Sobre el autor

Nací en Gijón, emigré a Madrid en 1994 para estudiar la carrera de periodismo y ya me quedé aquí. Tras penar como becario de un sitio a otro, llegué a Cinco Días en el año 2000; primero en la sección de Economía y desde el año 2004 en Mercados.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« marzo 2012 | Inicio | mayo 2012 »

27 abril, 2012 | 00:12

De forma sorpresiva, pues no estaba en el run-run del mercado, Standard & Poor's ha decidido echar un poquito más de leña al fuego en el que se consumen la deuda y la Bolsa españolas y ha rebajado el rating soberano a BBB+, dos escalones de una tacada. El hachazo se ha hecho además con perspectiva negativa y, si la agencia de rating mantiene este ritmo, eso significa que a la próxima ya nos quedaremos definitivamente al borde del bono basura, pues estaremos entonces en BBB-. Después de eso, lo siguiente es el pozo de la segunda división de la deuda soberana y de ahí sí que será muy difícil escapar. Rajoy es hombre que gusta de irse pronto a la cama. Si ha logrado mantener sus costumbres en la Moncloa, ¿Le habrán despertado para darle la buena nueva o alguien habrá dicho: "Deja que duerma tranquilo el pobre, ya le damos el disgusto mañana"? En realidad, dado que las agencias están obligadas a informar a los afectados con varias horas de antelación, es más que seguro que mientras el bueno de Mariano se reunía el jueves al mediodía con el secretario general de la OTAN, Anders Rasmussen, su cabeza estaba en el rating. Parece que el espíritu Zapatero se ha apoderado de este Gobierno al que no paran de crecerle los enanos; un día es el FMI con el planchazo a la banca; al siguiente, Standard & Poor's toma el relevo. 

La agencia de rating ha rebajado también sus previsiones de crecimiento y ahora espera una contracción del PIB del 1,5% para este año. Bien mirado, el optimismo previo de S&P era digno del ZP más voluntarioso, pues pronosticaba un crecimiento del 0,3%. Debía ser la única institución que aún apostaba por una expansión económica en España. Entre los factores que lastrarán el PIB, la agencia destaca "la caída de la recaudación; el desapalancamiento del sector privado; la implantación del plan de consolidación fiscal y la incertidumbre sobre los principales socios comerciales de España". Lo cual implica que el programa de austeridad, a pesar de que es elogiado dos líneas más adelante dentro del propio informe, juega en contra de España. La tesis de S&P es muy similar a la que llevamos oyendo desde hace tiempo: las reformas son estupendas para el largo plazo, pero a corto, vamos a sufrir las de Caín. De hecho, en el informe se reconoce abiertamente que la reforma laboral "no creará empleo a corto plazo" y aventura un deterioro mayor del desempleo, "especialmente entre los jóvenes".

S&P cifra en un 3,75% el incremento adicional de la carga de deuda pública que suponen las obligaciones asumidas por el FROB y las que "previsiblemente asumirá" en forma de esquemas de protección de activos en la subasta de Banco de Valencia, Catalunya Caixa y Novagalicia.

S&P anticipa, en suma, que la trayectoria presupuestaria del reino de España se irá deteriorando conforme pasen los meses y anticipa un déficit público del 6,2%. Las malas perspectivas están motivadas, en parte, a S&P no le duelen prendas en reconocerlo, por la política de austeridad "que exacerbará los riesgos" y por "la falta de efectividad de la estrategia política para manejar la crisis europea de deuda soberana"... Palos para todos. Dada la desconfianza que reina sobre los activos españoles, la noticia de S&P es de las peores que podíamos esperar. ¿Viernes de pasión en los mercados? Estaremos atentos.

