Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« octubre 2009 | Inicio | diciembre 2009 »

30 noviembre, 2009 | 09:00

Las materias primas han sido noticia en lo que va de año por el fuerte incremento que su precio ha experimentado. Especialmente, destacan las subidas del oro, del petróleo, de la plata, del paladio o de la azúcar. En la tabla 1, observamos cómo el patrón de incremento en el precio de las commodities ha sido generalizado con la excepción de las materias primas agrícolas (arroz, trigo, maiz, etc.). Por el contrario, las materias primas de extracción / metales han sido las que principalmente se han encarecido: paladio, plomo, cobre o zinc.

Tabla 1: Evolución YTD de las commodities

T1
 

Fuente: Elaboración propia a partir de datos bloomberg con datos hasta 26 de noviembre.

Por último, en la anterior tabla, citamos el RICI (Rogers International Commodity Index). Éste es un índice compuesto por 35 materias primas con distinta ponderación, denominado en USD y que está formado en un 44% por energía, un 34,9% por materias primas agrícolas y un 21,2% por metales. La desagregación completa del RICI se cita en la tabla 2. Precisamente el índice nació (su existencia se remota al 31/07/1998) por la necesidad de disponer de un vehículo de inversión que recoja de manera global la exposición a las commodities. La composición ni los constituyentes del mismo no son fijos

Tabla 2: Composición del RICI

T2
 

Fuente: www.rogersrawmaterials.com

En materia de inversión, el RICI debe ser visto como una manera diversificada de exposición a materias primas, pero no debe confundirse “diversificado” con “poco volátil” ya que el índice no soslaya los niveles de volatilidad tan dignos como los de cualquier otra materia prima, de las que seguimos pensando que se mueven en función de los flujos especulativos más que atendiendo a los fundamentales macro/micro.

Tabla 3: Rentabilidad mensual y acumulada en 2009 del RICI

 T3

Fuente: www.rogersrawmaterials.com con datos hasta 31 de octubre.

David Fernández Fernández

25 noviembre, 2009 | 09:30

Al hilo de mi último artículo, en el que os presenté una característica muy importante ante la decisión de invertir en renta fija convertible, la delta del fondo, es momento de exponer cómo funciona la sensibilidad del fondo frente a la renta variable en meses con drenajes bursátiles, como ha sucedido en el mes octubre (por ejemplo, el EuroStoxx 50 cayó un 4,5%).

Recuperando el gráfico actualizado de la evolución en lo que va de año de varios fondos invertidos en renta fija convertible, no es tan clara la distinción entre los fondos con delta del 10% y con delta 20%. En esta ocasión, incluimos también la evolución de la categoría Afi de fondos de inversión de RV EUR, para de esta manera observa claramente cómo una mayor delta implica una mayor exposición al track del mercado bursátil.

Gráfico 1: Evolución YTD de fondos de RF convertible con diferente delta y de la categoría de fondos de RV EUR

G1_YTD

Fuente: Base de datos Afi de fondos de inversión.

Ahora bien, si ampliamos la lupa sobre la evolución de lo acaecido en los tres últimos meses, observaremos la verdadera implicación de tener una mayor o menos sensibilidad a lo que suceda en la bolsa.

Gráfico 2: Evolución a 3 meses vista de fondos de RF convertible con diferente delta y de la categoría de fondos de RV EUR

G2_3meses 

Fuente: Base de datos Afi de fondos de inversión.

En el gráfico 2 vislumbramos cómo, en el mes de octubre, los fondos más expuestos a la renta variable (delta 40 / 50%) sufren mayor oscilaciones dependiendo de ésta, mientras que los fondos más conservadores son, en cierta medida, “inmunes” al fuerte drenaje bursátil del citado mes (ambos terminaron en positivo en los registros MTD). Además, se hace explícito el por qué una menor delta del fondo significa menor correlación con la bolsa. En este sentido, el fondo cuya sensibilidad es del 10% apenas es sensible a lo que suceda en la RV, siendo el devengo de la TIR de la parte de renta fija la que sustenta principalmente su performance en estas situaciones de “nerviosismo” bursátil.

