Sobre el autor

Nací en Gijón, emigré a Madrid en 1994 para estudiar la carrera de periodismo y ya me quedé aquí. Tras penar como becario de un sitio a otro, llegué a Cinco Días en el año 2000; primero en la sección de Economía y desde el año 2004 en Mercados.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« mayo 2012 | Inicio | julio 2012 »

27 junio, 2012 | 16:10

En noviembre de 2007 ya estábamos en crisis, pero el mundo era tan diferente del actual que aquellos tiempos parecen pertenecer a una época distinta de la humanidad. Entonces entró en vigor la directiva europea MiFID, que, además de liberalizar las plataformas de negociación bursátil, buscaba una mayor protección del inversor. La MiFID introdujo el llamado test de idoneidad, un requisito perentorio por el que antes de vender ningún producto al pequeño ahorrador era necesario hacerle un test para dilucidar su resistencia al riesgo y sus conocimientos económicos. Se trataba, en definitiva, de determinar si el producto en cuestión era adecuado o no para el inversor. Pero el devenir de los acontecimientos ha puesto de manifiesto que la protección al inversor fue una de las primeras bajas de la crisis.

Como ejemplo práctico, los broker on-line de un buen número de entidades financieras permiten al inversor saltarse el test de idoneidad pulsando una x (como si se tratase de un simple banner). ¿Se ha aplicado el test de idoneidad en España? A simple vista da la impresión de que, si se ha hecho, se ha interpretado de forma muy singular.

Bajo las premisas de la MiFID es incomprensible que la colocación masiva de preferentes entre minoritarios tuviera lugar en España justo después de la entrada en vigor de la directiva. La CNMV identificó hasta 22.000 millones en preferentes en manos de minoritarios, una captación de ahorro hiperbólica. ¿Cuántos de esos inversores estaban preparados para comprender los riesgos que conllevan las preferentes? ¿A cuántos suscriptores se les informó de que el producto no era adecuado para su perfil y contestaron que no les importaba?

Cabe pensar que si el test de idoneidad se hubiera aplicado con rigor, no nos encontraríamos ahora con pasteles como los de Bankia. Bruselas se niega a que el dinero de los contribuyentes comunitarios se emplee para subvencionar un canje al 100% de los 3.000 millones de preferentes que colocó Caja Madrid en 2009. Otro de los aspectos que establecía la MiFID era que la red comercial tuviera conocimientos suficientes sobre los productos que vendía y que hubiera una separación clara entre asesoramiento y comercialización, algunas entidades lo interpretaron como que había que poner dos mesas diferentes en la oficina de turno y asunto solucionado. Se exige también que, a la hora de vender un producto, se de "información suficiente y comprensible" para el inversor...

Y a todo esto, la capacidad coercitiva de la CNMV deja mucho que desear. En su memoria anual, el supervisor explica que en 2011 recibió 2.408 reclamaciones de inversores, fundamentalmente referidas a las prácticas de comercialización. El año pasado, la CNMV resolvió 1.218 reclamaciones a favor del cliente. En su seguimiento de las resoluciones se encontró con que solo un 8% de las entidades rectificaron y hasta un 60% no se molestaron en contestar al supervisor. Resulta descorazonador la limitación de las facultades sancionadoras del regulador, que desemboca en situaciones como la descrita: hasta un 60% de las entidades ni siquiera contestaron... y el dato es bueno, porque en 2010 fueron más del 70% las que "pasaron" de la CNMV.

Estaba previsto que la MiFID fuera reformada en 2010. Aún hoy se sigue discutiendo su modificación en el Parlamento y el Congreso comunitarios. Sin embargo, de poco sirve una ley que protege al inversor si cada uno luego la interpeta como quiere.

