Sobre el autor

Si los mercados funcionasen como se suponen que funcionan, muchos nos tendríamos que dedicar a otra cosa. Desde 1998, una sucesión de burbujas, crisis, burbujas y crisis ha alimentado mi escepticismo natural. Lealtad, 1 es mi visión, personal y muchas veces equivocada, de la actualidad de los mercados y la economía.

Categorías

septiembre 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« septiembre 2013 | Inicio | noviembre 2013 »

30 octubre, 2013 | 15:57

¿Hay que alegrarse por la caída de precios?

Hay que tener cuidado con lo que uno desea, porque se puede cumplir. La devaluación interna que se propugnó para que España saliese de la crisis sin salir del euro ha sido muy asimétrica, con un descomunal ajuste en salarios y empleo y un ajuste prácticamente nulo en precios. Hasta ahora. Una vez despejada la niebla de las fuertes subidas de impuestos el año pasado, España se encuentra ante la deflación. ¿Bueno o malo? En teoría, menores precios hacen que la economía española sea más competitiva. En la práctica, la deflación es una mala idea.Por dos motivos.

Primero, por lo que implica. En España, donde es una arraigada tradición la resistencia a bajar precios o a no subirlos, la caída del IPC es significativa. Recuerden, si no, aquellos artículos a 100 pesetas que pasaron a costar un euro. En fin, que para que en España los comercios bajen hace falta que la demanda haya caído mucho. Sí, es lo que nos viene diciendo el INE desde 2007, pero el descenso de los precios es un salto cualitativo.

El segundo, porque junto con el hundimiento del consumo (relacionado, claro, con el paro) el problema más grave de España es el endeudamiento. Y la deflación aquí hace un trabajo todavía más dañino. Si la inflación hace que el dinero pierda valor con el tiempo, la deflación produce el efecto contrario: aumenta de valor con el tiempo. Pero para todos, para los acreedores y los deudores.

Sigue leyendo

21 octubre, 2013 | 12:06

Señor Botín, una golondrina no hace verano

Cuando un político o banquero de renombre habla de lo bien que van las cosas, suelo prestar la misma atención que suena el teléfono y un comercial me pregunta por el titular de la línea. Al nivel al que ha llegado este país en los últimos años, las hemerotecas resultan, incluso, superfluas.

La declaración de don Emilio Botín el viernes pasado sobre si entra dinero en España tiene, no obstante, una ventaja: no es necesario que pase el tiempo para que sea desmentida, como sucede con otras desafortunadas predicciones

Entra dinero en España, ¿sí o no? El Banco de España algo debe saber de eso. Los datos de la balanza de pagos no son precisamente intuitivos. Pero con algo de paciencia se pueden sacar conclusiones,

Primero, los números grandes. En lo que va de 2013 en España ha entrado algo de dinero. Las cifras de las cuentas financieras de la balanza de pagos que calcula del Banco de España (que reflejan las inversiones directas, de cartera y préstamos del exterior con España) reflejan una mejora de 38.000 millones de euros entre enero y julio. La cifra contrasta (y de forma  escandalosa) con los 174.000 millones que huyeron del país en el mismo periodo del año anterior. Solo el papel del BCE como prestamista de última instancia de la banca española mantuvo la estabilidad del sistema: la deuda del Banco de España con el Eurosistema aumentó en unos increíbles 250.000 millones. Este 2013 la situación es diferente: la banca española está menos apurada y ha reducido su dependencia del BCE en 50.000 millones.  

Nueva imagen (51)

La línea azul representa los flujos financieros totales; la verde, el dinero que presta el BCE a la banca española y la roja, los flujos totales sin tener en cuenta al BCE. 

Sigue leyendo

09 octubre, 2013 | 12:11

Bitcoin, o la vida después del supermercado de la droga

Me entero a través de esta noticia de eldiario.es que el 2 de octubre una operación del FBI cerró Silk Road, que podríamos llamar el Amazon del mercado negro. Un sitio online donde, básicamente, se compraban y vendían drogas, armas y, en general, artículos calificacados como contrabando o cuyo comercio es ilegal (estaba prohibido comerciar con pornografía infantil, encargar palizas o vender datos de tarjetas de crédito). Una mina de datos para economistas frikis pero un problema para los chicos del FBI,que detuvieron en San Francisco al presunto cerebro de Silk Road.

Cuando uno compra por Internet un cuarto de kilo de alguna sustancia recreativa no suele pagar con tarjeta de crédito. En Silk Road se usaban, sobre todo, bitcoins. Muchos bitcoins. Y el fundador tenía unos cuantos. Hasta 54 millones de euros en divisas virtuales, según la citada información. 

Lo primero que hice fue entrar en bitcoincharts y... voilà:

Bitcoin

La fuerte caída el día de autos y el elevado volumen de negociación puede sugerir que (1) mucha gente se teme que Silk Road ha sido uno de los principales usos de Bitcoin  y que (2) mucha gente tiene bitcoins para un uso especulativo. La posterior recuperación del precio quita algo de fuerza al punto (1) pero no invalida el (2). Es decir, aunque la enfermiza inestabilidad de bitcoin no es tan elevada como antes, sigue siendo una moneda "débil" en términos puramente económicos y se parece más a una materia prima (como una especie de metal precioso de los muy frikis) que a una divisa.

