Sobre el autor

Nací en Gijón, emigré a Madrid en 1994 para estudiar la carrera de periodismo y ya me quedé aquí. Tras penar como becario de un sitio a otro, llegué a Cinco Días en el año 2000; primero en la sección de Economía y desde el año 2004 en Mercados.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« febrero 2012 | Inicio | abril 2012 »

29 marzo, 2012 | 12:55

Y por fin, hemos llegado al día D. Los sindicatos califican la huelga general de éxito rotundo, pero yo lo dudo mucho. Esta mañana he venido al trabajo en coche, ante el temor de que el transporte público no funcionara con normalidad. Según iba recorriendo las calles de Madrid, a eso de las siete y pico de la mañana, y me encontraba con un tráfico congestionado, iba pensando: "esto pinta mal; esto pinta que no voy a tener sitio para aparcar cuando llegue al trabajo". Y efectivamente, eso es lo que ha ocurrido. Cuando he llegado, el polígono bullía en actividad, talleres y cafeterías estaban abiertos, la gente entraba a sus oficinas y, desde luego, no había ni una plaza libre. Horas más tarde, cuando he ido a buscar un aparcamiento que estuviese a menos de tres kilómetros del centro de trabajo, he visto algunos comercios cerrados, pero muy, muy escasos. Conclusión: a menos que Madrid sea una burbuja aislada del resto de España, la huelga general ha sido un fracaso sin paliativos. Si el domingo pasado era Rajoy el que se lleva una bofetada electoral, hoy han sido los sindicatos los que se han llevado la bofetada. No creo que se pueda concluir que España se haya parado, ni mucho menos. ¿Por qué ha fracasado la huelga? Supongo que hay numerosas razones: 1) España es un país de pymes (el 99% de las empresas del país lo son), no de grandes corporaciones, lo que dificulta el seguimiento de una huelga. 2) Los sindicatos se han ido ganando con el paso de los años el rechazo de un número creciente de trabajadores. 3) La reforma laboral aún no ha empezado a generar de formar mayoritaria los potenciales efectos perversos que encierra. 4) Mucha gente no quiere renunciar a un día de salario. 5) Existe la convicción general de que la reforma es imparable. 6) La precariedad laboral no invitaba a ir a la huelga. 7) No hay que olvidar que el PP obtuvo 10,8 millones de votos hace apenas tres meses y dudo que hubiera un solo votante del PP que no se imaginara que Rajoy venía con un saco de recortes debajo del brazo. ¿Este el final de la historia? Todo apunta a que no.

Twitter: @FernandoM_Badas

27 marzo, 2012 | 16:40

Se lo crean o no, el Ibex tiene un potencial al alza del 19,3%, si nos atenemos al consenso de precios objetivos de los analistas. En realidad, no se trata del índice en sí mismo, sino de las empresas que cotizan en él. Se trata de un promedio simple, sin poderarlo por capitalización. Es decir, para este cálculo, tiene tanto peso Sacyr (+101,2%) que Bankinter (-5,2%), o que Telefónica (16,5%). El potencial estricto del índice será algo inferior, pues de los cinco mayores valores del selectivo (que representan el 60% de su capitalización), solo Iberdrola tiene un recorrido alcista equivalente al del promedio simple, mientras el resto están por debajo, aunque no mucho. Pero ¿quién invierte hoy en día tratando de replicar a un índice como el Ibex? En el Ibex solo hay tres valores que cotizan hoy por encima de su consenso de precios objetivos. Y sí, es fácil adivinarlo, los tres pertenecen al sector financiero. Se trata de Popular (-0,3%); Sabadell (-2,8%) y Bankinter (-5,2%). Ahora, algunas puntualizaciones: los precios objetivos son susceptibles de ser modificados y de serlo muy rápidamente, habrá que ver cómo queda la cosa después de la ronda de resultados del primer trimestre. Por otra parte, ya vimos la semana pasada lo que ocurrió con los precios objetivos y Lehman Brothers. Aún así, hay que considerar que algo se habrá aprendido de aquella lección y que los analistas se pueden equivocar, incluso masivamente, en uno, dos, tres valores, pero sería inaudito que errasen por completo en una lista de 36. Por otra parte, no basta con que uno vea una gran oportunidad en un valor, es necesario que lo vea también el resto del mercado (o al menos, una parte importante de él), porque si no hay demanda, ya puede ser una compañía extraordinaria y tener unas perspectivas alucinantes, que nunca subirá en Bolsa. Las empresas del Ibex están muy bien gestionadas e internacionalizadas. El problema es que nadie se fía de lo que pueda pasar con la parte de España del negocio, que nadie está convencido de que las empresas vayan a mantener el dividendo y que, en definitiva, el mercado no está por la labor de reconocer el potencial de las cotizadas españolas. Así que nos podemos tirar años con un potencial extraordinario sobre el papel, que en la práctica se quede en nada. Por otra parte... cuando todo el mundo reconoce una oportunidad suele ser ya demasiado tarde y, por mal que le vaya a un índice, siempre hay empresas a las que les va muy bien. ¿Sabían que Grifols se ha revalorizado un 40% en 12 meses? Todo es cuestión de hacer una cuidadosa selección. En la siguiente tabla pueden ver el recorrido de los valores del Ibex 35 (36), según el consenso de precios objetivos de Bloomberg y la cotización de este mediodía. Potencial de revalorización 