Twitter: @FernandoM_Badas

25 abril, 2012 | 11:34

No es conveniente que un Estado se financie al 6% de forma permanente, como puede llegar a ocurrirle a España si las cosas no cambian. Entre otras cosas, porque esos sobrecostes se trasladan directamente a las empresas privadas, que sufren para financiarse en un mercado prácticamente cerrado y tienen dificultades para recurrir a la ampliación de capital, en un entorno bursátil claramente bajista. Pero eso no significa que sea inviable o imposible. Echando un vistazo al pasado, todas las grandes economías de la eurozona han experimentado tipos por encima del 6% o el 5% durante largos periodos que duraron varios años. Los costes de financiación no bajaron de forma sustancial hasta la entrada en vigor del euro. Y la propia Alemania se financió durante cinco años seguidos por encima del 6% tras la reunificación y prácticamente una década por encima del 5%. De hecho, hasta el principio de la crisis, se financiaba en el entorno del 4%. Si ese nivel se mantuviera hoy, la prima de riesgo de España sería de 170 puntos (tampoco está mal). En los siguientes gráficos puede ver lo que mercado exigía a los bonos soberanos a 10 años en un pasado no tan remoto. Bund alemán ; Bono español; Bono francés; Bono italiano; Bono holandés; Bono austríaco ¿Significa esto que haya que relajarse? No, pero tampoco estaría mal empezar a pensar que igual no estamos a las puertas del fin del mundo. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se puso alteró ayer en el Congreso de los Diputados y a voz en grito insistió en que "rebajar el déficit es la única salida". Eso está muy bien, pero hay varias formas de rebajar el déficit y, desde luego, mientras caiga la recaudación, difícilmente se podrá rebajar el déficit. Como la forma de medir el desequilibrio es como porcentaje de PIB, mientras el PIB caiga (la previsión es que se contraiga un 1,7%), pues tampoco se podrá reducir el déficit. Históricamente, las crisis de endeudamiento han durado siete años, según los cálculos de un análisis del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB). La forma de solucionar estas crisis es mediante quitas, incremento de la inflación y crecimiento. Hasta la fecha, ninguna de esas tres fórmulas ha entrado en juego en España y eso solo ahora, cuando los bancos empiezan a asumir que las carteras de crédito en mora tendrán que ser vendidas a precios de derribo. Nunca en la historia de la economía moderna se ha escapado de una crisis de características como la actual restringiendo el gasto público, siempre se ha hecho al revés. El director de investigaciones del IEB, Lorenzo Dávila, insiste: "Sin crecimiento económico, es insostenible pagar una deuda que va creciendo con las refinanciaciones". ¿Quiere decir esto que hay dar rienda libre al desenfreno en el gasto público? NO. Pero, desde luego, dar rienda suelta al desenfreno en la austeridad no es la fórmula. Si si pasado un tiempo prudencial de esta receta de aceite de ricino seguimos en una situación dramática de desempleo y caída de la actividad, ¿saldrá alguien a decir Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir? Mucho me temo que no.

Twitter: @FernandoM_Badas

23 abril, 2012 | 11:06

Este pasado domingo, Francia dio un paso más hacia lo que algunos consideran un inminente futuro zapateril: bien porque el socialista François Hollande se conduzca con una política errática al estilo de los comienzos de la segunda legislatura de Zapatero, bien porque el futuro jefe del Estado conculque sus principios e incumpla sus promesas electorales, como Zapatero en el tramo final de aquella legislatura. Esta última opción es por la que se inclinan de forma mayoritaria los bancos y firmas de inversión. Hace meses que se contempla una eventual victoria de Hollande en Francia y todos los expertos del mundo bursátil a los que he preguntado apuestan hasta ahora por el cinismo humano: Hollande prometerá muchas cosas en campaña y luego cuando llegue la hora de gobernar se olvidará de ellas o se decidirá por un cambio cosmético, como añadir al Fiscal Compact el epígrafe de crecimiento. No es descartable que esto suceda, el propio Mariano Rajoy se dice "comprometido" con el crecimiento y, en cambio, las medidas que aprueba el Gobierno van en sentido contrario. (Sí, son medidas para un crecimiento sano en un futuro de fecha indefinida. Pero si se muere a corto plazo, no habrá medio ni largo plazo que valga). También se compara a Hollande con Zapatero por su falta de experiencia de Gobierno. Sin embargo, lo mismo puede decirse de los tres últimos presidentes de EE UU: Bill Clinton, George Bush junior y Barack Obama; incluso, lo mismo puede achacarse a José María Aznar y Felipe González en su día... y al ídolo de la derecha: Angela Merkel. En cualquier caso, a la vista de la gestión que se está haciendo en Europa y de sus resultados, no parece claro que la experiencia de Gobierno sea un plus para sortear esta crisis.

