Sobre el autor

Si los mercados funcionasen como se suponen que funcionan, muchos nos tendríamos que dedicar a otra cosa. Desde 1998, una sucesión de burbujas, crisis, burbujas y crisis ha alimentado mi escepticismo natural. Lealtad, 1 es mi visión, personal y muchas veces equivocada, de la actualidad de los mercados y la economía.

Categorías

noviembre 2014

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« febrero 2012 | Inicio | abril 2012 »

23 marzo, 2012 | 11:59

El España Italia, aún en empate

Es entretenido, para qué negarlo, el símil futbolístico de la evolución de las primas de riesgo de España e Italia. Especialmente ahora que, en esto del balonpié, podemos presumir de algo (de muchísimo, en realidad) en lugar de recordar el codazo de Tassotti.

El año pasado, allá por julio y agosto, cuando Berlusconi remoloneaba con los recortes de gasto antes de ser ajusticiado por el BCE, España superó a Italia. Creíamos entonces revivir el penalti transformado por Cesc Fàbregas en la tanda de cuartos de la Eurocopa (cuando la selección eliminó a Italia y des despojó de sus fantasmas como paso previo a ganar Eurocopa y Mundial). Nos equivocamos. El partido no ha terminado y seguimos en el ojo del huracán. Sirva como ejemplo que hoy el FT nos dedica la portada con el peregrino argumento de que el bono ha subido del 5,5%.

Sigue leyendo

21 marzo, 2012 | 13:44

¿Tiene crédito la banca española?

¿Cómo está de ahogada la banca española? ¿Tiene crédito la banca española? No dan crédito. Lo decimos todos los días los periodistas, lo dicen todos los días los políticos. La banca tiende a responder que no es que no de crédito, es que no tiene demanda solvente. Pero, ¿tiene crédito la banca española?

Los datos del BIS, del Tesoro del Banco de Epaña nos puede echar una mano en la respuesta, y también en mostrar cómo funciona el circuito cerrado del que hablamos hace unos días. Según los datos del BIS los depósitos bancarios en bancos españoles e italianos (el BIS no los desagrega), vemos una pérdida en torno a los 120.000 millones de euros en 2011.

Con cifras del Banco de España, la caída de los depósitos de hogares y empresas no financieras pasó de 1,412 billones a cierre de 2010 a 1,372 a cierre de 2011. Eso, a pesar de las ofertas de depósitos bancarios. La caída pequeña en términos porcentuales, pero son 57.000 millones de euros que la banca tiene que captar por otro lado. Los depósitos de clientes están en mínimos de 2008.

Sigue leyendo

20 marzo, 2012 | 10:21

Buscando una crisis desesperadamente

Portugal caerá a finales de año. España es protagonista en los comentarios financieros desde hace ya tiempo, y se la considera demasiado grande para caer, Tanto, que se romperá el euro. Eso, si no se rompe antes porque Alemania se marcha (corriente de opinión que ganó enteros últimamente).

Si salimos un poco de la zona euro, podremos comprobar cómo la posibilidad de un ataque israelí a Irán y el cierre del Estrecho de Ormuz a los barcos petroleros puede generar una crisis que haga palidecer cualquier choque petrolero. Y si miramos un poco más allá, hacia Extremo Oriente, resulta que China supone un gran peligro por el recalentamiento de su mercado inmobiliario y la excesiva expansión del crédito. Y de Estados Unidos, mejor no hablar. Decir que la Reserva Federal es un fraude piramidal por la expansión de balance es de lo menos feo que se lee en los comentarios económicos de perfil conservador…

Por lo demás, desde el mundo financiero parece que se ha esquivado un momento Lehman Brothers con los CDS de Grecia. Pero no hay tregua ni respiro en la ruleta del miedo. Hoy la cuestión parece ser, más bien, que Wall Street, gracias al dinero de Bernanke, está inflando demasiado los precios. Para muestra, valga la burbuja de las dichosas redes sociales. ¿Apple? Pagar dividendo puede, en un ejercicio de cinismo, considerarse la prueba de que el modelo Jobs no da más de sí. Aunque eso sería forzar las cosas.

El ser humano es capaz de vivir tanto en el desierto de Namibia como en las Islas Feroe gracias a su capacidad de adaptación. Y nos hemos adaptado, yo incluido, al entorno generado desde verano 2007. En estos casi cinco años hemos vivido un rosario de sustos económicos sin precedentes desde la Gran Depresión. Nos hemos acostumbrado, y probablemente ahora buscamos la confirmación de que estamos en este escenario. El miedo se ha instalado en el mercado y, si en épocas de euforia los inversores se buscan excusas y argumentos rebuscados para seguir comprando, hoy lo hacen en sentido contrario.