Twitter: @FernandoM_Badas 

26 marzo, 2012 | 00:41

El Partido Popular ha ganado en Andalucía, pero al mismo tiempo ha salido derrotado. Los 50 escaños logrados por Javier Arenas son insuficientes para gobernar. Puede ser que IU repita la jugada de Extremadura y deje al PSOE fuera de juego, pero parece bastante improbable. ¿Cuáles son las causas del batacazo de Arenas? Empezando por el hecho de no parece muy buena señal que un mismo candidato se presente cuatro veces, para mí uno de los grandes errores de estrategia del PP ha sido el retraso (deliberado) en la presentación de los Presupuestos Generales para 2012. Aunque me consta que se está trabajando en ellos hasta el último día, es evidente que unos presupuestos que se presentan el día 30 de marzo, también se pueden hacer públicos el 23; el 16, o incluso el día 9. La maniobra, tan evidente que casi resultaba burda, otorgó al PSOE la munición que necesitaba para argumentar que el PP preparaba una andanada terrorífica para después de las andaluzas. Es verdad que a toro pasado, todo se ve más claro. Pero a la luz de los resultados, parece que hubiera sido mejor para el PP presentar antes los Presupuestos y dar tiempo a que se digirieran (o presentarlos en junio, ya puestos). El Gobierno se ganó un reproche en Bruselas y en clave doméstica, no ha servido para nada. Ahora Rajoy tendrá que reflexionar sobre las consecuencias del despotismo ilustrado aplicado a la democracia del siglo XXI.

Twitter: @FernandoM_Badas 

23 marzo, 2012 | 09:51

El profesor de finanzas de la escuela de negocios IESE Pablo Fernández acaba de publicar un magnífico estudio en el que revela como el cataclismo de Lehman Brothers pilló de improviso a toda la comunidad financiera y que nadie lo vio venir hasta prácticamente el mismo momento de la intervención. El análisis realizado por el profesor Fernández evidencia que de los 106 informes de analistas publicados sobre Lehman Brothers entre enero y septiembre de 2008 solo uno recomendaba vender. De esos 106 informes, 6 no incluían ninguna recomendación de ningún tipo. De los 100 restantes, 65 aconsejaban comprar; 31 mantener y 3 mantener-comprar. Una semana antes de que la empresa se declarara en quiebra, Morgan Stanley y Deutsche Bank, por citar dos nombres ilustres, aconsejaban sobreponderar y comprar respectivamente. Y no solo eso; sus precios objetivos daban un recorrido potencial a la acción del orden del, atención, 300%!!!.

Por cierto, la recomendación de vender, emitida por Punk, Ziegel & Co, se quedaba bastante corta. Se emitió el 22 de mayo de 2008 y arrojaba un precio objetivo para Lehman Brothers de 35 dólares (cotizaba entonces cerca de los 40). A mediados de septiembre, el valor estaba a 7,25. También hay que reconocer que en el momento en que PZC hizo su valoración, el rango de precios objetivo para Lehman rondaba los 50-60 dólares.

