Sobre el autor

Si los mercados funcionasen como se suponen que funcionan, muchos nos tendríamos que dedicar a otra cosa. Desde 1998, una sucesión de burbujas, crisis, burbujas y crisis ha alimentado mi escepticismo natural. Lealtad, 1 es mi visión, personal y muchas veces equivocada, de la actualidad de los mercados y la economía.

Categorías

noviembre 2014

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« enero 2012 | Inicio | marzo 2012 »

28 febrero, 2012 | 12:46

Consejos para invertir y fallos del capitalismo

No voy a ocultar mi parcialidad. En la gestora de fondos estadounidense GMO trabajan dos de los mejores comentarias sobre economía y mercados financieros que se pueden leer en la actualidad: Jeremy Grantham y James Montier. La última carta trimestral de Grantham merece una lectura. Tiene dos partes. La primera, "Consejos de Inversión del tío Polonio" (el chambelán de Hamlet) y la segunda, "Tus nietos no tienen valor", sobre las deficiencias que ha desarrollado el sistema capitalista estadounidense en las últimas décadas. 

Una cita. "Suponiendo que hubiese se descubriesen existencias petróleo para otros 1.000 años con un coste de extracción 200 dólares el barril, además de las ya conocidas para 40 años con costes variables, ¿cómo afectaría eso al precio del crudo? Respuesta: en nada. El precio solo tiene que ver con la demanda actual y con los costes de extracción a medio plazo".

Grantham señala que el capitalismo ha evolucionado a través de una serie darwinista de ensayos y errores. Hoy, es una herramienta de lograr crecimientos en el corto plazo a cualquier coste. El cambio en la estructura de propiedad de las empresas y los incentivos a los ejecutivos conviertieron las compañías en máquinas de endeudarse para obtener beneficios rápidos, con los resultados que ya conocemos. Después de la Segunda Guerra Mundial un directivo cobraba 40 veces el salario de un trabajador medio. Hoy son 600 veces, sin que nada indique un aumento equivalente del talento, apunta.

Todo este crecimiento ha sido posible, en todo caso, gracias al aumento de la población, de la productividad (aunque esto no se ha trasladado a los salarios) y a la energía fácil y barata de los hidrocarburos. Pero no durarán para siempre. La incapacidad del mercado para tener en cuenta que los recursos (y por tanto la producción física de bienes) sin finitos es el principal problema esgrimido por Grantham.

Adicionalmente, añade, los rápidos crecimientos de los beneficios hacen que las compañías exijan descomunales ratios de retorno sobre las inversiones. A finales de los 90 el mercado estaba acostumbrado a retornos de más del 10% anual, una tendencia que exagera la búsqueda del beneficio a corto plazo a costa de minar el futuro. Como dice Grantham, ¿entonces nuestros nietos valen menos o son menos importantes que nosotros?

No solo eso. La búsqueda del beneficio rápido provoca que las compañías destinen dinero a ocultar las propias debilidades del sistema en el largo plazo y a sembrar la confusión alrededor de hechos científicos, así como a abortar regulaciones que pueden hacer el crecimiento más sostenible incluso para las propias empresas (véase si no lo que ha sucedido con el sector bancario en EE UU). Alguna asociación científica ya ha alertado de que la ciencia afronta una "edad oscura" por los lobbies empresariales.   

No voy a extenderme mucho más; si les interesa la carta está enlazada más arriba. Grantham cita a Minsky y su tesis sobre la inestabilidad intrínseca de los mercados y habla de las externalidades. Les cuento los 10 consejos de inversión y lo dejamos ya. Solo decir que Grantham, como Montier, está deliciosamente pasado de moda. En un mercado dominado por máquinas que compran y venden en milisegundos, proponen invertir a la vieja usanza:

1.- Cree en la historia. Se repite una vez y otra. La euforia se pasa y las burbujas se pinchan, y el mercado sigue siendo "gloriosamente ineficiente".

