Sobre el autor

Abogado de profesión, emprendedor de vocación, economista aficionado, con el prisma de una mirada heterodoxa y el verbo mordaz como herramienta. Emiliano Garayar está especializado en la gestión de la complejidad: hoy concentrado en aportar remedios imaginativos a la sequía financiera, viene siendo un actor legal destacado en los grandes movimientos del sector energético. Es socio director en Garayar Asociados, siendo reconocida su visión innovadora de la abogacía y de la gestión de despachos.

Categorías

enero 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« Tormenta de Estrellas (hoteleras) | Inicio | Ícaros de los servicios profesionales »

12 febrero , 2016 | 10 : 26

Barrio Sésamo y abogados modernos

Delante, detrás, a un lado… y de lado. Quién no recuerda de entre los de las generaciones nacidas en el tardo franquismo (y más allá) las lecciones vespertinas de la televisión entonces española con mayúsculas. Los más jóvenes pensarán que se trata de alguna coreografía –en plan square dancing– de esas tipo canción del verano, donde las abuelas, madres y nietas se sincronizan a la hora del baile, lo mismo en la verbena del pueblo, que en la boda del sobrino.

Viene esto a cuento de las muy diferentes abogacías de los negocios que me voy encontrando al paso, y hoy me pregunto, al hilo de un cierre reciente donde teníamos representantes de modelos dispares, si son la misma profesión.

Me parece que el normal del mercado de prestación de servicios jurídicos hoy es la “asesoría” en su versión más peyorativa. El abogado se sitúa al lado (en el costado) del cliente y le susurra al oído cual conciencia angelical dónde están los límites de la ley y los peligros a los que se enfrenta en cada uno de los recovecos de su accionar. A mayor admonición de peligro, por hipotético, condicional y especulativo que fuere, mayor valor del asesoramiento y más grande justificación de la minuta. Nada de tomar riesgo en la valoración del ídem, ni en la interpretación de la norma. Nada de coadyuvar en la toma de decisiones, no vaya a ser que te hagan partícipe de las mismas (cooperador necesario en el lenguaje represivo de haciendas y juzgados).

Siempre "de lado", a veces "al lado" y casi nunca "de su lado"

Lo siento por los clientes, hoy más necesitados de apoyo legal que nunca -como ellos mismos reconocen- pues se han quedado huérfanos de abogado, si por tal se entiende alguien que representa y promociona los intereses de su mandante (hoy travestido en Principal, por aquello de que si usas barbarismos anglófonos eres más cool). Ha muerto el abogado-sherpa, el que va por delante, el rompehielos, y ha nacido una nueva especie de señorita o señorito de compañía, escribano y mecanógrafo a partes iguales, con quien la supresión de una coma o la adición de un adverbio resultan condicionales a la convalidación de su Principal.

Ponerse de lado es muy español, pero además, en nuestro negocio, es de lo más chic y está de moda en las mejores plazas, léase Londres o Nueva York. Y ello no es del todo inocente, no, ni siquiera hijo de la molicie o la ignorancia (que también). De lado se convive mejor con la póliza de seguros. De lado no se representan intereses, se presta asesoramiento. Y ¿qué conflicto de intereses voy a padecer si no represento ninguno? De ésta caen hasta las murallas chinas (en realidad, son de papel japonés).

Pues eso, afilen el canto: corta más y, objetivamente, es más difícil que te alcancen los golpes. Y total… cobran lo mismo (o más).  ¿La culpa? De los Principals, que van repartiendo bulas de cuaresma: ya no hace falta mojarse el culo para meter el pez al morral. Apúntenlo, aspirantes a counselors, por si les cae la pregunta en el próximo examen de estado.

Emiliano Garayar
@EmilGarayar

Comentarios

Abogado

Sin duda, las profesiones cambian con el avance (o retroceso) de la sociedad y los profesionales no tenemos otra opción que adaptarnos, sin perder nunca de vista quiénes somos y cuál es nuestro papel. Desde luego que una reflexión de estas características -y calado- no viene mal hacerla cada cuanto.

Publicar un comentario

If you have a TypeKey or TypePad account, please Inicia sesión

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]