Lehman Brothers tenía una calificación crediticia de A para Standard & Poor's hasta el día de su quiebra. Esta letra, la misma que tiene España ahora, indica un sólido grado de solvencia (por si a alguien se le había olvidado) y una probabilidad remotísima de incurrir en un impago.

La propia S&P tuvo que publicar un informe en el que justificaba porqué Lehman tenía un rating tan sólido. De acuerdo con los datos recopilados por el profesor Pablo Fernández, estas eran las explicaciones de S&P: "Lehman tenía negocios fuertes de banca de inversión, trading y gestión de carteras. Tenía liquidez suficiente para soportar eventos adversos y tenía buena capacidad de generar beneficios. El 9 de septiembre de 2008 [cuando ya circulaban rumores de todo tipo sobre la entidad] creíamos que Lehman era una empresa viable. El 13-14 de septiembre creíamos que Lehman todavía tenía un exceso sustancial de liquidez para cubrir sus necesidades. El colapso de Lehman no podía preverse con análisis fundamental".

Y esa era la situación. Es cierto que el endeudamiento de la entidad se había más que duplicado en seis años, pero también lo es que el volumen de activos excedía con claridad la deuda... claro que lo que sucedía es que esos activos con toda seguridad no estaban valorados a su verdadero precio.

Algo debía circular en el ambiente cuando la acción terminó depreciándose un 89% en nueve meses. Y no se trató de un ajuste brusco, cuestión de los últimos días de estertores. En junio, la acción ya se había depreciado un 50% respecto a los niveles de enero. Los precios objetivos fueron ajustándose a la baja, aunque yendo siempre por detrás del descalabro de la cotización. En conclusión, muchos debían estar viendo una enorme oportunidad en las acciones de Lehman y muchos se debieron quedar pillados.

Esto nos enseña que es precisa una vigilancia constante de nuestras inversiones y que hay que tener mucha prudencia con las oportunidades doradas, a veces son trampas mortales.

Twitter: @FernandoM_Badas

22 marzo, 2012 | 12:08

Estaba la cosa muy tranquila... y en eso llegó Citi a agitar el árbol. El economista jefe de la entidad norteamericana, Willem Buiter, se descolgó ayer con una sorprendente entrevista para la agencia Bloomberg en la que aseguraba que España "se ha deslizado al lado equivocado del espectro y corre ahora mayor riesgo que nunca de sufrir una reestructuración soberana". La declaración ha agitado notablemente las aguas y esta mañana nos hemos levantado con una ligera sensación de déjà vu de tiempos pretéritos en los que circulaban toda clase de rumores contra España. El último que ha corrido por las mesas de negociación hace unos minutos es que Fitch iba a rebajar el rating soberano. Son solo rumores, que muchas veces no dan más de sí, pero siempre tienen repercusión en las Bolsas. Conviene recordar una vez más que España nunca a lo largo de la crisis ha tenido un problema de solvencia, ni de liquidez, con su deuda pública que, estando en el 68,5% del PIB, sigue siendo inferior al promedio europeo. Los mercados lo saben perfectamente, pero el mal ya está hecho. El Ibex vuelve a caer a plomo y la rentabilidad exigida al bono a 10 años ha subido siete décimas en cuestión de tres semanas, pasando del 4,8% al 5,5%, un nivel preocupante que conviene que no se sostenga en el tiempo. Esa es una de las grandes enseñanzas de esta crisis: también hay volatilidad y mucha en la deuda pública. La prima de riesgo vuelve a estar en 360 puntos básicos, otra vez un dolor de cabeza. En este blog hemos destacado la habilidad de Rajoy para apaciguar a los mercados, pero también recordamos que el viento se puede dar la vuelta en cualquier momento. Estas ofensivas de mercado se dan con relativa frecuencia, ocurrió a comienzos de año y otra vez hace apenas un par de semanas. España sigue siendo uno de los sujetos débiles de la manada. Por eso, el Gobierno haría bien en no despreciar la capacidad de presión del mercado; puede ponerle las cosas muy difíciles.