2.- No seas acreedor ni deudor. Si pides dinero para invertir, amenazas tu sostenibilidad y pierdes la mayor ventaja del pequeño inversor: la paciencia.

3.- No pongas todo el tesoro en un barco. Bastante obvio, por otra parte.

4.- Sé paciente y pensa en el largo plazo. Espera una oportunidad de mercado muy barata y soporta las pérdidas. Al final, las acciones normalmente se acaban recuperando.   

5.- Reconoce tu ventaja sobre los profesionales. Es una gran clave. Los gestores tienden a cuidar su carrera y no tanto a sus inversiones; están preocupados por parecer muy activos y por no quedar muy mal respecto al mercado o la competencia, para no perder su empleo. Los profesionales tienen herramientas matemáticas y equipos de analistas. El inversor particular tiene tiempo.

6.- Intenta contener el optimismo natural. Este consejo mejor guardárselo para dentro de unos añitos.

7.- En raras ocasiones, sé valiente. Relacionado con los números 4 y 5. Cuando se espera y surge la oportunidad, se pueden hacer apuestas más fuertes sin miedo a que, si salen mal, perdamos los clientes. Si no estamos endeudados, podremos hacer frente a pérdidas temporales.

8.- Resístete a la muchedumbre y mira los números. Difícil de cumplir. "Ver enriquecerse al vecino al final de una burbuja mientras tú estas sentado es una tortura". Muy cierto. Véase lo que pasó con la vivienda en España.

9.- No es tan difícil. Aconseja considerar que los márgenes y el PER de las distintas clases de activos terminan, a largo plazo, volviendo a su medis histórica.

10.- Conócete a ti mismo. Una cosa es pensar cómo invertir y otra cosa hacerlo. Imaginar que tenemos paciencia, que soportamos las pérdidas o que analizamos los números fríamente cuando, en realidad, adoptamos posiciones sesgadas influidos por el entorno es la receta para el desastre absoluto. Si no podemos hacer esto, mejor no invertir por nuestra cuenta.

Música contra la crisis. Neil Young, Harvest Moon.

Sígueme en Twitter @Nuno_rodrigo5 o pinchando aquí

 

27 febrero, 2012 | 14:51

¿Le pagamos a Guindos un viaje a Reikiavik?

Hoy, para variar, vamos a ser positivos. A veces las cosas funcionan, sobre todo, si se hacen bien. 

Fue hace cuatro años cuando Islandia explotó por la brutal deuda externa de sus bancos y la sobrevaloración de la corona. Desde entonces hemos leído de Islandia lejanos apuntes, como el rechazo de los islandeses a sufragar los depósitos captados por sus bancos en el extranjero (el caso Icesave) o el juicio a los banqueros. Pero la realidad es más jugosa que los titulares. La mayor parte de la información ha salido de este informe de la misión del FMI en el país.

Islandia todavía no ha levantado los controles de capitales instaurados en 2008, y no prevén retirarlos hasta que la economía y las finanzas se hayan estabilizado. Pese al impago de la deuda de los bancos, y a estos controles de capitales, dos anatemas en el mundo financiero, sobre Islandia no han cabalgado los cuatro jinetes del Apocalipsis. Antes al contrario: el Tesoro islandés ya coloca deuda en el mercado, Islandia crecerá un 2,4% este año y el paro está debajo del 7%. Mejor no comparar con España, ¿verdad? 

No solo eso. Islandia ha conseguido reducir en un 75% los activos totales de su sector financiero. Ha completado la recapitalización del sector a un alto precio (en torno al 20% del PIB), pero la banca tiene un core capital del 12%, y los tres grandes bancos, en torno al 20%. El Estado tomó el control de la banca, pero hizo algo más que poner dinero y rezar porque vuelva el crédito, tal y como se estila por aquí.

