Sobre el autor

Si los mercados funcionasen como se suponen que funcionan, muchos nos tendríamos que dedicar a otra cosa. Desde 1998, una sucesión de burbujas, crisis, burbujas y crisis ha alimentado mi escepticismo natural. Lealtad, 1 es mi visión, personal y muchas veces equivocada, de la actualidad de los mercados y la economía.

Categorías

julio 2014

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

02 julio, 2014 | 12:16

Gowex vs Gotham

1.- Si una empresa recibe un informe de una firma de análisis desconocida y se desploma, lo menos que se puede decir es que los inversores no estaban precisamente volcados en el valor. El volumen de negociación fue de cinco millones de acciones (frente a una media diaria de 200.000) cuando en el mercado circulan 27 millones, según Bloomberg. Es decir, uno de cada cinco accionistas de Gowex vendió en la sesión de ayer.  Gowex había subido un 400% entre septiembre de 2013 y marzo de este año, hasta valer en Bolsa 2.700 millones de euros.

2.- Gotham City Finance, firma que ninguno de nosotros conocemos, está ligada según esta información del Financial Times a fondos que operan en corto, es decir, se benefician de la caída en Bolsa de los valores que ataca Gotham. No es un mecanismo muy sutil, pero ha sido extraordinariamente eficaz en el caso de Gowex y en el de Quindell, otra empresa que había subido con fuerza para después desplomarse.

3.- La propia página web de Gotham deja claro a qué se dedica la entidad: solo tienen informes publicados sobre cinco empresas, y las cinco han sido acusadas de distintos tipos de fraude. Para todas ellas ha calculado precios objetivos muy por debajo de las previsiones de mercado y todas habían subido con fuerza. Todas sufrieron un castigo bursátil entre el 15% y el 50% tras la publicación del informe. 

4.- Que una firma de análisis o un hedge fund intente ensuciar el nombre de una cotizada para ganar dinero con ello es, dentro de la lógica a veces perversa del mercado de valores, esperable. Sucede con Herbalife, sometida al fuego cruzado de inversores que aseguran que es un fraude y otros que han entrado en el capital. Es el juego. Nada personal.

5.- Gowex tiene posiciones cortas de un fondo de inversión basado en San Francisco, Valiant Capital, que ha estado operando sobre el valor desde febrero. La cantidad es de 795.000  acciones, equivalente al 1,1% del capital. Es mucho, pero no demasiado; cualquier banco sufría más posiciones cortas durante la crisis de deuda. Gowex cotiza también en Estados Unidos, pero la casi nula liquidez de los ADR hace poco verosímil que haya posiciones cortas masivas en este mercado.

6.- Dicho todo esto, el informe de Gotham deja mucho, muchísimo, que desear. Parece sacado de una página de información financiera con lenguaje e ínfulas de banca de inversión y mucha mala leche. No habría pasado el filtro de un blog financiero mínimamente serio (por cierto, la página web está hecha en Wordpress), y no digamos de un medio de comunicación o una firma de valores. Es una suma de conjeturas, datos elegidos sin ninguna consistencia y capturas de pantalla.

7.- ¿La respuesta? Las acciones legales con las que amenaza Gowex son, más o menos, equivalentes al “hablaré con mis abogados” (siempre hay más de uno) de los programas del corazón. Lo mejor que puede hacer Gowex es aclarar las sospechas que ha despertado el informe de Gotham: las operaciones vinculadas de su división de telecomunicaciones con la empresa SeaSuntel y el volumen de ingresos de la división de WiFi.

8.- Que Gowex cotice en el MAB y no esté sujeto a las obligaciones de información de la CNMV no ayuda, y desde luego cabe pensar que una empresa que vale más que parte del Ibex 35 debería tener más obligaciones de transparencia. Gowex ni está obligada a ser tan transparente como, pongamos, Vidrala no ha querido ser transparente. Tiene 126 empleados y valía 2.700 millones de euros. Yo, la verdad, intentaría explicar los motivos, no atacar a quien cuestiona esta valoración. Por extremo, y cutre, que sea el ataque. 