Twitter: @FernandoM_Badas

19 marzo, 2012 | 12:01

Cuando pensamos en la Bolsa española, tendemos a torcer el gesto. La mayoría de las grandes empresas del selectivo están paradas, en franco retroceso o presas de la incertidumbre y la volatilidad. Es el caso de Telefónica, Santander, Repsol, BBVA e Iberdrola. Es decir, el motor del Ibex y la explicación de que el índice esté 20 puntos porcentuales por debajo del resto de Europa. Sin embargo, hay un valor que está disparado, se encuentra en subida libre, altamente sobrecomprado y la cuestión es cuánto tiempo aguantará este tirón meteórico: Inditex. El valor ha hecho máximos históricos esta mañana y llega a la presentación de resultados del próximo miércoles rompiendo la barrera de los 70 euros por acción. "Esperamos un crecimiento de las ventas del 10%, con comparables (las tiendas que ya estaban abiertas) del 3,7% y una contribución del espacio nuevo del 7,2%", valoran desde Banco Sabadell, que advierten: "El tipo de cambio podría llevarse un punto de ventas". La entidad catalana pronostica un ligero descenso de los márgenes brutos y del margen de Ebitda (56 puntos básicos), pero aconseja comprar, aunque el precio objetivo ya está muy ajustado: 73,7 euros por título. En lo que va de año, la empresa textil sube un 13,8%. La ganancia acumulada en los últimos cinco años es un sorprendente 76% (Ver gráfico) y se puede afirmar que la compañía de Amancio Ortega ha dejado muy lejos los díficiles tiempos del comienzo de la crisis. En el trimestre anterior, Inditex abrió 358 tiendas en todo el mundo. En poco tiempo, el grupo tendrá abiertos 6.000 establecimientos, más del doble que su más directo competidor: H&M.

Puede gustar mucho o poco la ropa de Inditex e incluso podemos tener ciertos reparos sobre la calidad de sus tejidos, pero lo cierto es que franquicias como Zara gozan de reconocimiento mundial. Inditex ha invertido 340 millones de dólares en un nuevo local de 3.000 metros cuadrados en la exclusiva Quinta Avenida de Nueva York, nuevo emblema del poderío de la compañía. Georgia y Bosnia son los próximos horizontes inmediatos de Inditex. Todo esto lo está reconociendo el mercado, que en este caso sí que ha sabido distinguir a la célebre empresa del sanbenito de la marca España. Pero ojo, cada vez hay más analistas que recomiendan vender o tender cautela con la empresa de comercio minorista. Alphavalue aconseja reducir y ve el precio objetivo en 69,9 euros; Mirabaud propone infraponderar, con un precio objetivo de 67 euros y N+1 se mantiene neutral, pero con un precio objetivo de 71 euros. El único que mantiene una firme convicción en la empresa es Société Générale, con un precio objetivo de 107 euros (48% de recorrido al alza). Este miércoles, los resultados y previsiones de Inditex darán una pista de por dónde pueden ir los derroteros. ¿Será capaz de seguir rompiendo récords?

Twitter: @FernandoM_Badas

ARC_Zara-Nueva York-Efe

16 marzo, 2012 | 12:24

El Gobierno ha vendido como un triunfo el hecho de que Bruselas haya aceptado para este año un déficit del 5,3% (que con casi total seguridad no se cumplirá), en vez del 4,4% pactado inicialmente. La oposición lo ve como un fiasco absoluto y desde varios medios de comunicación la idea transmitida es que la UE le ha enmendado la plana a Rajoy, pues éste había envidado inicialmente con un 5,8%. Parece incluso que hay malestar entre los ministros del Gobierno por cómo se gestionó el tema del 5,8%, que se vendió como hecho, cuando todavía no estaba negociado con la máxima autoridad, esto es, con la canciller Angela Merkel. ¿Entonces ha fracasado o ha triunfado Rajoy? Mi opinión es que el 5,3% concedido por Bruselas es un éxito para Rajoy, que está triunfando allí donde Zapatero fracasó: en la arena política de la UE y, por extensión, en los mercados financieros.

