Sobre el autor

Si los mercados funcionasen como se suponen que funcionan, muchos nos tendríamos que dedicar a otra cosa. Desde 1998, una sucesión de burbujas, crisis, burbujas y crisis ha alimentado mi escepticismo natural. Lealtad, 1 es mi visión, personal y muchas veces equivocada, de la actualidad de los mercados y la economía.

Categorías

noviembre 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« abril 2013 | Inicio | junio 2013 »

30 mayo, 2013 | 14:17

Emprender en España es hacer autopistas sin coches

Ya saben que la sanidad, la educación universitaria, las ayudas a investigadores, el salario de los funcionarios o las ayudas a personas dependientes son cosas prescindibles, lujos innecesarios en los que se embarcó España en la época del boom y que no podemos pagar.

Hay, por el contrario, gastos ineludibles, fundamentales para la estabilidad del país y que nos ayudarán a salir de la crisis. Gastos que no son susceptibles de regatear. Entre éstos, ocupando las prioridades de nuestro Ejecutivo, está repartir 3.500 millones de euros para avalar la deuda y evitar la quiebra de unas autopistas por las que no circulan coches.

El insulto al ciudadano que paga sus impuestos lo ha empezado a concretar el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, según el cual “es responsabilidad de todos lograr cuanto antes una solución que otorgue estabilidad al sistema de concesiones”. Según él, las causas de la quiebra de estas empresas son diversas: “Deriva de la caída del tráfico, de las expropiaciones, pero también alguna concesionaria suscribió estructuras de financiación muy agresivas que hoy se plantean como insostenibles”. Ante tales argumentos, no cabe duda de que debemos rascarnos el bolsillo.

Es una pena que, por ejemplo, por la autopista que va de Ocaña a La Roda circulen menos de 2.000 vehículos al día o por la Cartagena-Vera, apenas 1.500, según los datos del Ministerio de Fomento. Ya saben, hemos vivido por encima de nuestras posibilidades hay que apretarse el cinturón, etcétera, etcétera. 

No sé si estos 3.500 millones contarán como apoyo a los emprendedores. Pero, desde luego, el mensaje al empresariado, al contribuyente o al potencial inversor, es claro. Evidentemente, cuando se redactaron los pliegos de condiciones de estas autopistas se adoptaron los compromisos que, legalmente justifican este atraco. Y, precisamente, ese es el mensaje. En este país los negocios no se hacen prestando servicios y cobrando por ellos; los negocios se hacen en el BOE. 

28 mayo, 2013 | 13:07

La recta de Laffer

 Al paso que va este país, quizá este verano las tertulias de los chiringuitos de playa, paella mediante, giren alrededor de la curva de Laffer. Cosas más raras se han visto. Lo curioso es que esta curva, tradicionalmente abrazada por políticos y partidos de perfil conservador, es hoy esgrimida por una suerte de sector crítico dentro de un partido que prometía bajar impuestos antes de llegar al Gobierno y, cuando llega, los sube.

Teóricamente, la curva de Laffer plantea que llega un punto en el que las subidas de impuestos estrangulan la actividad y generan reducciones de los ingresos fiscales. La tesis la planteó Laffer al equipo de Ronald Reagan en una servilleta durante la campaña electoral de 1980 y éste quedó entusiasmado, hasta el punto de convertir a Laffer, hasta entonces un economista muy poco conocido, en una especie de celebridad. Hasta el punto de, 30 años después, seguir copando entrevistas.

Laffer1

Sigue leyendo

24 mayo, 2013 | 11:13

Lo raro de Bankia es que no bajase antes

Está bien que la CNMV investigue lo que sucedido en Bankia, si es cierto unos cuantos inversores han hecho trampillas. Aunque tampoco hay que llevarse a engaño. Puede quedar muy bien atacar al especulador, pero suya no será la culpa de la caída en desgracia de Bankia y de las severas pérdidas sufridas por los preferentistas.

