Sobre el autor

Nací en Gijón, emigré a Madrid en 1994 para estudiar la carrera de periodismo y ya me quedé aquí. Tras penar como becario de un sitio a otro, llegué a Cinco Días en el año 2000; primero en la sección de Economía y desde el año 2004 en Mercados.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

06 junio, 2012 | 11:00

Ya sabemos que España está de moda en los foros internacionales y tiene la culpa de todo, hasta de que el petróleo pierda la cota de los 100 dólares por barril. Así lo certificó la semana pasada el equipo de análisis de commodities de Barclays, cuyo informe se titulaba: "Testing $100: Spain puts oil in a spin"; algo así como "Poniendo a prueba los 100 dólares: España le da la vuelta al petróleo". La tesis es que toda la crisis que rodea a España y su baqueteado sector financiero (ya está cociendo el tercer real decreto financiero del sector; el Guindos 3.0) está empujando hacia abajo el precio del petróleo. España gusta mucho para hacer juegos de palabras en los informes de analistas internacionales; un clásico para hablar de los tiempos que corre es recurrir al tópico The Pain in Spain, con una foto de los sanfermines como ilustración de fondo; evidenciando que por mucha modernización que hayamos acometido, allende nuestras fronteras aún gusta ver a España como el país del tablao flamenco, los toros, la siesta y la fiesta. En cualquier caso, volviendo al tema del petróleo, es evidente que los problemas de España, que representa más del 10% del PIB de la eurozona, están ensombreciendo rápidamente las perspectivas de crecimiento del mundo entero. En el informe de Barclays hay un dato que me ha parecido muy interesante: por fin la crisis está incidiendo en el consumo de petróleo en España. Barclays pronostica un descenso del 4,3% en la demanda española de crudo y una caída total del 7,7% respecto a los niveles de 2010. El descenso es dos puntos superior al primedio de la UE-5 (Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido), donde, por cierto, ningún país aumenta su consumo de carburante.

¿Implicará esto un descenso del precio de la gasolina? No se sabe. La evolución de los carburantes parece transcurrir por extraños circuitos que muestran una sospechosa resistencia a bajar cuando el precio del crudo cae y una rápida reacción a subir de forma esfervescente cuando el petróleo sube. Curiosamente, en una retrospectiva de los últimos 12 meses, el petróleo todavía está más caro en euros que hace un año, como se puede ver en este gráfico. Eso así, el barril también acumula un descenso del 17% desde que las cosas empezaron a torcerse allá por febrero; la caída es cuatro puntos superior si se mide en dólares, una evidencia de que la debilidad del euro también tiene efectos perjudiciales.

Un barril de crudo contiene 159 litros. El brent es un crudo escaso y en vías de extinción que se obtiene del Mar del Norte; es de una calidad extraordinaria y su precio sirve de referencia para el resto, que deberían ser más caros, a medida que su contenido en azufre es mayor. Los 79,5 euros que ahora cuesta el Brent implica, por tanto, que un litro vale 50 céntimos. Lo demás son costes de refino, distribución, impuestos y márgenes; calculen. He tomado esta foto en la gasolinera más próxima al periódico. Así se puede comprobar que aunque se presiona en España para que los trabajadores acepten sueldos cada vez más bajos, podemos lucir con orgullo precios de carburantes dignos de Francia o Alemania. Hace años que el Gobierno tiene un portal web en el que se pueden encontrar los precios de las estaciones de servicio de toda España; se puede consultar en este enlace, Hidrocarburos, que muchos consideran ineficaz, dicho sea de paso.

El consenso del mercado es que solo hay petróleo para abastecer las necesidades de la población mundial durante los próximos 40 años. La tesis principal es que el crudo será cada vez más caro hasta llegar a niveles insoportables. Sin embargo, todo parece estar dándose la vuelta en los últimos meses. Los grandes países han llegado a mediados de 2012 con sus niveles de inventarios más elevados de los últimos doce meses. Adicionalmente, en EE UU está en auge la explotación de un combustible conocido como shale gas, que está hundiendo el consumo de petróleo. En consecuencia, el petróleo cotiza por debajo de los 100 dólares en el mercado de futuros de los próximos 12 meses. En el último apogeo de las materias primas, allá por 2008, hubo quien compró un futuro a largo plazo a 250 dólares el barril, ¿se estará arrepintiendo o llegaremos a verlo?