¿Mejorará el crédito? Más bien bajará menos

El banco. Ese señor que te presta un paraguas cuando hace sol pero te lo quita cuando llueve. Sin entrar a opinar sobre lo buenos o malos que son nuestros queridos banqueros, el único hecho cierto es que, en España, el 70% del crédito que financia a las empresas  (que son, a su vez, las que contratan gente) depende de la banca.

Si ponemos en una balanza los problemas (económicos) de España, la falta de créditono sería el primero, y posiblemente tampoco el segundo o el tercero, al menos si hablamos del medio plazo. Pero es una variable fundamental para que la recuperación cristalice en algo sólido, más allá de las ecuaciones de los economistas. Además, tiene la ventaja de que, dado que no ofende dogma alguno, actuar sobre el crédito es posible. Y es lo que Mario Draghi, hábil y pragmático como pocos, ha intentado ¿Qué cabe esperar?

 Lee la entrada completa en el blog de Axesor.

 

18 junio, 2014 | 12:16

Reforma fiscal: Cuadrando círculos

Este viernes tendremos respuesta al trilema. Cómo modificar la estructura impositiva española de forma que:

a) No se estropeen las cuentas públicas por el lado de los ingresos, para que el país no incumpla demasiado el objetivo de déficit de 2015

b) Tenga el contenido y la profundidad necesarios para ser uno de los grandes proyectos del Gobierno.

c) No enfade demasiado a los contribuyentes que deben pasar por las urnas en el mismo año 2015.

Se pueden cumplir dos de los tres preceptos: si renunciamos al equilibrio presupuestario la reforma fiscal puede ser profunda y beneficiar a la mayoría de contribuyentes. Si nos da igual enfadar a algunos los electores se puede plantear una reforma profunda y neutra en términos de ingresos. Y, finalmente, se puede renunciar a la profundidad de la reforma para no enfadar a quien elige al gobernante (el electorado) y a quien le supervisa (Bruselas).

A priori, esta última opción parece la más verosímil. O lo sería, de no ser porque la reforma fiscal es la única baza del Ejecutivo en el terreno económico, visto que la economía ha tocado suelo pero que la lentitud en la recuperación hace de ésta un arma de doble filo. Insistir demasiado en que la cosa va bien puede indignar a una mayoría de personas que no tienen noticias de ello. Dado que la economía es, a su vez, el eje de las elecciones de 2015 (con la excepción, quizá, del electorado catalán), la alternativa de descafeinar la reforma fiscal parece mucho menos verosímil.

Por el lado de la recaudación, el Gobierno parte de dos promesas: bajar el IRPF y no subir el IVA. Para que la rebaja del IRPF sea sensible, y teniendo en cuenta que hay 16 millones de contribuyentes en este impuesto, para que la rebaja sea sensible la recaudación tendría que bajar en al menos 5.000 millones. Esta cantidad es, más o menos, lo que subieron los ingresos con el alza de tipos decretada nada más llegar Montoro a Hacienda. De este modo, ante las elecciones el Gobierno podrá defender que ha bajado los impuestos.

Ahora bien, el cuadro macro del Gobierno enviado a Bruselas contempla alzas en los ingresos entre 2015 y 2017: del 38,8% al 39%. ¿Cómo cuadrar estas cuentas? La limitación de deducciones puede compensar parte de ese desfase, además de contribuir a mejorar un sistema fiscal que, a fuerza de excepciones, pierde buena parte de su progresividad. Pero el IRPF supone la mayor parte de la recaudación, y para compensar su bajada habría que subir mucho otros impuestos, lo que nos devuelve al punto de no enfadar demasiado a la gente.

Es de esperar un término medio entre las tres cosas, sacrificando probablemente el déficit al posponer la parte más dura de la reforma fiscal para después de las elecciones. Aunque eso supondría incumplir las previsiones y enfadar a Bruselas. Las recomendaciones más dolorosas de los expertos y de Bruselas se pueden dejar para después. La rebaja del IRPF, sin destrozar la cuenta de los ingresos, beneficiará a rentas altas y del capital, además de los casi seguiros guiños a trabajadores de rentas medias con hijos.  