Francia está mal, pero su situación está diametralmente lejos de la de España. La previsión del FMI (susceptible de futuras modificaciones) es de un crecimiento del PIB del 0,5% en 2012 y del 1% en 2013. El paro se mantendrá estos dos años en el entorno del 9% (ya nos gustaría a nosotros tener unas cifras así). El déficit público fue en 2011 el más elevado de todo el área euro en términos absolutos (unos 110.700 millones de euros), un 5,5% del PIB. El compromiso es que el déficit caiga por debajo del 3% en 2013, pero Hollande ya ha dicho que quiere retrasar ese objetivo un año. Puede ser que el líder socialista traicione a su electorado, pero eso demostraría que no ha aprendido nada de lo que ha sucedido en los últimos tiempos. A la vista está que las políticas de austeridad extrema no están reactivando la economía como algunos prometieron y que habrá que reintroducir el crecimiento en la ecuación si interesa salvar el proyecto del euro. El Gobierno de Rajoy haría bien en tomar nota de ello y de la derrota de Sarkozy (que ha demostrado ser un aliado poco leal) en la primera vuelta de las presidenciales francesas.

Por cierto, aunque ningún presidente francés ha conseguido remontar y ganar partiendo en segunda posición, lo cierto es que Hollande se ha desinflado bastante y que el líder conservador ha demostrado que aún no está muerto. La estrategia del miedo no le ha funcionado del todo mal a Sarkozy. Para las elecciones del 6 de mayo parece, sin embargo, que Hollande será capaz de movilizar más votos que su hiperbólico rival. No está todo dicho en Francia (ni mucho menos, pues prácticamente un mes después habrá elecciones legislativas), pero la idea de impulsar el crecimiento se abre paso, gane quien gane. Mientras tanto, la obsesión por ajustar las cuentas públicas a toda costa empieza a verse como una estrategia con ribetes ligeramente suicidas. En Moncloa aún no se han dado por enterados, a pesar de las señales claras que les está enviando el venerado mercado financiero, como se puede ver en los siguientes gráficos: El Ibex, a precios de liquidación  La curva de la deuda Prima de riesgo

Twitter: @FernandoM_Badas

17 abril, 2012 | 13:12

Apenas ha arrancado la legislatura y el Gobierno de Mariano Rajoy ya está atravesando un impresionante calvario. Rajoy empezó muy bien en unas Navidades que ahora se antojan muy lejanas, anticipándose al mercado y ganándose el reconocimiento de Bruselas. Pero su estrategia se ha ido desbaratando a medida que la realidad comienza a sobrepasarle. La imagen de debilidad internacional es, en estos momentos, equivalente a la que había en los momentos del peor Zapatero. La expropiación de YPF por parte del Gobierno argentino ha dejado en muy mal lugar a los dos José Manueles: el ministro de Exteriores, García Margallo, y el de Industria, Soria, que durante el fin de semana vendieron la idea de que España había dado un puñetazo encima de la mesa, frenando la ofensiva de Buenos Aires contra Repsol. A la vista está que nada más lejos de la realidad. Las tensas relaciones entre Repsol y la Casa Rosada vienen de largo. Me comentaban esta mañana que ya se intentó cuando María Teresa Fernández de la Vega ocupaba la vicepresidencia y en este caso, sí que se logró frenar la intentona. Ahora, el hecho de que Fernández de Kirchner se negara desde hace semanas a recibir a ningún representante español, causando unos desaires diplomáticos impresionantes, hacía barruntar que el peor desenlace posible era inminente. De hecho, en las casas de análisis bursátiles ya se viene trabajando con este escenario desde hace tiempo, valorando a cero YPF, y ajustando a 19-20 euros el precio objetivo de Repsol. La petrolera era, a comienzos de año, uno de los valores estrella para el ejercicio 2012. Finalmente, la acción se ha estrellado y, por mucho que se haya descontando, perder de un plumazo un tercio de los beneficios, el 50% de la producción y de las reservas de crudo, más los sustancios dividendos que generaba la filial argentina, le va a costar a Repsol muy caro. Se especula encima, con que, para más inri, no será Buenos Aires quien asuma el control de YPF, sino el consorcio Pan American Energy, controlado por la petrolera china CNOOC, British Petroleum y la familia Bulgheroni. Las empresas españolas suman negocios en Argentina por valor de 20.000 millones de euros anuales, según cálculos de Bolsa General, que ha escrito un excelente artículo sobre la situación. Kirchner ya ha amenazado con extender la nacionalización a otras actividades. El Gobierno español se la juega ahora en la defensa de los intereses españoles en Argentina, si bien era Repsol la empresa más expuesta, con un ratio de Ebita del 32%. Rajoy tendrá que demostrar que gobernar es algo más que decir que éste es un Ejecutivo "serio" y que tiene "muy claro" lo que hay que hacer.