Twitter: @FernandoM_Badas

12 abril, 2012 | 12:25

El Ibex está en una situación tan frágil que no logra consolidar ni una remontada, por pequeña que sea. La prima de riesgo sigue campando a sus anchas, mientras la estrategia del Gobierno para controlar la situación se diluye como un azucarillo en un vaso de agua. Con todo esto, no nos acordamos de que el petróleo está por las nubes hasta que vamos a repostar. Oficialmente, hay reservas de crudo garantizadas para los próximos 40 años. A primera vista podría parecer tranquilizador, pero es un horizonte de tiempo más bien corto e inquietante. Ahora, el que ha sido una de las fuentes de estabilidad para el mundo occidental, el Mar del Norte, amenaza con convertirse en un quebradero de cabeza para los próximos años. Así lo constata el último informe mensual de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Los problemas que la petrolera francesa Total ha tenido en el campo Elgin/Franklin, en el Mar del Norte, con escapes de gas provocados por el agotamiento de las instalaciones, que llevaron al cierre de actividades, evidencian los problemas a los que se enfrenta la región. Según destaca la AIE, durante los próximos 30 años, 500 plataformas y 8.000 pozos cerrarán en el Mar del Norte por la obsolescencia de las instalaciones. De las profundidades marinas tendrán que removerse cuatro millones de toneladas de acero, con un coste potencial de 100.000 millones de dólares y peligrosas consecuencias medioambientales. Las pérdidas sufridas por Total a consecuencia de sus problemas en Elgin/Franklin se estiman en 1,5 millones diarios. "Otras compañías mirarán a Total como un indicador de los problemas que pueden ocurrir con las rutinas de mantenimiento se conviertan en problemáticas para un yacimiento entero. A medida que el cierre de instalaciones por obsolescencia [decommissioning en el argot del sector] se acelera, los analistas no deberían minusvalorar el potencial impacto en los precios del petróleo", avisa la AIE. Elgin/Franklin está situado en el área de Forties, una de las cuatro que sirven para componer el precio del crudo Brent, que luego copa los titulares de los periódicos. Las cuatro áreas son Brent, Forties, Oseberg y Ekofisk (BFOE). A las complicaciones de Total se han sumado a las Shell en el campo vecino de Shearwater. La AIE pronostica que la producción del área de Forties se verá reducida en este segundo trimestre en 60.000 barriles diarios, rebajando el ritmo de extracción a 420.000 barriles al día. Es decir, una caída de la producción del 12,5%. El área de Forties es la más importante de las cuatro que se utilizan para definir el precio de referencia del Brent; esto es así porque el resto han ido agotando sus reservas. Lo que esto significa es que lo ocurra en Forties influirá de forma decisa en el precio del petróleo Brent y lo que ocurra en el Brent terminará teniendo su reflejo en los carburantes, aunque ya sabemos que misteriosamente el precio de la gasolina es más sensible a las subidas que a las bajadas de la cotización. En estos momentos, el crudo Brent está al mismo nivel que hace un año, pero ha subido un 20% desde octubre. Ver gráfico del Brent. Otro frente más para la economía y otra razón más para mejorar en eficiencia energética.

