Sobre el autor

Si los mercados funcionasen como se suponen que funcionan, muchos nos tendríamos que dedicar a otra cosa. Desde 1998, una sucesión de burbujas, crisis, burbujas y crisis ha alimentado mi escepticismo natural. Lealtad, 1 es mi visión, personal y muchas veces equivocada, de la actualidad de los mercados y la economía.

Categorías

octubre 2014

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« Que compre la banca, que ya pagamos entre todos | Inicio | Cuentas griegas: el rescate »

03 diciembre , 2012 | 11 : 41

"El problema de esta empresa es que tiene poca deuda"

En uno de mis primeros encargos como periodista financiero, hace muchísimo tiempo, cuando los tipos de interés mínimos habían inflado la brutal burbuja tecnológica, pregunté a un analista, joven pero no tanto como yo, por Telepizza. La empresa de comida a domicilio estaba de moda entre los inversores porque el sistema de reparto a domicilio iba a convertir a la empresa en un “caso de éxito” en aquello de la Nueva Economía.  Al parecer, un teléfono y un chico con motocicleta eran un activo no solo valioso, sino también sin competencia, en aquel mundo emergente. No es broma; en este artículo se pueden leer las opiniones al respecto de serios bancos de negocios. 

El analista era también positivo con Telepizza. Yo, como economista recién salido de la facultad y periodista imbuido de espíritu crítico, apunté que Telepizza cotizaba con un PER de 100 veces. Esto es, si alguien compraba Telepizza entera, tardaría un siglo, al ritmo actual de generación de beneficios, en recuperar lo invertido. Pregunté si no era mucho. “Bueno, si duplica el beneficio , el año que viene el PER será de 50”, contestó. Y a otra cosa. El argumento parecía más propio de un debate futbolístico pero, en fin, yo no estaba ahí para pensar sino para informar.  

Lo que luego pasase con Telepizza y con el analista es otra historia. Pero hizo un favor a mi ya de por sí natural escepticismo. Me volví a acordar de esta batallita el otro día, cuando el presidente de Grifols tuvo el cuajo de explicar, al recibir un premio de la asociación de analistas, que éstos solo se preocupan por curvas de Fibonacci.  

Ya voy al grano. Hoy la expresión “los mercados” aparece siempre que se habla de la crisis y de los recortes. Los mercados exigen esto, si no se hace aquello los mercados cerrarán el grifo… Los mercados no son nada más que gente como el analista de antes, como el veinteañero que busca hacerse un hueco en el ultracompetitivo mundo de las mesas de trading o como el gestor de fondos al que preocupa la rentabilidad de su producto, sí, pero sobre todo mantener el puesto.  Gente inteligente, pero que no puede permitirse no seguir la corriente. En este negocio, cuando ganan, ganan casi todos, y cuando pierden, pierden casi todos. Y llevar la contraria al resto puede suponer perder mucho dinero, y con él el trabajo.

Hace seis o siete años, en plena efervescencia de otra burbuja, la de crédito, recuerdo otra moda distinta. “Ganar apalancamiento”, se decía. “Una estructura de capital más eficiente”, era otra frase hecha. En castellano, esto era endeudarse. Y era bueno. Muy bueno. Había dinero barato, todo el que se quisiese, de modo que si la empresa conseguía sacar una rentabilidad a la inversión superior al, pongamos, 3,5% al que se financiaba, el beneficio para el accionista crecería. Más beneficios y acción al alza. Una empresa con poca deuda tenía un problema.

La idea no es nueva, y al igual que el papel lo aguanta todo, siempre hay algún economista que soporta cualquier idea, sea la que sea. En este caso, la teoría de que da igual tener mucha deuda o poca fue perpetrada por Modigliani y Miller y sus innovadores conceptos sobre la irrelevancia de la composición del balance. Pero esa es otra historia.

No tengo que contarles por dónde van los tiros hoy en los dichosos mercados. Antes había dinero de sobra para prestar y la deuda era buena. Hoy casi no hay dinero para prestar, y la deuda es mala.  Pero el que escuchó demasiado, el empresario que se endeudó hasta las cejas para optimizar el retorno al accionista, ése no puede cambiar de opinión. Es quien debe rogar a los acreedores que le den una prórroga en el vencimiento de los créditos. Es el mundo real.

