Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« abril 2009 | Inicio | junio 2009 »

30 mayo, 2009 | 07:30

  • A pesar de la mejora en el sentimiento bursátil, seguimos manteniendo un sesgo defensivo en nuestra cartera recomendada de cara al mes de junio, a la espera de la confirmación definitiva de las señales de mejoría en el ciclo económico y, sobre todo, de la finalización del impacto de la recesión sobre los beneficios empresariales (o, al menos, de “brotes verdes” también en esta variable).
  • En consecuencia, seguimos apostando por aquellos valores menos expuestos al ciclo económico, con visibilidad en sus resultados, con bajo nivel de deuda, con una sólida situación financiera y con una posición de liderazgo en su sector.

Cartera recomendada Afinet

Cartera_recom_afinet

Sigue leyendo

28 mayo, 2009 | 00:00

Ayer vimos como los grandes inversores empiezan a buscar alternativas a la baja rentabilidad de los depósitos, incluyendo prudentes inversiones en renta variable. Menos dispuestos a intercambiar depósitos por acciones se muestra el pequeño inversor, que percibe que la volatilidad bursátil es todavía muy elevada y de que su “umbral de insomnio” no es tan alto como pensaba hace dos años. La mejor alternativa para estos casos (al menos desde un enfoque de binomio rentabilidad / riesgo) parece ser la renta fija privada y, en concreto, la que goza del denominado “grado de inversión” (el “high yield” queda reservado, de momento, a los perfiles más arriesgados), es decir, rating por encima de BBB+.

Los diferenciales (rentabilidad adicional que ofrecen los bonos emitidos por las compañías frente al activo libre de riesgo al plazo equivale) se sitúan en niveles muy atractivos (en el entorno del 2,5%), de tal forma que las referencias de renta fija privada rentan entre el 3,5% y el 7,5% anual, en función de la calificación crediticia. Podríamos decir, por tanto, que en media, una cartera diversificada por emisores ofrecería una rentabilidad del 5%.

Sigue leyendo

27 mayo, 2009 | 00:00

Desde las primeras sesiones de marzo estamos asistiendo a una recuperación de los mercados bursátiles, lo que supone un reflejo de la mejora de las perspectivas para el crecimiento económico. Aunque algunas otras señales positivas ya se observaban desde unos días antes, como por ejemplo la estabilización del precio de las materias primas, la apertura del mercado primario de bonos o la cesión de la volatilidad implícita de los principales índices, no cabe de duda de que son las cotizaciones bursátiles la prueba más clara de que la situación no es tan dramática como a final de año. De momento, nos conformamos con poder constatar un cambio de tendencia en la crisis económica (hasta ahora, parecía que estábamos dentro de un “agujero negro”). Obviamente, la recesión va a continuar varios meses más, pero los indicadores más adelantados (sentimiento empresarial) que apuntan a que el crecimiento podría volver a final de 2009 y, sobre todo, en 2010.

¿Justifica este cambio en las perspectivas para el PIB un rebote en la renta variable? Obviamente sí, aunque es matizable la magnitud del movimiento, y para su correcta interpretación tenemos que analizar claves que van más allá de las argumentaciones tradicionales (“perspectivas para el crecimiento de los beneficios empresariales”). Por un lado, porque hasta marzo se había generalizado la adopción de posiciones cortas por parte de los inversores, pero no sólo los más grandes e institucionales, sino también en los más pequeños. La estrategia parecía fácil: apostar por una profundización en las caídas de las cotizaciones, especialmente del sector bancario, recurriendo a instrumentos derivados más o menos tradicionales o a productos financieros innovadores. En cualquiera de las alternativas, los beneficios obtenidos fueron importantes, y con igual rapidez con la que se adoptaron las posiciones cortas se cerraron, favoreciendo un punto de inflexión en los índices. El anuncio por parte de los principales bancos de la vuelta a los resultados positivos marcó el final de la estrategia bajista sobre el sector y, en consecuencia, sobre el resto del mercado, favoreciendo el rebote. Aquí es donde encontramos otra de las claves: la mayoría de los gestores habían adoptado un posicionamiento defensivo, con una exposición al mercado bursátil claramente por debajo de la referencia. En consecuencia, las carteras se revalorizaban mucho menos de lo esperado, especialmente en el mes de abril, lo que activó las protestas de los clientes, que habían visto cómo sufrían las pérdidas de los meses anteriores, pero no obtenían las revalorizaciones del movimiento alcista.