Lo que sugieren algunos operadores (y tiene todo el sentido del mundo) es que algunos grandes inversores que tienen preferentes han vendido las acciones derivadas del canje antes de tenerlas, una operativa que no es legal en España (sí en otros países) y que se llama venta en descubierto. Dan hoy la orden de venta sabiendo que la operación no se registra hasta el martes que viene, que es cuando reciben las acciones nuevas a cambio de las preferentes. De este modo venden en una situación más favorable que el citado día 28, cuando la avalancha de papel hará, presumiblemente, que sea complicado vender títulos.


Sigue leyendo

21 mayo, 2013 | 11:37

Apple y la deslocalización fiscal

El propio éxito de Apple, tanto a la hora de hacer teléfonos y demás como de esquivar el pago de impuestos, ha derivado en una situación bien curiosa. La empresa está, literalmente, forrada, pero no quiere tocar el cofre del el dinero, porque está inmovilizado en las filiales. Y, si lo moviliza, tiene que pagar impuestos, cosa que no quiere.

Ahora, como Apple tiene unos 100.000 millones de dólares (76.000 millones de euros) en sus filiales extranjeras, y es ciertamente difícil gastar o invertir semejante cantidad, la empresa ha optado por el reparto de beneficio entre sus accionistas. Cosa lógica. En lugar de mediante el dividendo, lo hace mediante la recompra de acciones, una práctica muy habitual en Estados Unidos. 

Sigue leyendo

16 mayo, 2013 | 22:45

¿Son extractivas las elites europeas?

Cuando la elite política y económica toma decisiones no en busca de la creación de riqueza en la sociedad sino en busca de extraer la riqueza que pueda tener el resto de la sociedad, estamos ante una elite extractiva. Es la tesis básica del popular libro “Por qué fracasan los países” de Acemoglu y Robinson. Los autores sostienen que la capacidad de estas elites para extraer rentas es un determinante clave de la falta de desarrollo, pues desincentiva el esfuerzo y la creatividad a favor del arribismo y el chalaneo.

Sorprende que una tesis tan razonable como esta haya resultado novedosa, aunque en cierto modo es un buen ejemplo de la torre de marfil en la que vive gran parte de la academia económica. No es que yo esté de acuerdo con todo lo que plantean Acemoglu y Robinson en el libro (sobre todo por su insistencia en explicarlo todo a partir de sus tesis), pero es muy recomendable. Sobre todo, porque se ajusta muy bien a la sociedad española, como contó en su día César Molinas en este artículo.

Claro que también me pareció ver un pequeño agujero en el artículo de Molinas (bueno, alguno más, pero no viene al caso). Y es que, por muy imperfectas, lamentables o mediocres (allá cada cual con el adjetivo) que consideremos las estructuras de poder en España, al otro lado de los Pirineos las cosas están bastante mejor, pero distan de ser perfectas.Especialmente (aunque no solo) cuando hablamos de las instituciones europeas, y cuando pensamos en cuáles han sido las prioridades a la hora de abordar la eurocrisis.

Las políticas aplicadas desde 2010 han sido diseñadas y/o decididas por el Banco Central Europeo, la Comisión Europea y el Eurogrupo/Ecofin. No es que yo crea en el sadismo del BCE, la Comisión Europea o el Eurogrupo, y que los daños infringidos por estas políticas a las economías del Sur de Europa hayan sido voluntarios. Pero tampoco creo que sean una fatalidad. Simplemente, son el precio a pagar por una decisión política que siempre ha priorizado otros aspectos.No es nada personal.

Sigue leyendo

13 mayo, 2013 | 15:55

El presupuesto, cuestión de prioridades

Estas queridas fechas en las que toca rendir con Hacienda son un buen momento para pensar a qué destinamos, y a qué no, nuestros impuestos. Según la doctrina de que no hay dinero, hemos visto cómo se han recortado, motosierra mediante, ayudas a personas dependientes, fondos para investigación, se ha amagado con cerrar urgencias sanitarias o se han subido todos los impuestos.

Quizá, más útil que entrar en discusiones circulares sobre si hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, o sobre si una familia puede o no gastar más de lo que gana, pueda ser interesarse sobre qué se gasta dinero el Estado y en qué no. 

