Sobre el autor

Nací en Gijón, emigré a Madrid en 1994 para estudiar la carrera de periodismo y ya me quedé aquí. Tras penar como becario de un sitio a otro, llegué a Cinco Días en el año 2000; primero en la sección de Economía y desde el año 2004 en Mercados.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« SG mete la tijera en la banca española | Inicio | Lo que cobran los partidos políticos a cargo del Estado »

19 julio , 2012 | 12 : 16

España juega en una liga nefasta

Los malos resultados de la subasta de hoy confirman el abismo que se ha abierto entre España y sus socios en la eurozona. Dice el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que los efectos de sus medidas (cuya cantidad va variando cada día) no pueden notarse en "dos días". Pero, dada la situación, lo cierto es que Rajoy va a necesitar que sí empiecen a notarse en dos días. Hasta el FMI ha sugerido que España haga su ajuste a un ritmo más pausado y ha recomendado al BCE que intervenga comprando deuda. En este gráfico se puede comprobar la enorme diferencia que hay en las curvas de financiación de la eurozona. Mientras la mayoría de las principales economías se apelotan en los tramos más cortos cerca del 0%, e incluso por debajo de él, países como España, Italia e Irlanda parecen vivir en un mundo diferente. En la deuda a 10 años, la diferencia de rentabilidades, no ya con Alemania, sino con un largo número de países es de más de 3,5 puntos porcentuales. Hoy se ha evidenciado esa brecha de una forma más sangrante si cabe: España ha colocado poco más de 1.000 millones de euros en bonos con vencimiento en 2017 al 6,45%; Francia ha vendido 4.500 millones al mismo plazo con un interés del 0,86%. En realidad, las partidas colocadas por España a un interés elevado son bajas. Los expertos calculan que el Estado puede vivir sin demasiados apuros con tipos de interés en el 10 años al 7% durante un largo plazo de tiempo, incluso hasta dos años. Quien no puede hacer lo mismo son las empresas, a las que se les carga un interés por encima de lo que se pide al Estado, considerado como el emisor más fiable y seguro, pese a los comentarios con los que de vez en cuando se descuelga el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. España se ha desmarcado, pero para mal. Jugar en la liga en la que lo está haciendo nuestro país no es nada bueno para la economía del país. En el mercado secundario, toda la deuda española se vende por debajo de su valor nominal (los inversores anticipan pérdidas); los descuentos llegan al 16% en la deuda a 20 años. El Gobierno y la UE pueden contemplar impasibles cómo se desmorona todo, o bien hacer algo para pararlo. Esperemos que sea lo segundo.

Twitter: @FernandoM_Badas 

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]