Twitter>: @FernandoM_Badas   

25 junio, 2012 | 12:10

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha formalizado hoy la petición de ayuda financiera a la UE, aunque en su escueta carta (281 palabras) no hay demasiados detalles, salvo que será el FROB el que canalice la ayuda y que el memorándo de intenciones estará listo para el 9 de julio. He echado un vistazo a la capitalización de los bancos que estaban listados en el Ibex el día del colapso de Lehman Brothers, cuando se afirmó que España no estaba infectada por los bonos subprime, y hoy, nuevo día señalado para la banca. La pérdida de capitalización de esas seis entidades es de 53.640 millones de euros, como se puede ver en este cuadro. La pérdida de capitalización es casi tanto como el segundo esfuerzo de provisiones reclamado en el segundo real decreto impulsado por Luis de Guindos en mayo pasado y menos de las necesidades de capital completadas por las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman en la parte baja de la horquilla del escenario de mayor estrés. Es llamativo lo lejos de la realidad que estaba el consenso de precios objetivos de analistas de lo que finalmente ocurrió. En otro orden de cosas, finalmente no habrá semifinales PIGS en la Eurocopa, pero aún existe la posibilidad de una final PIGS España-Italia, que sería de lo más incómoda. Estaremos atentos.

Twitter: @FernandoM_Badas

22 junio, 2012 | 10:41

Esta noche, todos con Grecia. La victoria de Portugal ante la República Checa abre el camino hacia una semifinal PIGS en la Eurocopa. No será fácil que los denostados de Europa, los alumnos poco aplicados de la eurozona, lleguen a copar los cuatro puestos de semifinales, pero no es imposible. La siguiente cita es con Merkel esta misma tarde, en Gandsk. La canciller de plomo asistirá al encuentro, por lo que es de suponer que la famosa cumbre del crecimiento en Roma (que reúne a Monti, Rajoy, Hollande y Merkel) será despachada por la vía rápida. El sábado le llegará el turno a España, mucho más en forma después de pagar dos millones de euros a Oliver Wyman y Roland Berger para que cifrasen en 62.000 millones de euros las necesidades máximas de la banca (un ejercicio que podían haber hecho gratuitamente el FMI y el Banco de España). El domingo, por mal que nos pese, será el turno de apoyar a la denostada Italia frente a Inglaterra, los ingleses tienen además su propio banco central, que absorbe como una esponja toda la deuda que quiera emitir el Tesoro británico, así que no sufren nuestras tribulaciones. Si todo sale bien, se habrá consumado la venganza de los PIGS antes de que España pida formalmente la ayuda bancaria al Eurogrupo, veremos qué cara tienen Merkel y Schäuble el lunes. Unidos en la desgracia y en la dicha, la familia PIGS también copa los primeros puestos en el ranking de peores índices bursátiles de la eurozona en el año: España (-20,4%, la campeona, como no podía ser de otra manera); Portugal (-15,15%); Grecia (-13,2%) e Italia (-9,4%). Algo es algo, ahora solo falta darle un disgusto a Merkel.

Twitter: @FernandoM_Badas

REU_2012-06-21T203113Z_01_MDA52_RTRMDNP_3_SOCCER-EURO

21 junio, 2012 | 11:43

El viejo dicho de "lo barato sale caro" se está cumpliendo a rajatabla en el Ibex. Hace justo un año, un buen puñado de analistas destacaba la atractiva valoración de las compañías listadas en el Ibex 35, que ofecían una oportunidad inmejorable de inversión. Un gestor de fondos me dijo lo siguiente: "A no ser que entremos en un escenario tipo Mad Max [la célebre saga de películas apocalípticas protagonizada por Mel Gibson], cualquier inversor que entre ahora, se sentirá muy satisfecho dentro de 12 meses". No se podía estar más equivocado. Lamentablemente, las valoraciones son aún mucho más atractivas ahora que hace un año y no ha hecho falta entrar en un escenario Mad Max para hundirse en el fango.

En este cuadro podemos ver que solo hay cuatro valores en el Ibex que han dado rendimientos en los últimos 12 meses; se trata de Grifols (60%), Inditex (25%), Amadeus (14%)  y DIA (7%) y. Las tres que estaban listadas hace un año (DIA debutó el 5 de julio) eran consideradas como caras y, seguramente, ahora son vistas como más caras aún. ¿Entonces? Los inversores no quieren ni oir hablar de empresas endeudadas o sin visibilidad de negocio. Un buen puñado de empresas del Ibex cumple con una de estas características, o incluso con las dos. De ahí el mal desempeño de los valores y la previsión de que siga siendo así. Los inversores apuestan por empresas cuyo modelo de negocio funciona claramente, aún en tiempos de crisis. Otras historias, valen de poco en estos momentos.