Por otra parte, Moncloa insiste en la persecución de un objetivo de déficit (para del 8,5% al 5,3% del PIB) que cada vez se ve más claro que no se podrá lograr. El Gobierno puede controlar el numerador (el gasto público), pero ha tirado la toalla desde el principio con el denominador (el PIB) y mientras se le escape de las manos la segunda parte de la ecuación, controlar el déficit va a ser muy difícil. "Sin crecimiento es imposible imaginar que el Gobierno sea capaz de equilibrar las cuentas públicas", valora Philippe Waechter, economista jefe de Natixis A.M. "España ha ido demasiado lejos. Los ajustes en el lado de la oferta y la demanda conducen a una dinámica de crecimiento muy pobre", abunda Waechter, que concluye: "Un objetivo demasiado ambicioso debilitaría el crecimiento y pospondría la capacidad del Ejecutivo para lograr el equilibrio fiscal". La idea de que el Gobierno debe primar el crecimiento se empieza a instalar en el mercado. Deutsche Bank aconseja ayer mismo que se retrasase el cumplimiento del déficit al 3% de 2013 a 2014. El juego del déficit estuvo muy presente en el mercado durante 2011, pero el Gobierno haría bien en entender cuanto antes que el juego de este año, más que el déficit, que también, será el crecimiento. Rajoy debe hacer algo al respecto, más allá de decir que está "comprometido" con el crecimiento. Mientras tanto, el Ibex sigue siendo el farolillo rojo de Europa y el que más cerca está de regresar a los mínimos de 2009, que a su vez son los mínimos desde 2003. Ver gráfico.

Todo el mundo tiene la sensación de que nos puede. Hasta Irán, que ha decidido empezar por España el embargo de suministro de petróleo decretado por el régimen de los ayatolás contra toda la UE. La prima de riesgo se ha moderado, pero está en unos escalofriantes 415 puntos y la rentabilidad exigida al bono a 10 años, en un peligroso 5,9%. Por fortuna, el Tesoro se está dedicando a hacer control de daños. Tras cubrir más de un 40% de sus necesidades de financiación en tres meses, el ente se encuentra ahora en una situación más desahogada para capear el temporal que azota a España. El Tesoro ha pisado el freno y ha rebajado sus objetivos de colocación, aunque ha aprovechado una presión menor de lo esperado para colocar un poquito más. El Tesoro ha vendido 2.092 millones en letras a 12 meses al 2,738% y 1.085 en letras a 18 meses al 3,2%. Si lo comparamos con Alemania, donde al bund a 30 años se le exige un 2,4%, pues podemos echarnos a llorar y además el interés exigido es casi el doble que en las subastas de marzo. Pero no podemos olvidar que, con todo, aún estamos a años luz del 5% que llegó a pagarse en noviembre por letras a tres meses. Los expertos creen que esto solo para el BCE y, de hecho, el rumor que circula hoy por las mesas de negociación es que la autoridad central está comprando. Por si acaso se rebaja la tensión, la directora del FMI, Christine Lagarde, ya ha salido corriendo a decir que le preocupa la situación de la banca española. Nieva a mediados de abril... si es que a perro flaco todo son pulgas.