Twitter: @FernandoM_Badas 

25 enero, 2012 | 09:14

El liderazgo mundial parece turnarse para que la tensión nunca se apague en los mercados. Si las rebajas de rating de Standard & Poor's ya no hacen mella en las Bolsas, llegan los recortes de expectativas de crecimiento por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), que deja caer, como si cualquier cosa, que hay que empezar a amasar dinero para lo que pueda venir de España e Italia. Cuando parece que se va a llegar a un acuerdo entre Grecia y sus acreedores privados, le damos la vuelta al sainete y prolongamos la agonía un poco más... Y ahora, nos hemos acordado del programa nuclear de Irán. Este es un asunto que lleva subiendo de grados desde hace bastante tiempo. Pero que ahora ha dado un salto cualitativo con la decisión de la UE de dejar de importar crudo iraní a partir del 1 de julio, lo cual nos ha metido en un problema. Según CORES, España cubre el 15% de sus necesidades de petróleo con el oro negro persa. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, ha asegurado que ya está todo pactado y arreglado con Arabia Saudí, un dato que evidencia la voracidad de los productores de petróleo y el aislamiento de Irán. Arabia Saudí es el único país del mundo en condiciones de reemplazar a Irán en un plazo de tiempo razonable, si bien su margen histórico de capacidad excendente ronda los dos millones de barriles diarios y hay que recordar que Irán, cuarto productor y tercer exportador mundial, bombea unos 3,5 millones de barriles diarios. El Gobierno de Teherán amenaza desde hace semanas con bloquear el estrecho de Hormuz, el lugar por donde transita el 20% del petróleo mundial y el 35% de todo el crudo se transporta en superpetroleros. Su punto más estrecho es de apenas 21 millas, entre las costas de Omán e Irán. Ya en su día contamos la relevancia de los puntos de transporte de crudo más importantes del planeta, que se pueden consultar aquí. La situación actual, con la exigencia de inspectores internacionales que examinen sin restricciones el programa nuclear iraní, empieza a parecerse peligrosamente a los prolegómenos de la última guerra de Irak. ¿Apretará el gatillo el premio Nobel de la Paz Barack Obama? ¿Lo hará Israel? ¿Lo hará el propio Irán? Son muchas las incertidumbres y derivadas incontrolables, aunque el mercado prefiere de pasar de momento de puntillas sobre el asunto y la cotización apenas se ha movido.

Irán es un país con unas ineficiencias energéticas extraordinarias. Su producción de petróleo se ha reducido cerca de un 30% desde que los ayatolás ocuparon el poder hace más de 30 años, mientras que el consumo de crudo prácticamente se ha duplicado. Irán posee más del 9% de las reservas mundiales de petróleo, nada en petróleo y, aún así, su sistema de refinado es tan pobre que es importador neto de derivados del crudo como la gasolina y el diésel. Otra muestra de sus ineficiencias es que el país persa alberga las segundas mayores reservas del mundo de gas natural sin sacarle demasiad partido al asunto, un tesoro que en un 54% se destina al consumo doméstico, con una cuota creciente.

El conflicto geopolítico con Irán pudo ser muy diferente. En los confusos días de finales de 1978 y comienzos de 1979, cuando el Sha de Persia, Reza Pahlevi, se resistía a abandonar el poder, pero ya no lo ejercía, hubo un debate del máximo nivel en la Administración Carter sobre si apoyar al ayatolá Jomeini o enfrentarse a él, confiando en que su revuelta fuera poco duradera. El propio Jomeini mantuvo conversaciones con la Casa Blanca y el Pentágono; sus hombres fueron los que garantizaron la evacuación sin demasiados traumas de los estadounidenses que quisieron hacerlo cuando el Sha abandonó el país, el 16 de enero de 1979 y el sentimiento antiamericano eclosionó. Al final, en Washington se impuso el criterio de los halcones y desde entonces hasta hoy. Igual que Sadam Husein soñaba con que Irak fuera la Gran Bretaña del golfo Pérsico, los americanos sueñan con un Irán estable y amigo en la región, algo que, de momento, está a años luz de ocurrir.