Ahora que hablamos de desahucios e hipotecas, conviene recordar que el Gobierno islandés, vía decreto ley, impuso un nivel máximo del 110% en el loan tu value de las hipotecas (relación entre deuda y valor del inmueble). Como muchas hipotecas estaban en divisas, con la devaluación de la moneda el valor de las deuda excedió en muchas ocasiones al valor de los inmuebles. En consecuencia, 3.030 hogares vieron reducida su deuda a este nivel y otros 2.400 se beneficiaron de otro tipo de ayudas o refinanciaciones supervisadas. Parece poco, pero ponderando por población, en España serían 780.000 familias beneficiadas. El coste, según este artículo de Bloomberg, ha sido del 13% del PIB.

Con todas estas medidas, la deuda externa (pública y privada), de Islandia, que en 2007 era del 600% del PIB, está ahora en el 250% y bajará al 150% en 2016. No han hecho falta discursos naïf sobre no gastar más de lo que se gana o fábulas infantiles sobre las virtudes del trabajo y el ahorro. Simplemente, en 2009 Islandia eligió un Gobierno que optó por servir a sus ciudadanos en lugar de servir a determinados intereses privados [los consejeros delegados de los grandes bancos islandeses, de hecho, pueden pasar por el calabozo]. No quiero decir que el caso se pueda aplicar directamente a España o a Grecia. Pero, ya que el Gobierno autodenominado socialista no miró a Islandia, yo estaría dispuesto a poner algo de dinero para pagarle al señor Guindos un viaje a Reikiavik.  

Música contra la crisis. Pues no es que sea yo muy fan de Björk, pero bueno, ahí va. Sugarcubes, Bithday

 

Sígueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí

23 febrero, 2012 | 12:31

Desahucios, limosna y leyes abusivas

El código presentado ayer por Guindos sobre los desahucios es una gran jugada política: afronta un problema de impacto social sin pisar demasiados callos en los despachos. No es una mala noticia; aunque solo una familia pueda conservar su casa, el plan sería digno de aplauso.

Probablemente la gran mayoría de los bancos con ficha bancaria en España se acojan a la normativa. Al fin y al cabo es un negocio semirregulado, y hoy por hoy es conveniente estar a buenas con el que manda. Es más, aunque las condiciones para que un hipotecado se beneficie de este código no son precisamente fáciles de cumplir (mínimos de renta, miembros en paro, ingresos inferiores a la letra), probablemente a partir de ahora sea más difícil llevar a cabo un desahucio y, ante la decisión de refinanciar o desahuciar, la primera ganará enteros, por aquello de la imagen.

Estas medidas paliativas son imprescindibles en una situación como la actual, pero son eso, medidas paliativas. Y siempre es mejor prevenir que curar. Ahora tocaría corregir la abusiva normativa hipotecaria. A modo de disclaimer, ya lanzo un contraargumento, en plan ataque preventivo: si las ejecuciones hipotecarias son tan pocas como sostiene el sector bancario, y si los datos del Banco de España son correctos (menos del 20% de las casas tiene un loan to value superior al 80%), entonces la modificación de la normativa no debería amenazar la solvencia del sector. 

En España, el hipotecado tiene responsabilidad ilimitada sobre la deuda. Es decir, aunque entregue la casa, si ésta no sirve para saldar la deuda, responde con su patrimonio. En Estados Unidos, la garantía hipotecaria se agota en el activo hipotecado. En otras palabras, el cliente entrega las llaves y salda la deuda. Son dos modelos alternativos, y en ambos mercados se han registrado burbujas inmobiliarias. Con la diferencia de que la española tarda más en purgar. En Fedea hicieron un ejercicio sobre el efecto de la responsabilidad ilimitada.

Ya comenté hace un año que, a mi juicio, esta responsabilidad ilimitada es un caramelo envenenado para la banca. Permite que la morosidad hipotecaria esté en un bajísimo 2% (aquí el informe de estabilidad del Banco de España), pero acaba por disparar la morosidad de promotores y, al final, acaba cargando a la banca con más ladrillo del que probablemente tendría en otro contexto. Me explico: como el hipotecado paga siempre, la banca abre demasiado la mano para dar crédito a promotor, porque éste luego subroga el crédito al comprador (ese hipotecado que paga siempre). Pero al llegar la crisis, los promotores no venden los pisos y el banco se queda con la promoción. 