Estos miedos del mercado están, en parte, justificados. Las consecuencias de la crisis son tan dolorosas, y las eventuales medidas para intentar paliar este daño tan apabullantes, que el riesgo de desequilibrios es elevado. Todo eso es cierto. Pero, la verdad, a veces me da la impresión de que la tensión y los miedos van más allá de lo razonable. Ya tenemos bastante con lo que tenemos; irse tan lejos a buscar futuribles crisis o escándalos me suena un tanto artificioso.

Música contra la crisis, Carole King, I Feel the Earth Move.

Sígueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí 

15 marzo, 2012 | 11:43

El Goldman Sachs de la esquina

"He descubierto que en este local se juega", como dice el comisario Renault en Casablanca. Goldman Sachs opera para ganar dinero, y no para ganarse el interés del cliente, hemos descubierto todos esta semana. La existencia de conflictos de interés en la banca quizá sea una sorpresa para aquellos que abogan por la autorregulación en el sector financiero. No para el resto de los mortales.

Una semana antes de que Greg Smith dimitiese de Goldman, la firma protagonizó un buen ejemplo del capitalismo de nuestros tiempos. El Paso es una empresa energética estadounidense cuyo consejero delegado negoció vender a otra compañía, Kinder Morgan, y para ello contrató a Goldman Sachs. Goldman tiene el 19% de Kinder Morgan y dos asientos en el consejo de administración, una información que no se suministró al consejo de administración de El Paso.

Según una demanda planteada por accionistas de El Paso contra el consejero delegado y Goldman Sachs, entre otros, el citado consejero delegado, a espaldas del consejo de administración y de la mano de algunos ejecutivos, planeaba recomprar a Kinder Morgan una parte del negocio, concretamente el de exploración y producción. No me enrollaré más. Aquí está la demanda.

En todo caso, no deja de ser llamativa la preocupación de la prensa patria por la ética de los banqueros de Wall Street. En Goldman Sachs se mofaban de sus clientes, a los que llamaba muppets, y les veían como una naranja a la que sacar todo el jugo. Y todo estaba planeado en este sentido, siempre según la dichosa carta de Smith. ¿Y en España? No hablo de banca de inversión. Hablo del banco de abajo, de la oficina de la esquina. De las participaciones preferentes, deudas subordinadas o depósitos estructurados.

¿No hay en la comercialización de estos productos una estrategia premeditada? Hasta donde yo sé, los bancos con campaña de colocación de producto distribuyen argumentarios a su red ¿No es cierto que, cuando un banco coloca al particular preferentes a un tipo de interés muy por debajo del mercado, ha dejado de velar por los intereses de este último? ¿Es la aplicación de claúsulas suelo abusivas una política comercial ética? ¿Es razonable que un producto sofisticado como un bono obligatoriamente convertible a cinco años atrajese el interés de 129.000 inversores? ¿Fue la burbuja inmobiliaria y crediticia española una fatalidad bíblica o ese crédito se fomentó desde algún sitio? 

La respuesta la conocemos todos. Abajo, entre la panadería y el bar, tenemos casi todos un pequeño Goldman Sachs, con el agravante de que, al menos, los empleados de Goldman Sachs se embolsan bonus de 300.000 dólares o más, mientras el comercial del banco de abajo de casa harto tiene con ir tirando y esquivar la presión del director de zona ante el fantasma eterno del cierre de oficinas. 

En fin, que sí, es muy jugosa la carta del ex empleado de Goldman. Pero vamos, es ver la paja en el ojo ajeno y no ver la viga en el propio. Un clásico español.

Música contra la crisis. Radio Tarifa, Oye China. Pequeñísimo Homenaje a Benjamín Escoriza

Sígueme en twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí

13 marzo, 2012 | 11:29

¿Es Portugal una Grecia 2.0?

Mientras nuestros líderes europeos siguen peleándose por unas décimas de déficit que, pasadas por el tamiz de Eurostat, separarán el vicio de la virtud, los mercados andan ya a otra cosa. Comprobado que el impago ordenado de Grecia no ha traído consigo un "momento Lehman" por la vía de los CDS, queda por ver qué pasa el día después. 

