Sobre el autor

Ana B. Nieto es corresponsal de ‘Cinco Días’ en EE UU. Madrileña y licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, ha trabajado antes para distintas publicaciones en Valencia, Madrid, y durante un año en el sur de Asia (Indonesia y Tailandia). Aficionada a los viajes y a lectura, especialmente de libros de historia, su asignatura pendiente es aprender árabe.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Lo último en Twitter

    Seguir en Twitter

    « ¿Pactos? Si, gracias | Inicio

    18 diciembre , 2010 | 09 : 35

    La mentira más grande del año

    Es el momento. El año se va acabando y se hacen las listas de los libros más vendidos, las películas más taquilleras, las canciones más populares y las personas más relevantes, entre otros rankings. En PoliFact.com, un proyecto de investigación del St.Petersburg Times, han hecho la lista de la mentira más grande del año.

    Los expertos de PoliFact (ganadores de un Pulitzer en 2009) se han pasado el año analizando lo que dicen los políticos, lobistas, y analistas y el viernes hicieron pública la lista de lo que consideran las peores mentiras que se han dicho. La primera, elegida por los lectores y los editores de PoliFact, es una línea, de hecho un slogan, usado por el Partido Republicano hasta la saciedad: “La reforma  del sistema de salud de Barack Obama es una toma de control de la sanidad por el Gobierno”.

    Los editores de PoliFact afirman que no es su misión decidir si la reforma de Obama, el llamado despectivamente por los conservadores ObamaCare, es bueno o malo. Lo que sí que hacen es contrastar la veracidad de la declaración republicana y según todas sus cuentas, el eslogan, no se sostiene.

    La frase fue acuñada por Frank Luntz, un consultor que sabe bastante de marketing político, según PoliFact, y animó a los conservadores a llamar al plan de Obama: “Government takeover”, es decir una toma de control gubernamental del sistema privado de la sanidad.

    Para Luntz la frase contenía todos los elementos para llegar al gran público estadounidense (que desconfía del poder del Gobierno). “Las tomas de control son como golpes de estado” afirmaba en su estudio este consultor. “Y ambas se relacionan con dictadores y pérdidas de libertad”.

    El caso es que la reforma de Obama está bastante lejos de ser una toma de control del sector ya que ni siquiera introducía la opción de crear un seguro público como quería su base más progresista o se basaba en una expansión del Medicare (que es la financiación de la medicina para los mayores de 65 años). El sistema que ha puesto en marcha estar reforma no tiene que ver con los sistemas europeos que tan mala prensa tienen en EE UU pese a su menor coste y universalidad.

    De hecho siguen siendo las empresas las que continuarán facilitando a sus trabajadores de seguros médicos, como ocurre hasta ahora (aunque algunas  compañías llevan años ya  intentando rebajar los costes de esta prestación). Quienes no tienen seguro por su trabajo podrán ir a una especie de mercado donde los aseguradores privados competirán por tener más clientes (ahora la competencia real es limitada).  

    Y no tendrán competencia del Estado puesto que no hay seguro público. El Ejecutivo  tampoco controlará hospitales o meterá en su plantilla a la profesión médica.  El Gobierno dará ayudas fiscales para que los ciudadanos puedan tener seguro médico pero el sistema es privado y de hecho las aseguradoras se beneficiarán de estas ayudas a su mercado.  El hecho de que el Gobierno amplíe la regulación y supervisión y obligue a todos los ciudadanos a tener seguro no se puede traducir como un golpe de estado por que el sistema sigue siendo desde el principio hasta el final privado.

    Nadie ha podido contar cuántas veces se ha usado esa frase. Lo que si se sabe es que en la página web de John Boehner, el líder de los republicanos en la cámara de Representantes, aparece más de 90 veces. Boehner fue quien en el debate para su aprobación gritó furibundo en su turno de palabra “Hell No” para expresar su desaprobación por la ley. Según PoliFact fue mencionada ocho veces en las 48 páginas del manifiesto republicano “Compromiso con América” y el Comité Nacional Republicano lo repite 200 veces en su website.

    Y cuando esto pasa ocurre algo mágico. La repetición hace que las cosas sean reales para mucha gente. Conozco a un par de personas que confiesa que vota a los republicanos en Nueva York (me consta que hay algunos en esta ciudad mayoritariamente demócrata)  y lo repiten como una verdad revelada. En una encuesta de la agencia Bloomberg en marzo el 53% de los que respondieron daba por sentado que la reforma era una toma de control del Gobierno.

    Es decir, que no es verdad pero no ha importado mucho. 

     

    Comentarios

    Turnkey

    Todo el artículo no hace más que profundizar en algo que es conocido por los profesionales de la comunicación: una mentira, cuanto más grande, más fácil es que engañe a su público. La lógica que subyace consiste en la falta de criterio del receptor para analizar la mentira, y muchas veces se apoya en otro aspecto bien conocido como la reputación del emisor.

    De todas formas, la mejor táctica para esconder un grano de arena es depositarlo en una playa. Y respecto a las mentiras, vivimos en gran Arenal inacabable. Esta es sólo una mentira más.