 

David Fernández Fernández

18 noviembre, 2009 | 09:30

Los reembolsos, que han minado la industria de fondos de inversión en la actual crisis financiera, han provocado que no pocos sean los fondos que han sido absorbidos, fusionados y/o cerrados. En este sentido, a lo largo de 2009 estamos asistiendo a un proceso global de reordenación entre las principales gestoras por activos bajo gestión: la última fue la compra por parte de Invesco del negocio retail de Morgan Stanley. Por su parte, la industria española ha emulado este patrón de manera más laxa, ya que (i) partía de un mayor grado de concentración y (ii) está tomando un mayor protagonismo la aparición de pequeñas gestoras especializadas en la gestión de activos que realizan de manera muy eficaz. Como tradicionalmente ha ocurrido, la industria nacional de gestión de IIC está encabezada por los grandes bancos, en los que la confianza no ha drenado como ha ocurrido, por ejemplo, en la banca de inversión estadounidense. Esta realidad queda plasmada en el gráfico 1, que representa, con datos a 30 de patrimonio por gestoras a 30 de septiembre, la curva de Lorenz para el conjunto de gestoras nacionales de fondos de inversión, una medida clásica de economía que mide el grado de desigualdad en la distribución de una variable (por ejemplo, la riqueza) entre la población objeto de estudio.

Gráfico 1: Curva de Lorenz de la distribución relativa del patrimonio bajo gestión en gestoras nacionales

CURVA

Fuente: Elaboración propia a partir de datos publicados por Inverco

El dominio estudiado es el conjunto de gestoras españolas (en el eje horizontal se traza el porcentaje acumulado de éstas) y la variable, cuya distribución se estudia, es el patrimonio gestionado por cada una de ellas (en el eje vertical se representa el porcentaje acumulado del patrimonio).[1] Por lo tanto, la gran distancia existente entre la línea de 45º (distribución equitativa del patrimonio) y la representación de la curva de Lorenz indican un alto grado de desigualdad en la distribución del patrimonio gestionado entre las gestoras nacionales. Es decir, la mayor parte del activo bajo gestión (AUM) de fondos nacionales está en manos de muy pocas gestoras (principalmente las de los principales bancos).

Una medida adicional del grado de desigualdad de la distribución de una variable entre la población de estudio es la aportada por el coeficiente de Gini. Éste es un número entre 0 y 1, en donde 0 se corresponde con la perfecta igualdad (todos tienen el mismo AUM) y 1 se corresponde con la perfecta desigualdad (una gestora maneja todo el patrimonio de IICs nacionales y las demás nada). Matemáticamente, se corresponde con el cálculo del área comprendido entre la bisectriz y la curva de Lorenz antes representado, aunque lo más común es aproximarlo con la fórmula de Brown.[2]  Con los datos a 30 de septiembre publicados por Inverco, el índice de Gini de la distribución del patrimonio bajo gestión entre las gestoras nacionales es de 80,44 (el coeficiente de Gini multiplicado por cien), un registro más cercano a la desigualdad total del AUM entre las gestoras que a la equidad del mismo.

Por lo tanto, el proceso de reordenación en España debe guiarse no por una concentración de la industria, sino más bien por la aparición de nuevas casas gestoras especializadas en modalidades de inversión concretas, y también por un mayor abanico de oferta en cuanto a la comercialización de los productos. En este sentido, la aparición de la figura legal de la Empresa de Asesoramiento Financiero Independiente (EAFI) ayudará a la citada deslocalización de la comercialización en pro de una mayor independencia y transparencia en las recomendaciones de inversión.