No solo hablo del rescate a Bankia y otros bancos (o, mejor dicho, del rescate a sus acreedores), algo que mal que bien todo ciudadano sabe que paga con sus impuestos. Tampoco del inminente rescate de las autopistas, que supondrá enterrar varios miles de millones de dinero de nuestros impuestos para ingresar en empresas que llevaron a cabo proyectos tan absurdos como construir autopistas de pago al lado de autovías gratuitas. 

Podemos tomarnos la molestia de leer el BOE (o, al menos leer al alguien que sí se lo lea) y ver para qué sí hay dinero. Aun con retraso de meses, la ley de presupuestos siempre nos da alguna sorpresa, que cuantitativamente no suele ser tan significativa como los lamentables "rescates" citados, pero sí indica bien el funcionamiento de este país. Y ya después hacemos la declaración.

Ejemplo: los eventos de interés especial. Son acontecimientos que, al obtener esta calificación del Ejecutivo, gozan de los máximos beneficios fiscales previstos por la normativa. Particulares o empresas podrán deducirse del 35% al 40% de las donaciones realizadas a los consorcios que patrocinan estos eventos. Además, se podrán deducir el 15% de los gastos que, “en cumplimiento de los planes y programas de actividades establecidos por el consorcio o por el órgano administrativo correspondiente, realicen en la propaganda y publicidad de proyección plurianual que sirvan directamente para la promoción del respectivo acontecimiento”, según la normativa.

Uno podría pensar que estos acontecimientos de especial interés son eso, eventos excepcionales, que justifican el aporte de dinero público en tiempos de escasez porque los beneficios comunes que traen lo justifican.

Ésta es la lista de eventos especiales incluida en el BOE del 28 de diciembre.

  •  Actos de celebración del VIII Centenario de la Peregrinación de San Francisco de Asís a Santiago de Compostela (1214-2014).
  • 3.ª edición de la Barcelona World Race
  • Programa de preparación de los deportistas españoles de los juegos de «Río de Janeiro 2016»
  • «V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa a celebrar en Ávila en el año 2015»
  • «Año Junípero Serra 2013»
  • Evento de salida de la vuelta al mundo a vela «Alicante 2014»
  • [Este es mi favorito] Año Santo Jubilar Mariano 2013-2014 en la Real Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestra Señora del Rosario, Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y María Santísima de la Esperanza Macarena en la ciudad de Sevilla.

Sigue leyendo

06 mayo, 2013 | 15:37

Diez ideas sobre Bangladesh y la industria textil

1.- Nunca me ha gustado aplicar al tercer mundo los criterios de dignidad o bienestar que tenemos aquí, pues vivimos dos vidas totalmente opuestas. No me gusta pontificar sobre lo que es digno o deja de serlo para gente cuyas prioridades nunca voy a entender del todo. ni los turistas que tiran el dinero cuando viajan a África o el sudeste asiático porque lo que para ellos es una minucia, para los locales es un dinero.

2.- Relativizar las condiciones de vida no es un "todo vale". Si en un país del tercer mundo hay niños que trabajan o jóvenes prostituidas, nadie en su sano juicio puede argumentar que son opciones vitales válidas y quién somos nosotros para meternos en esos fregados.

3.- Dicho esto, ¿qué es la explotación? ¿Qué es abusivo? ¿Es abusivo que los trabajadores que tejen para Inditex o El Corte Inglés en Bangladesh cobren sueldos de miseria (30 euros al mes es el salario mínimo) o lo es que las condiciones en las que trabajan sean penosas? Es más, ¿son más miserables estas condiciones porque están relacionadas con una decisión de compra que tomamos todos los días los afortunados habitantes del primer mundo, porque es una miseria que nos toca de lejos?

4.- No me siento capacitado para defender mis argumentos con la vehemencia habitual en la blogosfera (de Twitter ni hablamos), pero sí creo que un salario que a nosotros nos parece miserable no es necesariamente explotación. Y creo, por otro lado, que las condiciones de seguridad, el empleo infantil, la jornada laboral abusiva o la represión de los movimientos sindicales sí es aprovechar la miseria de otros de forma ilegítima.