Twitter: @FernandoM_Badas

16 abril, 2012 | 11:06

Se hacía difícil escribir sobre invertir en África con la que está cayendo aquí... Por fortuna, el Rey, con su campechanía habitual, me ha brindado la oportunidad con su accidentado safari en Botsuana. África, más allá de para matar pobres elefantes, también puede ser un territorio muy interesante para la inversión. Eso ha llevado a Lorenzo Nogales y Sven Soderblom a crear para Arcano un fondo de fondos que busca exposición a empresas de capital riesgo de países de Latinoamérica, África y Oriente Medio. El objetivo del producto, Arcano Emerging Markets Fund, es obtener una rentabilidad anual bruta del 20%. Al contrario que otros fondos, que invierten directamente en valores africanos listados en Bolsa, la idea de Nogales y Soderblom es apostar por el private equity. "Es muy momento complicado para estar en Bolsa, que además está fuertemente sesgada hacia empresas de recursos y materias primas", explica Nogales, que cuenta con una gran experiencia en África. La idea es entrar en las empresas medianas centradas en el consumo, que es el sector que tiene un crecimiento más exponencial en el gran continente negro. "Hay oportunidades en servicios financieros, telefonía, infraestructuras, productos básicos de consumo...", explica Nogales, que enumera una larga lista de países en crecimiento donde hay grandes oportunidades: Kenia, Tanzania, Uganda, Etiopia, Nigeria, Senegal, Ghana, Botsuana, Namibia, Mozambique, Angola y, por supuesto, Suráfrica. "Todo el Continente es realmente interesante", recalca Nogales. La idea es crear una cartera basada en fondos de private equity que financien actividades empresariales en África. Los gestores de Arcano parten de una base de datos de 100 fondos de capital privado, de los que 20 o 25 son de calidad institucional y finalmente seleccionan un grupo de cuatro o cinco para tener exposición en África, dentro de una cesta formada por 10 a 15 fondos, en la que el resto son de América Latina, donde también interesa mucho el consumo, y Oriente Medio.

Según el informe Lions on the move, realizado por McKinsey Global Institute, el número de usuarios de telefonía móvil en África ha llegado ya los 316 millones y se espera que el gasto de los consumidores alcance los 1,4 billones de dólares en una década. Dentro de 10 años, habrá 1.100 millones de africanos en edad de trabajar y más del 50% de los hogares podrán permitirse gastos discrecionales, toda una mejora, teniendo en cuenta la cifra es ahora del 35%. El PIB combinado de África será de 2,6 billones en 2020. Un informe elaborado por African Economic Outlook, una institución en la que colabora Naciones Unidas, pronostica un crecimiento continental del 5,8% para este año. China ya es el primer socio comercial de África, sobrepasando a EE UU. Lamentablemente, el PIB per capita no crece al mismo ritmo, si bien está mejorando a gran velocidad: de un 1,4% de crecimiento en 2011 al 3,5% previsto para este año. A la hora de aventurarse en África se requiere una estricta selección de valores y países. África es un vasto territorio de 54 naciones con enormes desequilibrios, que, muy lentamente, va avanzado. Guerras, violencia, corrupción y hambruna siguen siendo habituales en demasiados lugares. Sin olvidarnos del sida, el gran azote de África. De acuerdo con un estudio de la ONU, 14 millones de niños han perdido a sus padres a causa de la enfermedad. Pero también hay motivos para la esperanza: en tres décadas, el número de países democráticos se ha triplicado y ya representa más del 60% del total.