Comenzó así una estrategia de “compras forzadas” que pretendía reducir la distancia entre el riesgo de mercado asumido en las carteras y el contemplado en las referencias estratégicas. El flujo comprador de los agentes que deshacían las posiciones cortas y el de los que reducían la infraponderación explica un elevado porcentaje de la recuperación de los mercados bursátiles. Pero es que, además, encontramos un tercer grupo de compradores. Aquellos grandes patrimonios (a priori, más dispuestos a asumir riesgos) que se habían refugiado en los depósitos desde el inicio de 2008 y que ahora comprueban cómo vencen y no encuentran las atractivas rentabilidades de entonces. Además, son conscientes de que determinados valores (los menos endeudados, los pertenecientes a sectores más defensivos, los que mayor rentabilidad por dividendo tienen) muestran una atractiva infravaloración que justifica adoptar posiciones largas con un horizonte temporal de medio a largo plazo.

Mañana veremos como se enfrentan los pequeños inversores a la caída de la rentabilidad de los depósitos.

David Cano Martínez

25 mayo, 2009 | 07:30

A lo largo de muchos post, os hemos comentado las bondades y alternativas posibles en el mundo del crédito. En el último nos hicimos eco de los fondos “cerrados” de crédito corporativo y en el de hoy queremos comentaros otra posibilidad de inversión del amplio espectro de la ingeniería financiera.

Como ya os venimos indicando el pasado ejercicio 2008 se caracterizó por las importantes diferencias en los rendimientos de los activos financieros. Mientras que los que demandaban inversiones libre de riesgo (como los depósitos o las Letras) obtuvieron rentabilidades medias del 5%, los que se expusieron a renta variable experimentaron intensas caídas (30%), a la vez que la renta fija privada (especialmente high yield) también sufrió minusvalías asociadas a los fuertes repuntes de los diferenciales spreads de renta fija. La beligerancia contra la inflación del BCE y las tensiones de liquidez en los mercados interbancarios dieron como resultado una ampliación de los tipos de interés que, a la postre, se plasmó en el rendimiento de los depósitos bancarios y en los activos monetarios emitidos por el Tesoro, con rentabilidades superiores al 5%. Hoy, la situación es bien distinta por las actuaciones del banco central, tanto en “precio” (el tipo repo se ha situado en el 1%) como en “cantidad”, al inyectar liquidez en el mercado interbancario de forma ilimitada y a plazos de hasta 12 meses, con lo que para los próximos meses el activo libre de riesgo difícilmente rentará por encima del 1%.

Sigue leyendo

20 mayo, 2009 | 07:30

A falta de la confirmación de que el rebote que experimentan las bolsas pueda ser definitivo, algunos inversores comienzan a plantearse que lo peor ha pasado ya en el ajuste de la economía pero, sobre todo, en el de los mercados financieros. Este diagnóstico sería más claro en los activos más castigados, entre los que destacan la renta variable y, en concreto, el sector bancario.

Diversos acontecimientos desde los primeros días de marzo han permitido este punto de inflexión en las expectativas en torno a los bancos. Entre ellos, la vuelta a beneficios de las principales entidades estadounidenses que, si bien está condicionada por el cambio en la normativa contable, no es menos cierto que supone un alivio para su solvencia. Y en este sentido, las pruebas de “stress test” también han sido interpretadas positivamente en una doble perspectiva. La primera, porque sólo cuatro grandes bancos necesitarían ampliar de capital y, además, por importes asumibles. La segunda, por la “predisposición” de las autoridades estadounidenses a ser ellas las que lo aportasen en caso de rechazo por parte de la iniciativa privada.