Además, la relgamentación del sistema parece sacada de una tétrica novela kafkiana. Quien se haya tomado la molestia de leerse una escritura hipotecaria sabrá lo que le digo. La normativa incluye figuras como el vencimiento anticipado, mediante la cual el banco puede exigir al acreedor no el importe del préstamo, sino el importe del préstamo más todos los intereses que se acumularían hasta el final de la vida del crédito. Con números: para una hipoteca de 200.000 euros a 30 años, los intereses totales acumulados totales son, con un tipo al 3,5%, 125.000 euros. Así, la deuda total con el banco en caso de vencimiento anticipado sería de 325.000 euros. Aunque hayamos pedido 200.000

Pero puede ser más. Las escrituras hipotecarias también incluyen los intereses de demora exigidos, que en algunos casos rondan la usura. Hace poco menos de un año la Audiencia de Álava dictó sentencia sobre un interés de demora del 18%, que consideró abusivo (aquí la noticia, de la competencia para más señas). 

Y la cosa tampoco termina ahí. Las subastas judiciales de casas embargadas parecen pensadas más para maximizar el beneficio del banco que embarga que para dar salida al mercado a dichas viviendas. Conocido es el hecho de la dificultad de acudir a dichas subastas (hay que consignar le 30% del valor del activo). Pero no tan conocido es el motivo por el que esto es así. Cuando una subasta queda desierta, el banco se queda el activo a un valor de tasación del 50%. Es decir, si la vivienda vale 200.000 euros, el banco se la queda valorada en 100.000 (si la subasta queda desierta). Y el hipotecado es quien tiene que poner, en su caso, la diferencia restante hasta saldar la deuda. Un juez de Sabadell pidió al Constitucional hace un año que se modificase esta claúsula.

En resumen, las medidas sobre el desahucio puestas en marcha por Guindos son bienvenidas por sí mismas y porque obligan a significarse a la banca. Pero no son suficientes; el sistema hipotecario español es, como dije ayer en Twitter, abusivo (todas las bazas están en manos del mismo jugador) y perverso, pues incentiva a los bancos a dar más créditos y a inflar aún más una burbuja que se acaba volviendo en su contra. Si no se modifica, seguirá siendo eso, abusivo y perverso, por más códigos de buena conducta que se firmen.

Música contra la crisis. The Jesus and Mary Chain. Just like Honey (qué pelazo tenían)

Sígueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí

21 febrero, 2012 | 12:56

¿Cuánto durará el pacto para Grecia?

No me malinterpreten. Todavía no me he contagiado en demasía del virus euroescéptico que asola la blogosfera últimamente. No soy de los que piensa que a Grecia se la rescate, mas tampoco creo que los 130.000 millones aprobados por el Eurogrupo hayan sido arrojados a un agujero negro. Para España es clave conseguir unos pocos trimestres de calma en el mercado, y es lo que aporta el pacto para Grecia. Si yo tuviera pasaporte griego (o alemán) tendría más dudas, pero con pasaporte español tengo claro que lo sucedido esta noche es una buena noticia. Y la subasta de letras de hoy, otra.

No se ha rescatado a Grecia, se ha rescatado el euro, y a un coste menor al que se desprendería de una quiebra repentina de Atenas. Nada más, y nada menos. La cuestión clave es cuánto durará la calma. El mercado es consciente de que nada en la vida, y menos el pacto sobre Grecia, es para siempre. 

