Sobre el autor

Nací en Gijón, emigré a Madrid en 1994 para estudiar la carrera de periodismo y ya me quedé aquí. Tras penar como becario de un sitio a otro, llegué a Cinco Días en el año 2000; primero en la sección de Economía y desde el año 2004 en Mercados.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« Gayoso no pide perdón | Inicio | La confianza de Rajoy »

30 julio , 2012 | 12 : 47

Los puntos oscuros del caso Bankia

Las recientes comparecencias en el Congreso de los Diputados de varios ex han dejado en el aire varias dudas inquietantes acerca de Bankia, tanto en su gestación, como en el abrupto final de Rato al frente de la entidad. Los comparecientes fueron, además del propio Rato, el ex gobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez y la ex ministra de Economía Elena Salgado. Los tres defendieron la excelencia de su gestión, lo que junto, a otras intervenciones de un tenor similar llevó al diputado de UPyD Álvaro Anchuelo a ironizar: "Escuchándoles, empiezo a dudar de que haya habido en España ningún problema financiero". Pero más allá de las justificaciones, estas comparecencias extraordinarias, que debían clarificar la crisis financiera en España, lo que han hecho ha sido oscurecer. El caso Bankia es uno de los más evidentes. ¿A quién le ocurrió crear Bankia tal y como hoy la conocemos? Rato dejó claro que, desde luego, no fue idea suya.

Si lo recuerdan, cuando la entidad entró en colapso, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se apresuró a echar leña al fuego diciendo que la fusión entre Caja Madrid y Bancaja (Valencia) había sido "un matrimonio a punta de pistola". Ahora, esas declaraciones precipitadas podrían volverse contra ella. Salgado aseguró que el Ministerio de Economía, ni pinchó, ni cortó en la fusión. "No teníamos nada que decir", declaró. Rato explicó que unirse a Bancaja no estaba en planes de Caja Madrid, que tenía ya su propio SIP. Rato jamás había hablado con José Luis Olivas, el presidente de Bancaja; vamos, que no entraba en la imaginación del presidente de Caja Madrid unir su destino a la complicada entidad valenciana. Y en esto, le llama Fernández Ordóñez (conocido popularmente como MAFO) para que vaya "de urgencia" al Banco de España, que tiene algo muy importante que contarle. ¿Por qué "de urgencia"? A ningún diputado se le ocurrió preguntárselo a Rato. Era el 4 de junio del año 2010. El ex director gerente del FMI llegó al Banco de España y, siempre según su relato, allí se encontró con MAFO, con el subgobernador y... ¡tachán! con Olivas. Fue entonces cuando MAFO le "propuso" que Caja Madrid y Bancaja se fusionaran. Aquí, Rato contradice a MAFO, que había pasado por el Congreso dos días antes. El ex gobernador declaró entonces dos cosas: "No hay pistolas en el Banco de España" y que "son las entidades las que deciden fusionarse" y remachó: "no hubo forzamiento". Rato lo corroboró: "No fui forzado a ninguna fusión con nadie" y aseguró las razones de la integración "fueron exclusivamente económicas". Vale, pero además de repetir varias veces que fue MAFO quien se lo propuso, el ex político madrileño también admitió en una extravagante juego de palabras que fue "conminado a negociar"???? En cualquier caso, ¿cómo es que a MAFO se le olvidó contar que fue él quien propuso la fusión? ¿Y fue por iniciativa suya (dudoso), o de otra autoridad? En ese caso, ¿de quién? No se vayan, porque aún hay más. Rato relató que fue adelante con la operación porque recibió tres informes de auditoría, más uno adicional de, atención, el Banco de España, que era "muy detallado" confirmando la viabilidad de Bancaja. ¿Quién ha fallado aquí? Eso también se le olvidó a MAFO contarlo...

Damos un salto y llegamos a la caída en desgracia de Rato. El ex presidente de Bankia se refiere en todo momento a su desencuentro con "las autoridades". Esas autoridades no son otras que el Banco de España y el Ministerio de Economía. Ahí, Rato también fue dejando sus cargas de profundidad sobre la gestión del Gobierno popular. De hecho, el ex directivo destacó cómo Deloitte empezó a tener problemas con la valoración que BFA (la matriz de Bankia) hacía de las acciones de Bankia a raíz de la publicación del real decreto del pasado 4 de febrero, en el que el Ministerio de Economía obligó a las entidades a provisionar 50.000 millones de euros adicionales; las necesidades individuales de cada banco dependían de la exposición inmobiliaria, algo que afectaba a Bankia de forma particular. Si no lo recuerdan, fue esa discrepancia de Deloitte en la valoración de las acciones de Bankia por parte de BFA lo que hizo estallar el asunto en mayo pasado.

Rato presenta un plan para sanear la entidad que pasa por pedir otros 7.000 millones de euros al FROB. Lo que no se entiende es porqué al Ministerio de Economía no le satisface este plan y opta por otro mucho más costoso, que vale 19.000 millones de euros. Adicionalmente, hay que recordar que el colapso de Bankia desencadenó el pánico en los mercados, que desembocó en la petición oficial de rescate bancario, que asciende a la friolera de 100.000 millones de euros, buena parte de ellos "por si acaso", un mensaje confuso que no ha gustado nada a los mercados. Por otra parte, el Banco de España tenía mucho empeño en que Rato saliera de la gestión y dejara de tener poderes ejecutivos. MAFO asegura que podría haber convencido a Rato de que se quedara en Bankia como presidente institucional (es decir, para saraos y eventos varios).

¿Por qué tenía que irse Rato de la gestión de Bankia? ¿Por qué ese plan tan costoso? Lo único que ha quedado claro en Bankia es el tortazo que se han llevado los accionistas. Los clientes de la entidad que decidieron hacarse Bankeros el verano pasado y no salieron a tiempo, deben estar contentísimos. Bankia debutó a 3,75 euros y su precio máximo son los 3,9 euros que llegó a tocar en agosto del año pasado. Ahora se ha estabilizado por debajo de un euro por acción. En el siguiente gráfico se ven las tres fases del valor: 1) Aguantando el chaparrón hasta el real decreto de febrero; 2) El pequeño descalabro siguiente y 3) El hundimiento tras la dimisión de Rato el pasado 7 de mayo. Bankia  

Twitter: @FernandoM_Badas

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]