5.- Tengo mis dudas sobre hasta qué punto la industria textil en Bangladesh tiene, por decirlo en términos económicos, “externalidades positivas”. Es decir, si más allá del salario superior que cobran los empleados se generan habilidades que les hacen más productivos, si sus hijos tienen mejor acceso a la escuela o sobre si en estas industrias hay empleados locales de rango medio que pueden ayudar a crear tejido económico.

Por ejemplo, y hablando un poco a bulto, no creo que las grandes explotaciones de monocultivo en el Tercer Mundo, pese a que los trabajadores puedan estar dispuestos a cobrar algo más de salario, tengan grandes beneficios en el largo plazo debido a la ausencia de valor añadido y a la excesiva dependencia de un negocio de fuertes fluctuaciones en el precio (y por tanto en las decisiones empresariales).

6.- Como explica este artículo de El País, las condiciones laborales en la zona de talleres en la que se derrumbó el edificio son envidiadas por los trabajadores de otros talleres aún más miserables. No es que ello justifique que se siga trabajando en edificios ruinosos, pero sí que ayuda a poner las cosas en perspectiva.

7.- No comparto el planteamiento de Roger Senserrich de que hay un camino natural que llevará a Bangladesh a la prosperidad por la vía de los talleres textiles, por más que los indicadores de desarrollo del país mejoren paulatinamente. No entiendo que desligue la responsabilidad del Gobierno de la actuación de las empresas que allí operan. Pero a veces no hace falta compartir la opinión de un artículo para que merezca la pena leerlo. Ahora bien, si realmente compramos el argumento de Senserrich y lo llevamos al extremo, cuando más miserable sea el sueldo que se paga a un trabajador, más favor estamos haciendo a la lucha contra la pobreza, pues más miserables deberían ser las condiciones de vida de éste para aceptar un trabajo tan penoso…. No me convence mucho.

8.- La resignación me convence menos. En esta entrada, Íñigo explica las iniciativas de una ONG para mejorar las condiciones de seguridad de los trabajadores del sector en Bangladesh. Medidas que no supondrían mucho coste (25 centavos por prenda, según la ONG), dado el gran volumen de producción del sector.

9.- En este sentido, es aún más importante la transparencia y trazabilidad. No solo para que el consumidor tenga la capacidad de saber qué está comprando, sino para evitar silencios ominosos, como el de las españolas tras la tragedia de Dacca. Angela Merkel ha dicho hoy que debería exigirse certificados sobre el origen de los productos en este sector (como sucede con las maderas tropicales). Pueden decir las compañías que no pueden controlar a las subcontratas de sus subcontratas pero, en fin, hoy por hoy el incentivo a que no se vulneren derechos básicos a lo largo de la cadena de producción en el Tercer Mundo es cercano a cero. Ni siquiera se juegan un poco de su cuidada imagen. 

10.- ¿Suficiente? El caso de los talleres textiles es, quizá, el que toca la fibra más sensible. Porque han muerto varios centenares de personas confeccionando un un artículo de semi-lujo que está en nuestros armarios. Podemos dejar de comprar en Inditex, sí. Ahora bien, por poner el primer ejemplo que se me ocurre, hace dos años la policía de Kazajstán mató al menos 10 trabajadores en huelga del sector petrolero. En Bangladesh se desguazan petroleros a martillazos y en la playa. Eso, por no mencionar el turismo sexual, la explotación de menores o las sangrientas guerras africanas donde el botín se llama coltán, material usado para la fabricación de los elegantes teléfonos móviles que gastamos.  A veces las fuerzas del mercado llevan a abusos, que no siempre pueden ser corregidos por las mismas fuerzas del mercado por muy perfecto que éste sea. Y aquí no hay mano invisible que valga; si se incumplen los derechos humanos, y no hablo de cobrar poco, la obligación moral del primer mundo es velar por ello. O disimular un poco, y tener en cuenta estos aspectos en los tratados de libre comercio. Y de verdad, no solo al día siguiente de la tragedia.

Música contra la crisis. Obligado estoy a enlazar el Gangman Style feat. Pocoyo. Descomunal. Sí, lo he visto hoy.

 

Sígueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí

Categorías

Los mercados, en CincoDías.com

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.