Liberalismo social

Alexandre Muns Rubiol

Fomentar ideas para superar la crisis mediante un liberalismo ético, social y sostenible que genere riqueza en España mediante el desarrollo de los sectores de la nueva economía, la eliminación de trabas a los emprendedores y la aplicación de reformas estructurales. Y que con nuestros socios europeos nos permita combinar austeridad con crecimiento y mantener unos estándares laborales y medioambientales altos que eviten el dumping social y la degradación de nuestro planeta.

20 marzo, 2017 | 04:37

Hay muchos factores que inciden en la cotización de una moneda, así como su valor respecto a otra moneda. Los respectivos tipos de interés son uno de ellos. La Reserva Federal acaba de subir los tipos de interés por tercera vez desde el final de la crisis. Prevé aumentarlos tres veces más en 2017. El Fed funds rate se encuentra ahora en una banda de 0,75% a 1%. Las expectativas de crecimiento del país o región también influyen. Mientras que en EEUU se proyecta un crecimiento del 2% para 2017, la mayoría de economías de la eurozona (con notables excepciones como España e Irlanda) no lograrán que el crecimiento de su PIB alcance el 2%. Teniendo en cuenta estos factores, cómo se explica que el euro se haya revalorizado ligeramente respecto al dólar, especialmente después del aumento de tipos de la Fed? Unos días antes de la reunión del Banco Central de EEUU, los votantes holandeses rechazaron la demagogia del Partido de la Libertad de Geert Wilders. Después del brexit y de la victoria de Trump, los mercados temían un efecto dominó de victorias de partidos anti-sistema. La prensa del Reino Unido nunca se cansa de vaticinar el final de la eurozona. En 2010-2013 argumentaba que la crisis de la deuda soberana en países de la eurozona acarrearía el final de la Unión Económica y Monetaria, integrada por 19 países. Se equivocó. Después de equivocarse en relación a un Nexit, parece que los ingleses deseen un Frexit. Si los franceses eligen a Emmanuel Macron en mayo, el euro continuará aguantando el tipo. Y la prensa inglesa tendrá que buscar otra teoría para vaticinar el final de la eurozona.  

14 marzo, 2017 | 04:07

El debate sobre cómo la aceleración de la tecnología, el empleo de robots, el Internet de las Cosas y la inteligencia artificial producen bienes y servicios muy avanzados pero también destruyen mucho empleo debe continuar. Contínuamente leemos sobre la cercanía en el tiempo de automóviles sin conductor, robots que actuarán como mayordomos y drones submarinos. Algunos de estos productos serán útiles y rentables. Pero algunas revistas y expertos exageran las ventajas de la tecnología e infravaloran la necesidad de mantener a seres humanos en las cadenas de diseño, producción, distribución y venta de bienes y servicios. Como ejemplo sirva que el principal y casi único programa de reconocimiento de voz para ordenadores personales es un desastre. Después de dos años y múltiples consultas a informáticos de mucho nivel, el programa simplemente no funciona.

 

 

No es imposible que el partido del xenófobo y demagogo Geert Wilders (El Partido de la Libertad, PVV) sea el más votado el próximo miércoles, cuando los ciudadanos de los Países Bajos acuden a las urnas. Las encuestas dan una ligera ventaja al Partido Liberal (VVD) del actual primer ministro, Mark Rutte. Desde 2012 Rutte gobierna en coalición con el Partido Laborista (PvdA).

La economía de los Países Bajos es de las más saneadas de Europa. En 2016 se consiguió un superávit presupuestario, y es de los pocos países de la eurozona con un stock de deuda sobre PIB inferior al 60%. Con un crecimiento del PIB del 2,1% en 2016, la economía continuó generando empleo. La tasa de paro ha descendido al 5,3%, y hay más holandeses trabajando en la actualidad que antes de la crisis de 2008. Los salarios también han aumentado. Pero este cuadro económico tan positivo se ha conseguido con medidas de austeridad y reformas estructurales, lo cual ha desgastado a los partidos de la coalición gubernamental y mejorado las perspectivas electorales del partido de Wilders, de los Socialistas y de nuevos partidos que han irrumpido en la escena electoral. Aunque el PVV superara al VVD, ningún partido holandés colaborará ni formará gobierno con Wilders. Los Países Bajos dependen extraordinariamente del comercio. Son el segundo mayor exportador de productos agrícolas del mundo y el quinto exportador de bienes del mundo. Las exportaciones de bienes y servicios generan una tercera parte del PIB de los Países Bajos.