La realidad es que Bruselas termina tragando con todo y la mejor prueba de ello es Grecia, que todavía sigue en el euro y ha recibido y recibirá cantidades ingentes de dinero para intentar reflotar un barco que está hundido desde hace tiempo en el fondo del Mar Egeo. La cuestión es siempre cuál es la minuta que te pasa la UE por tu indisciplina. Y el caso es que Zapatero pagó una factura muy alta por los desacatos económicos de su Gobierno. Quizá fue porque no supo manejar los tiempos, buscar los aliados correctos y hacer una política de comunicación efectiva (es necesario dar la impresión de que se está haciendo algo, aunque no haya ningún resultado visible). Rajoy ha reconocido abiertamente que no cumplirá los objetivos de déficit y Bruselas ha dicho "vale". Que todo eso haya sucedido sin que la prima de riesgo apenas se haya inmutado es algo extraordinario y que quizá no ha sido valorado en toda su intensidad. Gráfico de Prima de riesgo

Estamos, sin duda, en un escenario distinto al de hace muy pocos meses. Por supuesto, la base de actuación de los mercados financieros no es analítica, sino psicológica, y la dirección del viento puede cambiar en cualquier momento. El Gobierno de Zapatero no se cansó de recordar que España no tenía un problema de deuda pública (en el año V de la crisis, la deuda pública es del 68,5%, aún por debajo de las grandes economías de la UE y del promedio de la eurozona) y sirvió de muy poco. Todo el mundo lo sabía, como se sabía perfectamente que, en realidad, el riesgo de solvencia del Tesoro Español era de 0,00. Pero eso no le importaba a nadie. Lo que contaba es que Zapatero daba la impresión de que había perdido las riendas de un caballo que corría desbocado hacia el abismo. Ahora, el caballo sigue galopando como un loco en la misma dirección, pero Rajoy ha conseguido que todos crean que lo tiene bien sujeto y que al final será capaz de embridarlo (aunque en verdad nadie pueda estar seguro de ello).

La subasta de bonos a cinco años del jueves, con una demanda cuatro veces superior a la oferta, es una demostración de que las aguas corren más tranquilas para España. Pero, como hemos recordado en este blog, sigue habiendo serios problemas. El Ibex está descolgado de Europa y con pocos visos de una recuperación seria a corto plazo. Italia ha mejorado sustancialmente su perfil y la brecha que se abrió con España en la prima de riesgo no solo se ha cerrado, sino que ahora es favorable a los italianos. Eso indica que no todo está ganado para Rajoy. Los desafíos de España siguen siendo enormes. El Gobierno haría bien en no olvidarlo y no relajarse.

Twitter: @FernandoM_Badas 

14 marzo, 2012 | 11:37

Italia, nuestro compañero de viaje en la prima de riesgo, sigue abriendo distancia con España. El diferencial entre la rentabilidad exigida en los bonos a 10 años (favorable a España incluso en los últimos meses del tardozapaterismo) se situaba esta mañana en 30 puntos, evidenciando que Italia gusta ahora más que España y que Monti le saca un cuerpo de ventaja a Rajoy. El cambio en los spreads ha sido vertiginoso, pues 2011 se saldó con 200 puntos a favor nuestro (a España le exigían algo más del 5% y a Italia, por encima del 7%). Pese a todas las enérgicas reformas emprendidas por Rajoy, el rendimiento exigido al bono español a 10 años se resiste a abandonar el peligroso territorio del 5% (5,16%), lo cual no deja de ser preocupante. La italia montiniana ha conseguido situar su prima de riesgo respecto a Alemania por debajo de los 300 puntos, algo que España vio brevemente en la primera sesión de febrero. Italia ha colocado 3.500 millones de euros en bonos a distintos plazos de vencimiento: el 2,76% en los que maduran en tres años y el 4,3% para los de 2019. Italia vence a España (le exigen menos por colocar su deuda) en todos los tramos de la curva salvo en los más cortos (tres meses, seis meses y un año). España pierde enteros frente a Italia, esa es la realidad. Hay dudas sobre la morosidad, el resultado de la reestructuración financiera, la fragilidad del consumo y el elevado desempleo.