03 junio, 2014 | 14:43

¿Está en riesgo mi empleo? (I)

El impasse económico actual, en el que la economía ni cae más ni termina de recuperarse, deja casi cada semana cifras contradictorias. Hoy ha sido el paro, una cifra excelente que, en todo caso, hay que tomar con cautela vista la evolución de la EPA.

Hay un consenso más o menos establecido en que la recuperación aún no llega a la calle, aunque los datos del CIS sí apuntan a una mejora de las expectativas. El paro no se reduce, pero el consumo asoma la cabeza. Puede existir la sensación de que la gente que tiene trabajo tiene menos miedo de perderlo, pero las cifras de paro de larga duración indican que la creación de empleo es, aún anémica. ¿Hasta qué punto es cierto? O, dicho de otra forma, ¿he de temer por mi empleo si trabajo? ¿Tengo opciones de encontrar trabajo si estoy en paro?

El INE publica con un detalle que es muy de agradecer los flujos de población activa, en función de las respuestas de la EPA. Indican, por ejemplo, cuántos trabajadores que estaban ocupados a finales del año pasado lo siguen a cierre de marzo.  Tras un par de ratos largos peleándome con Excel, podemos llegar a una conclusión bastante de economista: Aquí el gráfico:

 

En el último trimestre, 817.000 personas que trabajaban perdieron su empleo y pasaron al paro. Si nos comimos las uvas de Nochevieja trabajando, el 92% de nosotros lo seguía haciendo a cierre de marzo. La cifra, en todo caso, es muy estacional, por lo que conviene comparar trimestres iguales, y se mueve despacio, dado que el universo de ocupados es amplio, de casi 16 millones de personas: Así, un 1% arriba o abajo son 160.000 personas que retienen, o no, su empleo.

En marzo de 2013 el dato de personas que mantuvieron su empleo fue del 92,76% (o, como está reflejado en el gráfico, el 7,24% lo perdieron). Desde 2008, ningún mes de marzo arrojó una menor probabilidad de perder el trabajo que este 2014, si bien la mejora este ejercicio es más lenta que la registrada entre 2012 y 2013. 

 

Sigue leyendo

09 mayo, 2014 | 11:44

Cuatro meses de mayo, cuatro años de reinado

Aquel mayo de 2010 cambiaron muchas cosas, pero solo destacaré una. Aunque en aquella época los periodistas económicos nos tirábamos de los pelos por el alza de la prima de riesgo; al salir del trabajo  la cosa nos preocupaba menos. Tampoco nos preguntaban por ello nuestros conocidos. En mayo de 2010, de hecho, un servidor andaba muy pendiente de la evolución de otra cosa, una nube de cenizas originada por un impronunciable volcán islandés (siempre Islandia), al tener un viaje pendiente que, al final, acabó en turismo patrio. Después de aquel mayo nada fue igual. Los ciudadanos, que podemos parecer tontos pero no lo somos, nos dimos cuenta de que teníamos nuevo rey: la prima de riesgo.

Fue el domingo 9 cuando, a cambio de una presunta intervención europea, España aceptó la tutela económica. Tres días después el presidente del Gobierno daba cuenta del inicio de una época oscura. Aquello parecía un quid pro quo (yo te rescato, tú te ajustas), y los mercados lo celebraron como el cerrojazo a la crisis con una fuerte subida del 10%. El ajuste prometido por Salgado no era para tanto (un 1,5% del PIB). El cambio de verdad fue mucho más profundo.

Quedó claro entonces que se podía gobernar a voluntad los países del Sur, siempre y cuando el mercado apretase suficientemente el cuello. Y el mercado apretaba, sí, porque el programa de compras de deuda del BCE se aplicó con cuentagotas y el fondo de rescate encalló en mil reticencias legales.

Este complejo ecosistema resultó un paraíso para la especulación: todo lo que se desplomaba la deuda española subía la deuda alemana. Los riesgos eran muy limitados: los dos activos cotizan en la misma divisa y, como la propia elite europea ya había dejado claro por la vía de los hechos que su intención no era acabar con la crisis, el “riesgo” de que todo se arreglase era cercano a cero. Rara vez quien obtiene un gran poder sobre otros renuncia a él.