"Ahora mismo, al mercado no le importa absolutamente nada que una empresa esté diversficada internacionalmente y sea muy atractiva en términos de valoración", explicaba ayer en Madrid el director de inversiones del área de distribución de activos de Raiffeisen Capital Management, Kurt Kotzegger. Este gestor austríaco vaticinaba: "Creo que vamos a ver precios aún más atractivos que los estamos viendo actualmente en el mercado". Es decir, que la Bolsa va a caer aún más. En su conferencia, Kotzegger aportaba uin dato muy interesante: en el 95% de las sesiones, el 95% de los valores se mueve en la misma dirección: hacia arriba, o hacia abajo. Por eso, intentar encontrar algo de racionalidad a corto plazo es una tarea baldía.

Todo ello no es obstáculo para grandes compañías sólidas y fuertes que ahora pasan un mal momento, puedan ser una gran oportunidad de compra. Pero incluso los blue chips pueden resultar una inversión funesta durante muchos años, aunque al final terminen saliendo adelante. Y para demostrarlo, aquí tenemos dos ejemplos. Los inversores que entraron en BBVA en la cresta de la ola en 1998 tuvieron un largo tiempo para arrepentirse: BBVA. Los que lo hicieran en Telefónica en el año 2000, aún hoy están lamentándose: Telefónica. Ojo, también hay que matizar que el que haya mantenido la inversión durante todo ese tiempo, al menos ha disfrutado de unos dividendos importantes, sobre todo en el caso de Telefónica. ¿Qué nos enseña esto? Que no hay inversión segura.

Cuando el Ibex alcanzó los 16.000 puntos en noviembre de 2007, se argumentaba que el selectivo estaba haciendo máximos con unos ratios de valoración que eran la mitad de los registrados durante la burbuja tecnológica. Se afirmaba que las empresas estaban saneadas y tenían unos balances sólidos y fuertes. "Han hecho los deberes", era la manida expresión empleada para definir la situación. El tiempo ha evidenciado que en algunos casos esto era simplemente mentira y que en otros, esa posición tan sólida no ha servido de protección en términos bursátiles.

Entramos ahora en un punto crítico. HSBC afirmaba esta mañana que "la gran cuestión para la economía mundial es si la eurozona se encaminará hacia una unión fiscal y política o se romperá. Sin una respuesta clara, los temores sobre fugas masivas de depósitos en los bancos, la posible imposición de controles de capital y un impago desordenado de uno o más países atenazará a los mercados". HSBC concluye que ni el resultado electoral en Grecia, ni el paquete de 100.000 millones de euros para la banca española "garantizan que el euro está aquí para quedarse". HSBC prevé una contracción del 0,6% para la eurozona este año y del 2% en el caso de España, para la que también predice una tasa negativa del 1,3% en 2013. Para desbloquear la situación, hace falta dar un salto de nivel desde Bruselas. Y aquí está la actual encrucijada bursátil. Desde IG Markets se ve un escenario de todo o nada, en el que, o bien los mercados se vienen a pique, o nos vamos a un rally de órdago. La solución está en manos de los mismos de siempre: Merkel y compañía, incluido el primer ministro de las Islas Salomón, el bueno de Mariano Rajoy.

