Sobre el autor

Jaime Castelló es profesor del Departamento de Dirección de Marketing de ESADE Business School y Director Asociado del Executive MBA de ESADE en Madrid.

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« agosto 2009 | Inicio | octubre 2009 »

23 septiembre, 2009 | 17:25

"He tenido éxito porque he fracasado"

Así es como ha empezado su charla de esta tarde Walter Elliott, en el curso sobre estrategia que están cursando los alumnos del Executive MBA de ESADE en Madrid, "deslocalizados" en la Ashridge Business School, en la hermosa campiña inglesa.

Walter es un tipo muy interesante, con una larga historia de éxitos a sus anchas espaldas, desde sus modestos orígenes en una granja en Pennsylvania (EEUU) hasta las plantas más altas de los más grandes bancos de inversión. Y todo lo ha conseguido fracasando.

"Los fracasos son lo que te pasa en tu camino hacia el éxito"

Estas palabras de Walter me han hecho pensar en cómo estamos pensando ahora (crisis, recesión, etc.) sobre los fracasos y sobre los riesgos. Y tal vez algo de lo que nos esté pasando ahora es que no nos arriesgamos lo suficiente, ni lo suficientemente bien.

Un estudio realizado en Alemania en 2005 demostró que las personas que toman riesgos por encima de la media eran más felices en su vida. Y otro estudio similar conducido en Canadá y los Estados Unidos apunta que los directivos que toman más riesgos son los más exitosos. Estos estudios parecen indicar que existe una especie de distribución normal del riesgo, en la cual los "tímidos" por un lado y los "locos" por el otro, se están perdiendo lo mejor de la vida y de los negocios.

Al respecto del riesgo, ha salido hace poco un librito muy interesante, que habla de como vivir algo más peligrosamente ... sin perder la cabeza o la vida. El libro se llama "Absinthe and Flamethrowers: Projects and Ruminations on the Art of LIving Dangerously" y el autor es el articulista en Wired William Gurstelle. En él se dan instrucciones detalladas de cómo hacer pequeñas locuras, como un lanzallamas casero, lanzar cuchillos o fabricar pólvora. Y todo ello, con un margen de seguridad suficiente para que el libro pueda ser recomendado de alguna manera distinta que en las últimas voluntades de los lectores.

¿No sería estupendo que usáramos este libro en las escuelas de negocios (haciéndoles construir un cohete o aprendiendo a manejar un látigo)? Tal vez así conseguiríamos directivos más osados y menos aversos al riesgo, dispuestos a fracasar ... y a triunfar haciéndolo.

17 septiembre, 2009 | 10:44

Para cambiar un poco el tono algo académico y controvertido de los últimos post, me apetecía compartir con vosotros algo de lo que más me ha divertido y llamado la atención estos días.

Ayer, mientras sudaba encima del rodillo (algo así como una bicicleta estática), escuché el último podcast de "The Hopkinson Report", el podcast de marketing de Wired. En este episodio Jim Hopkinson entrevista a Jason Sadler, el creador y cerebro de iwearyourshirt.com, un nuevo servicio en el que este muchacho (como diría mi abuela) de 27 años, cobra desde 1 dólar (tarifa para el 01/01/09, que se incrementa en 1 dólar cada día del año, con lo que el 31/12/09 vale 365 dólares) por llevar una camiseta con lo que tu quieras durante todo el día. Por este precio, Jason lanza tu camiseta al universo electrónico, y se compromete a (sacado de su web): "Daily Video on YouTube & Ustream.tv, Daily Photos on the blog & Flickr, Daily Posts on the blog & Twitter, Calendar (You/Your Company's Logo & Website). All of these with me wearing your shirt and information about you, your company and/or your product." Como veréis, un repertorio completo de lo que se está moviendo en el mundo 2.0. ¿Y cuáles son las credenciales del amigo Jason?. No están mal: 17.863 seguidores en Twitter, 2.123 amigos en Facebook, 1.017 fotos en Flickr y 267 vídeos en YouTube, vistos 3.200 veces. Por si estáis interesados, para el 2010 los precios empiezan en 2 dólares (para el 01/01/2010) y se incrementan de 2 e 2 dólares ... y ya tiene vendido hasta mediados de Junio. Y el incremento en precios es porque ahora serán dos muchachos llevando camisetas, uno en la costa este (el amigo Jason) y su colega Evan White en la costa oeste (LA, como no).