Twitter: @FernandoM_Badas 

12 marzo, 2012 | 10:59

El Ibex es el índice menos interesante del mercado europeo y nada indica que vaya a dejar de serlo, pese a la enérgica irrupción de Mariano Rajoy en nuestras vidas. La acción del Gobierno tuvo un efecto inmediato en la prima de riesgo, que, aunque se mantiene lejos de los 400 puntos, se ha diluido notablemente en los últimos tiempos. El Ibex es el único gran índice europeo en números rojos en lo que va de año y se encuentra ya a una distancia sideral del Dax alemán, del que le separan nada menos que 20 puntos porcentuales. Apenas hay volumen en el mercado español y solo el ligero avance del 4,5% de banco Santander impide que el descalabro sea definitivo para un índice con un claro sesgo bajista. El BCE ya ha concluido sus rondas de liquidez masiva y ha manifestado su voluntad de dejar correr un tiempo antes de plantearse un nuevo rescate, con lo que no cabe esperar estímulos adicionales por esa parte. La internacionalización de las empresas que cotizan en el Ibex y la marcha rumbosa de muchas de ellas interesa poco o nada a los inversores, que se han marchado a otros mercados más vivos. El Ibex, sin combustible para tirar hacia delante, se ha quedado a la deriva, sumido en la melancolía y con poco remedio.

La trayectoria del Ibex y el Dax durante la vigente crisis resulta de lo más preocupante, como se puede apreciar en estos gráficos: Ibex 35 y Dax. El selectivo español emprendió la recuperación desde los mínimos mundiales de marzo de 2009 con un empuje especial, pero éste se detuvo a finales de ese ejercicio y se esfumó para no volver nunca más. La Bolsa española ha ido bajando escalones en cada ejercicio: 12.000; 11.000; 10.000; 9.000; 8.000... El caso es que el Ibex está ahora más cerca de aquellos mínimos de marzo (+21%), que de los niveles en los que comenzó 2008 (-46%). En la Bolsa alemana, la situación es completamente distinta. El Dax no solo está muy por encima de los niveles previos a Lehman Brothers, sino que además está a un 14% de los máximos de 2008 y gana más de un 87% desde los mínimos de 2009. Dos mundos completamente distintos y, lo peor, sin visos de ir a cambiar pronto.

No todo son lágrimas en el Ibex. Hay incluso hasta seis valores que acumulan este año una rentabilidad superior al 10%. Grifols y OHL ganan más de un 20% en lo que va de año. El problema es que se trata de empresas pequeñas que, sumadas, no representan ni el 7% de toda la capitalización del Ibex. El problema del índice español está focalizado en la parálisis de sus grandes valores. Repsol empezó el año desafiando sus máximos históricos, que no pudo superar ante la falta de empuje del resto del índice. Los problemas en Argentina, la incertidumbre sobre la actividad económica y el agotamiento técnico en términos bursátoles frenan a un valor que a principios de año, los analistas reconocían de forma unánime como una de las grandes apuestas; lleva una caída de casi el 20%. Telefónica (-6,7%) está teniendo problemas serios con sus beneficios y su capacidad para mantener el dividendo, pese a que éste sigue siendo de los más generosos del mercado, los inversores le han dado la espalda. Iberdrola (-10,6%) está dentro de un sector regulado y eso no gusta nada al mercado. ¿Y qué decir de BBVA y Santander, sumidos en la reestructuración del sector financiero?

Las perspectivas económicas para España no animan nada a los inversores. El Gobierno se ha sumado a las expectativas del FMI y anticipa una contracción del 1,7% del PIB para este año. Entre el tijeretazo inesperado del IRPF y el temor a quedarse sin empleo, las posibilidades del consumo doméstico repunte a corto plazo son nulas. A esto se suma la inmensa digestión de la vivienda, para la que todos los expertos dan cerca de cuatro años para que se normalice. No hay que olvidar que en España habitan de media 1,8 personas por cada vivienda, una cifra que me parece espectacular y reveladora de la situación del parque inmobiliario. Un dato, en la provincia de Ávila hay una vivienda por cada ser humano, ahí es nada.

