Sobre el autor

Si los mercados funcionasen como se suponen que funcionan, muchos nos tendríamos que dedicar a otra cosa. Desde 1998, una sucesión de burbujas, crisis, burbujas y crisis ha alimentado mi escepticismo natural. Lealtad, 1 es mi visión, personal y muchas veces equivocada, de la actualidad de los mercados y la economía.

Categorías

noviembre 2016

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« diciembre 2013 | Inicio | febrero 2014 »

31 enero, 2014 | 12:29

La difícil salida del bucle argentino

1.- Esta vez es diferente. No sé si mejor o peor. En 2002 poner fin a la paridad con el dólar supuso una fuerte devaluación del peso y la dolorosa aplicación del corralito, que confiscó los ahorros de los argentinos mientras el peso perdía gran parte de su valor respecto al dólar. Hoy el problema no es (solo) un tipo de cambio irreal y absurdo, sino una economía disfuncional.

2.- La inflación. Está oficialmente en el 11%. Cálculos extraoficiales la colocan en el 25%. El FMI reprendió al país hace un año por sus cálculos de los precios, y la polémica por la presunta manipulación del IPC (que afecta a todas las demás variables económicas) data de 2007. Y, más que la inflación en sí, la gran carga son las expectativas de inflación: la previsión de que los precios seguirán subiendo hace que empresas suban los suyos, que trabajadores pidan más aumentos salariales y, en lo que nos ocupa, que la gente con ahorros quiera protegerlos. Y los argentinos, expertos en crisis financieras, hacen su particular cobertura comprando dólares, con la previsión de que no perderán valor con el tiempo.

3.- El Banco Central se ha esforzado desde hace tiempo para controlar la cotización del peso, comprando pesos y vendiendo dólares. Y el Gobierno ha hecho todo lo posible para complicar esta fuga de capitales: desde gravar las compras con tarjeta en el extranjero hasta limitar la repatriación de divisas de empresas con filiales en Argentina. Pero ha agotado su munición, de ahí que pasase a dejar cotizar libremente el peso. Cobrando, eso sí, una mordida del 20%. Gráfico de las reservas de divisas.

Nueva imagen (68)

Sigue leyendo

23 enero, 2014 | 13:04

No es país para jóvenes. Y cada vez menos

1.- No es mala de solemnidad la EPA. Es, simplemente, mala. O floja. O como lo quieran llamar. De entrada, tiene dos puntos negros. La primera es el anticlímax; tira por tierra los buenos datos de Seguridad Social de los últimos tres meses (+50.000 afiliados)  y las perspectivas de recuperación del empleo que contenían. En segundo lugar, es una mala señal de cara al arranque de año: el  mercado laboral está peor de lo que pensábamos, y por lo tanto tardará más en mejorar.

2.- No es desastrosa. En tasa desestacionalizada se crea empleo, y la pérdida de puestos de trabajo en el sector privado es muy escasa (apenas el 0,55% del mercado). Con lo que podemos decir que el mercado laboral ha acabado estabilizado un año después de estar en caída libre. Lo que es coherente con la evolución del PIB.

3.- Podría quedar todo como un simple jarro de agua fría, una vuelta a la realidad, que tarda más en virar su rumbo que las expectativas. Pero hay detalles feos en la EPA. Lo que más me llama la atención, sin duda, es el comportamiento del empleo por tramos de edad. Se pierden, en solo tres meses, 145.000 empleos de personas de menos de 35 años. La actividad en este tramo de edad también baja con fuerza, como también lo hace la población en general. En otras palabras, los jóvenes pierden su empleo y se marchan de España. La población con nacionalidad española menor de 35 años ha bajado en 332.000 personas en un año, según los datos de la EPA. Aquí, el gráfico de evolución de la población por sexos (incluyendo extranjeros).

Nueva imagen (67)

Sigue leyendo

20 enero, 2014 | 09:33

La recuperación de los despachos

Mejor guardar el cava. El enfermo se ha estabilizado. Hay diversas señales, empezando por la más obvia: el PIB marcó hasta septiembre una subida, anecdótica en el plano económico, del 0,1%, que subirá al 0,3% a diciembre. Los últimos datos de paro han arrojado unas cifras de creación de empleo por encima de las expectativas (aun descontando el efecto extraordinario del alza del empleo agrícola). Enero o febrero terminarán con más afiliados a la Seguridad Social que el año anterior, descontando efectos estacionales. En el plano del consumo, las ventas minoristas han encadenado tres meses de alzas, mejora que hay que poner en cuarentena mientras persista el efecto de la subida del IVA en septiembre de 2012. En cualquier caso, las cifras apuntan a una estabilización de la economía española. La experiencia de 2010 invita, en todo caso,a la prudencia antes de hablar de recuperación.  

El propio concepto es subjetivo, y más en un país con casi seis millones de parados. Por ir matizando, si por recuperación entendemos volver a algo marginalmente parecido a la época anterior a 2007 o, cuando menos, a un entorno en el que la brutal tasa de paro se va absorbiendo mes tras mes, mejor irnos olvidando de momento. Si por recuperación entendemos no hundirnos más en el pozo, no preocuparnos por un posible corralito o, simplemente, poder hacer planes a más de tres meses vista porque el temor por nuestro trabajo es menos apremiante, entonces sí hay algo que se le parece.

Eso sí, el empleo que se crea es de baja calidad, con bajos salarios y casi siempre temporal. Algo normal, por otra parte. Desde 2008 se han perdido cuatro millones de puestos de trabajo: las plantillas están muy exprimidas, y solo una perspectiva de nuevas debacles económicas explicarían más despidos. Ahora, con la economía estancada, sin crédito y ni consumo, tampoco se puede esperar mucho más.

La mejora es muy desigual. Tenemos una clara recuperación en grandes cifras: la prima de riesgo, el PIB, la Bolsa, la inversión exterior, la capacidad de financiación de grandes compañías… Pero todo esto no llega a las familias. La Contabilidad  Nacional detalla cuna caída del 3,5% en la remuneración de los asalariados y un alza del 28,9% en la renta de las empresas. Se agudiza así una tendencia que viene de atrás: desde 2008 los asalariados han perdido el 14% de sus ingresos y las empresas han aumentado sus rentas un 1,1%. 

Nueva imagen (66)

 

 

Sigue leyendo

Categorías

Los mercados, en CincoDías.com

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.