Da que pensar como modelo de negocio, esto es la comunicación "coste cero" (o muy poco), con inversión casi cero (una cámara Flip Mino HD y un Mac, según Jason) y efectividad ... bueno, esto está por ver.

La segunda historia que he estado siguiendo estos días, tiene que ver con el mundo del automóvil, que estos días (empieza hoy) celebra el International Motor Show en Frankfurt. Una de las marcas que exponen allí es Tesla Motors, el fabricante del Roadster Sport, un deportivo, 100% eléctrico, que acelera de 0 a 100 en ... 3,9 segundos (un Porsche 911 Turbo lo hace en unos 3,4 segundos). En su campaña de lanzamiento del Roadster, Tesla ha estado ofreciendo probar el coche a conocidos articulistas, que invariablemente han contado maravillas de este modelo ... y a veces algo más. Este ha sido el caso del columnista del Mail Online (versión web del Daily Mail Británico) James Martin, que además de felicitarse por la aceleración y el confort del coche, también contaba como lo había usado para aterrorizar a un grupo de ciclistas (a los que "odia" y describe como "culos de lycra" y "bebedores de infusiones") en las carreteras cercanas a su casa, en la campiña británica. En segundos, la "Twittesfera" se llenó de protestas contra el artículo ... y contra Tesla. La reacción de Tesla no se ha hecho esperar, y las primeras declaraciones de la responsable de RRPP, Rachel Konrad, ya en Frankfurt, han sido para desaprobar el artículo de Mr. Martin y declararse ella misma una ciclista habitual, como muchos de los conductores del Roadster, un vehículo que se vende entre otras cosas (ser el coche de Leo Di Caprio y de George Clooney ayuda), por ser el más "verde" del mercado.

Todo esto me hace pensar en el dinero invertido en la feria de Frankfurt, y su repercusión, y el "no invertido" en Twitter ... y sus repercusiones.

Vivimos tiempos interesantes, de eso no hay duda.

11 septiembre, 2009 | 17:31

Como el post anterior "Un modelo de negocio Web 2.0" ha levantado tantos comentarios ... y tan buenos (incluso de otros blogs como elblogsalmon), me ha parecido oportuno continuar el debate en un nuevo post, este sobre el "otro lado" de los nuevos negocios en internet (voy a prescindir del "palabro" 2.0 esta vez, haciendo caso al oportuno comentario de Eva Moreno), el lado de los ingresos.

En muchos comentarios habéis citado el estupendo último libro de Chris Anderson "Free. The Future of a Radical Price". Yo me lo compré en Junio en un viaje a Paris de muy grato recuerdo, y todavía podéis conseguirlo "for free" como e-book y en inglés en la web thisbookisfree.co.uk (sólo hasta el 14/09), o escucharlo como audiobook desde Wired, en la página del artículo inicial de Anderson (también tenéis allí un vídeo y más contenido "extra").

El concepto provocador de "los costes ya no importan tanto" se entiende mejor (o es todavía más sorprendente, vosotros elegís) cuando desde el otro lado "el precio tampoco importa ya tanto" porque este tiende a cero. Y esta es la tesis esencial de Anderson.

¿Cómo puede ser que las cosas (las de internet principalmente) valgan cero o prácticamente nada? Anderson habla de cuatro "modelos de negocio", el primero sería el de la "muestra gratuita", y es bastante menos innovador (Anderson cita a Gillette como el inventor de la muestra gratuita, en los primeros años 1900). El segundo sería el de un "mercado a tres" (como el de los periódicos gratuitos, en los que los anunciantes hacen que le salga gratis al lector), y este es el que parece que muchos tenemos todavía en mente cuando pensamos en internet.

Para mí los más interesantes son los dos últimos.

El tercero, siempre según Anderson es el que él llama "Freemium" (aunque creo que el nombre lo utilizó por primera vez Fred Wilson en su blog A VC), que consiste en una versión gratuita "básica", que permite acceder al producto o servicio, y luego una versión de pago "premium", cuyo precio hace que funcione toda la propuesta de valor.

