Sobre el autor

Julián Díez lleva veinte años compaginando su labor como periodista con trabajos relacionados con sus aficiones, como la literatura y el cine de género, los videojuegos o la música. Además de en ‘Cinco Días’, escribe regularmente en ‘El País’ y ‘XLSemanal’

febrero 2010

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« iPad, el ungüento amarillo:
para todo valgo, para nada sirvo
| Inicio

04 febrero , 2010 | 11 : 24

La novela negra es un festival

La novela negra celebra esta semana en Barcelona uno de sus exitosos festivales, en este caso con el librero Paco Camarasa, de la imprescindible Negra y Criminal -su equivalente en Madrid es la librería Estudio en Escarlata, también encantadora-, a los mandos. Me sirve de excusa para reflexionar un poco sobre la evolución de la literatura: en concreto, en cómo la novela negra se está sirviendo, a mi parecer, de mecanismos propios de otros medios para sumar más y más público.

En concreto, la novela negra se está haciendo fuerte gracias a las series de novelas. La prolongación de las aventuras de un personaje central permite caracterizarlo exhaustivamente -en una ocasión escribí que Kurt Wallander, el detective de Henning Mankell, es una de las 30 o 40 personas que mejor conozco en el mundo- y desarrollar un entorno con todas las características de las series televisivas: secundarios entrañables, lugares reconocibles, hábitos con los que empatizar... Junto a un tipo de narración más dinámica que la de la novela convencional, todo el fundamento de los éxitos de la novela negra contemporánea se emparenta directamente con los formatos audiovisuales, y en particular con los televisivos. En el apartado negativo, hay que señalar que también coincide con un lector más perezoso, menos dispuesto a esfuerzos, que agradece tener puntos de partida establecidos al ahora de encarar la lectura de una nueva novela.

El fenómeno de las series en la novela policiaca comenzó ya hace un siglo con Conan Doyle y su Sherlock Holmes, siguió después con los Poirot y Miss Marple de Agatha Christie, desembarcó en la novela negra pura con el Marlowe de Chandler y el Archer de McDonald, y ha reventado a nivel popular con los suecos: primero Mankell, luego Stieg Larsson.

Para quien conozca la trilogía Millenium y quiera profundizar en este campo, aquí van mis recomendaciones. Obvio mencionar a los clásicos, como los mencionados McDonald, Chandler o Conan Doyle, por que ya es obvio que deberían formar parte de la biblioteca de cualquier lector serio y desprejuiciado.

-Henning Mankell, inevitablemente. Las novelas protagonizadas por el inspector Wallander en la comisaría de Ystad son tremendamente tristes, y los crímenes en sí no resultan especialmente originales o difíciles de desentrañar, pero tienen un algo indefinible que las convierte en adictivas. Son excelentes las adaptaciones de la BBC protagonizadas por Kenneth Brannagh, no tanto las versiones suecas. Están publicadas todas en Tusquets. Para empezar: Asesinos sin rostro.

-Maj Sjowall y Per Wahloo. Los padres del policiaco sueco escribieron en los años sesenta diez novelas con el hilo común de “la traición de la socialdemocracia al pueblo sueco”, tema que me trae extraños ecos sobre la actualidad. Fueron un éxito internacional estimable, incluso una película protagonizada por Walter Matthau, The laughing policeman. Aunque en teoría la serie está protagonizada por el inspector Martin Beck, cada novela tiene más protagonistas y una sensación coral. Destacan por su fiel reproducción del método policial y por ser tan tristes y chungas que las de Mankell parecen comedias en comparación. Para empezar: Roseanne. Las cuatro primeras han sido reeditadas por RBA, que irá publicando las restantes.

