Sobre el autor

Si los mercados funcionasen como se suponen que funcionan, muchos nos tendríamos que dedicar a otra cosa. Desde 1998, una sucesión de burbujas, crisis, burbujas y crisis ha alimentado mi escepticismo natural. Lealtad, 1 es mi visión, personal y muchas veces equivocada, de la actualidad de los mercados y la economía.

Categorías

noviembre 2016

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« marzo 2015 | Inicio | mayo 2015 »

24 abril, 2015 | 09:24

Burbujas y otros problemas del mundo opulento

Burbuja en el mercado de bonos. En la Bolsa. En China, sin duda. En las startups de internet. Cómo olvidar los bitcoins. Apurando mucho, burbuja de ginebras y tónicas. Burbuja de restaurantes creativos. ¿De verdad vivimos tantas burbujas? ¿O son ganas de turno de ser más listo que el de al lado?

La burbuja en el mercado de bonos existiría (detectar burbujas a priori tiene algo del gato de Schrödinger) bajo el argumento de que hay tipos negativos o cercanos a cero en muchos activos de deuda de referencia, valoración no sostenida por los fundamentales sino por la .  [Recordemos que los tipos de interés bajos son solo el reflejo de precios altos: los inversores compran bonos a precios cada vez más altos; como el pago periódico del interés es fijo, la rentabilidad obtenida por quienes compran caro desciende].

Robert Schiller no solo es premio Nobel de economía, también advirtió de los cracs en el mercado de renta variable en 2000 y en el inmobiliario a partir de 2005. En febrero pasado señaló las preocupantes señales que emite el mercado de bonos

 Pero no son solo los bonos (quien quiera, tiene aquí o aquí alguna entrada al respecto). Las burbujas están de moda: el comentarista de Bloomberg Justin Fox se ha tomado la molestia de explicar qué es una burbuja en cinco pequeños pasos para, a continuación, relatar las burbujas que han sido avistadas últimamente:

  • Bitcoin
  1. Bonos
  2. Startups tecnológicas (no cotizadas)
  3. Haburguesas
  4. Zapatos de lujo
  5. Empresas ligadas a la emisiónd e CO2
  6. Cupcakes

 La burbuja de burbujas, como dice Fox, está apenas empezando a inflarse. No solo es que los tipos de interés de los bancos centrales estén a cero; la salida de la crisis ha demostrado ser particularmente cómoda para los altos patrimonios, esos que no saben muy bien qué hacer con su dinero.  Algo normal, por otra parte, cuando se arregla una crisis de demanda con políticas de oferta y dinero barato.

Esta historia de Newsweek ilustra la economía de este 2015 a través del pujante mercado de los apartamentos de lujo en las grandes ciudades: Nueva York, Londres, Shanghai, Singapur San Francisco… El tipo de cliente al que, presumo, va dirigido este tipo de anuncios: 

>

Si quieren algo más sobre el asequible sector inmobiliario londinense, aquí tienen un bonito mapa con precios de casas en Londres, tomado de aquí. Cuanto más rojo, más caro (el máximo implica precios por encima de dos millones de libras).

Hudson_house_price
 

Ya ven ustedes, el exceso de dinero resulta que es un problema. Para algunos, claro.

Bienvenidos a 2015. 

09 abril, 2015 | 09:56

Cumplidos los objetivos de producción

Cuando toca escribir sobre cifras macroeconómicas tengo la extraña sensación de ser cronista de los objetivos de producción de la industria metalúrgica soviética. Las cifras cumplen con lo estipulado y son positivas, incluso a veces más de lo que cabría esperar. Pero la realidad que deberían describir estas cifras es tan alegre como un polígono industrial soviético un lunes por la mañana, mes de febrero.

El dato de paro de esta semana. Bastante bueno. Con todos los condicionantes posibles. Bueno a pesar de que el triunfalismo del Gobierno (que es como decir el triunfalismo de todos los medios, académicos y grandes empresas) genere un “efecto Pedro y el lobo”: se ha hablado tanto de la recuperación en su ausencia que, cuando la economía da signos de mejora, no parece real.

En realidad, “las cosas” (me encantan estas elipsis) mejoran, pero están tan rematadamente mal que la mejora es poco apreciable. Y, sobre todo, el precio pagado ha sido excesivo. Y no me refiero solo a los recortes, a las bajadas salariales o a la ausencia de expectativas, sino a las personas que van quedando atrás. A los olvidados. Y son muchos.

Ahí va el gráfico. Una línea representa el número de parados registrados en el Inem y otra el número de parados que han agotado su prestación (cifra que, a su vez, sale de la tasa de cobertura que proporciona el ministerio de empleo).

Nueva imagen (66)

La única bajada de los parados sin cobertura en 2009, corresponde al Plan Prepara, cuando se puso en marcha la prestación de 400 euros para parados con la prestación agotada.

El paro empieza a reducirse desde 2013, y en dos años hay medio millón de parados menos. Pero en ese mismo plazo el número de parados que ha agotado la prestación (habiendo generado derecho a ello) aumenta en más de 100.000.

Con datos de la EPA, aunque entre diciembre de 2013 y diciembre de 2014 los parados  bajaron en medio millón, los que llevan más de dos años buscando trabajo solo se redujeron en 30.000. Aunque ambas cifras no son comparables, las dos indican uno de los posos más preocupantes de la crisis: el paro estructural.

En la época de la burbuja, cuando España era capaz de absorber 600.000 o 700.000 inmigrantes al año, había unos dos millones de personas paradas, según la EPA. Y el paro estructural aumenta con la crisis, especialmente cuando un sector intensivo en trabajo poco cualificado, la construcción, protagoniza tanto la burbuja como el crac. Este paro estructural, el que venía de antes de la crisis y el generado por el estallido del ladrillo, obliga a poner en contexto los datos coyunturales, por positivos que sean.

Categorías

Los mercados, en CincoDías.com

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.