Sobre el autor

Bernardo de Miguel es corresponsal en Bruselas desde finales de 1999. Desde entonces ha cubierto el nacimiento del euro, la ampliación de la UE hacia el Este, el descarrilamiento de la Constitución europea y el brutal impacto de la crisis financiera. Autor de “¿Qué está pasando?” (Ediciones Deusto, 2011), una reflexión urgente sobre la primera gran crisis de la moneda única europea.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« ¿Cómo será el supervisor de los bancos europeos? | Inicio | Los matasanos discuten mientras el paciente agoniza »

22 diciembre , 2012 | 16 : 20

El euroaño 2012 en cuatro viñetas

2012 ha sido un año duro, muy duro, para España y para la zona euro. Pero en términos periodísticos se puede resumir en apenas unos minutos angustiosos, esperpénticos, decisivos... o espeluznantes. 

QUE NO QUIERO VERLO

En la primavera de 2012, Bruselas perdió la paciencia con el Gobierno de Rajoy. Un Gobierno con los presupuestos del año anterior aún prorrogados, con las cifras de déficit público corrigiéndose al alza una y otra vez y con el sector financiero pendiente de la enésima ley de reforma. De ese período data la famosa foto de Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo, "estrangulando" amigablemente al ministro español de Economía, Luis de Guindos. Poco después, Juncker convocó una reunión extraordinaria del Eurogrupo, el 9 de junio, para zanjar el problema financiero español con un rescate de hasta 100.000 millones de euros. El Gobierno, empecinado en negar la realidad, desmentía tal convocatoria la misma mañana de aquel sábado. Por la tarde, con el rescate ya anunciado oficialmente, al ministro De Guindos le tocaba la papeleta de intentar convencer al público que el rescate no era lo que parecía, sino un préstamo incondicional que los socios de la zona euro habían tenido la gentileza de ofrecernos.  

 

LA MAYÓ DE MI AFISIONEE...

La rueda de prensa de De Guindos para camuflar el rescate hizo más revelador el estruendoso silencio del Palacio de la Moncloa. Por primera vez, el presidente de un país rescatado (aunque en el caso español fuera parcialmente) no comparecía para admitir ante la opinión pública para explicar los sacrificios que conllevaría la devolución de un préstamo equivalente al 10% del PIB nacional (a estas alturas del año, solo se ha consumido el 40% del préstamo). La estrategia fracasó. Y el domingo por la mañana, Rajoy tuvo que dar su propia rueda de prensa para anunciar que se marchaba a Polonia al primer partido de la selección española en la Eurocopa de fútbol, dado que el innombrable asunto había quedado resuelto. 


 

 

Y MANDÓ A PARAR

El préstamo de hasta 100.000 millones de euros cayó como una losa sobre la imagen de España en los mercados. Y los tipos de interés de su deuda se dispararon hasta cifras récord desde el nacimiento del euro. La cumbre europea de finales de junio intentó frenar la espiral, con una declaración, arrancada por Rajoy y el primer ministro italiano, Mario Monti, a favor de la unión bancaria y la ruptura de ese círculo vicioso que estaba convirtiendo la deuda privada de los bancos en deuda pública del Estado. Los inversores tomaron nota con escepticismo del anuncio. Y la prima de riesgo siguió desbocada durante el mes de julio... hasta que el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, lanzó su famoso conjuro en plena City londinense. "Y créanme, será suficiente" (And believe me, it will be enough). Sus palabras se materializaron en septiembre en forma de un programa de compra de deuda que, aun sin ponerse en marcha, ha estabilizado, temporalmente al menos, los mercados.

 

SOS PREJUICIOS

Si Draghi protagonizó el momento decisivo de 2012, también le tocó sufrir el más espeluznante, por lo menos, a juicio de este bloguero. Fue el pasado 6 de diciembre, al final de su última rueda de prensa de este año en Fráncfort. Al término de esa cita, Draghi se dirigió, fuera de micrófono pero perfectamente audible, a un periodista alemán, al que preguntó: "¿Por qué le causa tanta desconfianza que yo sea italiano? ¿Qué problema hay?" (minuto 54 de este video). El presidente no perdió la sonrisa, pero sus palabras evocan fantasmas que causan pavor. Y si al presidente del BCE, como a cualquier persona, se le puede criticar su labor actual o pasada, resulta infame que se desconfíe de él por su lugar de nacimiento. Sustituyan la nacionalidad por cualquier otra referencia étnica, política, religiosa o sexual, y comprueben si sienten algún escalofrío.  

Comentarios

Sierra Novez

Esto tiene una malafollá que no se aguanta. Yo no se si romper la hucha de cerdito de toa la vida o esperar a ver que pasa.

Pepe

En mi opinión es un excelente artículo ya que revela un problema clave existente en la construcción de Europa el cual es la insolidaridad basada en los prejuicios de raíz étnica. Yo creo que hay un muro entre el Norte y Sur muy difícil de superar, por eso el papanatismo europeista que ha existido en España ha sido una ingenuidad de la que estamos despertando. Los italianos que tienen más experiencia y menos complejo de inferioridad lo expresan con mucha claridad. Creo que Ciro lo expresa bien; quizá hay que pensar en dar marcha atrás. Escepticismo antieuropeista ?, no, a la realidad hay que atreverse a mirarla de frente.

popoff

Jope, vaya post!! De todos modos, tenemos que confiar en Draghi al que habrá que poner el alias "el clavo ardiendo". Que él mismo identifique el problema y se lo haga ver a ese periodista alemán es una señal de advertencia, pero no sé en cual de los dos sentidos, el bueno o el malo. De momento sus advertencias de julio fueron temidas y respetadas. Esperemos que siga así.

Ciro

Un año pavoroso. Dicen que el siguiente será igual o peor. Y el siguiente del siguiente. No se ve luz al final del túnel, en el supuesto de que estemos en un túnel con salida. Porque claro, esto de que en todo agujero se piense que tiene principio y fin es una suposición que no deja de tener su inocencia. A ver si va a resultar que no es posible meterse en una cueva sin vía de escape. A lo mejor lo que hay que hacer es retroceder, si es que sabemos volver hacia atrás, que esa es otra. No sé yo si hemos dejado chivatos de por dónde pasamos y ni siquiera sé si nos queda pila en el farol. Hala, tira p'alante, que ello dará su pan a vender, que dice mi suegra. Y también dice, cuando se le pide explicación de algo y no sabe darla, que ello mismo te lo dice o va diciendo, pero nada, que no sirve, y sigues sin enterarte.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341c760153ef017d3eec9faa970c

Listed below are links to weblogs that reference El euroaño 2012 en cuatro viñetas :

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]