Sobre el autor

Abogado de profesión, emprendedor de vocación, economista aficionado, con el prisma de una mirada heterodoxa y el verbo mordaz como herramienta. Emiliano Garayar está especializado en la gestión de la complejidad: hoy concentrado en aportar remedios imaginativos a la sequía financiera, viene siendo un actor legal destacado en los grandes movimientos del sector energético. Es socio director en Garayar Asociados, siendo reconocida su visión innovadora de la abogacía y de la gestión de despachos.

Categorías

enero 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« Uber y el taxi: ¿quién se preocupó por el caballo? | Inicio | Curro se vuelve al Caribe »

05 abril , 2016 | 19 : 51

¿El próximo banco? de madera

Hace unas semanas la Caixa anunciaba un “banco con vistas”, como el único banco (de madera) que necesitaba el cliente. Lo demás lo podía hacer con el móvil. El problema es que como la profecía se cumpla al pie de la letra estará firmando el epitafio de su modelo de banca; y con él el del sector.

Hoy el nuevo consejero delegado de BBVA anuncia que le sobran, a plazo, dos tercios de las sucursales (e imagino que de sus correspondientes moradores). No sé si es una forma muy ortodoxa de anunciar un ERE “en diferido”, parafraseando a algún insigne político.  Parece que el Banco azul no ha podido resistir la tentación de, una vez más, contraprogramar al Banco rojo (por el color corporativo, que de inclinaciones políticas aquí no se habla). El Santander anunciaba ayer el cierre de cuatrocientas cincuenta sucursales, pero ya sin diferimiento, y sus consiguientes “salidas”.

A ello se une el reiterado anuncio por lo bajinis del advenimiento de una nueva ola de fusiones que han de concentrar aún más el sector en España (ya ha perdido prácticamente la mitad de las entidades existentes en 2008, más de diez mil sucursales y casi cien mil empleos), amén de las admoniciones sobre una enésima ronda de saneamiento de balances. Vamos, otra Purga de Benito, pero esta vez sin vaselina BCE.

¿Qué está pasando? O ¿Qué es lo que no pasa pero debería estar pasando?

El jueves me ha invitado la Asociación de Estudiantes de Finanzas de la Universidad Carlos III a dar una charla sobre el sector financiero que les espera y en el que vocacionalmente aspiran a integrarse. Creo que no seré portador de noticias muy halagüeñas a la vista no solo de la coyuntura, sino particularmente de la estructura de una industria en “disrupción”.

Adelanto algunas consideraciones para el análisis y la reflexión, pero sobre todo para la acción.

Como a todo al que no le va bien, la culpa la tiene el empedrado. La manida “tormenta perfecta”, que lo mismo explica la quiebra de países que el hundimiento de sectores. Pero puede que hablando de Banca no estemos muy lejos de la ciclo-génesis explosiva con la que nos sobresalta algún que otro hombre del tiempo al final del Telediario.

Cuatro fuerzas centrifugas amenazan con descoyuntar al muñeco: riesgos macroeconómicos y geopolíticos; política monetaria zona euro, evolución de tipos y perspectivas de rentabilidad; exigencias regulatorias; y cambio de paradigma en el modelo de negocio con disrupción tecnológica.

Centrémonos en las cuestiones estructurales, que de las coyunturales ya se encargará el inexorable paso del tiempo.

La carga regulatoria impone un pesado lastre a la industria en términos de compliance y de costes de capital que solo puede ir a más. Es la consecuencia del moral hazard al que se abonaron y que terminó con el archimentado crack financiero de la gran recesión. Dado que no pueden quebrar, se han convertido en una suerte de utility, una industria hiper-regulada sujeta a una intensa intervención administrativa. No se publificarán los beneficios (si es que hay), pero dado que sí se publifican las pérdidas se les atan las manos muy en corto: Autoridad Bancaria Europea, mecanismos de resolución, ring-fencing, sistémicos, … etc. Toda esta pesada arquitectura institucional está aquí para quedarse.

Y, simultáneamente, el cambio estructural de mercado de la mano de la revolución digital.

En un reciente estudio elaborado por PWC UK sobre las Fintech, el 83% de los encuestados manifestaban que parte de su negocio se veía amenazado por los nuevos actores digitales del sector financiero (FinTechs). Los escépticos pondrán en solfa el resultado en función del universo de encuestados. Pues el 30% de los participantes eran bancos, el 21% compañías de gestión de activos financieros, el 14% aseguradoras, y solo un 20% provenían de los nuevos jugadores. Así que un ratio 65/20 entre incumbentes y entrantes.

Por su parte, la unidad de investigación de mercados de The Economist (EIU) en su estudio sobre la banca minorista ofrece esta respuesta a la pregunta de si “en cinco años el modelo tradicional de banca minorista basado en una red de sucursales estará muerto” (sic). A lo que un 49% de los encuestados responden afirmativamente, frente a un 32% que se muestra en desacuerdo, sosteniendo nada menos que un 64% que el servicio bancario minorista para entonces se encontrará plenamente automatizado. Ciertamente, un nicho donde no buscar empleo, si es que a alguno le quedaba vocación de cajero con manguitos.  

En el mismo estudio, preguntados sobre cuáles son las mayores amenazas para la industria, donde mayor peso por regiones tenía la respuesta de “nuevas tecnologías y canales digitales” era precisamente Europa (27%), junto con la amenaza de “nuevos entrantes y cambio de paradigma de mercado” (29%).

En cuanto a qué parte del negocio tradicional se halla “amenazado” y podría ser conquistado a corto plazo por los nuevos “bárbaros” de las finanzas, en el estudio de PWC la propia industria anticipa que los nuevos entrantes en cinco años se harían con un 28% del mercado de medios de pago, con un 24% de la banca, un 22% de la industria de gestión de activos financieros y banca privada, y un 21% del mercado de seguros. Un mordisco medio del 23% de los mercados financieros tradicionales. Ello coincide lógicamente con los sectores más expuestos a la disrupción tecnológica en el horizonte 2020: banca minorista (80%); medios de pago (60%); gestión de activos y banca privada (38%); y servicios financieros a PYMEs (35%).

Y ¿quiénes son esos bárbaros que empujan hasta resquebrajar los muros del imperio del dinero?  Pues en cada nicho no son necesariamente coincidentes. Están de un lado los sospechosos habituales: ALIBABA (a quien nada menos que un 34% identifica como un jugador financiero relevante en el estudio de Startup Bootcamp FinTech London); AMAZON (32%); APPLE (18%); GOOGLE (24%); y FACEBOOK (15%).

Pero hay otros de toda clase y condición: plataformas P2P, compañías de telecomunicaciones, de consumo, banca en la sombra a manos de fondos de inversión, robots o plataformas automatizadas de gestión de activos y asesoramiento financiero, etc.

En fin, que mis queridos universitarios van a entra en un mercado en ebullición, donde se enfrentarán a tantas amenazas como oportunidades, pero en el que el factor humano, definitivamente, va a tener un menor peso del que ha venido teniendo y, mucho me temo, donde el incremento exponencial de productividad que va a traer la tecnología también se hará a costa de la retribución de la mayoría de los que allí laboren.

Bienvenido sea el cambio, pues qué podemos esperar hoy de unos Bancos que no prestan y no quieren tomar depósitos del público, según ellos mismos manifiestan.

 

Emiliano Garayar
@EmilGarayar

Comentarios

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]