordina el suplemento 'Directivos, Formación y Empleo'.

Categorías

noviembre 2013

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Archivos

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« Locos por lo orgánico | Inicio | Cinco vinos españoles reciben el Bacchus de Oro »

18 febrero , 2013 | 20 : 49

¿Se acabó fotografiar los platos?

Confieso que hago fotos a los platos. Y más desde que tengo smartphone, cuenta en Instagram y le doy a las redes sociales para compartir con el resto de la humanidad el último plato que me voy a comer. Y solo en una ocasión me lo han prohibido. Fue hace unos meses en el restaurante Blue Hill Farm de Nueva York, cuando saqué el teléfono móvil para fotografiar uno de los platos del menú orgánico, y muy amablemente un camarero me invitó a no disparar porque el flash, argumentó, podía molestar al resto de los clientes. Sin rechistar, guardé el teléfono y me quedé con las ganas.

Es en Nueva York donde ha surgido una corriente de cocineros en pie de guerra contra la moda de hacer fotos a los platos. El chef  David Bouley se niega a que las cámaras sean un utensilio más de la cubertería de su restaurante: Según denuncia en The New York Times el asunto lleva trazas de convertirse en un circo y no está dispuesto a formar parte de él.

Bouley
David Bouley

También ha alzado la voz y ha prohibido terminantemente hacer fotos de sus platos David Chang, el cocinero de Momofuku. Me alegro que lo haya hecho ahora. En mi teléfono está guardada la foto de su contundente pero delicioso pork buns (sándwich de tocino).    

 

        Th_675e4bf9d4af2286d1db16ee52fc4ca2_photo2          
        David Chang (Momofuku)

        Pork Buns
        Pork buns (Momofuku)

El temor es que como sucede con todo, la moda llegue a España y aquí nos prohíban retratar todo aquello que nos zampamos. Aunque ya hay cocineros (con alguna estrella Michelin) a los que no les hace ni pizca de gracia que les fotografíen sus platos. ¿Sucederá aquí lo mismo?

 

Comentarios

menuda chorrada esa de sacar fotos a los platos, otro snobismo más

La cosa está fatal. Fíjate que esta misma mañana Manolo y Antonia, afamados propietarios del Bar Celona, no me han dejado fotografiar el bocadillo de mortadela y el carajillo que me estaba pimplando.
Y esta gente hizo un ERE hace poco. Menudo ojo.

Abundando en la abundancia... Hay que ser idiota para hacerle una foto a tú plato y colgarlo en internet. Afortunadamente la moda solo se refiere a alimentos en transito de entrada, y no de salida, pero todo se andará.

Abundando en la abundancia... Hay que ser idiota para hacerle una foto a tú plato y colgarlo en internet. Afortunadamente la moda solo se refiere a alimentos en transito de entrada, y no de salida, pero todo se andará.

Sin ir mas lejos en Diverxo no te dejan fotografiar platos...

A todos nos asaltan dudas cuando vemos la carta de un restaurante. ¿Qué ingredientes llevará este plato?, ¿me gustará esa salsa?, ¿cómo habrán cocinado esta receta de estrambótico enunciado? Interrogantes que una veces se encargan de despejar los camareros y otras quedan flotando en el aire. Al leer una carta encontramos una lista de platos y precios, normalmente sólo en castellano, sin una descripción de los ingredientes que contiene, y sin tan siquiera una fotografía. Pensando en esas carencias, la empresa cacereña Nubelia Solutions ha creado iTag, una aplicación móvil basada en códigos de realidad aumentada que pretende resolver una necesidad habitual en la hostelería.
Acercando el móvil al código QR, uno de esos cuadraditos negros sobre fondo blanco, los clientes verán en sus dispositivos toda la información acerca del menú, disponible hasta en nueve idiomas. Un gesto que será frecuente en los restaurantes extremeños cuando el proyecto se implante en los establecimientos gracias a una serie de acuerdos en marcha.
Las personas celíacas o con algún tipo de alergia entienden perfectamente la necesidad que cubre este invento. De hecho, no es extraño ver a un cliente preguntar a un camarero si determinado plato lleva tal o cual ingrediente, con la consiguiente pérdida de tiempo para el personal.
Y lo mismo sucede con los turistas. Los viajes son una fuente inagotable de malos entendidos gastronómicos. Precisamente en un viaje nació iTag. «Estábamos en Italia y pedimos un plato que nos gustó por el nombre y al final resultó ser algo muy diferente. Entonces vimos que los restaurantes estaban haciendo las cosas igual que hace 40 años», explica Fernando Sánchez Figueroa, responsable de Nubelia Solutions, un profesional de las nuevas tecnologías a quien precede un impresionante currículum: premio extraordinario al mejor expediente académico de su promoción; premio extraordinario de doctorado; y primer doctor en Informática por la UEx. Con él trabaja Miguel Ángel Preciado, estudiante de Ingeniería en Informática con amplia experiencia en diseño y creación de soluciones tecnológicas innovadoras.
Ambos han desarrollado esta aplicación de fácil manejo que ha resultado finalista en la categoría de Mejor Idea de Negocio de los Premios Navegantes de HOY. Además de ofrecer información pormenorizada que no cabe en la carta, los hosteleros pueden conocer las valoraciones de sus clientes a través de una comunicación de doble sentido.

La verdad es que es una falta de educación brutal a parte de ostentoso y paleto
saludos

La verdad es que es una falta de educación brutal a parte de ostentoso y paleto
saludos

totalmente de acuerdo la verdad, como no puede ser de otra manera...jiji

totalmente de acuerdo la verdad, como no puede ser de otra manera...jiji

Yo antes hacía fotos a la foto del bigmac en el afamado restaurante
Étnico escocés McDonalds, pero me lo prohibieron porque no querían frikis en su local.

Estoy de acuerdo en que no te dejen fotografiar los platos, pero es verdad que se debe de tener en cuenta el tipo de bar/restaurante

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341c760153ef017d412465a9970c

Listed below are links to weblogs that reference ¿Se acabó fotografiar los platos? :

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]