 Por eso, quizá, cuando un político, tertuliano, economista o periodista, quiera hablar de lo que opinan los mercados (suponiendo, y es mucho suponer, que lo sepa) debería, o deberíamos, matizar y añadir un “hoy, a esta hora”.

Como bonus, esta entrevista de La Vanguardia, sobre cómo se forman y popularizan en la política y los mercados lo que el entravistado llama “narrativas”, convicciones generales sobre lo que pasa o lo que va a pasar.

Música contra la crisis. The Cure. Play for Today

The CURE - Play for Today (Live 1986) from zoccaerg on Vimeo.

 

Sígueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí

Comentarios

enricalacalle

Ahhhh, las narrativas... que grandes. Un señor insigne digo que "I therefore claim to show, not how men think in myths, but how myths operate in men's minds without their being aware of the fact." Sí, la dió en la frente el tal Levi-Strauss

Por no hablar ya del mítico pasaje de Keynes y los mercados... los mercados como un concurso de belleza, donde los jueces/mercados no deciden cual es más bella, ni siquiera cual creen los demás que es mas bella, si no cual creerá todo el mundo que es más bella suponiendo que todos piensan como piensan los demás que ellos pensarán que es la más bella.

Y un comentario el problema de la deuda no es tanto que haya mucha o poco sino el tono religioso con el que se toma. Mucha deuda es mala, pero la religiosidad que la envuelve la hace peor.....

Aquí fue un dialógo socratico para intentar quitarle religiosidad....largo pero dialogo http://bit.ly/110dECE

fer

Bueno Nuño, como eres un poco más joven te voy a contar otra; conseguí mi MBA en 1987 (ya ha llovido) y cuando se me ocurrió preguntar a mi profesor de finanzas cómo iba a ser bueno hacer una compra endeudándose hasta las cejas y más alla (era la época de LBOs y demás genialidades) me miró como si le hubiese mentado a toda su familia. Comprar con deuda era maravilloso y el futuro de las finanzas. Con todo lo que dice enricalacalle; el cura de mi parroquia no daba las homilias con tanto fervor. Luego ya sabemos todos lo que pasó.

Oscar

Excelente artículo. Resume lo que ha pasado y lo que está pasando. Nada que añadir.

Luis

Me ha gustado mucho el artículo, y casi más por lo que deja entrever que por lo que de verdad cuenta. Sobre lo de las "narrativas" , me imagino que alguien estará estudiando como afectan las redes sociales a su creación: Las "opiniones generalizadas" que hace apenas 10 años se destilaban desde corrillos en la penumbra hoy surgen a borbotones de las páginas de twitter y facebook. Lo que está cada vez más claro es que lo que necesitamos está cada vez más lejos de lo que queremos: Queremos magos que nos hagan millonarios, guapos y felices en un día, y necesitamos profesionales que nos orienten sobre las posibles consecuencias de nuestras decisiones para tratar de obtener lo mejor de nuestras capacidades y esfuerzos. No hay camino, ni mucho menos tren expreso, al éxito.

Inmigrante/Emigrante

Telepizza iba a ser Amazon, a mas deuda mas beneficios, las casas nunca bajan...

Los nuevos mantras parecen ser: Las casas "buenas y caras" siempre subiran mas o mantendran mejor el precio, la culpa de todo es de los bancos/Alemania...

Aliseda

Todo es mucho más simple. A ver cuando la RAE da una definición concreta del palabro "Pelotazo" en su contexto económico. La mentalidad "pelotari" resiste el paso del tiempo, perdura al "hoy y a esta hora". Duros a pesetas. Vende motos. Un "brown" envuelto en papel de seda..... Seguramente esto ya lo hacía el listo de la manada hace unos cuantos miles de años. El envoltorio a evolucionado, pero no el contenido. Nuño quiere añadir una capa más: "el tiempo". Yo estoy por redactar un artículo que además considere "el espacio", e incluso podríamos analizar la evolución de los mercados en los espacios paralelos.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341c760153ef017ee5dc69f3970d

Listed below are links to weblogs that reference "El problema de esta empresa es que tiene poca deuda" :

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]