Sigue leyendo

16 mayo, 2009 | 10:30

Junto con las señales de mejora en la crisis financiera que examinamos ayer, han seguido apareciendo atisbos de recuperación en la actividad productiva. La nueva mejora de la confianza empresarial estaría vinculada a los bajos niveles de inventarios, consecuencia de una caída de la demanda de consumo inferior a la producción. Los empresarios estarían reaccionando con un aumento de los pedidos y, con ello, de la producción, encontrando reflejo, entre otros, en el encarecimiento de las materias primas (en media, del 10% en el último mes) y en variables como el coste de transporte de mercancías por mar. Pero es que, además, el tejido empresarial podría estar comenzando a conseguir financiación, reflejo de esa posición mucho más cómoda de las entidades crediticias que, a su vez, estarían observando una menor tasa de crecimiento de la mora, favorecida por las revisiones a la baja de las cuotas de los préstamos.

Evolución de los índices de sentimiento empresarial en la UME

Indice_sentimiento

Y en este entorno de mejora empresarial (perceptible en todas las naciones, entre ellas, España), destaca China, una economía que podría ser la primera en experimentar revisiones al alza en las previsiones de crecimiento del PIB y confirmar avances superiores al 7%. Con estos registros, recortaría sustancialmente la distancia a Japón, por lo que es muy posible que en 2011 se convierta ya en la segunda economía del mundo (con una cuota cerca al 10%, frente al 30% de EEUU). Si la clave de la recuperación pasa por China, es obvio que su poder en el contexto político internacional crecerá, en detrimento de la Unión Monetaria. La tardía respuesta del BCE, junto con la fortaleza del EUR y las dificultades de instaurar políticas fiscales y reformas estructurales coordinadas provocarán que seamos el último bloque en salir de la crisis. Momento, por tanto, para comprar dólar, libras… o yuanes.

Cuota del PIB entre las 13 mayores economías del mundo y previsiones a final de año.

Cuota_del_pib

Evolución del precio del petróleo en USD y en EUR

Precio_del_petroleo

Una última reflexión sobre el precio de las materias primas en general, y del petróleo en particular. No se puede esperar una fuerte tendencia alcista. La demanda de crudo va a caer de forma considerable en 2009 (ya lo hizo, aunque en menor medida, en 2008), mientras que la oferta no se ha ajustado en igual magnitud, lo que provoca (en este caso sí), niveles de inventarios muy elevados. El fuerte contango de las últimas semanas (el futuro se ha situado muy por encima del contado) también habría favorecido la acumulación de stocks. En definitiva, tanto porque los síntomas de recuperación económica son todavía preliminares, como por el exceso de inventarios, parece poco probable que asistamos a una continuación en el encarecimiento del petróleo. En cualquier caso, los niveles actuales son suficientes para confirmar que la deflación no es un peligro y que la profundización en el territorio negativo que vamos a observar hasta julio dará paso a una reconducción hacia el 2% en la parte final del año. Por último, quien piense que me equivoco y quiera exponerse a petróleo, ahora, a diferencia de hace unos años, cuenta con nuevos productos financieros (mucho más líquidos y baratos) para hacerlo.

David Cano Martínez

14 mayo, 2009 | 17:30

Por tercer mes consecutivo puedo introducir síntomas de mejora en las perspectivas para la economía mundial. Mucho se ha hablado en los últimos días de los “brotes verdes” (green shoots), una metáfora que es acertada ya que parece que vuelve la vida tras el duro invierno cuyas bajas temperaturas había dejado la tierra sin rastro de vegetación. Desde el frente de la crisis financiera, las autoridades monetarias han dado una muestra más de que van a tomar todas las medidas necesarias para ayudar a los bancos. Hasta el BCE ha emprendido el camino de la heterodoxia al anunciar la compra de bonos (en concreto, de covered bonds) y la ampliación hasta 12 meses del plazo al que presta a las entidades financieras. Estas dos medidas, muy técnicas en su diseño, son positivas para la gestión de la liquidez, especialmente la segunda que, además, tendrá efectos colaterales. Así, si los tipos de interés de los depósitos ya habían caído como reflejo de la cesión del Euribor, se puede esperar que para los próximos meses se reduzcan las campañas para captar dinero a través de este vehículo de inversión (las entidades preferirán recurrir al BCE), coincidiendo con los vencimientos de las operaciones contratadas un año antes.