Twitter: @FernandoM_Badas

19 junio, 2012 | 11:20

España se ha quedado sola ante el peligro. No es que Italia esté mucho mejor, pero los inversores ven menos riesgo (hay un diferencial de nada menos que 100 puntos entre la deuda de ambos países) en el país transalpino que en el nuestro. Y ello, a pesar de que la economía italiana también está atascada en sus problemas estructurales, tiene un volumen de deuda a financiar sustancialmente superior al nuestro (173.000 frente a 67.000 millones este año) y un primer ministro interino con fecha de caducidad inmediata (abril del año que viene), sin ningún respaldo político que lo sustente, salvo la buena voluntad de las formaciones políticas que componen el Parlamento, una buena voluntad que se irá evaporando a medida que se acerquen las elecciones. Y con todo eso encima, a Italia se le ve en ligera mejor forma. ¿Importa todo eso? Según nuestra vicepresidenta de Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, tampoco hay que dramatizar.

Saénz de Santamaría se esforzó en la rueda de prensa del último consejo de ministros en diferenciar entre la prima de riesgo y el coste de financiación del Estado, algo que deliberadamente mezclaba cuando estaba en la oposición. Como ya hemos explicado aquí muchas veces, la prima de riesgo no es otra cosa que el diferencial entre la rentabilidad exigida al bono español y al alemán, considerado el activo libre de riesgo, en el mercado secundario y su incremento no implica automáticamente un sobrecoste en la financiación del Estado. Generalmente se usa como referencia el diferencial entre los bonos a 10 años, sin que ello signifique que España se financie exclusivamente en bonos a 10 años. Desde que Grecia dio el pistoletazo de salida a la crisis soberana el 2 de mayo de 2010, ese spread ha aumentado en casi 500 puntos, como se puede observar en este gráfico. No se trata solo de que haya aumentado el rendimiento que se le exige al bono español hasta alcanzar niveles apoteósicos superioes al 7%. También el rendimiento del bono alemán se ha desplomado hasta mínimos históricos, facilitando y mucho la vida a la exigente Alemania, que capitaliza con éxito su intransigencia internacional.

En el siguiente gráfico se ve como la curva de tipos de España se ha elevado hasta niveles difícilmente viables para un país y cómo jugamos en ligas diferentes a la de Francia y Alemania. Todo ello transcurre en el secundario, entre particulares, podemos decir, aunque estos particulares sean inversores institucionales. Sin embargo, pretender, como intentó la vicepresidenta el viernes, que la prima de riesgo y el coste real de financiación del Tesoro son dos realidades paralelas es demasiado. Se da con frecuencia que el Tesoro logra emitir a un coste inferior al del precio de mercado, pero esa diferencia es unas pocas décimas en el mejor de los casos. Lo que ocurra en el secundario incide directamente en el Tesoro. La próxima subasta de obligaciones está fijada para el 19 de julio. Este jueves había programada una subasta de obligaciones, sin embargo, el plazo máximo que se colocará será en bonos a cinco años. En la última subasta a cinco años, el interés exigido al Tesoro fue del 4,3%; con el bono a cinco años cotizando ahora mismo al 5,6% y habiendo pagado hoy más de un 5% por letras a 12 y 18 meses es harto improbable que la subasta del jueves se salde con un interés similar a la anterior. En conclusión: pese al voluntarismo de Saénz de Santamaría, la escalada de la prima de riesgo es un motivo de preocupación extraordinario.

Ni el rescate a la banca, ni el resultado pro-euro en las elecciones griegas han desactivado la penalización a España. Al contrario, la han agudizado. Despejadas las incertidumbres en Grecia, los inversores han puesto la mira en España. ¿Qué está ocurriendo aquí? A pesar de su prometedor arranque de legislatura, estamos descubriendo que el peso internacional del presidente Mariano Rajoy es demasiado liviano, casi tanto como el de Zapatero en su día, un hombre que parecía condenado a permanecer arrinconado en una esquina en todas las cumbres internacionales. Se echa de menos la capacidad de liderazgo internacional de Aznar o González. Se podría argumentar que Rajoy necesita tiempo. Nuestro presidente practica la filosofía oriental de sentarse en la orilla del río a esperar a ver cómo pasa flotando el cadaver de su enemigo, pero tiempo es justo de lo que ahora carecemos. Se reclama una intervención urgente del BCE, pero el banco central insiste en que es necesario que antes los países de la eurozona aclaren si el euro seguirá existiendo dentro de unos años. ¿Quién puede estar interesado en comprar un bono a 10 años cuando ni siquiera está claro que siga existiendo la moneda en que ha sido emitida?