No sé si era  la intención inicial. Desde luego, sí fue la intención final. Cayeron sin elecciones mediante, y con la bendición europea, los de Italia y Grecia, se modificó en agosto la sacrosanta Constitución española. Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, reconoce en esta extrevista (en el diario Bild) estar preocupado porque la crisis de deuda se está resolviendo. Es de hace un año.

Nueva imagen (117)

   

Sigue leyendo

29 abril, 2014 | 11:54

Una EPA dickensiana

La EPA de hoy ha sido mala. Desastrosa si se compara con el discurso del oficialismo y, sencillamente, mala si consigue uno aislarse del ruido. Es coherente con una economía planchada. Yo, personalmente, esperaba algo de creación de empleo interanual, pero marzo se ha cerrado con 80.000 trabajadores menos que hace un año.

El problema, y discúlpenme si me repito, es que la salida del pozo es muy lenta, tanto que los efectos positivos no alcanzan a compensar el drama para los que han quedado fuera del mercado laboral.  Algunas cifras: hay casi tantos parados que encuentran empleo como parados que dejan de buscar trabajo: algo menos de 800.000. Los parados de larga duración son ya 2,24 millones de personas, que llevan por lo menos dos años sin trabajar.

Después de dos años en el paro, estas personas dejan de recibir la prestación y su encaje en el mercado laboral es poco menos que imposible. La EPA da cuenta también de que hay casi dos millones de hogares con todos sus miembros en paro y, el dato quizá más dramático, 400.000 familias (hogares con dos o más miembros) donde no se obtiene ni un euro de ingresos. Familias donde no entra dinero.

¿Hay lado positivo? Sí, alguno. La pérdida de empleo es la menor desde 2008 para un primer trimestre. Más del 95% de las personas que trabajaban en diciembre sigue trabajando; hace un año este porcentaje era de menos del 86%. Creo que esta menor probabilidad de perder el empleo que da el INE puede tener su reflejo en la calle y explica también la estabilización del consumo o la, aparentemente, mejor temporada de Semana Santa. España no es hoy peor sitio para vivir que hace un año. Si tienes un trabajo decente.

El drama llega para quien está fuera del mercado y tiene cada vez menos soporte público y menos encaje en el mercado laboral. La EPA de los últimos años era dramática en su vertiente económica. Después de tantos años de crisis, la EPA refleja un serio problema de exclusión social, pobreza y falta de oportunidades.

El triunfalismo del Gobierno resulta molesto cuando las cifras económicas no lo justifican. En términos sociales resulta, directamente, indignante. Sobre todo porque es un problema que, para la España oficial, no existe y, como tal, no debe ser acometido. Supongo que los dos millones de parados de larga duración que son, aparentemente, demasiado vagos para convertirse en emprendedores, las 400.000 personas que abandonan el mercado laboral están, en realidad, redecorando su vida, y los 400.000 hogares donde no entra dinero son un Expediente X, porque ya dijo el ministro Montoro que los informes sobre pobreza infantil no son ciertos. Supongo. 

28 abril, 2014 | 15:55

Una luz y algunas sombras en el PIB

¿Recuperación? No tan deprisa. La cifra de PIB de enero a marzo publicado por el Banco de España apunta al mayor crecimiento intertrimestral desde 2008 (el dato definitivo saldrá del INE). Es la primera vez desde 2011 que en términos interanuales la economía crece. 

Ahora bien, si el número grande es positivo, la letra pequeña lo es menos. En primer lugar, porque el crecimiento nominal de la economía es nulo; el PIB crece porque el deflactor, o ajuste mediante el que se elimina el efecto de los precios, es negativo, un 0,4% (tres décimas más que el IPC, que está en el -0,1%). En otras palabras, España los bienes y servicios producidos en España valen lo mismo que hace un año, pero como estimamos que los precios han bajado, concluimos que la producción ha crecido.  Aunque la evolución del PIB real sea la medida más fiable para ver cómo se comporta la economía, a la hora de pagar las deudas lo que cuenta es el PIB nominal, es decir, el dinero que genera la economía. Y, en estos términos, tenemos el salario congelado.