Evolución del tipo de intervención del BCE y del Euribor 12m Tipo_intervencion

Con unos depósitos que prácticamente no van a remunerar, el inversor tendrá que buscar alternativas, sin que la renta variable lo parezca (desde luego, no lo es si se busca un producto con un riesgo de mercado equivalente). La opción más interesante puede ser la renta fija, pero no la emitida por el Estado (de momento no se está observando una presión al alza en los niveles de rentabilidad derivados de la mayor oferta en el mercado primario), sino por las propias entidades financieras o por las empresas. Para nosotros, la renta fija corporativa es el activo más atractivo para los próximos 2 a 3 años (y el fondo de inversión, el vehículo más eficiente).

Evolución de los tipos de interés a 2 y 10 años de la deuda española Interes_a_2_y_10años

Junto a las señales de mejora en la crisis financiera, han seguido apareciendo atisbos de recuperación en la actividad productiva, que examinaremos en nuestra entrega de mañana.

David Cano Martínez

11 mayo, 2009 | 08:58

La mejora de los mercados financieros en el mes de abril se ha manifestado con claridad en la positiva evolución de la amplia mayoría de categorías Afi de fondos de inversión. Entre las más destacadas se han encontrado las de renta variable emergente, tanto latinoamericana como del este de Europa, que tras la reunión del G20 han registrado una marcada recuperación con revalorizaciones superiores al 14%. Pero esta mejora del sentimiento en el mes de abril no sólo se ha ceñido a la renta variable, las categorías Afi de fondos de renta fija se han apuntado un avance superior al 1% (tanto por la cesión de los spreads y por la relajación de los tipos).

En este favorable contexto, la industria de fondos de inversión se ha conseguido, tras 23 meses de cesiones, captar patrimonio. Según los datos provisionales de INVERCO correspondientes al mes de abril, los fondos de inversión de carácter financiero habrían registrado un incremento del patrimonio neto de 1.081 millones de EUR (+0,67%). A pesar de la lectura positiva que se pueda hacer de este dato, no podemos olvidar que dicho incremento se ha debido a un puro efecto de mercado, es decir, a una revalorización generalizada de los fondos de inversión (por valor de 1.705 millones de EUR) que compensa la tendencia decreciente de los reembolsos netos de los partícipes (las suscripciones menos los reembolsos del mes de abril suman -624 millones de EUR). En definitiva, lo que estos resultados nos muestran es que los partícipes siguen mostrándose celosos a la hora de invertir y que lo hacen en menor medida a través de fondos de inversión, hecho que explica que el número de partícipes se haya reducido en 4,568 en el mes de abril y algo más de 252.000 en lo que va de año.

Un patrón que todavía podría continuar en los próximos meses y que se verá claramente influenciado por el devenir de los mercados financieros y de la economía en su conjunto. No obstante, la clara contracción del consumo y el espectacular aumento del ahorro como porcentaje de la renta bruta disponible podrían indicar que todavía los flujos de inversión a las categorías de activos más arriesgados tardarían en llegar.

Unai de Juan

01 mayo, 2009 | 07:32

La recuperación de los mercados bursátiles iniciada en marzo ha continuado en abril, al producirse una confirmación de los beneficios conseguidos por los bancos estadounidenses, al constatarse el acuerdo entre las autoridades económicas y mundiales para tomar todas las medidas necesarias para salir de la crisis y, sobre todo, por la primera mejoría en muchos meses de los índices de sentimiento empresarial y del consumidor, así como por las incipientes señales de cierto final en el proceso de deterioro económico. Todo ello en un contexto en el que ha podido continuar el cierre de posiciones cortas en renta variable, con el consiguiente impacto, ahora al alza, en las cotizaciones. De nuevo outperformance de las bolsas emergentes.

Evolución del CSI 300 chino vs Eurostoxx 50 y S&P 500

Mensual1
 

Como ya ocurrió en marzo cuando se inició el rally, este mes vuelven a ser protagonistas los sectores sobre los que se focaliza la crisis financiera. Bancos y Automóvil ganan un 32,9% y un 29,8% consiguiendo revalorizaciones positivas en el ejercicio. En sentido contrario, aquellos sectores anticíclicos, que se comportaban de forma defensiva en los meses más bajistas, cierran el mes con pérdidas (es el caso de Telecomunicaciones) o con “mínimas” ganancias, como Salud (+4,7%) y Alimentación (+5,0%) .

Sigue leyendo

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]