Como ya hemos dicho en muchas ocasiones, hay dos motivos por los que el mercado presionaba a España e Italia. Uno, por los posibles problemas para financiar sus vencimientos de deuda. Dos, por la posible ruptura de la zona euro o un efecto dominó de impagos de deuda. El primer riesgo ha sido conjurado, al menos de momento, por el dinero del BCE a tres años. El segundo no.

Sigue leyendo

07 marzo, 2012 | 12:07

Teoría de juegos en el canje griego

¿Por qué ahora? Los periodistas tenemos la dichosa costumbre de forzar relaciones causa-efecto para no defraudar a nuestros lectores. Por este motivo, el desplome bursátil del martes tuvo como argumento las dudas sobre la participación en el canje de deuda griego y las amenazas de Atenas a quien no acuda al canje. 

La confusión no debería sorprender; las negociaciones para el canje de deuda son una partida de póker. Si la participación es elevada, quedarse fuera sale muy bien porque no se activan las llamadas cláusulas de acción colectiva (fórmula mediante la que Grecia impondría por ley una quita a la deuda) y el tenedor del bono no sufre. Ahora bien, si se activan las cláusulas, Grecia impone por ley una quita a su deuda y el tenedor del bono que no acude al canje sale escaldado. Esto sucederá, en principio, si la participación voluntaria en el canje no llega al 75% de total.

Es pura teoría de juegos. En el eje vertical de la imagen se pueden las posibilidades que tiene el inversor: acudir al canje o no acudir. En el eje horizontal las alternativas de si se activan o no las cláusulas, que no dependen de él. Dentro de la matriz se ven el resultado para el inversor, suponiendo que si se activan las cláusulas. He asumido una quita del 50% por poner un ejemplo.

 

 

 

 

 

Se activan

No se activan

 

las cláusulas

las cláusulas

Acudir al canje

70%

70%

 

No acudir al canje

50%

100%

 

 

 

 

 

Disculpen lo burdo de la tabla, pero Typepad tiene sus limitaciones y yo, no demasiado tiempo. Espero que ayude a entender que se trate de una partida de cartas. Si demasiada gente se queda fuera, salen todos perdiendo, luego interesa quedarse fuera y hacer que los demás acudan al canje.

En paralelo, el otro jugador de la partida, Atenas, también maneja sus bazas. Quiere que los inversores acudan al canje voluntariamente, y por eso amenaza que quien se quede fuera sufrirá una quita forzosa. Pero si lo hace, Grecia entra en situación de impago, una alternativa que tampoco es deseable para ellos. 

En otras palabras, lo raro sería que a día y medio de la hora límite no hubiese confusión o declaraciones cruzadas. Los bancos y las aseguradoras europeos irán, en su mayoría, al canje (al BCE no le gustaría que no fuese así). Y quieren que los demás vayan, lo que explica por qué el IIF se dedicó el lunes a meter miedo. Los fondos de pensiones probablemente también. Son los hedge funds y quizá algún banco no europeo quien tenga la tentación de jugar la carta y quedarse fuera, pero esperarán al último minuto para tomar la decisión.

Como señala la matriz de arriba, si nos demasiados los que se pasan de listos, todos salen perdiendo. Si yo fuese un hedge fund intentaría que los demás fuesen al canje, por lo que jugaría la carta de meter miedo y decir que es necesario acudir al canje. Y si yo fuese Venizelos diría que probablemente no tenga otra opción que aplicar la quita forzosa. De ahí el pesimismo y la confusión de estos días, que no deberían despistar demasiado al inversor. Todo esto es teatro, humo y espejos; la realidad se conocerá cuando venza el plazo del canje. 

Música contra la crisis. John Lennon, Mind Games

 

Sígueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí


 

05 marzo, 2012 | 11:27

Valiente patinazo de Montoro

¿Se imaginan qué sucedería en EE UU si el responsable de supervisar a Bernard Madoff hubiese quedado a comer con el propio Madoff? ¿Si se supiera que le avisaba de las investigaciones en curso? ¿Si se hubiese relevado del cargo al investigador aun habiéndose demostrado que Madoff falsificaba documentos? ¿Si con estos antecedentes se hubiese elevado la categoría jurídica de la gestora de Madoff? ¿Se imaginan que tras el mayor fraude financiero en la historia de EE UU el máximo responsable de su supervisión pasase a tener un puesto de máxima relevancia en la lucha antifraude? No, ¿verdad? Yo tampoco. Porque Madoff era estadounidense. Y nosotros vivimos en España.