Sigue leyendo

20 febrero, 2012 | 11:34

Unnim, Banco de Valencia y el tocomocho

Durante las pasadas semanas corría el rumor de que Bankia podría optar por comprar Unnim. Rumor que vino a confirmar el propio Rodrigo Rato. Una entidad que sobrevive con apoyo público adquiriendo otra intervenida. ¿Alguien lo entiende? ¿Podemos, con operaciones como estas, vender en la City que el sector está saneado

Tiene lógica. Perversa, pero lógica. Fusionarse tiene premio en la reforma financiera recién aprobada del Gobierno, pues da a las entidades fusionadas más tiempo para llevar a cabo los saneamientos necesarios. Pero hay más premios y éstos ya estaban en oferta antes de la reforma. La compra de entidades nacionalizadas, como es el caso de Unnim, es una operación a tiro hecho. Como sucedió con la CAM, el Frob (vamos, el Estado), establece un sistema según el cual las pérdidas asumidas por el comprador están limitadas hasta una determinada cantidad. A partir de ahí, el Frob paga la cuenta.

Sigue leyendo

17 febrero, 2012 | 12:05

Mi gran canje griego

Y más difícil todavía. La capacidad de los políticos europeos para enredar y complicar la crisis griega parece de otro mundo. Anoche la ceremonia de la confusión y los intereses particulares volvió a ser la nota dominante. Mientras parece que Atenas asume el recorte adicional de 325 millones de euros que se le exigía, desde Alemania se mantienen las dudas sobre si Grecia cumplirá o no lo pactado. Quedan tres días para que el Eurogrupo valide el acuerdo y la retórica sube de tono.

La de Schäuble se ha vuelto particularmente incendiaria, y que el primer ministro francés le acuse, muy poco veladamente, de irresponsabilidad, indica que el Gobierno alemán, como el griego, tiene una alta  capacidad para irritar a sus socios y poner trabas sobre acuerdos ya pactados. 

El cambio de tercio de Berlín, que ahora parece desear que Grecia rompa la baraja, es especialmente delicado toda vez que llega cuando se debía cerrar el acuerdo para Grecia. En paralelo, el BCE parece haber impuesto una solución a la medida para su cartera de deuda griega; no acudirá al canje y tendrá prioridad sobre el resto de los acreedores.

Sigue leyendo

15 febrero, 2012 | 12:38

Primer tirón de orejas para Mariano

En clave política debe entenderse la filtración a Reuters, ayer, de las dudas que en Bruselas despiertan las cifras de déficit anticipadas por el nuevo gobierno. Demasiadas horas tardó la Comisión en desmentir la información (lo hizo su portavoz a última hora de la tarde), y demasiado despistado andaba el nuevo gobierno, con Guindos hablando desde Londres y una Moncloa que emitió un extraño comunicado varias horas después de la noticia de Reuters.

Antes que nada, conviene recordar un par de cosas. Primero, contabilizar el déficit no es como mirar las cuentas de una casa. El Gobierno puede aplicar distintos criterios de contabilización sobre las cifras, puede activar o paralizar gastos aprobados pero no desembolsados, puede computar de distinto modo operaciones financieras... siempre que dichas operaciones estén dentro de los criterios de Eurostat. Como sucede en el deporte de elite, donde el concepto de dopaje no es absoluto sino relativo, también pasa con las cuentas públicas.

Baste como ejemplo que Grecia, que todos asumimos que engañó con sus cifras de déficit público en la pasada década, en realidad el mecanismo utilizado por Atenas estaba validado por Eurostat (es por este tipo de cosas por lo que los bancos de inversión y los buenos abogados cobran tanto), y solo se descubrió años después. De hecho, Italia podría haber hecho algo parecido. No es tanto qué hacen los gobiernos con sus cuentas sino en qué medida Eurostat valida o no los criterios utilizados. Una cosa es resistir, o no, la tentación de cargar déficit a gobiernos anteriores, y otra hacerlo saltándose las normas de Eurostat.  

En segundo lugar, cabe recordar que todo forma parte de un juego político sobre una ficción: reducir el déficit del 8,2% al 4,4% en un año es algo que no tiene parangón en los países industrializados. Hacerlo sin devaluar la divisa es, directamente, imposible. Por eso el nuevo Gobierno ha insistido en que cumplirá los objetivos de Bruselas, al tiempo que ha intentado que la UE relaje el objetivo del 4,4%. 