Un ejemplo es la aplicación Evernote. En una reciente entrevista en el NY Times, Phil Libin, el CEO de Evernote explicaba el funcionamiento de su negocio con las siguientes cifras. La idea clave es que los usuarios, cuanto más usan el servicio más probabilidades tienen de pagar por él. Según Libin, la tasa de conversión es de un 0,5% el primer mes y de un 4% después del primer año, y espera que este número llegue hasta un 22% con el tiempo. En Julio pasado, los ingresos de Evernote por pago de usuarios fueron de apenas 79.000$ (no tiene en cuenta los ingresos por publicidad en la versión gratuita, que usa el "modelo dos"), y esperan llegar a generar beneficios en Enero 2011 ¿Cómo? Además de por incremento de ingresos, a medida que más personas usamos la versión "gratuita", también porque según Libin, el coste por usuario, que al principio era de 50 centavos al mes por usuario, ha caído hasta los 9 centavos al mes por usuario, y espera que siga cayendo más (el efecto de bajada de costes al que me refería en el post anterior).

El cuarto modelo, el que más me fascina, y al que se refería en parte Oriol Ros en su comentario a mi post precedente, es el de los mercados no monetarios. El modelo aquí consistiría en que un blogger o un diseñador o un programador ofrece "gratis total" su propuesta de valor, y a cambio recibe valores no monetarios: reputación, agradecimientos, felicitaciones, prestigio, realización personal, ... que tal vez luego pueda "monetizar" (la reputación te puede servir para dar conferencias, que luego cobras) ... o no. Imaginad una red, un sistema, lo suficientemente grande como para que todos encontremos nuestras necesidades cubiertas, porque todos hacemos lo que nos apasiona, y nos lo intercambiamos libremente.

Y es este modelo el que más me desconcierta, y más rompedor me parece, ya que funciona fuera del modelo de capitalismo monetario en el que hemos vivido hasta ahora. Anderson lo equipara con las utopías anarquistas y comunitarias de principios del SXX, y por seguir con su reflexión algo "milenarista", parece que hoy en día es lo más distinto a un modelo económico como el que tenemos. La pregunta que nos hacemos todos es ¿será una alternativa viable?

03 septiembre, 2009 | 18:55

Con la reciente venta de Skype por parte de eBay, todos hemos vuelto a preguntarnos ¿Cómo sobreviven negocios como Youtube, Facebook o Twitter, que están definiendo el fenómeno del web 2.0? Aunque algunas de estas empresas no publican datos financieros, parece ser que ninguna de ellas da beneficios todavía, y que provocan importantes pérdidas para las empresas que las controlan o para los inversores que las apoyan.

El gran debate sobre estos modelos de negocio se ha centrado a menudo sobre la manera de conseguir ingresos. Se ha hablado mucho de ingresos por publicidad y de venta de datos de los usuarios. En los casos de Youtube y de Facebook, especialmente en este último caso, ha supuesto "plantones" preventivos de los usuarios, que han dejado sin margen de maniobra a la dirección de las mismas.

Ante el hecho de que su capacidad de conseguir ingresos está limitada por los propios usuarios de los servicios, y por ahora se reduce a (en le caso de Youtube y según un estudio reciente) a anuncios en los vídeos y patrocinio de los proveedores de contenidos. ¿Dónde reside la clave para la rentabilidad de estos servicios?

Pues parece ser que la clave está en los costes, en la bajada constante y previsible de los costes en los que incurren estos servicios, que son:

- Coste de ancho de banda, el coste más importante, y que ha ido cayendo un 20% anual en los últimos 5 años.

- Almacenamiento, que puede ahora ser alquilado (sin costes fijos de servidores y su mantenimiento).

- Hardware, que cada vez es más barato, y que también puede ser alquilado.

En la economía 2.0 la clave no estará ya tanto en conseguir importantes ingresos para cubrir costes enormes, ya que estos últimos cada vez serán más pequeños. En un mundo en el que los costes se reducen, las empresas tienen libertad para independizarse de los anunciantes y ser realmente únicas y originales.

Es la era de lo gratuito (o casi), ... y esto se merece otro post (pronto).

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]