El próximo 29 de marzo habrá una huelga general que ha sentado muy mal a mucha gente. Pero ¿cómo no van a hacer una huelga los sindicatos ante la mayor reforma laboral de la democracia, que además desactiva su poder de negociación? Dudo que la reforma arroje una "mala imagen" de España, como se empeñan en decir los que se oponen a ella. Bélgica también vivió una huelga en plena cumbre europea y nadie se ha rasgado las vestiduras. España necesita ser más competitiva, pero no puede ser solo vía salarios, porque ahí, la batalla está perdida de antemano respecto a otros países. Algunos les parecerá meramente anecdótico, pero fijénse en el siguiente dato: los biberones más vendidos en España están fabricados en países donde los salarios medios son claramente superiores a los españoles: Chicco (Italia); Avent (Holanda) y Nuk (Alemania). A ver si aprendemos algo.

Lo bueno de la Bolsa es que en él todo es "de momento". Se supone que en algún momento, el mercado reconocer el valor de las empresas españolas y remontaremos el vuelo. Tendremos que ir tirando mientras la primavera tarda aún en llegar.

Twitter: @FernandoM_Badas

06 marzo, 2012 | 14:37

El foro financiero que anualmente organizaba Caja Madrid y ahora Bankia ha reunido este año a primeros espadas de la banca mediana española y, como no podía ser de otra manera, los desahucios y la dación en pago han salido a colación. Ocurrió en un debate en el que participaron el consejero delegado de Banco Sabadell, Jaime Guardiola, sus pares en Bankinter, María Dolores Dancausa, y Bankia, Francisco Verdú, así como el vicepresidente de Banco Popular, Roberto Higuera. Preguntados por el director del País, Javier Moreno acerca los desahucios y la dación en pago, me llamó la atención el empeño que pusieron estos directivos en restar dramatismo a la situación. Hasta el punto de que, escuchándolos, daba la impresión de que los desahucios son una rara rarísima avis en España. Según Guardiola, Sabadell no ha hecho un solo deshaucio y en todos los potenciales casos se ha llegado a un acuerdo de renta social. "Las cifras de 300.000 desahucios son exageradas, tienen que ver con el alquiler en muchos casos y se están mezclando cosas", afirmó en el debate el consejero delegado de Sabadell, que asegura que las entidades financieras tienen una "predisposición natural" a evitar el desahucio.

Sobre el asunto de la dación en pago, que consiste en saldar la deuda hipotecaria con la entrega de la vivienda cuando la carga creditica es insoportable, lo que dijo Guardiola es que eso es lo que viene a ocurrir en la práctica. El directivo del banco Sabadell aseguró que no conocía "ningún caso" en que una entidad hubiera reclamado a los hipotecados la diferencia, si la hubiera, entre el valor efectivo de la vivienda y el importe pendiente del préstamo no cubierto con la ejecución del inmueble. Sobre este tema hay que recordar que Bankinter se adelantó al resto del sector el verano pasado al lanzar una hipoteca que, precisamente, incluía la dación en pago como fórmula para saldar el importe hipotecario.

Dancausa, Higuera y Verdú se pronunciaron en una línea similar a la de Guardiola, en el sentido de que todos aseguraron que la banca se esfuerza siempre por encontrar fórmulas para evitar los desahucios, porque nadie quiere quedarse con los inmuebles, y que no se persigue a los infortunados para hacerles pagar con lo poco que les quede la carga pendiente del préstamo. Quizá haya demasiado ruido mediático con estos temas, pero me parece que estos directivos también exageraron al restarle importancia al asunto. No hace mucho tiempo, estuve en una comida en la que se dio la circunstancia de que participó mucha gente del sector (directores de oficina, que son los que están al pie del cañón); fue inevitable que saliera el tema de la dación en pago y a todos se les pusieron los pelos de punta. Alguno aseguró que, si se institucionalizara, sería el fin para la banca. ¿Pero no se habían concedido los créditos haciendo una adecuada tasación y valoración de riesgos? A la vista está que no.

Los felices tiempos en los que se veía como una gran oportunidad comprarse como vivienda el hueco de debajo de una escalera, habilitar para vivir un trastero, o mudarse a un inmueble situado en un páramo remoto sin servicios básicos han dejado una dolorosa y duradera resaca de difícil solución. Miles de personas se ven atrapadas en viviendas sobrevaloradas, hipotecas faraónicas y un porvenir muy complicado. Veremos cómo salimos de este atolladero.

Twitter: @FernandoM_Badas

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]