Sobre el autor

Julián Díez lleva veinte años compaginando su labor como periodista con trabajos relacionados con sus aficiones, como la literatura y el cine de género, los videojuegos o la música. Además de en ‘Cinco Días’, escribe regularmente en ‘El País’ y ‘XLSemanal’

febrero 2010

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

« Bienvenidos a los nuevos tiempos | Inicio | En cuanto me corten el ADSL,
me voy corriendo a ver cine español »

17 abril , 2009 | 10 : 41

Pocoyó sí se merece
una cartera ministerial

No recuerdo una ocasión previa en la que un ministro haya sido recibido tras su nombramiento con la abierta hostilidad que ha merecido Ángeles González-Sinde. Posiblemente sea exagerada. Pero tiene fundamento.

El año pasado, y ya van varios, el producto audiovisual español con mayor recaudación fue Pocoyó. La serie de dibujos animados, creada sin ninguna ayuda institucional, percibe sólo en concepto de derechos de venta de sus juguetes a Namco Bandai 33 millones de euros anuales, equivalente a la mitad de la recaudación total del cine español. Si se suma la venta de dvds, a las televisiones y demás, el muñecajo del gorro azul ha generado el pasado año un 50% más (en torno a 100 millones) que todos los subvencionados juntos.

1208082627876pocoyodn
Lo interesante del caso es que Pocoyó no sólo no persigue, sino que fomenta su difusión gratuita por internet. Hay capítulos completos que pueden verse en su web, y al comienzo, eran los propios productores los que colgaban en Youtube los episodios. Mientras, además de no conseguir financiación pública, la emisión de Pocoyó en España se retrasó un año respecto a su éxito en el Reino Unido porque RTVE pedía, para emitir los dibujos, un porcentaje en las ventas de los juguetes. Sí, esa misma RTVE que financia película tras película de Vicente Aranda –en alguna medida, con lo que me costó a mí comprar el peluche de Pato para mi hija-.

Tres años de éxito de Pocoyó con estos planteamientos, ¿han servido para que alguien tome ejemplo? En absoluto: el cine español ha convertido a la difusión de contenidos por internet en su primer enemigo. Da igual que, como todo el mundo sabe, casi nadie se descarga las películas españolas, por la sencilla razón de que al público que comparte archivos por internet sin ánimo de lucro –actividad repetidamente calificada como legal por sentencias judiciales: la única en contra, de hace unos días, fue contra un portal que sí conseguía negocio con las descargas- no le interesa el cine español.

Lo singular del caso es que se le ha dado la llave de la caja a la principal directiva de este sector que lleva más de 20 años intentando crear industria con un incondicional apoyo institucional, sin ningún éxito, y que el año pasado percibió más por subvenciones que por taquilla. Tal cual si al gestor de una de las constructoras quebradas se le nombrara ministro de Fomento, o al ex presidente de Caja Castilla-La Mancha se le hiciera ministro de Economía. Pocoyó, la verdad, ha hecho bastantes más méritos que González-Sinde, pero lamentablemente el presidente Zapatero aún no ha establecido una cuota para ministros de dibujos animados: quizá sería bueno que hicieran un lobby, visto el éxito obtenido por el que forma el cine.

La industria del cine español, por evolución natural, tendría que sufrir un proceso similar al de la música: adelgazamiento de sus estructuras superfluas y búsqueda de nuevos medios de cobrar a los consumidores. Doloroso –supondrá puestos de trabajo, obviamente-, pero realista, necesario a ojos de casi cualquiera que no esté acomodado en una posición de privilegio, al margen de lo que pasa en la calle. Y cine español, por cierto, seguirá existiendo: recordemos que gente como Pedro Almodóvar, en un extremo del éxito, o los cineastas experimentales de la escuela catalana, en el otro, ruedan sin subvenciones.

Con la creación de las webs que suministran música gratis por una pequeña cuota mensual –yes.fm, last.fm, spotify.com-, la llamada “piratería” de música se está convirtiendo en algo obsoleto: no sólo se paga a los músicos sin casi intermediarios, sino que es incluso más económico abonar cuatro euros al mes que andar grabando cds para guardar los contenidos descargados. Eso es una auténtica respuesta a la altura de las circunstancias: no persigue un avance tecnológico, sino que se emplea en beneficio de la industria existente. A la música le ha costado encontrar una solución un lustro de mamarrachadas y espantajerías –John Galliano dixit-, pero al final ha dado con ella.