Fue hace ya once años cuando alguien del mercado nos aconsejó que deberíamos estar pendientes de una agencia de valores que acababa de ser intervenida por la CNMV, Gescartera. No es que intervenir una firma fuese habitual en aquel 2001, pero el caso no había despertado demasiado interés en un mundo financiero más pendiente del crac tecnológico. El 27 de junio escribí esta noticia: "La CNMV paraliza los reembolsos de fondos en Gescartera".

Aquel par de llamadas provocaron que, de ahí en adelante, siguiese el caso Gescartera para este periódico. Menos de un mes después de la paralización de los fondos depositados en Gescartera, la CNMV reconocía que no había ni una sola peseta (sí, se usaban pesetas). El resto más o menos lo saben. Y si no lo saben, aquí hay una buena cronología de Efe sobre aquel verano tan berlanguiano. Todo me volvió a la cabeza el pasado jueves al enterarme de que Pilar Valiente, presidenta de la CNMV en la intervención de Gescartera, es la número dos de la oficina antifraude de la Agencia Tributaria.

Pilar Valiente dimitió en septiembre, poco después de los atentados contra las Torres Gemelas, después de que los diarios de Pilar Giménez-Reyna, comercial de Gescartera, revelasen que la propia presidenta de la CNMV alertaba y ayudaba a la agencia de valores a capear las investigaciones llevadas a cabo por los técnicos de la Comisión.

Sigue leyendo

01 marzo, 2012 | 12:35

El BCE, principio y fin de un circuito cerrado

El BCE presta dinero a los bancos. Los bancos compran deuda del Estado para que éste pueda financiar el déficit. El Estado avala a los bancos para que puedan emitir deuda. El Estado avala a las comunidades autónomas para que los bancos puedan pagar las facturas de éstas a los proveedores. Y los bancos toman la deuda de los Estados para depositar como colateral en el BCE.

Por resumir un poco:

Escalera escher

La macrosubasta del BCE pone dinero (en realidad, mucho dinero) en circulación en el mercado, pero éste apenas sale del circuito cerrado de banco central-banca comercial-Tesoro público. ¿Tiene sentido? En teoría, ninguno. En la práctica, está lejos de ser una solución óptima, y llega tarde. Pero es mejor que no hacer nada. 

La ventaja más apreciable es la caída de las primas de riesgo. No es poca cosa, pero tampoco es el único efecto, pues con la barra libre de Draghi, la banca española ha podido captar dinero para cubrir sus vencimientos de deuda más próximos. En otras palabras, el BCE inyecta dinero en un circuito cerrado, pero es que este circuito necesita dinero para evitar el colapso. Y dado que no sale de otro sitio, el BCE es el mal menor.

Eso no evita los probelmas de más calado, que en el caso español son dos, y no precisamente nuevos: la exposición de la banca al ladrillo y la incapacidad de España para atraer dinero del extranjero (algo necesario dado el déficit por cuenta corriente y la deuda externa). El déficit público que ocupa tantas portadas es simplemente el arma de negociación, o la moneda de cambio: Bruselas y el BCE no pueden exigir a España que acabe de un día para otro con las dos lacras citadas, luego vuelca su artillería sobre este objetivo. No porque sea factible (el 4,4% no tiene ni pies ni cabeza), sino porque es una petición exigible.   

Es por todo esto que el ciudadano de a pie solo ve una cosa: que sufre los recortes impuestos desde el Norte de Europa mientras el dinero que llega del Norte de Europa solamente llega a la banca. Es la explicación, que de poco servirá a quienes, con razón, protestan.  

Quizá la única fórmula que saque algo de dinero a la calle sea la del pago a proveedores de ayuntamientos. Estos proveedores que trabajan con subcontratas y, como es tradición hispánica, tienden a no pagar al menos hasta que hayan cobrado. La parte mala es que la banca es quien debe descontar estas facturas y financiar a los ayuntamientos (con aval del Estado). Y, como sucede con el dinero del BCE, esto también es un parche. La banca no querrá atarse con plazos demasiado largos (tiene que devover la liquidez a Draghi en tres años) y, al final del día, alguien tendrá que pagar las facturas: las comunidades o el Estado.

Las crisis de liquidez, en fin, pueden degenerar por sí solas, y a través de la descofianza de los mercados, en crisis de solvencia. Pero las medidas que solucionan la liquidez no solucionan la solvencia. El BCE no quiso atajar la crisis de liquidez en un primer momento y, ahora, lo único que puede hacer es ganar tiempo.

Música contra la crisis. Two Gallants. Steady Rollin'

Sígueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí

Categorías

Los mercados, en CincoDías.com

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.