Twitter: @FernandoM_Badas 

12 abril, 2012 | 12:25

El Ibex está en una situación tan frágil que no logra consolidar ni una remontada, por pequeña que sea. La prima de riesgo sigue campando a sus anchas, mientras la estrategia del Gobierno para controlar la situación se diluye como un azucarillo en un vaso de agua. Con todo esto, no nos acordamos de que el petróleo está por las nubes hasta que vamos a repostar. Oficialmente, hay reservas de crudo garantizadas para los próximos 40 años. A primera vista podría parecer tranquilizador, pero es un horizonte de tiempo más bien corto e inquietante. Ahora, el que ha sido una de las fuentes de estabilidad para el mundo occidental, el Mar del Norte, amenaza con convertirse en un quebradero de cabeza para los próximos años. Así lo constata el último informe mensual de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Los problemas que la petrolera francesa Total ha tenido en el campo Elgin/Franklin, en el Mar del Norte, con escapes de gas provocados por el agotamiento de las instalaciones, que llevaron al cierre de actividades, evidencian los problemas a los que se enfrenta la región. Según destaca la AIE, durante los próximos 30 años, 500 plataformas y 8.000 pozos cerrarán en el Mar del Norte por la obsolescencia de las instalaciones. De las profundidades marinas tendrán que removerse cuatro millones de toneladas de acero, con un coste potencial de 100.000 millones de dólares y peligrosas consecuencias medioambientales. Las pérdidas sufridas por Total a consecuencia de sus problemas en Elgin/Franklin se estiman en 1,5 millones diarios. "Otras compañías mirarán a Total como un indicador de los problemas que pueden ocurrir con las rutinas de mantenimiento se conviertan en problemáticas para un yacimiento entero. A medida que el cierre de instalaciones por obsolescencia [decommissioning en el argot del sector] se acelera, los analistas no deberían minusvalorar el potencial impacto en los precios del petróleo", avisa la AIE. Elgin/Franklin está situado en el área de Forties, una de las cuatro que sirven para componer el precio del crudo Brent, que luego copa los titulares de los periódicos. Las cuatro áreas son Brent, Forties, Oseberg y Ekofisk (BFOE). A las complicaciones de Total se han sumado a las Shell en el campo vecino de Shearwater. La AIE pronostica que la producción del área de Forties se verá reducida en este segundo trimestre en 60.000 barriles diarios, rebajando el ritmo de extracción a 420.000 barriles al día. Es decir, una caída de la producción del 12,5%. El área de Forties es la más importante de las cuatro que se utilizan para definir el precio de referencia del Brent; esto es así porque el resto han ido agotando sus reservas. Lo que esto significa es que lo ocurra en Forties influirá de forma decisa en el precio del petróleo Brent y lo que ocurra en el Brent terminará teniendo su reflejo en los carburantes, aunque ya sabemos que misteriosamente el precio de la gasolina es más sensible a las subidas que a las bajadas de la cotización. En estos momentos, el crudo Brent está al mismo nivel que hace un año, pero ha subido un 20% desde octubre. Ver gráfico del Brent. Otro frente más para la economía y otra razón más para mejorar en eficiencia energética.

Twitter: @FernandoM_Badas 

11 abril, 2012 | 10:35

El Gobierno de Rajoy vive estos días perplejo ante el descubrimiento de que los mercados tampoco son de derechas. El ataque de los mercados contra los activos españoles ha tumbado al Ibex, que es el único gran índice bursátil del mundo que ha regresado al suelo de la presente crisis, que desde un punto de vista financiero se marcó el 9 de marzo de 2009, cuando el selectivo cerró en 6.817,4 puntos. La prima de riesgo, la diferencia entre el rendimiento de deben pagar los bonos españoles a 10 años y los alemanes al mismo plazo, ha rebasado los 400 puntos. No es que España se esté financiando al 6%, ni mucho menos, ni tampoco que nos vayan a rescatar, puesto que el Tesoro tiene dinero más que suficiente para atender sus compromisos. Pero la situación pinta muy negra y si los problemas continúan, puede correr la sangre (económica, se entiende). No olvidemos que el encarecimiento de los costes de financiación pública no solo engrosa el déficit, sino que repercute directamente en la capacidad de financiación de las empresas privadas. Pero... hay un rayo de esperanza. Solo tenemos que aguantar el chaparrón hasta que empiece la Eurocopa de fútbol, que está a la vuelta de la esquina. El torneo se jugará en Polonia y Ucrania entre el 8 de junio y el 1 de julio. Además, estamos de suerte, porque apenas un mes después empieza otro magno evento deportivo que apagará las penas: Los Juegos Olímpicos de Londres (27 de julio al 12 de agosto). La primera crisis de deuda soberana cristalizó en la primavera de 2010, cuando se hizo evidente que las arcas de Grecia estaban vacías. Entre el 15 de abril y el 8 de junio de 2010, el Ibex perdió nada menos que un 24,8%. Fue empezar el Mundial de Sudáfrica, que se inauguró el 11 de junio, y se olvidaron los problemas. El selectivo empezó a remontar en una carrera que culminó a finales de julio. Llevado en volandas por los triunfos de la selección, el Ibex se revalorizó un 25%. En cuanto a la deuda, el tipo de interés exigido a los bonos a 10 años empezó a subir como un cohete desde el 3,8% de abril hasta llegar al 4,88% el 16 de junio, el mismo día que España debutaba ante Suiza y perdía por 0-1. A partir de ese momento, las cosas empezaron a relajarse y vaya que si lo hicieron: a mediados de agosto, el rendimiento ya estaba en el 4%. Así que tranquilos, que ya queda poco...