[1] Cada punto de la curva se lee como el porcentaje acumulado de las gestoras. La curva parte del origen (0,0) y termina en el punto (100,100). Si el patrimonio estuviera distribuido de manera perfectamente equitativa, la curva coincidiría con la línea de 45 grados que pasa por el origen (por ejemplo el 30% de las gestoras maneja el 30% del patrimonio). Por el contrario, si existiera desigualdad perfecta (una gestora posee todo el patrimonio, la curva coincidiría con el eje horizontal hasta el punto (100,0), desde donde daría un salto al punto (100,100). En general, la curva se encuentra en una situación intermedia entre estos dos extremos. Cuanto más alejada se encuentre de la bisectriz, más desigual es la distribución del patrimonio entre las gestoras.

 

[2] El coeficiente de Gini se calcula de la siguiente forma:   FORMULA

donde X es la proporción acumulada de la variable gestora e Y la proporción acumulada de la variable AUM.

David Fernández Fernández

16 noviembre, 2009 | 14:00

El balance de la crisis gemela (financiera y económica) del último mes apunta señales mixtas aunque, en balance, positivas. Desde el frente financiero se ha deteriorado ligeramente la situación. Los problemas de CIT nos recuerdan que en EEUU siguen quebrando bancos (como ya hemos señalado en esta sección varias veces), mientras que la obligación de ING de segregarse y de Lloyds y RBS de ampliar capital evidencian que la crisis financiera no ha terminado y que la presión sobre el sistema financiera persistirá. Ahora bien, está claro que los momentos de máxima tensión quedaron atrás entre octubre de 2008 y marzo de 2009. Sin embargo, el crédito sigue sin llegar a la economía real, y a los bancos centrales se les podría estar “agotando la paciencia”, por lo que amenazan con una retira de las extraordinarias inyecciones de liquidez si no ven “colaboración” por parte de los bancos para reactivar la economía. Las subidas de tipos de interés de Australia (en dos ocasiones, por un total de 50 pb) y de Noruega (+25 pb) deben considerarse casos aislados y vinculados a dos economías que sufrieron menos en la crisis y que muestran un mayor grado de avance en el proceso de recuperación (sobre todo Australia, que este año va a crecer un 1,0% y el próximo año podría hacerlo al 2,5%). Pero algunos analistas e inversores consideran que es la señal de que el cambio en la política monetaria del BCE y de la Fed está cerca, tanto en las medidas heterodoxas como en las más convencionales (es decir, la subida de tipos). Este es el gran reto para la economía pero, sobre todo, para los mercados financieros: ¿qué pasará con las cotizaciones de los distintos activos cuando los bancos centrales retiren el exceso de liquidez?. ¿Sería capaz el crecimiento del PIB continuar con su paulatina recuperación si se endurecen las condiciones monetarias?. Si bien sí parece probable una paulatina y pronta retirada de la liquidez, no veo cercanas la subidas de tipos, sobre todo porque en el horizonte más cercano no se vislumbra ningún riesgo para la estabilidad de los precios. Por su parte, los indicadores económicos del 3T09 apuntan a una mejoría en la situación económica pero con varios matices. El primero, que cada vez son más importantes las diferencias entre países; el segundo, que todavía no se observan señales de recuperación en el mercado laboral, engranaje indispensable en la cadena de la recuperación económica. La teoría económica nos dice que entre la reactivación de la producción industrial (que se habría producido en verano) y la creación de empleo median entre 6 y 9 meses (las empresas aprovechan las ganancias de productividad), por lo que estamos en ese período en el que resulta clave que no se retiren los estímulos, ni monetarios, ni desde el sector público. Momento, pues, clave en la recuperación que pueden confirmar una salida definitiva de la crisis o una vuelta a la misma.