Es posible que Rutte tenga que negociar durante semanas para conseguir volver a formar gobierno. La negativa a permirtir que cargos del gobierno turco celebraran actos en los Países Bajos para publicitar el referéndum del presidente turco Erdogan puede beneficiar al actual primer ministro. Hasta 14 partidos pueden conseguir representación parlamentaria. A Rutte no le faltan partidos para formar otra coalición: los laboristas (PvdA), los liberales D66, los cristianodemócratas (CDA) e incluso los socialistas y Verdes. Si los laboristas no acusan demasiado su apoyo a Rutte desde 2012, una coalición del VVD con los laboristas, el D66 y los cristianodemócratas debería ser suficiente y sería la más idónea para los Países Bajos.   

12 marzo, 2017 | 18:11

El chavismo está destruyendo Venezuela, que en su momento fue el país más rico de América del Sur. Cuando Hugo Chávez llegó al poder en 1998, el 48% de las familias vivía en la pobreza. Después de casi 20 años de dictadura, mala gestión y represión bajo Chávez y su sucesor, Nicolás Maduro, el 82% de las familias venezolanas está sumida en la pobreza. La tasa de inflación alcanzó 800% en 2016, y según el FMI el decrecimiento del PIB fue del 10% el año pasado. Dos millones de venezolanos han emigrado. Según el International Crisis Group, del billón de dólares generado por la explotación y exportación de petróleo durante la era chavista (1998 hasta el presente), una cuarta parte ha sido robada por el régimen y sus aliados. Está aumentando la mortalidad infantil, y la escasez de alimentos, medicinas y bienes de primera necesidad es crónica.

El régimen dictatorial de Maduro no puede culpar a potencias externas. No hay sanciones impuestas sobre Venezuela. Aunque se ha rumoreado que Trump contempla suspender la importación de petróleo venezolano, EEUU no ha ido más allá que permitir que sus juzgados acusen de tráfico de drogas y blanqueo de dinero a destacados políticos del régimen, como el vicepresidente Tareck el Aissami.

Los intentos de negociación entre el régimen y la oposición están condenados al fracaso. Maduro mantiene el encarcelamiento de políticos de la oposición y mediante su control del Tribunal Supremo y la Comisión Electoral impide que el Parlamento (con mayoría de la oposición) pueda aprobar leyes. A efectos prácticos, Venezuela es una dictadura.

Las sanciones normalmente perjudican no solamente a los líderes de un régimen, sino también a la población. La población está demasiado atemorizada y preocupada por su supervivencia como para protagonizar un alzamiento. La Comisión Electoral ha impedido que se celebre un referéndum revocatorio contra Maduro, a pesar de haberse recogido las necesarias firmas.

Una marea de moderación y presidentes reformistas (Macri en Argentina, Temer en Brasil, Santos en Colombia, Kuczinski en Perú) han devuelto la esperanza a América Latina. Desgraciadamente, no se vislumbra una salida para la agonía que padece Venezuela.

 

 

 

27 febrero, 2017 | 02:34

Emmanuel Macron, el ex ministro socialista del presidente Hollande, está entusiasmando a los votantes franceses. Es joven, carismático y defiende una Francia moderna y que continúe liderando la Unión Europea y con sus socios europeos adopte reformas para dinamizar la economía. Es partidario del libre comercio, la inmigración y quiere liberalizar la anquilosada economía francesa. El candidato del centro-derecha, Francois Fillon, ha descendido en las encuestas a raíz del escándalo de corrupción en el que se encuentra atrapado. Todas las encuestas indican que Marine Le Pen, candidata a presidente por el xenófobo y anti-europeísta Frente Nacional, alcanzará la segunda vuelta de las presidenciales, que se celebrarán en poco más de dos meses.

