Sobre el autor

Si los mercados funcionasen como se suponen que funcionan, muchos nos tendríamos que dedicar a otra cosa. Desde 1998, una sucesión de burbujas, crisis, burbujas y crisis ha alimentado mi escepticismo natural. Lealtad, 1 es mi visión, personal y muchas veces equivocada, de la actualidad de los mercados y la economía.

Categorías

noviembre 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« diciembre 2015 | Inicio | febrero 2016 »

27 enero, 2016 | 09:28

Cinco mitos sobre el déficit y la deuda

Durante esta época oscura para Europa, el establishment ha combinado, a su manera, la didáctica y la praxis para conseguir que, con mayor o menor entusiasmo, todos los Gobiernos bajo el paraguas de la zona euro hayan aplicado una determinada política económica. Si por un lado se han movido sillas gubernamentales o se ha dejado a los disidentes a los pies de los caballos, por otro se ha construido una narrativa para justificar la imposición del nuevo dogma.

Recordemos mitos como la consolidación fiscal favorable al crecimiento, la recuperación basada en exportaciones, los multiplicadores negativos o el mágico umbral del 90% de deuda a partir del cual los siempre caprichosos dioses decidían que los tipos de la deuda se disparaban. Estas ruedas de molino aderezadas con hojas de cálculo no venían solas. Iban acompañadas de digeribles apelaciones a la sabiduría popular, destacando una entre todas: la metáfora de que no se puede gastar más de lo que se gana. Un Estado se gestiona como un hogar. Más concretamente, como lo haría un ama de casa de Suabia. Y si el Estado se comporta como debe, todo volvería a su orden natural.

Este redescubrimiento de las virtudes de la frugalidad se basa en una excesiva simplificación de la economía. No, un Gobierno no es como una casa. Uno de mis comentaristas favoritos, James Montier, desmonta este y otros cuatro mitos sobre el déficit y la deuda pública.

Con un matiz de extrema importancia: su planteamiento está enfocado a Estados que tienen el control de la moneda y la política monetaria, es decir, que pueden subir o bajar tipos, comprar deuda o imprimir dinero de forma autónoma. No es el caso de España o la eurozona, donde estos mitos han servido para otra cosa: desviar el debate real sobre el origen de los desequilibrios de la unidad monetaria y los términos del debate. No es que la austeridad fuese necesaria para arreglar la crisis de deuda; solo era la voluntad de Berlín. La solución estuvo desde el primer día en manos del BCE, como se vio en verano de 2012, estuvo siempre en manos del BCE.

Esta es la pieza original; recomiendo su lectura (más que mi propia entrada), pero por si ustedes tienen el día vago, intentaré ir mito por mito.

Sigue leyendo

20 enero, 2016 | 13:46

El ¿crac? de China

La tercera parte no tiene nada que ver con las dos primeras, pero se parece mucho. La primera parte fue el crac subprime, que desató la huida del dinero de todo lo que oliese a hedge funds, hipotecas o productos estructurados, convirtiéndose después el crac en un proceso que se alimentaba a sí mismo. Duró esta etapa desde el verano de 2007 hasta la primavera de 2009.

La segunda fase fue la de la zona euro. Arrancó en el otoño de 2009 con Grecia y se tornó tan virulenta (en su más reducido ámbito de actuación) como la primera, y más persistente gracias a que los líderes políticos europeos pasaron dos años esperando que el problema se arreglase por sí solo. Si, al igual que sucedió con la fase subprime, tomamos los precios de los activos como referencia, la zona euro la salvó Mario Draghi aquel verano de 2012.

El fondo es el mismo: desconfianza casi absoluta del mercado y fuga de capitales masiva; si en 2008 el inversor solo quería dinero en efectivo, en 2011 y 2012 lo único que quería era huir del Sur de Europa. El FMI calculó que entre junio de 2011 y junio de 2012 salieron de España 296.000 millones de euros en capital extranjero.

La tercera fase es la de China y los mercados emergentes. También es totalmente distinta y, a la vez, muy parecida a los anteriores: un desequilibrio generado durante muchos años estalla de repente y el dinero huye con la calma y tranquilidad que acostumbra en situaciones de pánico.

El IIF (una especie de super patronal de bancos) ha calculado las salidas de capitales de en 2015 en 676.000 millones de dólares. En términos absolutos, puede ser la mayor fuga de dinero de la historia. En términos relativos, aún gana España. Ahora bien, a juzgar por cómo está siendo 2016, la tormenta no parece haber amainado. El país ha vivido una “triple burbuja”, en términos de Andrew Garthwaite, analista de Credit Suisse: burbuja de crédito, de inversión e inmobiliaria.

Lo de menos es la Bolsa de Shanghai. Y el frenazo económico, que agudiza el exceso de capacidad productiva, se espera desde hace mucho tiempo. El problema más acuciante es la fuga de capitales, por su capacidad para hace cumplir sus propias, y apocalípticas, profecías. Si todo el mundo saca el dinero de China (o de España) por miedo a que la economía de China (o España) colapse, entonces esto acaba por suceder.

China tiene la capacidad de devaluar la moneda. O de subir tipos. Pero no ha tomado ninguna de estas dos alternativas, como explica Andy Xie, ex de Morgan Stanley (gracias, @renovatio_News). Quizá tenga algo que ver el excesivo endeudamiento de sus empresas (parcialmente en divisas). Queda por ver cómo acaba el partido. En Credit Suisse consideran que si la crisis de divisas deriva en desplome inmobiliario y salida de depósitos las cosas pueden ponerse feas.

Olivier Blanchard, ex economista jefe del FMI, apunta que al tratarse de un episodio de pánico financiero, su final está abierto: queda en manos de los inversores si todo queda en un susto (como pasó en verano) o no. Si tenemos tercera fase del crac o no.

Feliz 2016, en todo caso.

Categorías

Los mercados, en CincoDías.com

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.