Esquema de la crisis y de la recuperación económica

Esquema crisis

 

David Cano Martínez 

15 noviembre, 2009 | 09:30

Entre las modificaciones fiscales introducidas en el Proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (a la espera de su aprobación definitiva) destaca, por su impacto sobre las finanzas personales, la modificación del tipo impositivo para los rendimientos del capital mobiliario, con una elevación de hasta un 3% para los que se obtengan en 2010 (el tipo llegará al 21% para los rendimientos que superen los 6.000 EUR). Las primeras reacciones no se han hecho esperar y podemos comentar dos estrategias que tratan de evitar en la medida de lo posible el impacto de la subida y, toda vez que respetan la Ley, nos parecen adecuadas y recomendables para optimizar el impacto fiscal antes de que termine el ejercicio. La primera es el anuncio de algunas de las principales compañías del Ibex 35 (pero es una decisión replicable a la totalidad de empresas, sin necesidad de que coticen en Bolsa y sen empresas de gran tamaño) de adelantar el importe del dividendo que tienen previsto pagar entre sus accionistas el próximo año. Dado que son los beneficios de este año los que generan el dividendo de 2010, parece lógico que se pueda anticipar su pago, aunque sea parcial. Es obvio que, por ejemplo, el próximo 20 de diciembre, las compañías no sepan con certeza el importe definitivo de sus resultados de 2009 pero, al mismo tiempo, sí tendrán una estimación más o menos cercana por lo que, si su tesorería se lo permite, pueden proceder a remunerar a su accionista de forma adelantada para que éste se ahorre, dependiendo de los casos, hasta un 3% de la tributación.

La otra estrategia es la que ya se está observando en los depósitos que ofrecen las entidades financieras: pagar los intereses por adelantado. Aunque este “gancho comercial” no es no nuevo (por cierto, financieramente es equivalente cobrar por adelantado o a vencimiento), adquiere un nuevo atractivo, ahora desde la perspectiva fiscal. Entendemos que, como el cobro de los intereses del depósito se producirá en este 2009, aunque el depósito no venza hasta 2010, tributará con el sistema fiscal vigente, es decir, al 18%.

Como decía al principio, entiendo que las dos medidas no son contrarias ni a la normativa actual ni a la venidera y que, por lo tanto, deben valorarse positivamente desde el punto de vista del asesoramiento, ya que aumentan el atractivo relativo de las compañías que adelanten el pago de dividendos y el de lo depósitos que hagan lo propio con los intereses.

 

David Cano Martínez

13 noviembre, 2009 | 09:42

El indicador preliminar del INE ha confirmado la corrección prevista en el ritmo de deterioro de la actividad económica en España durante el tercer trimestre de 2009. De confirmarse el avance, el PIB registraría por quinto trimestre consecutivo una nueva caída, del 0,3%, que establecería la tasa de contracción interanual en el 4% y rompería con la senda de cesiones trimestrales superiores al 1% observada desde finales de 2008.

A la espera de conocer la descomposición del registro, todo parece indicar que ha sido la combinación del menor drenaje de la demanda nacional al crecimiento (en el segundo trimestre se cifró en 7,4 puntos porcentuales) y la todavía elevada aportación del sector exterior -aunque previsiblemente inferior a la del trimestre anterior en que superó los 3 puntos porcentuales-, lo que ha contenido la magnitud del ajuste en el trimestre.

Si bien es cierto que la cifra agregada de PIB se ha situado en línea con nuestro escenario de previsiones, la revisión de los últimos indicadores de actividad, empleo y sector exterior justifican la actualización de la estimación que hasta el momento manejábamos para las principales partidas.

Evolución del PIB en España (%)

1_pib_españa


Previsión Afi para la evolución del PIB en el 3T09

(tasa interanual)

2_Previ_afi

CONSUMO PRIVADO: los planes de estímulo orientados a reactivar el consumo duradero (autos) amortiguan su caída. Sus determinantes estructurales (empleo y desapalancamiento de los hogares) no alteran el patrón de debilidad esperado para los próximos trimestres. 