Twitter: @FernandoM_Badas

14 diciembre, 2011 | 19:54

El precio del petróleo ha sufrido hoy un descenso importante, como se puede apreciar en el siguiente gráfico, si bien sigue claramente por encima de los 100 dólares por barril, un nivel con el que nos hemos acostumbrado a vivir. Hay dos factores que pesan sobre la caída del crudo: el desplome del euro y el nuevo acuerdo de la OPEP, que ha decidido elevar de 24,84 a 30 millones de barriles diarios su objetivo de producción. Es el primer cambio en tres años y se ha hecho con la informalidad que caracteriza al cartel, pues no hay objetivos específicos para ningún país. Y aunque los hubiera, poco importaría, pues los países miembros del grupo petrolero incumplen sistemáticamente sus cuotas de producción, según lo que más les convenga en cada momento. En resumen, la principal causa de la caída del crudo es el desplome del euro, que encarece el atesoramiento de barriles para los inversores que se mueven en la divisa comunitaria. Pero... esta tranquilidad del mercado petrolífero bien se puede ir al traste si Irán cumple sus amenazas de bloquear el estrecho de Hormuz, un punto estratégico para la distribución mundial de crudo, como ya relatamos en este post. Las presiones internacionales contra Irán a cuenta de su programa nuclear están encendiendo el ánimo en el régimen de los ayatolás. Con la que está cayendo en Europa, solo falta que venga el petróleo a complicar las cosas.

24 agosto, 2011 | 12:56

 Excéntrico hasta el final, Gadafi solo comparte confidencias ahora con el presidente de la Asociación Internacional de Ajedrez. Otrora estrella de rock de la política internacional, Gadafi debe seguir pasmado ante la desbandada general de sus viejos amigos. Y no hablamos solo de hombres recios como Aznar (¿dará largos paseos por las llanuras de Texas con el caballo que le regaló el dictador libio?), Blair o Berlusconi, también hablamos de gente de paz como Nelson Mandela o el denostado por media España ZP. Todos le han dado la espalda a Gadafi, con el que tanto reían en su jaima y, si se lo cruzaran ahora por la calle, seguro que cambiaban de acera. Su paradero es, en estos momentos, un misterio. Aunque alguien tan amigo de los disfraces como Gadafi no sería de extrañar que terminara intentando ocultarse al estilo del sanguinario serbobosnio Radovan Karadzic .

En clave de los mercados, la caída de Gadafi no debería provocar el ansiado colapso del precio del petróleo. Un estudio realizado por Barclays Capital cifra entre 90 y 100 dólares el suelo para la cotización del crudo. En 2008, el barril llegó a rozar los 150 dólares, ocurrió en verano, y terminó en 36. Aunque nada se puede dar por seguro, es difícil que eso vuelva a suceder. El precio del crudo ya se ha multiplicado por tres desde los mínimos de 2008. Entonces, la subida se construyó de forma muy rápida: en siete meses, el Brent se encareció un 55%. En 2011, el avance es del 17%. Libia producía aproximadamente 1,5 millones de barriles diarios antes de la crisis; actualmente, esa cuota se reduce a unos testimoniales 60.000 barriles diarios, según los cálculos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). El propio régimen de transición calcula que no se restablecerán los niveles previos a la guerra hasta dentro de año y medio y los cálculos de cuánto se puede estar bombeando para el próximo mes de diciembre varían entre 500.000 y un millón de barriles diarios. Si bien hay empresas como nuestra petrolera Repsol que aseguran estar listas para operar a plena capacidad en cuatro semanas. En cualquier caso, la crisis libia no ha tenido una incidencia decisiva en la cotización del crudo este año (de hecho, el asunto ha estado relativamente ausente del mercado durante meses). Si esto ha sido hasta ahora, no cabe suponer que la caída de Gadafi tenga que incidir ahora decisivamente en la cotización. Solo un colapso económico, un apocalipsis mundial, desencadenaría un verdadero derrumbe en el precio del crudo. Además, Arabia Saudi no está por la labor de permitir que el crudo se vaya hacia abajo. La monarquía saudí ha seguido con gran preocupación los acontecimientos de la primavera árabe. Toda la región es polvorín demográfico: poblaciones muy jóvenes, hambrientas de oportunidades y descontentas con sus gobernantes. Para anticiparse a la situación, el Gobierno de Riad ha puesto en marcha un ambicioso programa social que equivale al 25% del PIB (Y mientras en Europa se discute cómo apretarse el cinturón sin que se corte la respiración). El 90% de los ingresos fiscales del Gobierno saudí proceden del petróleo. El Gobierno de EE UU calcula que los países de la OPEP obtendrán este año un billón de dólares en ingresos procedentes del petróleo, de los que unos 290.000 millones irían a parar a Arabia Saudí. Una auténtica fortuna a la que nadie renunciara de motu proprio. Regresando al punto de partida: solo un colapso económico global nos conduciría a precios del barril sustancialmente moderados. ¿Quién desea ver un escenario semejante? Eso sí, la economía, como el ser humano, se acostumbra a todo. Hace 10 años, la UE consideraba "incompatible con el crecimiento" un precio superior a 30 dólares. En un cálculo aproximativo, esos 30 dólares de entonces equivaldrían hoy a poco más de 40... ¿Pero dónde estará este hombre?