Ya escribí hace tiempo lo que opinaba de Bitcoin. Llámenme aburrido, pero creo que tanto la caída de Silk Road como la menor inestabilidad en los precios o el hecho de que el Tesoro de EE UU se interese por qué demonios es Bitcoin son señales de "normalización". El uso de algo como dinero es una convención social, luego que Bitcoin sea convencional (aunque mole menos) debería ser bueno para quienes tienen fe en ella.

En fin, hagan sus comentarios, que seguro que tienen cosas más interesantes que decir que yo.

08 octubre, 2013 | 15:13

España, de desierto a páramo educativo

1.- Los humanos replicamos. Lo que vemos en casa marca nuestras actuaciones. Si nuestra familia es del Atleti, es probable que nosotros también. Si comemos fruta, nuestros hijos probablemente coman fruta más que otros. Si leemos, es más probable que nuestros hijos lean. En Nada es Gratis, Antonio Cabrales apuntó un dato (a mi juicio) espectacular: la correlación entre los resultados en PISA de las CC AA en 2009 y la tasa de alfabetización en 1860 es de un 72%. Para profanos, el 72% de los resultados de PISA "se explican" por si nuestros tatarabuelos sabían o no leer.

2.- Confieso que no me leído el informe PIAAC. Ni soy, ni de lejos, un experto en educación. Solo he trasteado un poco con los datos, y he visto que, efectivamente, España es un páramo en términos educativos, fruto sobre todo del desastre de la posguerra: Las valoraciones en lectura de la generación de 55 a 65 años son un 88% de la media de la OCDE. Las de la generación de 16 a 25, un 94%. Los abuelos de países como Irlanda, Chipre, Polonia o Estonia tienen mejores puntuaciones que los jóvenes españoles recién salidos de la escuela.

3.- España es, tras Corea del Sur, el país que más ha mejorado relativamente su puntuación en matemáticas de la generación más mayor a la más joven: un alza de 37 frente a los 24 de media de la OCDE. La mayor parte de la mejora se da con la escolarización en los años 60; lógicamente es más sencillo aumentar cuando el punto de partida es un país del Tercer Mundo. Que es lo que era España.

Datos sobre la variación en competencia matemática entre la generación más jonen y menos:

Nueva imagen (48)

Sigue leyendo

03 octubre, 2013 | 15:19

La reforma de las pensiones nace coja

1.- Frente a los ajustes de una tacada y de brocha gorda que han marcado la política económica española desde mayo de 2010, el ajuste en las pensiones tiene mucho más sentido. Si dejamos aparte la enfermiza ciclotimia de los mercados y las enormes dosis de ideología que han marcado el debate, el argumento económico detrás de la austeridad es impedir la acumulación de deuda en el largo plazo (que no es poco). Pero un ajuste de déficit de tres puntos de PIB en un año tiene el mismo impacto que un ajuste de 0,3 puntos repartido a lo largo de 10 años. En términos de crecimiento, no obstante, el impacto no tiene nada que ver. No sé si la sacralización de los objetivos nominales de déficit ha sido una cuestión ideológica, interesada o sencillamente estúpida. Pero la reforma de las pensiones tiene muchísimo más sentido. 

2.- No se me ocurren argumentos que justifiquen que los pensionistas tengan una protección de sus ingresos por encima de cualquier otro colectivo. Pongamos los funcionarios, pongamos el personal laboral del sector público despedido, los inmigrantes sin tarjeta sanitaria que pierden el derecho a asistencia médica (en ocasiones con resultado de muerte), los enfermos crónicos que deben pagarse sus medicinas o las personas que sufren los recortes en dependencia. O los asalariados que han perdido, si no todo, sí una parte de su sueldo

3.- Además, la necesidad de una reforma de las pensiones es una cuestión matemática. El baby boom español empezó en 1960 y duró hasta 1974. En 2052 el 37% de la población tendrá más de 65 años, frente al 17% actual. Además, las personas que se jubilan tienden a cobrar una pensión más elevada que las que fallecen, aunque solo sea por la incorporación de la mujer al mercado laboral. La tasa de hijos por mujer está en 1,36 y la relación entre cotizantes y pensionistas, en mínimos. Este artículo incluye estos datos, y alguno más. Las proyecciones demográficas a tan largo plazo se alteran con gran  facilidad, y aún más cuando se incluyen variables socioeconómicas como paro, inflación o inmigración. Ya sucedió en 1993, cuando el sistema de pensiones parecía aún más insostenible que ahora. Pero la necesidad de una reforma es obvia. Es algo en lo que coinciden todas las partes implicadas.

Nueva imagen (47)


Sigue leyendo

Categorías

Los mercados, en CincoDías.com

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.