 INVERSIÓN: con escasas señales de reactivación desde el plano empresarial, será la partida de la demanda interna que continúe liderando el ajuste.  Queda por ver el impacto de las medidas de estímulo público sobre la construcción no residencial.

SECTOR EXTERIOR: el traslado del drenaje de de la demanda nacional a la evolución de las importaciones mantendrá elevada la aportación de la demanda externa al PIB.


María Sara Baliña Vieites

11 noviembre, 2009 | 09:30

En los últimos meses hemos recomendado la inclusión de la renta fija convertible en la cartera como una escala adicional en la toma de riesgo, y también de rentabilidad, y una aproximación controlada a la renta variable. Ahora bien, un activo de renta fija convertible depende de la evolución del riesgo de crédito de la compañía emisora (y de todas aquellas cuestiones que afectan a la renta fija) pero también de la evolución de la cotización de la acción de ésta. En lo que va de año, esta categoría de activos se ha revalorizado enormemente por la aportación de ambas patas:

Gráfico 1: Evolución YTD de las categorías Afi de fondos de inversión

XXX_1

Fuente: Índices Afi de fondos de inversión

 

Es decir, la categoría de fondos de RF convertible se ha revalorizado un 22%, si bien hay fondos que lo han hecho en un 40% mientras que otros se anotado un 18%. Esta diferenciación depende, en gran medida, de la dependencia de los títulos subyacentes a la renta variable. Esta relación se mide por la delta del fondo: cómo de sensible es la evolución del mismo a los movimientos de la renta variable (es análogo al significado que tiene en el caso de los derivados).

Gráfico 2: Evolución YTD de fondos de RF convertible con diferente delta

GRAF_CAMBIO
 

Fuente: Base de datos Afi de fondos de inversión.

En el gráfico 2 se exponen cuatro fondos de RF convertible que difieren por la delta de ellos, a igualdad de duración. La evolución del fondo más rentable tiene una delta superior al 50%, mientras que el fondo con menor volatilidad es el menos sensible a la bolsa (delta del 10%).

Por lo tanto, la elección del vehículo de inversión en RF convertible no es un tema baladí, ya que ante la perspectiva de un mercado de renta variable bajista, la respuesta y revalorización del fondo en el que se invierta será diferente.

 

David Fernández  Fernández

 

09 noviembre, 2009 | 09:30

Nada… al menos, nada nuevo. La semana pasada, casualmente, han coincidido las reuniones de los bancos centrales de EEUU, UME y Reino Unido. La ronda de las autoridades monetarias ha terminado, como se esperaba, sin cambios en cuanto a los tipos de intervención, pero también han expuesto un discurso sin novedad alguna. Los puntos en común siguen siendo los mismos:

-    Continúa la recuperación económica, ligada a los estímulos monetarios, los paquetes de ayuda económica y a la reactivación de la demanda exterior. 

-    El crecimiento a medio plazo será débil y sujeto a una elevada incertidumbre debido al carácter temporal de las medidas adoptadas.

-    Ausencia de presiones a medio plazo sobre la inflación, en la medida que el consumo se ve afectado por (1) el proceso de desapalancamiento, (2) la debilidad del mercado laboral y (3) la dificultad de acceder al crédito mientras los bancos recomponen sus balances.

En conjunto, los analistas hemos visto como “nadie quiere ser el primero en lanzarse…”, con lo que ha habido un aplazamiento temporal hacia delante de sus decisiones sobre los programas de liquidez, sin, además, haber existido en los discursos una idea sobre las sucesivas líneas de actuación. En general, se percibe cómo las autoridades se resisten a abandonar los estímulos monetarios no convencionales al hilo de que:

-    El BoE, al que le tocaba mover ficha por haber agotado los 175.000 millones de GBP destinados a la compra de activos, decide ampliar el programa en 25.000 millones de GBP (que destinará íntegramente a la compra de bonos públicos).