REU_2011-08-22T125543Z_01_GAD138_RTRMDNP_3_LIBYA 

27 junio, 2011 | 15:56

El pasado jueves 23, la AIE (Agencia Internacional de la Energía) tuvo la insual iniciativa de liberar 60 millones de barriles de las reservas de los países OCDE, para suplir las interrupciones de suministro provocadas por Libia. La medida, llamativa toda vez que el petróleo había demostrado una probada incapacidad de superar los 120 dólares por barril, tuvo la virtud de provocar una caída del precio de 114 a 103 dólares en sólo tres días.

Sigue leyendo

31 marzo, 2011 | 12:13

Las agencias de calificación no sólo le dan palos a economías en apuros como la española o la portuguesa. Fitch Ratings anunció ayer en un informe que ha revisado a la baja las previsiones de crecimiento mundial, tanto en 2011 como en 2012. "El incremento de los precios del petróleo, a consecuencia de la escalada de tensión en Oriente Próximo representa una amenaza significativa para la recuperación económica global. Como resultado, esperamos que el crecimiento económico mundial se moderará hasta el 3,2% en 2011 y 2012, tras haber experimentado una expansión del 3,8% en 2010", explica Maria Malas-Mroueh, directora del equipo de Análisis Soberano de Fitch. "Al mismo tiempo, las presiones inflacionarias se han incrementado, tanto en los países avanzados, como en los mercados emergentes, exarcebando el dilema político que afrontan las autoridades monetarias", avisa la experta. La cuestión, en ese caso, es si prevalecerá la doctrina Friedman de combatir la inflación por encima de cualquier cosa, o habrá algo de manga ancha.

En el caso de Europa, las previsiones se han reducido entre 0,3 y 0,4 puntos porcentuales, pasando al 1,2% y 1,8% en 2011 y 2012 respectivamente. La proyección de Fitch estima, no obstante, una subida de tipos gradual, para llegar al 1,5% a finales de 2011. EE UU se presenta en mucha mejor situación, con tasas de crecimiento del 3% y el 2,8%, aunque las cifras suponen un recorte de medio punto porcentual respecto a la previsión anterior. Para Japón, el impacto mayor es en el corto plazo.

fmartinez@cincodias.es

  

