Sobre el autor

Nací en Gijón, emigré a Madrid en 1994 para estudiar la carrera de periodismo y ya me quedé aquí. Tras penar como becario de un sitio a otro, llegué a Cinco Días en el año 2000; primero en la sección de Economía y desde el año 2004 en Mercados.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

06 junio, 2012 | 11:00

Ya sabemos que España está de moda en los foros internacionales y tiene la culpa de todo, hasta de que el petróleo pierda la cota de los 100 dólares por barril. Así lo certificó la semana pasada el equipo de análisis de commodities de Barclays, cuyo informe se titulaba: "Testing $100: Spain puts oil in a spin"; algo así como "Poniendo a prueba los 100 dólares: España le da la vuelta al petróleo". La tesis es que toda la crisis que rodea a España y su baqueteado sector financiero (ya está cociendo el tercer real decreto financiero del sector; el Guindos 3.0) está empujando hacia abajo el precio del petróleo. España gusta mucho para hacer juegos de palabras en los informes de analistas internacionales; un clásico para hablar de los tiempos que corre es recurrir al tópico The Pain in Spain, con una foto de los sanfermines como ilustración de fondo; evidenciando que por mucha modernización que hayamos acometido, allende nuestras fronteras aún gusta ver a España como el país del tablao flamenco, los toros, la siesta y la fiesta. En cualquier caso, volviendo al tema del petróleo, es evidente que los problemas de España, que representa más del 10% del PIB de la eurozona, están ensombreciendo rápidamente las perspectivas de crecimiento del mundo entero. En el informe de Barclays hay un dato que me ha parecido muy interesante: por fin la crisis está incidiendo en el consumo de petróleo en España. Barclays pronostica un descenso del 4,3% en la demanda española de crudo y una caída total del 7,7% respecto a los niveles de 2010. El descenso es dos puntos superior al primedio de la UE-5 (Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido), donde, por cierto, ningún país aumenta su consumo de carburante.

¿Implicará esto un descenso del precio de la gasolina? No se sabe. La evolución de los carburantes parece transcurrir por extraños circuitos que muestran una sospechosa resistencia a bajar cuando el precio del crudo cae y una rápida reacción a subir de forma esfervescente cuando el petróleo sube. Curiosamente, en una retrospectiva de los últimos 12 meses, el petróleo todavía está más caro en euros que hace un año, como se puede ver en este gráfico. Eso así, el barril también acumula un descenso del 17% desde que las cosas empezaron a torcerse allá por febrero; la caída es cuatro puntos superior si se mide en dólares, una evidencia de que la debilidad del euro también tiene efectos perjudiciales.

Un barril de crudo contiene 159 litros. El brent es un crudo escaso y en vías de extinción que se obtiene del Mar del Norte; es de una calidad extraordinaria y su precio sirve de referencia para el resto, que deberían ser más caros, a medida que su contenido en azufre es mayor. Los 79,5 euros que ahora cuesta el Brent implica, por tanto, que un litro vale 50 céntimos. Lo demás son costes de refino, distribución, impuestos y márgenes; calculen. He tomado esta foto en la gasolinera más próxima al periódico. Así se puede comprobar que aunque se presiona en España para que los trabajadores acepten sueldos cada vez más bajos, podemos lucir con orgullo precios de carburantes dignos de Francia o Alemania. Hace años que el Gobierno tiene un portal web en el que se pueden encontrar los precios de las estaciones de servicio de toda España; se puede consultar en este enlace, Hidrocarburos, que muchos consideran ineficaz, dicho sea de paso.

El consenso del mercado es que solo hay petróleo para abastecer las necesidades de la población mundial durante los próximos 40 años. La tesis principal es que el crudo será cada vez más caro hasta llegar a niveles insoportables. Sin embargo, todo parece estar dándose la vuelta en los últimos meses. Los grandes países han llegado a mediados de 2012 con sus niveles de inventarios más elevados de los últimos doce meses. Adicionalmente, en EE UU está en auge la explotación de un combustible conocido como shale gas, que está hundiendo el consumo de petróleo. En consecuencia, el petróleo cotiza por debajo de los 100 dólares en el mercado de futuros de los próximos 12 meses. En el último apogeo de las materias primas, allá por 2008, hubo quien compró un futuro a largo plazo a 250 dólares el barril, ¿se estará arrepintiendo o llegaremos a verlo?

Twitter: @FernandoM_Badas

27 junio, 2011 | 15:56

El pasado jueves 23, la AIE (Agencia Internacional de la Energía) tuvo la insual iniciativa de liberar 60 millones de barriles de las reservas de los países OCDE, para suplir las interrupciones de suministro provocadas por Libia. La medida, llamativa toda vez que el petróleo había demostrado una probada incapacidad de superar los 120 dólares por barril, tuvo la virtud de provocar una caída del precio de 114 a 103 dólares en sólo tres días.

Sigue leyendo

23 diciembre, 2010 | 09:55

Ahora que llega una etapa de mucho movimiento en las carreteras, no está de más echar un vistazo al portal del Ministerio de Industria, donde se pueden consultar los precios del carburante en las gasolineras españolas, tanto por tipo de combustible como por localización geográfica. Los precios, además, están bastante actualizados. Para consultar, entren en el siguiente enlace:

Búsqueda de gasolineras

 

07 junio, 2010 | 11:29

La teoría dice que el precio del petróleo sube cuando el dólar baja. La explicación es sencilla, la base de demanda del petróleo es tan fuerte que, tarde o temprano, la cotización tiende a subir. Al estar negociado en dólares de manera universal, parece una estrategia adecuada acumular barriles cuando más barato es hacerlo, bien por necesidades de actividad económica, como las aerolíneas o las empresas de transporte, bien como táctica de inversión.

Por supuesto, esta dinámica ni es directamente proporcional, ni se cumple siempre. Por ejemplo, entre febrero y mediados de abril de este año, el dólar se encareció un 7,4% y el petróleo lo hizo también y en mucha mayor medida, un 28%. Sin embargo, es muy interesante ver la distinta evolución del crudo medido en dólares y medido en euros.

En lo que va de año, hay una disparidad de nada menos que 18 puntos porcentuales. Mientras la cotización del barril de crudo Brent ha subido un 9,85% tomada en euros, en dólares, que su precio oficial de cotización, ha caído un 8,4%. Lo que esto significa es que el petróleo le está saliendo mucho más caro a los europeos que a los americanos, que además pagan menos impuestos por los combustibles.

La perspectiva histórica es, sin embargo, muy diferente. El euro comenzó a ser moneda de uso corriente en 2002 y desde entonces, la cotización oficial del petróleo ha subido un 259%, sin que se haya hundido por ello el planeta (ni siquiera ahora), al contrario de lo que muchos vaticinaban. Medido en euros, el encarecimiento es del 168%. Tampoco está mal, pero la subida acumulada es un tercio menor.

Ahora, los carburantes. Entre enero de 2002 y abril de 2010, el precio medio de la gasolina sin plomo ha subido en España un 54%, según los datos del Ministerio de Industria (de 76,2 a 117,8 céntimos por litro); el del diésel se ha encarecido cinco puntos más, un 59%, de 67,6 a 107,5 céntimos). Es de esperar que algo más haya bajado en el último mes. A propósito, mal que les pese a algunos, lo cierto es que mientras el precio sin impuestos del combustible en España está por encima del promedio ponderado de la UE, una vez añadida la carga impositiva, el precio es sensiblemente menor que la media de la UE. Hagan cuentas. 

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]