-    El BCE continúa con su programa de compra de covered bonds (lleva gastados 20.900 millones de EUR de los 60.000 aprobados) y decide aplazar hasta la próxima reunión, que tendrá lugar el 3 de diciembre, su decisión sobre las subastas ilimitadas. En este último punto, Trichet deja entrever que la subasta a 12 meses que tendrá lugar el 15 de diciembre puede ser la última.

Calendario de subastas BCE

CALENDARIO_SUBASTAS

Por lo tanto, en este punto radica (en cuándo retirar subastas y compras de activos) un importante axioma sin resolver, que tendrá implicaciones en cuanto a la mayor liquidez de la que disfrutan hoy los mercados financieros (no olvidemos que todas las inyecciones de liquidez no han llegado a la economía real, ya que el multiplicador monetario sigue en niveles muy deprimidos, mientras la masa monetaria sigue siendo muy elevada) y en cuanto a los posibles movimientos de los cruces cambiarios a corto plazo, ya que estimamos que dependiendo de quién sea el primero en decidir el devenir de su quantitative easing, veremos un camino u otro para los fixing cambiarios. Las próximas reuniones de los bancos centrales serán el 3 de diciembre para el BCE y el BoE, mientras que la Fed realizará su comité de política monetaria en torno al 15 / 16 de diciembre. Será entonces cuándo se resuelva el axioma.

 

David Fernández Fernández

 

 

Nada… al menos, nada nuevo. La semana pasada, casualmente, han coincidido las reuniones de los bancos centrales de EEUU, UME y Reino Unido. La ronda de las autoridades monetarias ha terminado, como se esperaba, sin cambios en cuanto a los tipos de intervención, pero también han expuesto un discurso sin novedad alguna. Los puntos en común siguen siendo los mismos:

-    Continúa la recuperación económica, ligada a los estímulos monetarios, los paquetes de ayuda económica y a la reactivación de la demanda exterior. 

-    El crecimiento a medio plazo será débil y sujeto a una elevada incertidumbre debido al carácter temporal de las medidas adoptadas.

-    Ausencia de presiones a medio plazo sobre la inflación, en la medida que el consumo se ve afectado por (1) el proceso de desapalancamiento, (2) la debilidad del mercado laboral y (3) la dificultad de acceder al crédito mientras los bancos recomponen sus balances.

En conjunto, los analistas hemos visto como “nadie quiere ser el primero en lanzarse…”, con lo que ha habido un aplazamiento temporal hacia delante de sus decisiones sobre los programas de liquidez, sin, además, haber existido en los discursos una idea sobre las sucesivas líneas de actuación. En general, se percibe cómo las autoridades se resisten a abandonar los estímulos monetarios no convencionales al hilo de que:

-    El BoE, al que le tocaba mover ficha por haber agotado los 175.000 millones de GBP destinados a la compra de activos, decide ampliar el programa en 25.000 millones de GBP (que destinará íntegramente a la compra de bonos públicos).

-    El BCE continúa con su programa de compra de covered bonds (lleva gastados 20.900 millones de EUR de los 60.000 aprobados) y decide aplazar hasta la próxima reunión, que tendrá lugar el 3 de diciembre, su decisión sobre las subastas ilimitadas. En este último punto, Trichet deja entrever que la subasta a 12 meses que tendrá lugar el 15 de diciembre puede ser la última.

Calendario de subastas BCE

CALENDARIO_SUBASTAS

Por lo tanto, en este punto radica (en cuándo retirar subastas y compras de activos) un importante axioma sin resolver, que tendrá implicaciones en cuanto a la mayor liquidez de la que disfrutan hoy los mercados financieros (no olvidemos que todas las inyecciones de liquidez no han llegado a la economía real, ya que el multiplicador monetario sigue en niveles muy deprimidos, mientras la masa monetaria sigue siendo muy elevada) y en cuanto a los posibles movimientos de los cruces cambiarios a corto plazo, ya que estimamos que dependiendo de quién sea el primero en decidir el devenir de su quantitative easing, veremos un camino u otro para los fixing cambiarios. Las próximas reuniones de los bancos centrales serán el 3 de diciembre para el BCE y el BoE, mientras que la Fed realizará su comité de política monetaria en torno al 15 / 16 de diciembre. Será entonces cuándo se resuelva el axioma.