La capacidad de reacción de Bruselas recuerda mucho a la de la vieja selección española de la "garra"; aquel equipo que solo se movilizaba cuando tenía un gol en contra y estaba a punto de ser eliminada del campeonato. Es preciso recordar que aquel combinado siempre terminaba cayendo en cuartos. Esperemos que a la Europa del euro no le ocurra lo mismo.

 Twitter: @FernandoM_Badas

Spain's Navas celebrate(5723918)

 

07 junio, 2012 | 12:15

Todos sabemos es que la crisis económica es también política. Y el presidente del BCE, Mario Draghi, aprovechó su comparecencia pública de ayer para echarle la bronca a los jefes de Gobierno de la UE, que con sus maniobras diletantes, llenas de cálculos políticos y electorales y juegos de poder, terminan torpedeando la salida a la crisis. Sin abandonar la retórica alambicada que caracteriza a la autoridad monetaria, Draghi es mucho más directo que su antecesor, Jean Claude Trichet, al que le gustaban mucho los juegos florales crípticos. El nuevo presidente del BCE vino a decir ayer que si países como España, Portugal, Italia, Irlanda "e incluso Grecia" no están viendo los beneficios de las durísimas reformas que han puesto en marcha, esto tiene mucho que ver con la falta de liderazgo político que caracteriza a la UE. "En algunos casos es demasiado pronto para ver esos beneficios, pero en otro, esos beneficios podrían alcanzarse plenamente si se clarificara dónde estará el euro dentro de cinco a 10 años", una advertencia no menor sobre lo que están provocando los dimes y diretes de Bruselas y Berlín. "Todos esperamos que en el próximo Consejo Europeo se clarifique este asunto", remachó el presidente del BCE. Ahí es nada, lo que Draghi espera del próximo consejo, que se celebrará el próximo 28 y 29 de junio. En principio, se espera que se presente la hoja de ruta de la reforma monetaria, el camino hacia la integración bancaria, presupuestaria y, por último, la mutualización de la deuda.

El BCE insiste mucho en que la zona euro debe despejar el camino, si quiere que sus socios sigan financiándose a largo plazo en el mercado. El miembro alemán del directorio del BCE Jörg Asmussen explica esta misma semana el fundamento de este razonamiento: Si no se sabe si el euro va a seguir existiendo dentro de 10 años y de qué forma, ¿cómo se puede pretender que un inversor compre un bono a 10 años de un emisor de la eurozona?

Las declaraciones del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, señalando la obviedad (que no es nueva, sino que lleva ocurriendo periódicamente desde hace cuatro años) de que las entidades financieras lo tienen crudo para financiarse en el interbancario, ha sido interpretado rápidamente como que España ya no dá más de sí y que se hace perentoria una intervención del BCE. Draghi respondió que no se ha explotado "plenamente" el potencial de las dos subastas de liquidez a largo plazo (tres años), por las que el BCE ha inyectado un billón de euros en el sistema financiero. El presidente del BCE alertó sobre la grave fragmentación del sistema financiero del euro: "Algunas zonas están repletas de liquidez, en otras hay restricciones; eso no tiene nada que ver con la política monetaria". En resumen, menos suplicar al BCE y más trabajar políticamente para que el eurosistema funcione con fluidez. De hecho, Draghi insistió en que "no es correcto pedir que la política monetaria rellene el vacío dejado por la falta de acción de otras instituciones".

El director de March Gestión, José Luis Jiménez, me decía esta semana que el problema de la eurozona es que está "en la edad del pavo; tiene un conflicto entre lo quiere ser y lo que puede ser". El futuro del euro pasa, indudablemente, por cesión de soberanía (o, más bien, mutualización de la soberanía) en el ámbito político y económico. Esa cesión no significa que sean otros (Alemania, por ejemplo) los que vengan a solucionar nuestros problemas. Se trata de que todo el área monetaria sea corresponsable de los problemas que puedan surgir. Queremos que Bruselas nos saque inmediatamente del barrizal; ¿estaremos dispuestos nosotros a sacar a otros si se meten en apuros por irresponsabilidades similares a las que han tenido lugar aquí? Draghi espera mucho de los líderes comuntarios. La UE siempre da la sensación de ir derecha al abismo, hasta que logra salvar los muebles en el último momento. Existe un riesgo evidente en tensar tanto la cuerda, que ésta termine rompiéndose. Veremos...