ARC_196-2010-07-11T215043Z_01_WCA226_RTRMDNP_3_S

Twitter: @FernandoM_Badas

10 abril, 2012 | 11:16

Los fondos garantizados, el favorito con diferencia del público español, están de capa caída. Así lo revelan los datos que ha publicado hoy Ahorro Corporación, que destaca que el patrimonio gestionado por los garantizados cayó en marzo en 330 millones de euros, lo que supone prácticamente tres cuartas partes de todo el ajuste patrimonial sufrido por la industria. Ahorro Corporación destaca además que estas caídas no se deben a asuntos puntuales como campañas promocionales o vencimientos de garantías, sino "a leves suscripciones y reembolsos generalizados". Los garantizados, como su propio nombre indica, garantizan el 100% de la inversión del partícipe, pero suelen hacerlo a costa de una rentabilidad muy baja y prácticamente inapreciable, por lo que invertir en ellos no suele tener demasiado sentido. Sin embargo, la tranquilidad que proporcionan y la fuerza de persuasión de la red de oficinas ha llevado a que el 40% del patrimonio gestionado por la industria española esté en garantizados. En cualquier caso, todo el sector de fondos no está precisamente para tirar cohetes en lo que se refiere a rentabilidad. Así, los garantizados aportaron en 2011 un rendimiento medio del 1,5%, que puede parecer una miseria, pero que solo fue superado por los monetarios (renta fija de muy corto plazo), que rentaron un 1,9%. En un ejercicio muy difícil, el rendimiento de los fondos de renta variable cayó un 11,4%. En lo que va de año, los garantizados están en el furgón de cola de la rentabilidad, pero aún así la ganancia media es ya mayor a la de todo el año pasado: un 2,2%.

La caída a plomo de los garantizados ha tenido su reflejo en la evolución de los fondos de Santander y La Caixa, que son las dos entidades que mayor caída de patrimonio han sufrido: 257 y 131 millones de euros respectivamente. Si en el mundo financiero todos ponen en duda que Bankia pueda aguantar en solitario, al menos su negocio de fondos puede presumir de ser el mejor en marzo, con un incremento patrimonial de 60 millones de euros.

Curiosamente, la industria española de fondos ha logrado cerrar el mejor trimestre desde que comenzó la crisis, hace ya casi cinco años. No solo ha aumentado en cinco el número total de fondos registrados, hasta llegar a los 799, sino que el patrimonio gestionado ha crecido en 2.160 millones de euros, hasta llegar a los 129.610 millones, 134.080 si se tienen en cuenta los fondos inmobilarios, que apenas se han movido. Todo este avance se ha logrado casi en exclusiva en los dos primeros meses del año. Veremos a ver qué pasa ahora que todo se ha vuelto a estropear. Por otra otra parte, el patrimonio total gestionado sigue siendo prácticamente la mitad del que había a cierre de 2006. Ver gráfico. El camino por recorrer es largo.