La composición del crecimiento también invita a guardar el champán. Si tomamos datos intertrimestrales, el consumo privado y la inversión han empeorado, pero la demanda interna ha mejorado. Y el crecimiento trimestral del PIB tampoco se apoya en el sector exterior, que reduce su contribución

  Nueva imagen (99)

 

Sigue leyendo

07 abril, 2014 | 12:37

Quid pro quo, Bundesbank

1.- El constreñido mandato del BCE está forzando a Mario Draghi a desplegar todo su arsenal dialéctico para defender la actual política del banco. Con el IPC armonizado en el 0,5%, punto y pico sobre el objetivo oficial del banco, el presidente esgrime que las proyecciones del banco apuntan a una inflación del 1,7% en el último trimestre de 2016, esto es, dentro de año y medio. Y como las perspectivas de inflación están “firmemente ancladas”, esto significa que no hay urgencia por tocar los tipos en el discurso oficial.

2.- Draghi apunta razones subjetivas para rodear un mandato excesivamente objetivo (que, por otra parte, el banco se ha saltado sistemáticamente durante la crisis de deuda, convirtiéndose de facto en legislador para cinco Estados). Es una argumentación formal; de hecho las perspectivas de inflación no están tan ancladas como dice, como refleja este gráfico de Barclays.

  Expecativas inflacion

3.- Es más que probable que su falta de actuación tenga que ver con la política interna del BCE. No creo que sea casual que el halcón oficial del banco, Jens Weidmann, dijese una semana antes de la reunión que estaba abierto a un programa de compras de deuda y que en la rueda de prensa Draghi hablase, por primera vez, de unanimidad en el banco a la hora de tomar medidas extraordinarias si es preciso.

Sigue leyendo

02 abril, 2014 | 16:01

Dato de paro: una mano fría y blanda

1.- Siete meses ya hacen tendencia. Desde agosto la afiliación sube en tasa desestacionalizada, mes tras mes. Quizá hasta finales del año pasado, y con el flojo dato de enero, podíamos decir que el mercado laboral se había estabilizado. Las cifras de febrero y marzo apuntan a una lenta recuperación.

2.- El dato del próximo abril confirmará la tendencia, al incluir la Semana Santa. A cierre de marzo la afiliación ha aumentado un 0,71% interanual, y en tres meses ha crecido en 95.000 personas en términos desestacionalizados. No obstante, la EPA partía de aumentos similares de la afiliación y terminó siendo un jarro de agua fría.

2.- Demasiado lenta. No es que sea insuficiente para absorber la descomunal bolsa de parados, es que de momento no da ni siquiera para compensar los parados que pierden su prestación. No son los mismos (los desempleados de larga duración suelen tener menos encaje en el mercado laboral que los recientes), pero en términos netos, por cada nuevo afiliado a la Seguridad Social en el último año, más de cuatro parados han dejado de recibir prestación.

3.- Ése es uno de los motivos por los que la supuesta recuperación no se nota en la calle: la crisis ha hecho mucho daño y durante mucho tiempo. La creación de empleo insuficiente para tirar del consumo o cambiar las expectativas. O, bajando al nivel de la calle, sí, algunas personas encuentran trabajo (concretamente, el 2% de los parados según EPA), pero es un efecto marginal sobre unas economías familiares muy deterioradas.

Sigue leyendo

26 marzo, 2014 | 14:20

Autopistas sistémicas y negocios en el BOE

En el BOE de hoy se publica la convalidación de la ley de Refinanciación, norma que entre otras cosas facilita que la banca convierta en acciones la deuda contraída por empresas en problemas. Según explicó el ministro Guindos, crearía 200.000 empleos. Perfecto.

Las  siete autopistas construidas a partir de 2003 que están en concurso de acreedores cumplen, aparentemente, estas condiciones: están muy apalancadas y no generan dinero suficiente para pagar los créditos a la banca. Pero, en vez de quedarse la banca con los activos, nos los quedamos los contribuyentes. ¿Lo entienden? Yo tampoco.   

