Sobre el autor

Si los mercados funcionasen como se suponen que funcionan, muchos nos tendríamos que dedicar a otra cosa. Desde 1998, una sucesión de burbujas, crisis, burbujas y crisis ha alimentado mi escepticismo natural. Lealtad, 1 es mi visión, personal y muchas veces equivocada, de la actualidad de los mercados y la economía.

Categorías

septiembre 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« enero 2015 | Inicio | marzo 2015 »

20 febrero, 2015 | 12:37

Lo que pide Varufakis

El Gobierno griego ha tenido la idea (que cada cual decida si es buena o mala) de hacer públicas las comparecencias de Yanis Varufakis en los dos últimos Eurogrupos. Gracias a ello podemos ver qué es lo que pide Atenas, en lo que está de acuerdo con el resto de los ministros y en lo que no.

Aquí, una selección de las demandas y los argumentos de el primer (y posiblemente último) rock star FinMin en los aspectos en los que está más alejado del Eurogrupo.

  1. Compromisos. Como ministro de Finanzas de un país con déficit de credibilidad, confío en que comprenderán mi renuencia a prometer lo que no creo que puedo ofrecer.

  2. Desahucios. Independientemente de nuestras diferencias ideológicas (y de si están de acuerdo con nuestro gobierno en, por razones éticas, las casas de las familias no deben ser subastadas durante una depresión), es un sinsentido poner a cientos de miles de familias en la calle en un momento en que no hay compradores para las casas.

  3. Privatizaciones. Yo podría, por ejemplo, aceptar el objetivo de lograr privatizaciones por 5.000 millones de euros a fin de llegar a un acuerdo. Pero sé que no puedo cumplir esta palabra. Al igual que los gobiernos anteriores no podían hacerlo en un mercado de ventas de activos a precio de saldo la caída de los precios de los activos. El primer rescate incluía una previsión de ingresos por privatizaciones de 35.000 millones hasta 2014. Se han cerrado 4.100. Las privatizaciones no se detendrá sino evaluarse caso por caso para asegurarse de que sean compatibles con el interés público. Ventas de incendio deben ser prevenidos.

  4. Funcionarios. Sobre la reforma de la administración pública, el gobierno apoya los objetivos de establecer una administración más eficiente, pero los despidos sistemáticos terminarán.

  5. Impuestos. En materia tributaria, el gobierno revisará las políticas actuales para proteger a los sectores más pobres de la población. Revisará los soportes de impuesto sobre la renta para aumentar la progresividad y reemplazar el impuesto a la propiedad actual por un impuesto sobre el patrimonio. Reforma del IVA será
    revisado.

  6. Objetivo de déficit. El objetivo de un superávit primario del 4,5% sólo está dirigido a reducir la deuda pública por debajo de un umbral arbitrario del 124% del PIB en 2020. Pero Grecia debe actualmente al fondo de rescate 142.000 millones de euros (el 75% del PIB 2015 según proyecciones del FMI) y con una tasa de interés de la 2,5% Estas condiciones tan favorables no se incluyen en los cálculos realizados por el FMI sobre la sostenibilidad de la deuda. 

13 febrero, 2015 | 15:39

¿Troikeas o no troikeas?

Quizá el gran mérito de Yanis Varoufakis, dejando aparte el insólito hecho de que un ministro de Finanzas sea una estrella mediática, haya sido dejar al descubierto el carácter político de la troika, los rescates, los objetivos y demás. Todos los ministros de Finanzas que han pasado por el purgatorio de Bruselas querían, obviamente, condiciones más suaves para sus países. Unos son más hábiles que otros, algunos han tenido mejor feeling con los interlocutores, y quien más quien menos ha tratado de escamotear cifras a Bruselas.

Ni siquiera la agresividad en la negociación es un invento griego. En aquel volcánico 2012 los rumores sobre un “partido de la peseta” dentro, o en el entorno, del Gobierno provocaron, además, de crónicas políticas un tanto alambicadas (no había forma de confirmar su existencia), la publicación de este artículo en El País. Hoy, por el contrario, lo que toca es que España se vista con el uniforme de estricta institutriz. Son cosas de la política, y todos lo entendemos. Pero no es economía.

Dos grandes novedades en Varoufakis. Primero, negar la forma (troika y mecanismo de rescate). Segundo, negada la forma, plantear cosas razonables o, cuando menos, no descabelladas: ligar la deuda al PIB y rebajar los objetivos de déficit primario.

En cuanto a la forma, Grecia acepta, más o menos, la supervisión de quien presta el dinero. Pero no está de acuerdo con el mecanismo de la troika: una delegación de grises funcionarios (los famosos “hombres de negro”) que supervisan el cumplimiento estricto de las decisiones firmadas en el MoU, convertidas en tablas de Moisés. Y en función del veredicto de estos hombres de negro, se desembolsaba o no el siguiente tramo de ayuda. Sin el cual, por cierto, Atenas apenas podía pagar las nóminas.

Era este sistema el que pendía sobre España en aquel verano de 2012, y de ahí que Guindos y Rajoy, conscientes del desembarco de la troika en Portugal, resistiesen acertadamente la presión. Y fue, de hecho, con este telón de fondo cuando se empezó a oír hablar del partido de la peseta. El rescate bancario circunscribió la ayuda y la supervisión europea a la banca.   

En cualquier caso, el debate no está hoy en el déficit primario, ni en la reestructuración de la deuda, ni en las reformas pendientes de negociar. Es una negociación de contenido político, en la que Tsipras quiere salvar la cara, Alemania quiere mantener su discurso (y también sus equilibrios políticos internos) para evitar una ronda de renegociaciones, las instituciones europeas quieren pintar algo y Mariano solo tiene ojos para Podemos. 