Por eso, aunque la prensa más cañí hoy nos intente contar que todo se trata de una conspiración socialista, lo cierto es que Bruselas respondió ayer, agarrando de las solapas al señor Rajoy. Por mucha reforma laboral o financiera, la UE no va a relajar sus objetivos para España mientras ahoga a Grecia. Y mucho menos si el Gobierno no quiere presentar presupuestos antes de las elecciones andaluzas.

La pelea se entiende mejor si se tiene en cuenta que la UE aprobó en noviembre que, para evitar que se repita el caso griego, los Estados tienen que remitir a Bruselas una orientación de sus presupuestos anuales. Es la mista suerte de control previo de las cuentas públicas que el Gobierno central quiere ejercer sobre las autonomías. Por eso para Bruselas es clave recibir este presupuesto y verificar el compromiso real de España con la reducción del déficit.  

Con la filtración de ayer, la UE dejó claro quién manda aquí. Ni siquiera es necesario que el BCE compre menos deuda o deje de comprarla. Una filtración a tiempo nos recuerda que seguimos sometidos a una intervención de facto. Queda la duda de si esta intervención forzará realmente al Gobierno a publicar los presupuestos antes de lo previsto o simplemente se trata de un toque de atención. En todo caso, se trata del primer tirón de orejas serio para el nuevo Gobierno, con vertiente tanto exterior, en la medida en que la noticia puede sembrar dudas en los mercados, como interna, porque el déficit es el argumento bajo el que se presentan las dolorosas medidas del PP.

Música contra la crisis John Lee Hooker Boom Boom

Sïgueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí.

 

14 febrero, 2012 | 10:13

¿Vale Facebook 100.000 millones?

Antes de nada, disclaimer. No tengo Facebook. Bueno, sí. Tengo uno absolutamente falso (el nombre es de un tuercebotas que jugó al fútbol en España en los años 90), por curiosidad. No sé hasta qué punto ello me da distancia a la hora de ver Facebook como empresa o si, antes al contrario, me hace hablar de algo que no tengo ni idea. Sospecho que lo segundo. De ahí el disclaimer.

En cualquier caso, sirva esta entrada como descompresión sobre tanta reforma laboral, financiera, crisis griega y demás noticias negativas. Hoy el objeto de mi escepticismo es Facebook. Hace un año y pico un compañero de la redacción comentó que, si su tía la de Salamanca se había abierto Facebook, no queda mucha gente más para abrirse perfil en Facebook. 

Sigue leyendo

13 febrero, 2012 | 09:28

Otro palo a la España que madruga

La tan esperada reforma laboral ha traído muchas novedades, y durante las próximas semanas los análisis sobre el mercado de trabajo inundarán la prensa, especializada y no tan especializada. Análisis teóricos que de poca utilidad serán al español de a pie, tanto al que tiene la suerte de tener trabajo, como el que suscribe estas líneas, como al que no.

El mensaje, en todo caso, es claro: para los que madrugan, trabajan y, si pueden, se dan un pequeño homenaje, cuidado. Además de subidas de impuestos, recorte de servicios sociales y demás lindezas de la crisis, este lunes viene con un miedo renovado a perder el empleo. Se puede despedir con 20 días por año en cualquier momento. Y amenazar con ello si el trabajador no se aviene a bajarse el salario. Una cuestión que, sí, podrá recurrir al juez. Pero el mensaje es cristalino.

Por otra parte, para los parados poca novedad. La reforma insiste en el modelo actual, al no tocar la temporalidad -salvo al recuperar la inane prohibición de encadenar contratos durante más de dos años-, puerta de entrada para la mayor parte de los parados. Su expectativa de encontrar empleo seguirá siendo vía contratos temporales. Si se puede seguir contratando a coste de despido cero, la rebaja del coste a 20 días (o 33, según las circunstancias) difícilmente hará que se hagan más contratos indefinidos. (Aquí, un análisis de Luis Toharia sobre la temporalidad).