Explicación hay. Ya saben que el papel lo aguanta todo. Sobre todo, el del BOE: el abanico de responsabilidad del Estado en este negocio privado es amplio, desde expropiaciones pasando por los modificados de la obra y la desviación del tráfico sobre las previsiones, también. Por resumir, si gano, gano yo; si pierdes, vamos a medias.

Este gráfico recoge el tráfico (Intensidad Media Diaria) en la Radial 2, la  primera en inaugurarse, con datos oficiales.

  Nueva imagen (85)

 

Sigue leyendo

17 marzo, 2014 | 15:47

¿Hay una "solución técnica" para los impuestos?

Doy por hecho que, en ausencia de una recuperación sensible para el ciudadano (es decir, el votante) la reforma fiscal será el banderín del Ejecutivo para los próximos meses, o lo que resta de legislatura. Doy por hecho, también, que el mismo déficit que ha servido para justificar cualquier medida política impide la reforma que le gustaría a Montoro, es decir, una fuerte bajada de impuestos al menos igual a la subida que él practicó. Con estos dos elementos, estaba claro desde hace tiempo que la reforma será algo parecido a la cuadratura del círculo.

En la propuesta, la de los expertos hay algunas ideas buenas, otras malas y muchas, casi todas, que dependerán de su aplicación práctica. Asumiendo el carácter ideológico/político de los impuestos, esto no es una "contrarreforma" (como fue la laboral), pero echo de menos, sobre todo, un poco de claridad. En algunos aspectos es muy prolijo y en otros demasiado genérico, por no decir ligero. En todo caso, por ir por partes: 

1.- Entre los aspectos positivos, el Impuesto de Sociedades. Las particularidades del proceso legislativo patrio habían convertido el impuesto en una ensalada de deducciones, donde una multinacional paga un tipo efectivo cercano al 15%; lejos del 30% nominal y muy por debajo de lo que paga una pyme recién constituida. Eso, con los datos de 2009 (transparencia al poder). En general, la simplificación del impuesto es buena; las deducciones tienden a convertirse en ayudas fiscales a quien tenga mejores abogados.  Queda por ver qué sucede en la tramitación de la reforma. Francisco de la Torre ya apunta algunas posibles lagunas. Más allá de eso, cualquier escepticismo es poco en un país donde se rescatan autopistas quebradas.

2.- En el IRPF, las rentas más bajas no se beneficiarán de los cambios: las bases imponibles inferiores a 12.000 euros pagan 132 euros de media en IRPF al año. Pagarán cero, si se hace caso a Lagares y compañía, es cierto, pero el impacto cuantitativo no será tan diferencial, alrededor del 1% del salario. Las rentas medias, por su parte, probablemente paguen menos por las rentas del trabajo pero podrían pagar más por la tenencia de vivienda. En las rentas medias-altas, simplemente no hay mucho margen de maniobra para rebajar impuestos sin que se vea muy afectada la recaudación. Solo en las rentas más altas se puede bajar de forma significativa el impuesto sin hacer un agujero a la recaudación.

Nueva imagen (81)

 

Sigue leyendo

04 marzo, 2014 | 16:07

No basta con tocar suelo

1.- Puede uno creerse la propaganda como un dogma de fe o dedicar sus esfuerzos a rebatirla. O, como tercera opción, intentar hacer caso a los números. En el empleo, tras dos jarros de agua fría en la EPA del cuarto trimestre y en enero, febrero se ha saldado con cifras positivas. La economía empezó a estabilizarse hace poco menos de un año y se puede decir que ha tocado suelo. Ahora, la recuperación es otra cosa. O debería ser otra cosa.

2.- El alza de 61.000 afiliados en 12 meses no es anecdótica, pero casi. 34.000 son jienenses, procedentes de la excelente temporada aceitunera. 44.000 son autónomos, la mayor parte de ellos dados de alta a principios del año pasado, es decir, cuando la creación de empleo era más tímida. No son indicadores muy solventes sobre un cambio de tendencia.