    Sinceramente creo que el ciudadano ya no tiene capacidad de análisis, principalmente porque el volumen de información a digerir es simplemente brutal.

    estherllull

    hay una filósofa norteamericana, Judith Butler, que habla de prácticas de parodias, y de estrategias de repetición subversiva que posibilitan esas construcciones, así como las prácticas de repetición que forman la identidad, y una de las estrategias que ella propone es localizarlas para inherentemente o dentro de ellas refutarlas. Son prácticas significantes que determinan, regulan y desregulan la política, la identidad.

    Según ella introducirse en las prácticas repetitivas de ese terreno de significación no es una elección, uno ya se encuentra dentro de ellas, está siempre dentro de ellas, por lo que no hay posibilidad de que el agente actúe ni posibilidad de realidad fuera de las prácticas discursivas que otorgan a esos términos la inteligibilidad que poseen.

    La tarea entonces no es saber si hay que repetir -para creerse la mentira-, sino cómo repetir o, de hecho, repetir y mediante una multiplicación radical desplazar las mismas reglas que permiten la propia repetición.

    No se puede elaborar entonces una política fuera de la política, en el sentido de una ontología, o una deconstrucción de la política; las nuevas configuraciones brotan a partir de la ruina de la anterior. La propia multiplicación como estrategia puede derrocar su propio binarismo, su antinaturalidad fundamental.
    ~

    Feliz Año!!!

    Javier

    @Turnkey.
    Las mentiras existen, como demuestra el artículo de Ana. Las verdades, por razones que desconozco, casi siempre son parciales o medio verdades. No obstante, creo que no nos faltan herramientas de orientación, a la hora de dilucidar si estamos ante un mentiroso o ante alguien, básicamente, honesto (es decir, alguien que intenta, porque le importa, ser honesto. Lo intenta).
    En este caso, la actitud del Hell No!, da una buena pista.
    No es un método infalible, desde luego. Pero es que la infalibilidad ya se sabe que no es de este Planeta

    Josean_21

    Seguramente las mayores menetiras del año no puedan resumirse en un titular, sino que son tramas mucho más complejas que al menos necesitarían un wikileaks propio. Y visto lo visto quién no nos dice que todo es una farsa que solo conocen cuatro que manejasn los hilos. al final es lo mismo porque poco podemos hacer. Como decía hoy Pérez Reverte en su twitter hay tantos tontos que un día nos vamos a caer al agua. Eso es válido para nuestra España y para el resto. En cualquier caso es una gran verdad que una mentira repetida muchas veces acaba siendo una verdad. Saludos, felices fiestas y propero año nuevo, en el que espero seguir leyendo este blog. Salu2.

    Xenia

    Como decis es la falta de criterio o idioticia general la que esta provocando que las mentiras repetidas hasta la saciedad sean asumidas como verdades. Es muy lamentable porque esta idiotica social coincide con un aumento de la pobreza en lo que se llamaba ¨paises desarrollados¨ que ahora se pasaran a llamar paises idiotizados.
    Respecto al tema de la sanidad americana creo que también tiene mucho de corrupción. Los ciudadanos votan a Obama para que impulse una reforma sanitaria que se para porque los congresistas y senadores reciben dinero de los lobbies de las cias de seguros. Eso creo que se llama corrupción o al menos se llamaba ....

    Luis

    El partido republicano ha sido secuestrado por una panda de fundamentalistas religiosos que rayan lo absurdo. Si bien es cierto que el Plan de Obama NO es socialista, tambien es cierto que federalmente el estado FEDERAL no esta supuesto a obligar a los ciudadanos a nada. Pero como decia Joaquin Balaguer "las constituciones no son mas que hojas de papel". Yo personalmente apoyo el Plan de Obama al 100%, siempre y cuando elimine la clausula de "seguro obligatorio". Pero apoyo y le agradezco la iniciativa de crear una bolsa de seguros que sin duda es lo correcto para el pais Y que no haya descriminacion para los pacientes enfermos que necesitan seguros. Unos de los problemas que tenemos actualmente es que hay monopolios estatales de companias de seguros. En Oklahoma el 80% de las primas la controla UNA sola compania de seguro y eso es hasta _antiamericano.

    Si Sarah Palin y compania tuviesen dos dedos de frente y los votantes republicanos no fuesen tan estupidos, me atreveria a decir que se darian cuenta de que Obama es el presidente mas capitalista que hemos tenido desde Ronald Reagan. Solo hay que ver su privatizacion de las agencias espaciales, la eliminacion del rol de agencias federales como Fannie Mae y Freddie Mac que hoy dia controlan el 60% de nuestras hipotecas Y que Obama con su eliminacion promueve que esas hipotecas regresen al sector privado. Y ni hablar de la reforma de salud que mas capitalista que esa ley no hay en el occidente en esa industria.

    Lo curioso del caso es que esa reforma de salud es indentica a la que logro Mitt Romney en el estado de Mass cuando fue gobernador y que sera casi seguro el contendiente republicano de Obama en el 2012. En pocas palabras, Obama mato dos pajaros de un tiro. Brillantez politica sin dudas.

    carlos9900

    echo de menos este blog.... sobre todo ahora que esta pasando lo de la ocupacion de Wall Street

    Publicar un comentario

    If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

    TrackBack

    URL del Trackback para esta entrada:
    http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341c760153ef0147e0ce411b970b

    Listed below are links to weblogs that reference La mentira más grande del año :

    © Prisacom S.A.- Ribera del Sena, S/N - Edificio APOT - Madrid [España] - Tel. 91 353 79 00