-Andrea Camilleri. Una debilidad personal. Sin duda, donde resulta más clara la influencia televisiva: el anciano comunista trabajó en este medio hasta jubilarse y comenzar una espiral de producción literaria completamente increíble. Su protagonista, el comisario Montalbano, es uno de esos personajes -muy italianos- a los que uno adora a pesar -o, preciamente, a causa- de sus incontables defectos. Pero no es menos estelar la presencia continua de una Sicilia tranquila, de buen vivir, casi mítica. Irregular su adaptación televisiva. Para empezar: la primera novela de la serie es La forma del agua, pero es una de las peores. Puede irse directamente a la segunda, El perro de terracota. Todas están publicadas por Salamandra.

-Lorenzo Silva. El sargento Rubén Bevilacqua y la cabo Virgina Chamorro, de la Guardia Civil, han ocupado ya cinco volúmenes y gozan de excelente salud para pensar que continuarán sus andanzas por tiempo indefinido. Escenarios reconocibles, buena reconstrucción de la labor policial, diálogos chispeantes son algunas de las armas de estas historias, que sólo han tenido una -lamentable- adaptación cinematográfica en El alquimista impaciente. Para empezar: El lejano país de los estanques, en Destino.

-Alexander McCall Smith. Las historias de Precious Ramowse, la primera detective de Botswana, tienen un encanto naif absolutamente demoledor. De todas las series aquí mencionadas, esta es en la que el factor criminal tiene menos peso en comparación con el retrato impresionista de la sociedad de ese país, al parecer el más organizado -en su modestia- de la Africa subsahariana, y las relaciones entre los entrañables personajes. Para empezar: La primera agencia de mujeres detectives. Las tres primeras de la serie, en Punto de Lectura.

-Philip Kerr. Las dos primeras de las seis novelas protagonizadas por el detective Bernie Gunther arrancan en el Berlín del nazismo, pero luego van extendiéndose por todo el escenario internacional de la posguerra. En ocasiones me cargan sus diálogos demasiado bogartianos, pero son amenas, de excelente acabado literario, y piden a gritos adaptación al cine. Para empezar: Violetas de marzo. Todas publicadas por RBA.

Estas son mis favoritas por el momento, pero tengo las primeras de las muy populares series de John Connolly, Michael Connelly, Ian Rankin, Marek Krajewski, Christian von Dirtfurth o Arnaldur Indridason, he leído con satisfacción la primera de Domingo Villar, tengo echado el ojo a las de Jo Nesbo o Robert Wilson, me recomiendan intensamente a Donna Leon, he disfrutado enormemente con Stuart Kaminsky -pero no puedo recomendarlas porque están descatalogadas-.... Se publica tanto que es difícil conocerlo todo, pero el panorama es realmente fantástico, un festival para el amante de la literatura y una invitación accesible y adictiva para que disfruten de los libros quienes no les dedican demasiado tiempo.

Comentarios

Echo de menos en tu entrada la mención a una de las treinta personas que mejor conozco yo, el comisario Jules Maigret y la Francia de los 50 y 60. Hay algo en la serie de Wallander que me recuerda a la de Maigret, probablemente el interés del ambiente y los personajes por encima de la pura trama policial.

De los autores que mencionas, además de Mankell, me quedo con Lorenzo Silva y Sjowall - Wahloo. He probado con Camillieri, Kerr y McCall Smith y no me han llegado a enganchar.

Ayer precisamente compré "La Playa de los Ahogados " de Domingo Villar. Tiene muy buena pinta. El primero no lo he leído. Ya veremos. Y pensar que no hace ni diez años la novela negra estaba de capa caída...

Último post del 4 de febrero, otro blog muerto...

Excelente blog y muy buen post, realmente llegué a tú blog por coincidencia, pero he leído un par de artículos y me han parecido muy interesantes, espero sigas así.

Un abrazo.

El activismo de izquierdas se sincera:

http://www.ingenioconsaboralaca.com/2011/03/entrevista-sincera-e-intima-con-alba-de.html

No quiero parecer demasiado condescendiente, pero me ha encantado este blog.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341c760153ef0120a85ebf6a970b

Listed below are links to weblogs that reference La novela negra es un festival :

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]