3.- Es mejor mirar la afiliación sin ajuste estacional. Desde septiembre la afiliación desestacionalizada crece en unas 30.000 personas cada mes, de forma más o menos regular. Es medio año de mejoras sostenidas en el empleo que indica que estamos en la parte baja de la curva y que el suelo está atrás.

4.- La economía sigue en estado de shock. O, como comentaba Ángel Laborda en un artículo a propósito de la EPA, como el campo de batalla al acabar la lucha. El crédito no crece o lo hace de forma escasa, hay muchas empresas y muchos hogares sobreendeudados, y si el consumo repunta, lo hará de forma muy tímida. Los efectos aislados (IVA, paga extra a funcionarios, temporada aceitunera) tienen en este contexto un gran efecto, porque son de lo poco que se mueve. Cabe esperar que la recuperación sea lenta o que algunos datos sean inestables.

 

Sigue leyendo

19 febrero, 2014 | 14:06

¿Fondos buitre o capital riesgo?

¿Cómo distinguir un fondo buitre de capital riesgo? Leyendo la prensa, ya se lo adelanto, es más bien complicado. Los fondos que compran deuda de empresas suelen ser vistos como ángeles salvadores, para poco después convertirse en ávidos usureros que rapiñan compañías solventes.

Codere. La empresa, ahogada por los vencimientos de su astronómica y herida por las medidas del Gobierno argentino contra la repatriación de divisas, estaba en situación límite a principios de verano del año pasado. El día 20 informaba de la CNMV que dos fondos entraban en el capital de la empresa y abrían el camino a la refinanciación, evitando de este modo el impago de la deuda (quedaban dos días para llegar al default). Entonces era capital riesgo.

Medio año después, estos fondos han cambiado de nombre. Son fondos buitre. Codere les acusa de intentar forzar el impago de la deuda para beneficiarse de las coberturas contratadas por otro lado, así como de aplicar cláusulas abusivas en el contrato de refinanciación. No voy a entrar en el fondo del tema; solo destaco que lo que ahora son fondos buitre, hace poco eran inversores en capital riesgo. Codere es un ejemplo.

El sector inmobiliario. Sareb vende a fondos de capital riesgo bloques de viviendas, lo que demuestra confianza en España y todas esas cosas, pero cuando resulta que los bloques de viviendas tienen inquilinos dentro, se trata de fondos buitre.

Entonces, ¿qué son? Pues ambas cosas, a veces salvadores, (por interés propio), a veces enterradores (también por interés propio). En algunos momentos son los únicos inversores que compran a precios de derribo, pero no cabe esperar de ellos mucha exquisitez. ¿Mal necesario? No sé ni si son malos, ni tampoco si son realmente necesarios. Más que etiquetar el mundo en función del interés del momento, quizá sea mejor prestar atención a comportamientos, causas y consecuencias.

Por ejemplo, durante la época de la burbuja el capital riesgo jugó un importante papel en agudizar los vicios del dinero fácil. Las operaciones de LBO (consistentes en comprar una empresa con deuda y cargarle la deuda a la propia empresa que has comprado) tuvieron un gran efecto multiplicador en la deuda de las empresas cotizadas, pues cuanto menor era el endeudamiento de la empresa, mayor era el riesgo de que un fondo la comprase mediante una opa. Endeudarse era la mejor medida defensiva posible, pues al capital riesgo ya no le salían las cuentas. Y la consecuencia del febril endeudamiento empresarial la conocemos ya y pasa, también, por la necesaria apelación a estos fondos-capital-buitre-riesgo.

17 febrero, 2014 | 14:23

¿Desiguales, pobres o las dos cosas? (I)

Quizá algunos de ustedes lo hayan visto, quizá no. El siguiente gráfico explica bastante bien 20 años de globalización, y también casi todo lo que les quiero contar hoy. Es del economista del Banco Mundial Branko Milanovic; los datos son de 2008, y recoge el aumento de renta en los últimos 20 años (eje vertical) distribuido por percentiles de renta (eje horizontal, de menor a mayor renta per cápita).