Dos politólogos franceses han estudiado exhaustivamente todas las elecciones francesas desde 1981. Las encuestas otorgan a Macron 20 puntos de ventaja sobre Marine Le Pen en una segunda vuelta, y conceden a Fillon 7 puntos de ventaja sobre la extremista hija de Jean-Marie Le Pen. Desde 1981 las encuestas nunca se han desviado en más de 3 puntos a dos meses vista de las elecciones. Fillon aventaja a Le Pen por 13, y Macron por 20. Y es conocido que las encuestas sobreestiman el voto del FN. En las legislativas de 2012, el partido radical de derechas galo obtuvo sólo 2 diputados a la Asamblea Nacional. Mientras que en la primera vuelta cosechó 3 millones de votos, en la segunda sólo consiguió 800.000. En parte se debe a la naturaleza del sistema electoral francés. En la segunda vuelta sólo se pueden presentar los dos o tres candidatos con mayor porcentaje de votos (según la circunscripción). Esto comporta que en las segundas vueltas los votos de centro-izquierda y centro-derecha se aglutinan en torno a un candidato. En cambio, el Frente Nacional no tiene aliados. No es la segunda opción de votantes de otros partidos o candidatos eliminados en la primera vuelta. Además, el centro-izquierda y centro-derecha suelen pactar que el candidato que quede en tercer lugar en la primera vuelta se retire voluntariamente y apele al voto útil de sus seguidores para asegurar que los candidatos del FN al Parlamento (o Marine Le Pen a la presidencia) no salgan elegidos.

Por todo ello, dudo que el FN supere los 40 o 50 diputados, en una Asamblea Nacional con 577 diputados. Y Marine Le Pen caerá derrotada en la segunda vuelta de las presidenciales ante Emmanuel Macron, un europeísta liberal y reformista. 

 

 

 

 

 

 

22 febrero, 2017 | 02:35

Toyota, el grupo Volkswagen y GM son los únicos fabricantes mundiales que consiguieron superar la marca de ventas de 10 millones de vehículos. A pesar del dieselgate, el grupo Volkswagen ha adelantado a Toyota como líder en ventas en 2016 a nivel mundial. En España contamos con fábricas del grupo Volkswagen (Seat) y también la fábrica de Opel (perteneciente a GM desde hace 90 años) en Zaragoza. A pesar de las deslocalizaciones por menores costes laborales a otros países, España se mantiene como uno de los países que más vehículos fabrica y exporta.

GM está redimensionando a la baja sus operaciones. Ya no comercializa la marca Chevrolet en Europa y ha cerrado fábricas en Rusia y Australia. GM y el grupo PSA (Peugeot-Citroen) han anunciado el inicio de negociaciones para que la multinacional estadounidense venda Opel al grupo francés. Las ventas de Opel en Europa han descendido, pierde dinero y sus gastos en pensiones serán altos durante años. Su cuota del mercado europeo es de sólo 6%. General Motors quiere concentrar su actividad en EEUU y China. PSA también cuenta con centros de producción en España: la planta de Villaverde cerca de Madrid (Peugeot) y la de Vigo (Citroen). En 2016, el grupo PSA fabricó más de medio millón de vehículos en España, y da empleo a más de 8.000 personas.

Si se consuma la venta, PSA podría decidir cerrar la planta de GM en Zaragoza o reducir la producción en Villaverde y/o Vigo porque absorbería una empresa endeudada. Los políticos y sindicatos alemanes lucharán al máximo para que no se cierren plantas ni haya despidos en Alemania, dónde Opel tiene más de la mitad de sus empleados. El brexit podría acarrerar el cierre de la plantas de Opel en el Reino Unido, dónde se comercializa bajo la marca Vauxhall.

Sea como fuere, el gobiernos, la CCAA dónde están localizadas las fábricas de Opel y PSA y los sindicatos deberían seguir con atención las negociaciones entre GM y PSA en relación al futuro de Opel. Independientemente del desenlace, la consolidación del sector del automóvil en Europa aún no ha finalizado. Y tenemos que luchar para minimizar -- o impedir -- pérdidas de producción y empleos en España. 