Twitter: @FernandoM_Badas

06 junio, 2012 | 11:00

Ya sabemos que España está de moda en los foros internacionales y tiene la culpa de todo, hasta de que el petróleo pierda la cota de los 100 dólares por barril. Así lo certificó la semana pasada el equipo de análisis de commodities de Barclays, cuyo informe se titulaba: "Testing $100: Spain puts oil in a spin"; algo así como "Poniendo a prueba los 100 dólares: España le da la vuelta al petróleo". La tesis es que toda la crisis que rodea a España y su baqueteado sector financiero (ya está cociendo el tercer real decreto financiero del sector; el Guindos 3.0) está empujando hacia abajo el precio del petróleo. España gusta mucho para hacer juegos de palabras en los informes de analistas internacionales; un clásico para hablar de los tiempos que corre es recurrir al tópico The Pain in Spain, con una foto de los sanfermines como ilustración de fondo; evidenciando que por mucha modernización que hayamos acometido, allende nuestras fronteras aún gusta ver a España como el país del tablao flamenco, los toros, la siesta y la fiesta. En cualquier caso, volviendo al tema del petróleo, es evidente que los problemas de España, que representa más del 10% del PIB de la eurozona, están ensombreciendo rápidamente las perspectivas de crecimiento del mundo entero. En el informe de Barclays hay un dato que me ha parecido muy interesante: por fin la crisis está incidiendo en el consumo de petróleo en España. Barclays pronostica un descenso del 4,3% en la demanda española de crudo y una caída total del 7,7% respecto a los niveles de 2010. El descenso es dos puntos superior al primedio de la UE-5 (Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido), donde, por cierto, ningún país aumenta su consumo de carburante.

¿Implicará esto un descenso del precio de la gasolina? No se sabe. La evolución de los carburantes parece transcurrir por extraños circuitos que muestran una sospechosa resistencia a bajar cuando el precio del crudo cae y una rápida reacción a subir de forma esfervescente cuando el petróleo sube. Curiosamente, en una retrospectiva de los últimos 12 meses, el petróleo todavía está más caro en euros que hace un año, como se puede ver en este gráfico. Eso así, el barril también acumula un descenso del 17% desde que las cosas empezaron a torcerse allá por febrero; la caída es cuatro puntos superior si se mide en dólares, una evidencia de que la debilidad del euro también tiene efectos perjudiciales.

Un barril de crudo contiene 159 litros. El brent es un crudo escaso y en vías de extinción que se obtiene del Mar del Norte; es de una calidad extraordinaria y su precio sirve de referencia para el resto, que deberían ser más caros, a medida que su contenido en azufre es mayor. Los 79,5 euros que ahora cuesta el Brent implica, por tanto, que un litro vale 50 céntimos. Lo demás son costes de refino, distribución, impuestos y márgenes; calculen. He tomado esta foto en la gasolinera más próxima al periódico. Así se puede comprobar que aunque se presiona en España para que los trabajadores acepten sueldos cada vez más bajos, podemos lucir con orgullo precios de carburantes dignos de Francia o Alemania. Hace años que el Gobierno tiene un portal web en el que se pueden encontrar los precios de las estaciones de servicio de toda España; se puede consultar en este enlace, Hidrocarburos, que muchos consideran ineficaz, dicho sea de paso.