  Nueva imagen (73)

En otras palabras, quién ha salido ganando estos últimos 20 años. Hay dos grupos cuya renta crece a mayor ritmo: los más ricos y un grupo emergente que Milanovic denomina “clase media global” [yo prefiero clase media emergente], personas con una renta cercana a la mediana global, entre 1.000 y 1.500 dólares. Y hay dos perdedores: los más pobres y la clase media-baja de Occidente.

Empezando por los más ricos, la renta del 1% más acaudalado (renta media, ajustada por el poder adquisitivo, 64.000 dólares de 2005) crece el 65% en 20 años. El 5% más rico (renta media por cabeza de 26.844 dólares, algo por encima de las cifras medias de España) crece bastante menos; un 26,9%, cifra que cae al 16,4% y al 4,6% para las rentas en la zona de los 7.500-15.000 dólares. Estos umbrales representan, sobre todo, clases bajas y medias-bajas del mundo desarrollado, así como ciudadanos algunas áreas de Europa del Este. En estos tramos de población han sido 20 años perdidos. El 80% de los ciudadanos entre los percentiles 80 y 90, donde la renta se estanca, son de economías desarrolladas.

La nueva clase media emergente es (como cabe esperar), clase muy baja en los términos occidentales: las rentas crecen a ritmos por encima del 70% en los tramos de renta cercanos a los 1.000 dólares al año, ajustados por poder de compra. El 90% de los ciudadanos de esta nueva clase media emergente son asiáticos, especialmente chinos (la renta se ha triplicado en 20 años). La gente que gana entre dos y 16 dólares al día ha pasado de ser el 23% de la Humanidad al 40%.

 

Sigue leyendo

07 febrero, 2014 | 12:55

¿Deflación, qué deflación?

Sonaba un poco incómodo Mario Draghi en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno del BCE. Los argumentos para no mover ficha se basaron en la necesidad de tener más información antes de bajar tipos o tomar otro tipo de medidas no eran particularmente convincentes: necesita más información sobre la evolución de los precios y el flujo crediticio puede mejorar, quedarse como está o ir a peor.

Es la historia más o menos habitual en el BCE, que peca más por llegar tarde que por adelantarse. Movió ficha en diciembre y con casi total seguridad lo hará en marzo; febrero no estaba en la agenda y la realidad no alteró ésta. Frededik Ducrozet, de Crédit Agricole, lo tiene relativamente claro: recortará 10 puntos básicos el próximo mes, aprovechando quizá las nuevas previsiones de inflación hasta 2016 que publicará el BCE.

Quizá sea  razonable. Pero suena raro. La inflación está un punto por debajo del objetivo y tiene tendencia a bajar. Pero como nos dice siempre el BCE, la clave son las expectativas de inflación. Y el banco las considera “firmemente ancladas”, y considera que a medio plazo los precios se alinearán con el objetivo. Habrá que creérselo.

Barclays ha publicado un bonito gráfico al respecto, donde se ve cómo salvo algún periodo en particular, las expectativas son sistemáticamente superiores a la inflación, lo que sugiere que o bien las predicciones están sesgadas al alza o bien que los “predictores” no han sido capaces de actualizar sus modelos a la realidad.

Nueva imagen (71)

La tendencia, en todo caso, es muy clara, y creo que ayuda a entender la situación financiera en Europa: los temores infundados a la inflación han prevenido al Banco Central de actuar contra la deflación. Y ayer fue un nuevo ejemplo. Quizá no veamos deflación, y quizá (sabe un poco más que yo sobre su trabajo) tenga razón en retrasar las decisiones hasta marzo. Pero, desde aquí, parece más bien que tiene más miedo a la inflación que a la deflación, a pesar de que la inflación es baja, está cayendo y la historia reciente demuestra que ha sobrevalorado las expectativas de precios.  

Llegados a este punto uno se acuerda de las portadas de Bild en plena crisis de la deuda, de los agoreros estadounidenses hablando de inminente hiperinflación o de la película de animación producida por el BCE donde el protagonista es el monstruo de la inflación. Ahora cuadran más las cosas. Como decía hace poco Krugman, el que vive de las rentas no va aceptar fácilmente un entorno de tipos bajos y abundancia de capital, pues gana dinero precisamente con el entorno opuesto. La inflación es el espantajo. 

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]