19 febrero, 2017 | 15:53

Si se produce un brexit duro y las entidades financieras establecidas en la City pierden sus denominados passporting rights (derecho a ofrecer sus servicios en los otros 27 estados miembros), miles de trabajos de la City se trasladarán a otros centros financieros. HSBC ya ha trasladado a 1000 empleados de Londres a París. UBS y otros bancos meditan hacer lo mismo. París,  Frankfurt, Dublín y Luxemburgo están invirtiendo en lobbying para captar a los que deslocalicen de la City. Frankfurt y París tienen la ventaja de ya ser plazas financieras importantes. Francia está ofreciendo un impuesto sobre la renta más reducido para rentas altas que regresen o se instalen en el país galo. El impuesto de sociedades va a disminuir del 33% al 28% en 2020. Dublín y Amsterdam son ciudades dónde se puede trabajar sabiendo solo inglés, pero no tienen la cantidad necesaria de oficinas y colegios internacionales para acomodar a muchos exptatriados, además de limitar los bonus de los banqueros. París es la clara favorita para conseguir atraer a los bancos globales, bancos de inversión, fondos de inversión, fondos de capital riesgo, y aseguradoras que abandonen la City. Algunos ya tienen planes de contingencia avanzados. Aunque pueden esperar aún para ver como se desarrollan las negociaciones del brexit, tampoco pueden demorar su decisión hasta el desenlace del brexit porque necesitan obtener licencias de los reguladores, encontrar oficinas y trasladar o reclutar a empleados. Continua abierta la posibilidad de fusiones de bolsas europeas. Madrid también puede aspirar a acoger a los damnificados por el brexit. UBS lo está contemplando. E incluso Barcelona, si sus autoridades ofrecieran un entorno más acogedor a los empresarios, podría beneficiarse. 

18 febrero, 2017 | 00:08

Los republicnos en el 

Senado tienen 52 senadores, por 48 los Democratas. Trump ya ha tenido que retirar su candidato a ministro de Trabajo porque seis senadores Republicanos hubieran votado en contra. Su ministra de Educacion fue confirmada solamente con el voto de desempate del vicepresidente. Algunos republicanos apoyan la demanda de los Democratas de nombrar a un fiscal independiente que investigue los contactos de Trump y sus asesores con el gobierno de Rusia. Los senadores republicanos McCain, Lindsey Graham, Marco Rubio y Bob Corker, todos presidentes de comites claves del Senado, son muy criticos con Trump, cuya presidencia cumple un mes el lunes. La senadora republicana Susan Collins, muy moderada, tampoco es fan de Trump. 

12 febrero, 2017 | 23:48

Theresa May y los partidarios del brexit se han salido por ahora con la suya. El Parlamento británico ha otorgado al gobierno la potestad de activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que pondrá en marcha las negociaciones de salida del Reino Unido de la UE. Ya sólo falta el refrendo de la Cámara de los Lores, que es puro trámite.

Pero May no ha mencionado y oculta a los parlamentarios de los Comunes y a la población británica que la Comisión Europea, encargada de negociar el brexit, exigirá que Londres cumpla con compromisos financieros legalmente vinculantes. Concretamente, Bruselas insistirá en que Londres pague su contribución a la perspectivas financieras, que ya fueron aprobadas por los 28 estados miembros (y también el gobierno británico) y son el equivalente del presupuesto de la UE hasta 2020. El Reino Unido es un contribuyente neto al presupuesto, y su contribución al presupuesto hasta 2020 es de 29.200 millones  de euros. Es lo que en la UE se conoce como "el resto a liquidar". Otra partida son las inversiones en los fondos de cohesión después de 2019 a las que también se comprometió legalmente el Reino Unido. Se trata de financiación para proyectos en miembros de la UE con una menor renta per cápita -- por ejemplo autopistas en Rumanía. Esta partida asciende a 17400 millones de euros. Además el Reino Unido tiene el compromiso de financiar su parte de las pensiones de los funcionarios comunitarios (que trabajan para la UE, no para los gobiernos), que es aproximadamente  de 15.000 millones. En total, la factura brítánica puede superar los 60.000 millones de euros.