Si la nueva ministra mantiene sus ideas previas de recortar la velocidad de internet, simplemente porque esa es la excusa coyuntural para justificar el desinterés del público por el enésimo acercamiento al horror de la guerra civil vista desde los ojos de un niño –que en algún momento de la trama contemplará sus primeros pechos femeninos al natural-, fracasará, como están condenados a hacerlo todas las administraciones que, sí, tiremos de tópico, han decidido emprender una cruzada para poner puertas al campo.

Comentarios

¿Por qué esa manía de mezclar churras con merinas?

Plenamente de acuerdo con el artículo!

estoy tambien plenamente de acuerdo. y así lo trasmitire en el parlamento eudopedo

El chaval del que hablas en la web de descargas no ganaba dinero con ellos. Sino que simplemente hizo un pacto con el demandante para no llegar a juicio. Así que aceptó la multa.

Un artículo genial, tras él pocas posibilidades de argumentación en contra pueden quedar. Al menos validas desde un punto lógico.
Un saludo y sigue así.

¡¡Magnífico artículo!! Sí, señor, el único que podría decir esto más clarito es el propio Pocoyó.

Articulazo, si señor.

Me siento orgulloso de que en país haya gente que sea capaz de escribir un artículo como este en estos tiempos en los que hay ciertas cosas que no se pueden decir (situción motivada por los que más alto defienden la libertad y el respeto a "todos"). Mi más sincera enhorabuena, y pasa d elos qeu te digan que no mezcles churras con merinas, hazlo todo lo qeu quieras que para eso es tu blog (y nosotros lo disfrutaremos)

Muy bueno, Julián.

bienvenido a la glogosfera y felicidades por el artículo. me sumo al club de felicitaciones

Genial artículo. Creo que has resumido y concretado extraordinariamente el tema y además muy divertido. Totalmente cierto el espejo en el que deberían mirarse del mundo de la música, pero antes, mucho antes deberían ocurrir dos cosas: primero, hacer películas con talento (como ha dicho hace nada Juan Marsé) y segundo que a la gente le importe un carajo el cine español para descargárselo. Que no chupen de una teta que nada tiene que ver con sus madres. A nivel audiovisual la gente se descarga mayoritariamente series y películas, mayoritariamente americanas. A los de la manta que no les culpe que nunca he visto una de Aranda encima de una acera. Mucho menos de Sinde.
Aquí va una idea para un guión de éxito para el cine español:
Un acercamiento al horror de la guerra civil vista desde los ojos de un niño –que en algún momento de la trama contemplará sus primeros pechos femeninos al natural-, para luego ser borrados del mapa por una invasión alienígena que será combatida por un grupo de mutantes en una realidad paralela.

Chapeau.

Totalmente de acuerdo con el post. Increiblemente hemos nombrado ministra a la jefa de la anticultura.

Increíble.

Muy bien explicado y argumentado. Es algo que muchos pensamos pero que muy pocas veces sabemos expresar. Quizá el cine español debería hundirse del todo para refundarse de una vez en un cine que suscite interés.

Y me refiero a generar interés por un lado y por otro, no hablo exclusivamente de cine comercial, porque el cine alternativo (por llamar de algún modo al cine indie o al que viene de países como Afganistán) también tiene un público fiel y que es asiduo a las salas.

A ver por dónde amanece la ministra, pero la cosa no tiene muy buen aspecto por el momento.

Genial!!!! 100% de acuerdo

Genial!!!

Gran post...

Totalmente de acuerdo. El creador ha sabido ser inteligente y no cerrar puertas a la tan "temida" Internet.

Para que aprendan

Sabía que me iba a gustar este blog. Me sumo a las felicitaciones.

Completamente de acuerdo.