El consenso del mercado es que solo hay petróleo para abastecer las necesidades de la población mundial durante los próximos 40 años. La tesis principal es que el crudo será cada vez más caro hasta llegar a niveles insoportables. Sin embargo, todo parece estar dándose la vuelta en los últimos meses. Los grandes países han llegado a mediados de 2012 con sus niveles de inventarios más elevados de los últimos doce meses. Adicionalmente, en EE UU está en auge la explotación de un combustible conocido como shale gas, que está hundiendo el consumo de petróleo. En consecuencia, el petróleo cotiza por debajo de los 100 dólares en el mercado de futuros de los próximos 12 meses. En el último apogeo de las materias primas, allá por 2008, hubo quien compró un futuro a largo plazo a 250 dólares el barril, ¿se estará arrepintiendo o llegaremos a verlo?

Twitter: @FernandoM_Badas

04 junio, 2012 | 11:45

Hay otra periferia en Europa, la de los países nórdicos donde también parece que se está gestando una burbuja a cuenta del miedo que domina los mercados de deuda. En la convulsa europa del euro se juega a que hay que rescatar a varios países, entre ellos, nuestra querida España. Desde un punto de vista práctico, es imposible que eso suceda, porque no hay dinero suficiente; otra cosa es qué pasará finalmente con los bancos, reventados de ladrillo tóxico. Con toda historia, hay inversores que se vuelven locos y toman decisiones peores incluso que la del viejo tópico de sacar el dinero y meterlo debajo de un colchón: son los que invierten en bonos alemanes a distintos plazos con rentabilidades negativas; es decir, no se trata ya de que no ganes dinero si tienes en cuenta el efecto inflación, sino que directamente tienes que pagar al Tesoro alemán por comprarle su deuda, un perfecto disparate. Pero el bund alemán no es el único que vive una burbuja. En las frías aguas nórdicas, muchos están encontrando un refugio ideal, dentro de Europa, pero fuera del euro: Suecia, Dinamarca y Noruega.

Son tres países en los que se podría haber hecho un buen negocio invirtiendo en bonos soberanos hace 12 meses y vendiéndolos ahora. La rentabilidad exigida a los bonos a 10 años de estos países está en niveles apoteósicamente bajos: Noruega (1,6%); Suecia (1,12%); Dinamarca (0,96%). Pero no solo esto, esto bonos se intercambian en el secundario a más de 20 puntos sobre el par. Es decir, se compran estos bonos a 120, sabiendo que al vencimiento, el Estado te devolverá solo 100; se compran con una pérdida implícita del 20% y todos tan contentos; ¿una burbuja? Tiene toda la pinta. El objetivo probablemente no es tener los bonos a vencimiento, sino ir pasándolos de un inversor a otro como una patata caliente, hasta que a alguien le estalle en la cara. En los siguientes gráficos se puede ver cómo han ido evolucionado los precios de los bonos, a medida que el pánico se iba apoderando del main street: Bono sueco; Bono noruego; Bono danés. Algunas de estas curvas dan tipos invertidos, con más rentabilidad a corto plazo; las letras noruegas a tres rentan un 1,8%, casi medio punto más que España; pero ese es el tipo más alto de la deuda noruega. ¿Y cuáles son las cifras macro de estos países? Sin duda, son envidiables y están muy lejos de los problemas que a nosotros nos atenazan, como se puede ver en este cuadro. Pero ¿cuánto podrá resistir la deuda el empuje de inversores temerosos?

Twitter: @FernandoM_Badas

01 junio, 2012 | 11:57

Lolita Flores, la hija de 'La Faraona', es un ejemplo más de empresaria a la que esta crisis ha puesto de vuelta y media. Al escuchar a Lolita hablando de su fallido negocio textil, me viene a la cabeza inmediatamente nuestro líder, Mariano Rajoy: "Alguna vez no te salen las cosas como tú quieres... Entonces, todos esos momentos te quitan un poco de felicidad". No cabe ninguna duda de que Rajoy era mucho más feliz hace un año, cuando ya divisaba en lontananza la tierra prometida, que en estos momentos, en los que sus planes han terminados desbaratados por la realidad. Rajoy siempre que dijo que la situación era difícil, pero es seguro que no se esperaba que lo fuera a ser tanto.

 

Sigue leyendo

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]