Fue en aquel 2012 cuando la parte económica de la eurocrisis terminó; España se vio forzada a sanear su sistema financiero rescate mediante, Bruselas flexibilizó el objetivo de déficit (sin decirlo públicamente), Berlusconi ya había sido eliminado y, sobre todo, el BCE se convirtió en garante de la zona euro. De ahí en adelante, todo ha sido política. Y estas semanas, más que nunca. Si Europa se rompe, no será por la economía.

05 febrero, 2015 | 11:25

Draghi dobla la apuesta

1.- Más que un ultimátum, es un toque de atención; el BCE adelanta al día 11 de febrero una medida que debería llegar el 28: dejará de aceptar deuda griega como colateral cuando preste dinero a la banca de este país, puesto que el BCE “no puede asumir” que habrá una prórroga del rescate.

2.- Una puntualización. El BCE no se atiene a ninguna “norma” para tomar esta decisión. De entrada, porque la propia aceptación de la deuda griega cuando está bajo el paraguas de un rescate es ya una excepción creada ad hoc por el propio BCE, y en segundo lugar, por el propio comunicado, al aplicar un argumento subjetivo (no asumir que habrá prórroga). “Es un movimiento político arriesgado pero calculado”, resume el analista de Credit Agricole Frederik Ducrozet, “el BCE se atañe a las normas que se ha autoimpuesto”.

3.- En términos financieros el efecto inmediato es limitado para la banca. Seguirá teniendo acceso a la liquidez de emergencia (ELA), y no sería la primera vez que depende casi en exclusiva de estas líneas de crédito durante periodos de tiempo más o menos largos (ver gráfico). El problema es que este tipo de anuncios eleva el riesgo de una fuga de depósitos de la banca helena y acorta los plazos. El efecto más severo es para el Tesoro griego, que tendrá muchas dificultades para colocar deuda en el mercado, lo que complica sobremanera el plan de Varoufakis de financiarse por esta vía para ganar tiempo.

Crédit Agricole CIB Research   Publications

3.- Políticamente, el BCE devuelve la pelota a Atenas. En el primer encuentro con representantes europeos Varoufakis ya dijo que no pediría prórroga del rescate, sabiendo que de este modo el BCE dejaría de aceptar la deuda. Una forma de decir “tú sabrás lo que haces, si me cierras el grifo se rompe el euro”. Dragi ha respondido, más o menos “TÚ sabrás lo que haces; no des por sentado que te voy a apoyar siempre”. Este tuit de junio de Varoufakis, entonces solo economista, lo deja claro. Considera que cerrar la financiación a Grecia por parte del BCE es una amenaza poco creíble.

Yanis

4.- Tiene razón a medias. Si el BCE cierra totalmente el grifo crearía un pánico bancario y estaría expulsando a Grecia del euro de hecho: evitar un corralito es el principal motivo que ata a Grecia a la moneda europea. Pero Draghi sí tiene capacidad para seguir apretando las tuercas gradualmente, apretando o aflojando tuercas sobre otros tipos de colateral, por ejemplo. Atenas, por su parte, solo tiene un arma nuclear, como dice Bernardo de Miguel, nuestro corresponsal en Bruselas.

5.- En el contexto de la negociación, todos es en cierto modo lógico y, como dice Karl Whelan, simplifica las cosas. Grecia empezó adelantando líneas (rechazo de la troika, salario mínimo, privatizaciones…) y el BCE ha dado la primera respuesta firme. La posición de Atenas queda muy debilitada de cara a las negociaciones de los próximos días, por más que su postura oficial sea que la presión es para el Eurogrupo.

6.- En esto tienen razón también a medias (muy a medias). El BCE no solo ha apretado las tuercas a Grecia, también se quita de la primera línea en una negociación que no es la suya: la responsabilidad de un fracaso recaería en los Gobiernos de la zona euro si no son capaces de llegar a un compromiso. Draghi viene a decir que es solo el árbitro.

7.-Lo más razonable es que se pacte una prórroga del rescate (quizás con otro nombre, para que Atenas salve la cara) y a partir de ahí se renegocie sobre la deuda y el déficit. Es, más o menos, la posición de Bruselas.

8.- Dicho esto, no hay que minusvalorar la capacidad del Gobierno alemán para equivocarse. Lo ha demostrado con creces en los últimos años; los rescates griegos, el chipriota, la situación en Ucrania… El riesgo de una ruptura no intencionada del euro es más elevado hoy que ayer. Según Barclays, "la probabilidad de Grexit es ahora mayor que en ningún momento de 2012". 

9.- Otra derivada es la geopolítica. No es casual el apoyo de Obama a Grecia ni las críticas del Reino Unido a la zona euro. La expulsión de Grecia del euro sería un terremoto que probablemente acercase a Grecia al ámbito de influencia ruso en un momento de renovada Guerra Fría. En este sentido, Alemania y Bruselas probablemente haya recibido alguna llamada de atención.

10.- Por más que los periodistas carentes de imaginación o tiempo nos empeñemos en usar el póker como símil, esto no es una partida de suma cero, sino un problema de manual de teoría de juegos (o de disuasión nuclear). Aquí explican la racionalidad de votar a Syriza y su planteamiento maximalista y aquí cómo puede ser rentable, en determinados contextos, debilitar la posición de uno mismo. Lo que se llama comúnmente "quemar las naves".

Categorías

Los mercados, en CincoDías.com

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.