Twitter: @FernandoM_Badas 

09 abril, 2012 | 10:42

El plan de Mariano Rajoy frente a los mercados empieza a hacer aguas. En este blog hemos defendido la habilidad del Gobierno para entender la importancia de anticiparse a los mercados, frenando así los avances en la prima de riesgo, algo esencial no solo para la financiación pública, sino sobre todo para la privada, que es una réplica de la primera más un coste añadido. Esta diligencia del Ejecutivo se ha ido disolviendo a medida que transcurrían las semanas y se amortiguaba también el efecto de la inyección masiva de liquidez del BCE. Ahora, volvemos a estar a los pies de los caballos, como en los momentos más duros de la era ZP: la prima de riesgo está en 402,2 puntos básicos, el peor dato desde el pasado 29 de noviembre, y el Ibex ha ido a testear los mínimos de esta segunda (o tercera) fase de la crisis, al cerrar el Jueves Santo en 7.660,5 puntos, a un paso de los 7.640,7 del 12 de septiembre del año pasado. A mi juicio, uno de los cambios más graves que ha experimentado la coyuntura es la insólita soledad internacional del presidente Rajoy. El pasado 26 de enero, Rajoy intentó presentarse en Berlín como el nuevo novio político de la canciller Merkel, ante el ocaso de Sarkozy. En un primer momento, parecía que lo había conseguido. Sin embargo, el reciente envío a Madrid de un propio (Volker Kauder, presidente del grupo parlamentario de la CDU), en lugar de Merkel y las promesas de éste de organizar una futura conferencia de inversores para España (como si fuéramos Afganistán) revela que Alemania nos tiene más bien como una agradable provincia de veraneo o una simpática mascota que por un socio estratégico. El primer ministro italiano, Mario Monti, ya ha dejado a las claras que no quiere ser nuestro amigo. Y el redivivo Sarkozy ha empezado fuerte su campaña por la reeleción a golpe de machete contra España (aceptado, por cierto, con masedumbre desde el Ejecutivo). De entre los grandes, queda David Cameron, el premier británico, pero Reino Unido es más aliado de EE UU que otra cosa y los asuntos europeos le interesan lo justo. Conclusión: Rajoy está tan solo en Europa, como en su día lo estuvo ZP, y eso es algo a lo que conviene poner remedio cuanto antes.

El Gobierno se ha cegado con el tema del déficit, un asunto que se presenta cada vez más titánico, y ahora debería centrarse en acelerar la resolución del atasco en el sistema financiero, que es el verdadero problema de España, y emprender políticas generadoras de empleo y crecimiento, dos vías mucho mejores para atajar el déficit que la mera reducción de gastos.

Por otra parte, conviene hacer algunas consideraciones sobre los mercados. Empezando por la prima de riesgo, la situación es la peor desde el 29 de noviembre, pero, por suerte, con una pequeña diferencia: entonces, el interés exigido a los bonos a 10 años era del 6,39%, mientras que ahora está en el 5,75%. La prima de riesgo no es más que la diferencia en la rentabilidad exigida a los bonos a 10 años entre Alemania (el activo libre de riesgo, para entendernos) y España. Es decir, es un plus de peligrosidad por comprar deuda española. Pensado fríamente, este plus no tiene mucha justificación, pues las probabilidades de que España incurra en un impago durante los próximos 10 años son las mismas que Alemania: remotísimas. Pero el caso es que ahí está y hay que trabajar sobre ello. Por otra parte, los bonos a 10 años no son la pieza principal de la financiación pública española, por lo que tampoco es correcto decir "España se financia al 5,75%". Por cierto, la última subasta de 10 años, celebrada la semana pasada, se saldó con un tipo medio del 5,36%. Todo esto no significa que la situación no sea grave, que lo es, pero conviene restarle dramatismo.

En cuanto a la Bolsa, el perfil del Ibex pinta peor. Lo preocupante es que la caída del índice español es en solitario. El Ibex pierde un 10,57% en lo que va de año, mientras que en el resto de Bolsas hay ganancias, modestas en la mayoría, pero superiores al 10% en el Dax alemán y en Wall Street. Los niveles a los que ha descendido el selectivo constituyen la frontera del pánico. Si se pierden, los expertos del análisis técnico avisan de caídas a plomo para la Bolsa española. Probablemente, el castigo no está justificado, puesto que las grandes empresas que marcan el derrotero del Ibex (Telefónica, Santander, BBVA, Iberdrola, Inditex y Repsol) están muy internacionalizadas y son muy sólidas. Pero a ver quién es el valiente que se enfrenta a una manada de búfalos en estampida para intentar convencerles de que están en un error. Existe una posibilidad cierta de que el índice rebote con fuerza en los próximos días, pues está sobrevendido. Pero mientras el sector financiero siga instalado en el marasmo y no haya mejoría económica, ni la Bolsa, ni los mercados de deuda podrán remontar de manera sostenida. A ver si en Moncloa se dan cuenta.

Twitter: @FernandoM_Badas

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]