Y éste es el principal problema, a mi juicio, del mercado laboral español, amén de uno de los principales argumentos bajo los que se defendía la necesidad de una reforma laboral. Trabajadores poco formados que entran en la rueda de los contratos temporales, un círculo vicioso de pocas perspectivas, poca implicación y poca productividad. 

El efecto a corto plazo de esta reforma será negativo para la economía. La sensación de inseguridad extrema ya presente en el consumidor/trabajador se agudizará. En un contexto de sequía casi total de crédito, restricción brutal del gasto público y recesión en nuestros principales socios comerciales, la recesión va a ser muy profunda. Por eso de crear empleo, mejor ni hablamos.

2012 nos empezará a enseñar si la reforma realmente permite mejorar la flexibilidad interna de las empresas, que es uno de sus objetivosmás loables (yo creo que es mejor renunciar al 10% del salario que dejar en la calle al 10% de la plantilla) o, por el contrario, los empresarios prefieren acogerse al despido objetivo y seguir ajustando por la vía del despido. Desde luego, si algo va a sobrar este año son "causas objetivas". 

Quizá me equivoque. Hay aspectos de la reforma que no van tan mal encaminados. Pero creo que no resuelve el problema principal, la citada dualidad, y está por ver si realmente el cambio en la negociación colectiva o en el sistema de formación flexibiliza el mercado de trabajo. Pero lo que es más preocupante, no parece que vaya a ir acompañada de otras medidas destinadas a mejorar el modelo productivo. Y no hablo de grandes proyectos de política económica; ni siquiera en aspectos de los que el propio Gobierno hace bandera. Porque, si de estimular a los emprendedores creadores de empleo se trata, ¿por qué no han pensado en que una empresa con dos trabajadores pague más impuestos que una multinacional de las que despide trabajadores de 5.000 en 5.000? O, si se trata de estimular la movilidad geográfica, ¿por qué este Gobierno subvenciona la compra de casa y no su alquiler?

Parece que cada día lo olvidemos un poco más, pero los grandes culpables de los cinco millones de parados no son los sindicatos, ni Díaz Ferrán, ni las leyes laborales, ni Zapatero ni los banqueros. Lo que nos ha llevado aquí ha sido una brutal burbuja inmobiliaria. La asignación de los recursos del país (capital, trabajo y esfuerzo empresarial) a una actividad, la construcción de casas donde sea y como sea, que había perdido cualquier atisbo de sentido económico. 

Música contra la crisis. Outkast, Hey Ya!. Temazo

Sígueme en Twitter @Nuno_Rodrigo5 o pinchando aquí.

10 febrero, 2012 | 10:59

Los planes quinquenales del BCE

"Quiero dejar muy claro que no prestamos más porque no hay demanda solvente", declaró Emilio Botín en la presentación de resultados de Santander. Curioso, quizá deberíamos haber enviado a Mario Draghi el artículo del periódico en el que recogimos esta cita. El presidente del BCE, desconocedor seguramente de la realidad española, dijo que la sequía del crédito en España es la más grave de la zona euro y que por eso ha sido necesario ampliar el abanico de activos con los que la banca puede pedir dinero prestado. Todo, para reactivar un crédito que, al parecera, cae por culpa de la demanda.

 Por más que a Mario Draghi se le viera especialmente suelto en la comparecencia de ayer, el BCE sigue atrapado en sus brutales contradicciones, y defiende sus actuaciones con planteamientos cuya sutileza uno pensaba reservada a los teólogos.

Sigue leyendo

09 febrero, 2012 | 16:22

To Greece or not to Greece

Una vez más, un día clave para la eurozona que empezaba sin acuerdo y termina con un presunto pacto. Ya da pereza hasta escribirlo, se lo aseguro. Este culebrón griego empezó, recordémoslo, a finales de 2009. Hoy, como comentaba ayer el Twitter, lo que se suele decir es que Grecia debe suspender pagos. Pero, hasta donde yo sé, dejar de pagar el 70% de la deuda se parece bastante a suspender pagos.