FELICITACIONES AL CRONISTA DE VERDAD FANTASTICO Y REAL Y MIS CONDOLENCIAS A ZP POR SU GOVIERNO DE INUTILES (EN VERDAD NO SON TAN INUTILES SIRVEN PARA COBRAR GRANDES SUMAS POR NO HACER NADA SOLBES 13000 € MES DE VERGUENZA COMO EL CINE ESPAÑOL. YO HE PECADO POR EQUIBOCACIOS ME DESCARGUE UNA PELI Y AL DARME CUENTA LA BORRE GRACIAS POR EL ARTICULO UN FAN

Lo de la demanda al chavea ese nadie dijo que fuera ilegal lo que hacía. Había lucro, sí, pero él no almacenaba contenido alguno en su página. Es el mismo caso que todos los anteriores que citas, pero con condena, por qué? porque él mismo se inculpo, bien por miedo, o un trato oculto (menos probable)

David Bravo lo explica muy bien, como siempre.
www.filmica.com/david_bravo

Pienso que para crear una industria del cine 100% “industria”, primero deben desaparecer todos esos seudointelectuales de pacotilla que se empeñan en decirle a la gente lo que deben ver. Ese “movimiento cultural” que gira en torno a subvenciones económicas, que se codea con los cargos públicos y que pasa más tiempo meditando sobre lo divino y lo humano que de preocuparse realmente de lo que demanda el espectador de a pie en su butaca de cine “que para algo es el que paga”.
Claro que hacer cine español de calidad, y más comercial requiere que gran parte de los que ahora viven del cuento se pongan las pilas y trabajen de verdad, haciendo películas de calidad y ajustando los presupuestos a lo estrictamente necesario.
Opino que el cine español cuenta con grandes profesionales ya consagrados y jóvenes talentos en la dirección, interpretación, producción, etc., a los que se les está dando de lado y tienen mucho que decir y hacer sobre la industria del cine en España.

Llego a tu blog porque me han recomendado este post en concreto, que está teniendo largo recorrido en la red. Un 10 a este artículo. Sobra añadir nada. Excelente. Gracias!

De acuerdo con el desinterés hacia las películas españolas.

muy bueno de verdad.

no sabia que pocoyo era español, pero ha pegado un autentico pelotazo ¡y sin ayudas ni subvenciones!

sobre las subvenciones voy a ñadir un pequeño apunte: en la zona en que vivo (de teruel, para mas señas) se daba durante un tiempo subvenciones por plantar girasoles, cultivo que JAMAS habia funcionado por la climatologia de la zona. Asi pues los agricultores de la zona dejaros de plantar maiz y cebada (lo que se llevaba 200 años plantando, vamos) para cultivar unos girasoles que luego nisiquiera cosechaban:

gracias a la subvencion les resultaba mejor cultivar un producto inservible que conseguir un producto realmente util...

y eso es lo que pasa en el cine: es mejor un drama sobre un barrio del extrarradio con violencia de genero, machismo y drogas que intentar hacer "los cronocrimenes" y sorprender al publico

muy bueno de verdad.

no sabia que pocoyo era español, pero ha pegado un autentico pelotazo ¡y sin ayudas ni subvenciones!

sobre las subvenciones voy a ñadir un pequeño apunte: en la zona en que vivo (de teruel, para mas señas) se daba durante un tiempo subvenciones por plantar girasoles, cultivo que JAMAS habia funcionado por la climatologia de la zona. Asi pues los agricultores de la zona dejaros de plantar maiz y cebada (lo que se llevaba 200 años plantando, vamos) para cultivar unos girasoles que luego nisiquiera cosechaban:

gracias a la subvencion les resultaba mejor cultivar un producto inservible que conseguir un producto realmente util...

y eso es lo que pasa en el cine: es mejor un drama sobre un barrio del extrarradio con violencia de genero, machismo y drogas que intentar hacer "los cronocrimenes" y sorprender al publico

Por supuesto que el cine español no se ve en los top-manta, como no se ve una ópera, un buen compositor o un grupo de pop con letras donde no se repita más de dos veces una frase. En esta país, desgraciadamente, sólo lo ordinario (en las dos concepciones de la palabra) es para las masas. Seguid alimentando vuestra mente de la misma manera. Así seguiréis desconociendo que Pocoyo es españól y que gobierno es con "b".

tambien intenta wow wow wubbzy

y yo gabba gabba
exitosos como pocoyo

¿No habíamos quedado que las personas con intereses no podían ser ministros? ¿O es que sirve para unos y para otros no?

es un super programa me encanta y no melo pierdo

A mi hijo le vuelve loco... algo tendrá ese personaje XD

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://www.typepad.com/services/trackback/6a00d8341c760153ef01156f2e7d97970c

Listed below are links to weblogs that reference Pocoyó sí se merece
una cartera ministerial
:

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]