28 marzo, 2011 | 09:45

Tranquilos, no sucederá mañana, ni pasado, pero la última previsión de Barclays Capital es que el barril de Brent, que es el que nos interesa como referencia, llegará a 184 dólares en 2020. El calendario de prevsiones es el siguiente: 2011: 112 dólares/barril; 2012: 105 d/b; 2013: 125 d/b; 2014: 130 d/b; 2015: 135 d/b; 184 d/b. No es que la entidad elabore mucho las razones de este calendario, pero sí que los argumentos por los que a corto plazo estamos viendo una mayor presión en el precio, algo que debemos esperar que continúe en los próximos meses. Barclays Capital subraya que el consumo mundial de petróleo experimentó el año pasado un crecimiento de 2,83 millones de barriles diarios, que es el nivel más alto en 30 años. La previsión es que la demanda en 2011 aumente unos 2,6 mbd, algo menos que el año pasado, pero cuantioso sin duda. La argumentación siguiente de la entidad es que este incremento del consumo reduce notablemente la capacidad excedente de producción, esto es, el crudo que extra que podría ponerse en marcha en caso de que fuera necesario por alguna interrupción de suministro inesperada, como al final ha ocurrido con Libia. Los inventarios están todavía por encima del promedio de los últimos cinco años, pero esta ventaja se está reduciendo rápidamente a consecuencia del rápido incremento del consumo. La conclusión de Barclays es que el mayor exportador del mundo, Arabia Saudí, tendría que aumentar decisivamente su producción, de 9 a 10 mbd para permitir que la situación se reequilibre a lo largo del segundo trimestre. Por otra parte, la crisis de Libia puede tener efectos muy duraderos en lo que se refiere a la producción. Barclays recuerda que en Irán, entre 1978 y 1979, la mayor pérdida de producción fue consecuencia de la manera en que se cerraron los pozos durante la guerra... y no está claro que esa situación no se vuelva a repetir en Libia. Adicionalmente, las tensiones geopolíticas están creciendo en toda la región, encaminándose hacia un rumbo que nadie sabe cómo puede terminar. En conclusión: más allá de que las predicciones de Barclays se cumplan o no, lo que está claro es que lo que cabe esperar es precios más y más caros.

fmartinez@cindodias.es

21 marzo, 2011 | 16:09

La economía mundial corre un riesgo claro de vivir una repetición de la turbulenta primera mitad de 2008, cuando el barril alcanzó los 147,5 dólares por barril. Entonces, al igual que ahora, la demanda de petróleo resistió durante bastante tiempo la presión creciente del precio del crudo hasta que se alcanzaron niveles que ya fueron insoportables y agravaron una crisis económica mundial que ya estaba en marcha. Todos los contratos de futuros de los próximos 12 meses se intercambian a precios superiores a 110 dólares por barril.

Sigue leyendo

07 marzo, 2011 | 13:23

ING Research acaba de publicar su informe sobre perspectivas sobre la industria petrolera europea. La firma de inversión ha revisado al alza todas sus perspectivas de precios objetivos. Para esta revisión se apoya en las mejores expectativas de beneficios por acción y de los flujos de caja. En concreto, ING prevé que los beneficios por acción crezcan un 12,7% en 2011; un 3,8% en 2012 y un 18,6% en 2013. Además, la previsión del flujo de caja para este año es de 62.200 millones de dólares, prácticamente un 50% más que en 2010 y acercándose rápidamente a los históricos 70.400 millones alcanzados en 2008. Sus valores favoritos son los británicos: BP, Royal Dutch Shell y BG Group. La recomendación sobre Repsol es de mantener. ING ha mejorado el precio objetivo de 22 a 25 euros, pero eso casi el nivel al que cotizaba la compañía esta mañana. ¿Cuál es el problema? ING considera que las iniciativas estratégicas de Repsol son una historia que cristalizará más a largo plazo que en un horizonte inmediato. La previsión de ING es que las actividades operativas de Repsol empiecen a dar juego a partir del año 2014. "La compañía está en una fase de transición, con un posible descenso de los beneficios en 2012, debido al volumen de inversiones", valora la entidfad financiera. ING  destaca, eso sí, la flexibilidad y mejoría del flujo de caja, que puede soportar tanto la mejora del dividendo, como la creación de valor en los proyectos de exploración y producción. La previsión sobre beneficio por acción es de 2,26 euros en 2011; 1,85 euros en 2012, y 2,24 euros en 2013. En cuanto al dividendo, la proyección es de 1,16 euros por acción este año; 1,21 euros en 2012 y 1,27 en 2013. Es decir, en todos los casos con un ratio de payout por encima del 50%, una buena noticia para los inversores. 

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]