La Comisión Europea negociará duramente porque no quiere que se siente un precedente de salir de la UE sin pagar lo debido. Además, si el Reino Unido no cumpliera con sus compromisos, el resto de contribuyentes netos de la UE tendrían que pagar más. Londres pretenderá que se empiece a negociar un acuerdo que regule las relaciones comerciales entre el Reino Unido y la UE después del brexit en paralelo a la factura del divorcio. Pero técnicamente el acuerdo comercial es algo a dirimir después de la salida del Reino Unido. Hay intereses que presionarán para evitar un brexit duro en el que Londres no pague nada. Pero May tendrá que empezar a contar a los británicos que el brexit no les saldrá gratis.

     

11 febrero, 2017 | 17:14

La expectativa de que Donald Trump consiga que el Congreso (de mayoría republicana) apruebe reducciones de impuestos y financie su ambicioso programa de infraestructuras ha propiciado, entre otros factores, la revalorización del dólar. Menores ingresos y mayor gasto/inversión aumentarán la deuda de EEUU. Si además tenemos en cuenta que EEUU sigue creciendo alrededor del 2% y ha conseguido el pleno empleo (tasa de paro por debajo de 5%), la Reserva Federal se espera que aumente los tipos de interés por lo menos dos veces en 2017. Una mayor deuda significa que los tipos de interés deberán subir para captar la necesaria financiación que cubra la diferencia entre los menguantes ingresos y el creciente gasto. Un mercado laboral sin casi desempleo también ejercerá presión al alza sobre los salarios, lo cual comportará aumento de costes y del precio del producto final. Eso significa mayor inflación.

En el otro lado del Atlántico, Alemania acaba de registrar un superávit por cuenta corriente récord de 300.000 millones de dólares, muy superior al de cualquier país, incluso China. Yo fui partidario de una política de ajustes, austeridad y reformas estructurales para atajar y superar la crisis del euro en 2008-2012, lo cual no fue una postura popular. Los ajustes, austeridad y algunas reformas estructurales consiguieron su objetivo.

Ahora debemos plantearnos la conveniencia de continuar con una política monetaria tan expansiva, que contrasta con el corsé del pacto de estabilidad y crecimiento y los límites que fija sobre los déficits y la deuda. 

Mantener los tipos de interés cerca de 0 en la eurozona favorece la exportaciones. Pero penaliza el ahorro y fomenta el consumo no productivo. Por otra parte, los países del norte de Europa tienen margen para aumentar sus salarios, y también aumentar sus inversiones productivas. Los criterios de convergencia para adoptar el euro y el posterior pacto de estabilidad y crecimiento fijan el objetivo del 3% como una guía. Evidentemente hay que tener las finanzas públicas saneadas. Pero el objetivo del 3% no debe ser una obsesión. Ni tan siquiera el tratado de Maastricht lo establecía así.

Grecia ya ha sufrido suficiente austeridad. Nunca se recuperará si no se hacen concesiones y se perdona parte de la deuda acumulada. Alemania celebra elecciones generales el 24 de septiembre. Por mucha obsesión que tengan algunas instituciones alemanas (Bundesbank, los halcones) con el fanstasma de la inflación, deben apostar por un incremento de sus inversiones y salarios más altos. Al fin y al cabo, es algo que los votantes alemanes deberían apreciar y premiar. Mario Dragui debe reducir sus comprar de deuda soberana en los mercados secundarios, permitiendo que los tipos de interés aumenten gradualmente. Europa necesita ahora mayor inversión pública, salarios más elevados y tipos de interés ligeramente superiores.     

 

 

Imagen de  Alexandre Muns Rubiol

Alexandre Muns Rubiol: Profesor de la de EAE Business School. Colaborador de Cinco Días, La Vanguardia, La Razón y RNE. Ex encargado de redacción de discursos y asesor (Speechwriter) para el Presidente del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD) y para el presidente del Banco Mundial. Ex Director de Estudios de la Cámara de Comercio Americana en España. Autor de tres libros en castellano: "De la perestroika a la CEI", "USA, Quo Vadis?", "Conversaciones con Marx: Diálogos en torno a un liberalismo ético") y tres en inglés: "The End of the Cold War: German Reunification", "Ethical Capitalism: What it can do for you") y "Of bureaucrats, politicians and statesmen: How to Right-Size the American Dream". Autor de más de 300 artículos en prensa.

marzo 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]