No es ese el tema. El tema es si suspende pagos de forma ordenada o desordenada. Y, en consecuencia, si se rompe el euro o no se rompe el euro. Y quién paga todo este destrozo. Y qué pasa con los otros países que están bajo el foco de los mercados. Todo eso es lo que está sobre la mesa, y los tira y afloja de los últimos días, pequeñas escaramuzas dentro de un teatro de operaciones mucho más amplio.

Sigue leyendo

06 febrero, 2012 | 12:07

Fluirá el crédito, sí... hacia el ladrillo

Es usted un banco español. Que, a la luz de las nuevas medidas del gobierno, tiene que elevar sustancialmente la provisión efectuada sobre los activos inmobiliarios (sobre todo suelo y viviendas no terminadas) que tiene en balance. Que, por la cerrazón de los mercados, apenas puede financiarse de la mano del BCE y mediante el lanzamiento de depósitos bancarios.

Supongamos que usted, banco español, concedió hace cinco años un crédito a un promotor inmobiliario para una operación de, pongamos, 35 millones de euros. La promoción no está terminada, no hablemos de vendida, porque sobrevino la crisis y es imposible vender la promoción por los 40 millones que se ha presupuestado. Imaginemos, pues, que a finales de marzo deben ser amortizados 10 millones de euros de ese crédito de 35. El promotor no tiene dinero. Solicita un periodo de carencia o, alternativamente, la dación en pago del crédito de 35 millones aportando la promoción valorada inicialmente en 40.

¿Qué haría usted si fuese el banco? O, mejor dicho, si fuese el responsable territorial del banco. Probablemente, cuentas.

Sigue leyendo

03 febrero, 2012 | 13:23

Reforma bancaria 1.1

Espero que perdonen mi moderado escepticismo. A partir de diciembre de 2010 el Banco de España elevó un 10%, del 20% al 30%, el dinero que los bancos tienen que dedicar a sanear los inmuebles que lleven más de dos años en su balance. Poco después Economía ponía en marcha el proceso de reordenación bancario que forzó la fusión, salida a Bolsa y recapitalización de las cajas, principalmente. Tuvo más efecto la segunda medida que la primera. Pero, precisamente por eso, cambió más la forma del sector que el fondo, aún lastrado por el hormigón. 

Sí, ahora hay cajas que cotizan en Bolsa, como Bankia, pero haber llegado a un ratio de capital determinado no quita que, a fecha de hoy, nadie en el sector se aventure a predecir qué será esta entidad dentro de un año. La clave está en el ladrillo y, ciertamente, las nuevas provisiones anunciadas por Guindos son una medida bien tirada. Mejor, desde luego, que un banco malo. Pero, ay, no sabemos los detalles. Y los detalles en el mundo de las finanzas lo son todo.

Sigue leyendo

01 febrero, 2012 | 11:54

Una reforma laboral para que nada cambie

Los dos argumentos escritos a continuación son incompatibles entre sí: En España se crearon empleos la década pasada (hasta que llegó el previsible tsunami del ladrillo) gracias a la reforma laboral de 1997. Hoy tenemos 5,3 millones de parados porque no se ha hecho una reforma laboral.

Hay más incoherencias en el debate sobre la reforma laboral. Por ejemplo, si el problema es la legislación, de ámbito estatal (como no puede ser de otra manera), ¿cómo es posible que convivan tasas de actividad del 47% en Zamora y superiores al 64% en Baleares? ¿O tasas de paro del 12% en Alava y del 38% en Huelva? 

Otra más. Podemos asumir que hay un problema de flexibilidad. Pero cada viernes miles de trabajadores son dados de baja en sus contratos temporales para, quizás, volver a ser dados de alta el lunes. Solo hay que mirar los datos de afiliación día a día que publica la Seguridad Social. ¿No es eso flexibilidad?

Sigue leyendo

Categorías

Los mercados, en CincoDías.com

Suscríbete a RSS

RSS Añadir este sitio a RSS

¿Qué es RSS?
Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.