Sobre el autor

Si los mercados funcionasen como se suponen que funcionan, muchos nos tendríamos que dedicar a otra cosa. Desde 1998, una sucesión de burbujas, crisis, burbujas y crisis ha alimentado mi escepticismo natural. Lealtad, 1 es mi visión, personal y muchas veces equivocada, de la actualidad de los mercados y la economía.

Categorías

septiembre 2014

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« El sueño inquieto de los banqueros | Inicio | Entre los optimistas y los temerarios »

05 septiembre , 2007 | 10 : 08

Lo difícil es poner nombre a una crisis

Miguel Rodríguez

La crisis que planea sobre los mercados financieros ha recibido toda una serie de calificativos, diferentes según la percepción de la gravedad de la coyuntura por parte del interlocutor de turno. Crisis hipotecaria, crisis de liquidez, crisis de confianza, crisis de crédito... El uso de unos u otros adjetivos no es casual y es parte de un debate intenso, sobre todo en Estados Unidos, sobre el alcance de las turbulencias financieras; de las actuales y de las que presumiblemente están por venir.

El problema, lo que dificulta enormemente la adjetivación de la crisis, es la falta de transparencia en el mercado de derivados de crédito, lo que de momento impide conocer cuántos y con qué intensidad se han visto afectados por la crisis subprime.

Optimistas y pesimistas debaten estos días sobre el asunto. Los primeros hablan de crisis de liquidez y de confianza. Los segundos la denominan ya crisis de crédito. La diferencia entre ambas denominaciones es sustancial. En una crisis de liquidez, el deudor es solvente, podría hacer frente a sus compromisos si se refinanciara su deuda o se ampliara el periodo de vencimiento, pero en ese momento determinado sus acreedores no están dispuestos ni a refinanciar ni a aumentar los plazos. Es, por tanto, una crisis de confianza.

En una crisis de crédito, el deudor no es solvente. No podría hacer frente a la deuda ni siquiera si hubiera refinanciación o aumento de vencimiento. El acreedor debe asumir la pérdida de un dinero que prestó y que no va a recuperar.

Dicen los expertos que una crisis de liquidez puede combatirse con políticas monetarias; rebajando los tipos de interés o, como ha sucedido recientemente, inyectando liquidez en el sistema financiero. Otra cosa, dicen, es la crisis crediticia, donde la política monetaria no basta, sino que hacen falta medidas de más calado, principalmente fiscales. Algo similar a lo que anuncio el presidente Bush el viernes pasado.

Comentarios

pepon

Que no cunda el panico. Sin duda es una crisis de liquidez que en Estados Unidos puede ir a más pero no en Europa. Podemos sufrir, eso sí, quiza el efecto de una crisis mayor en EE UU pero de forma suave. España no ha gozado nunca de una sítuación económica como la actual.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341c760153ef00e54eec4cf08834

Listed below are links to weblogs that reference Lo difícil es poner nombre a una crisis :

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]