Sobre el autor

Ana B. Nieto es corresponsal de ‘Cinco Días’ en EE UU. Madrileña y licenciada en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, ha trabajado antes para distintas publicaciones en Valencia, Madrid, y durante un año en el sur de Asia (Indonesia y Tailandia). Aficionada a los viajes y a lectura, especialmente de libros de historia, su asignatura pendiente es aprender árabe.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Lo último en Twitter

    Seguir en Twitter

    « Marea roja | Inicio | ¿Por qué querrá alguien ser el próximo presidente de EE UU? »

    30 junio , 2008 | 17 : 56

    ¿Tu quoque, Obama?

    Este fin de semana, la organización de campaña de Barack Obama ha mandado un e mail a sus simpatizantes pidiéndoles que contribuyan con 15 dólares. “Este es el primer mes en el que podemos comprobar nuestra estrategia de captación de recursos desde que declaramos nuestra independencia del sistema de financiación pública”. Algunos simpatizantes están perdiendo la ilusión y probablemente dejen cerrada su cartera. La culpa es del giro al centro derecha que está haciendo el candidato.

     

    Obama se presentó ante el electorado demócrata e independiente prometiendo cambio y esperanza, un nuevo tipo de liderazgo distinto al de Washington. Desde el punto de vista ideológico, los conservadores dijeron que sus propuestas era las más liberales (léase progresistas) de todo el Senado y todos los candidatos. Y ganó las primarias.

    Ahora busca un centro más cercano a la derecha para captar votos de republicanos descontentos o independientes, algo que está perjudicando la imagen del candidato entre sus electores naturales y empieza a rebajar la ilusión.

    El giro ha comenzado estas últimas semanas, endureciendo su posición ante Irán, y luego apoyando una muy polémica ley que permitía expandir el poder del Gobierno para espiar conversaciones telefónicas y garantizar inmunidad a las telefónicas que han ayudado a la Administración Bush a poner este montaje en marcha. En cuanto a Israel, ha llegado a apoyar la reclamación territorial sobre Jerusalem por parte del Gobierno de Tel Aviv.

    La semana pasada, manifestó su malestar con la sentencia del Tribunal Supremo que prohibió la aplicación de la pena de muerte a los condenados por violación de niños, algo que no solo le alinea con la línea mantenida por los magistrados más conservadores (nombrados por Ronald Reagan y Geroge Bush), sino que contradice su labor como político pues en el pasado había abogado por limitar la aplicación de la pena capital.

    Un día mas tarde no tuvo ninguna queja para otra sentencia del Supremo en el que se anulaba la prohibición de tenencia de armas de fuego por parte del Distrito de Columbia, algo que afectará también a su ciudad política: Chicago. En el pasado apoyó esta prohibición.

    Los analistas lo tienen medianamente claro: Obama apeló a los sentimientos de izquierda para salir elegido candidato y ahora apela a los del otro lado para ganar las elecciones en territorios donde los demócratas están, en la práctica, borrados del mapa. Su intención de hacer que el país no se divida entre rojos (republicanos) y azules (demócratas) podría costarle su imagen de marca entre su electorado sobre todo porque ahora está cambiando el discurso según dicten las necesidades de campaña.

    Comentarios

    Ramón

    Cuando uno compra un melón, piensa ¿saldrá bueno?.

    Hay diferentes estrategias para intuirlo (si no eres frutero, que como profesional debes hacerlo con los ojos cerrados y no se espera menos).
    El típico toque /palmeo para notar cómo suena.
    Tocar los picos (culos) indiciendo en ellos con el pulgar.

    Oler, apreciar la distribución del color...

    Pero hasta que no lo abres no hay cata verdadera.

    En política la norma del melón no vale. Aquí el frutero es el único que entiende es decir los votante.
    Engañar al frutero es difícil, pero claro como después de hacerte su amigo te meta en la cesta varios melones malos pues te cambias de frutería. ¡Lo normal con la oferta que hay!

    Pero es una pena que después de la invesión de montar el local y de revisar el género a la venta se pierdan clientes.

    Esperemos que la cesta de la política no se llene de fruta que no sabe a nada. Y suba el consumo de carne.

    Publicar un comentario

    If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

    TrackBack

    URL del Trackback para esta entrada:
    http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341c760153ef00e5539810798834

    Listed below are links to weblogs that reference ¿Tu quoque, Obama? :

    © Prisacom S.A.- Ribera del Sena, S/N - Edificio APOT - Madrid [España] - Tel. 91 353 79 00