 

David Fernández Fernández

 

06 noviembre, 2009 | 09:39

En los últimos días se ha producido un deterioro en el frente financiero de la crisis. Los problemas de CIT nos recuerdan que en EEUU siguen quebrando bancos (como ya comenté en esta misma sección hace unas semanas), mientras que la obligación impuesta por las autoridades holandesas a ING de segregarse (se empiezan a definir alguno de los cambios en la configuración futura del sistema financiero mundial) y de Lloyds y de RBS de ampliar capital, evidencian que la crisis financiera no ha terminado y que la presión sobre las entidades. Ahora bien, está claro que los momentos de máxima tensión quedaron claramente atrás entre octubre de 2008 y marzo de 2009.

Sin embargo, el dinero sigue sin llegar a la economía real en forma de crédito (persiste el proceso de desapalancamiento), y a los bancos centrales se les podría estar “agotando la paciencia”, por lo que amenazan con una retira de las extraordinarias inyecciones de liquidez si no ven “colaboración” por parte de los bancos para reactivar la economía. Pero parece que sólo son eso, amenazas.

Distribución del crédito por entidades en función de su tasa de variación. España

DISTRIB_CREDIT


Fuente: Informe de Estabilidad Financiera. Banco de España

 

Porque las subidas de tipos de interés de Australia (en dos ocasiones, por un total de 50 pb) y de Noruega (+25 pb) deben considerarse casos aislados y vinculados a dos economías que sufrieron menos en la crisis y que muestran un mayor grado de avance en el proceso de recuperación (sobre todo Australia, que este año va a crecer un 1,0% y el próximo año podría hacerlo al 2,5%). Pero algunos analistas e inversores consideran que es la señal de que el cambio en la política monetaria del BCE y de la Fed está cerca, tanto en las medidas heterodoxas como en las más convencionales es decir, la subida de tipos (los mercados descuentan elevaciones para la segunda mitad del próximo año). Este sería el gran reto para la economía pero, sobre todo, para los mercados financieros: ¿qué pasará con las cotizaciones de los distintos activos cuando los bancos centrales retiren el exceso de liquidez?. Si lo hacen cuando la recuperación económica esté asentada, deberían mantenerse los precios de los activos, pero si la retirada es precipitada, asistiríamos a una corrección en renta variable, pero también en renta fija, materias primas y, seguramente, una apreciación del USD.

Los indicadores económicos del 3T09 apuntan a una mejoría en la situación económica pero con varios matices. El primero, que cada vez son más importantes las diferencias entre países (Asia lidera el proceso y varios países europeos, entre ellos España, se sitúan en la cola); el segundo, que todavía no se observan señales de mejora en el mercado laboral (persiste la destrucción de empleo) engranaje indispensable en la cadena de la recuperación. La teoría económica nos dice que entre la reactivación de la producción industrial (que se habría producido en verano, 3 meses después del punto de inflexión en los índices de confianza) y la creación de empleo median entre 6 y 9 meses (las empresas aprovechan las ganancias de productividad), por lo que estamos en ese período en el que resulta clave que no se retiren los estímulos, ni monetarios, ni desde el sector público. Momento, pues, clave en la recuperación que pueden confirmar una salida definitiva de la crisis o una vuelta a la misma. Confío en que las distintas autoridades no comentan el error de querer mostrarse excesivamente ortodoxas y de cantar victoria antes de tiempo: la ausencia de riesgos para la estabilidad de los precios permiten este margen.

David Cano Martínez

 

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]