Sobre el autor

Nací en Gijón, emigré a Madrid en 1994 para estudiar la carrera de periodismo y ya me quedé aquí. Tras penar como becario de un sitio a otro, llegué a Cinco Días en el año 2000; primero en la sección de Economía y desde el año 2004 en Mercados.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« julio 2011 | Inicio | septiembre 2011 »

31 agosto, 2011 | 12:09

Si hubiéramos invertido un millón de euros hace un año en una cesta diversificada de materias primas, hoy, en lugar de un millón, tendríamos prácticamente 1,32 millones. Es decir, se trata de una apuesta claramente ganadora. Ahora bien, si hubiéramos hecho lo mismo invirtiendo en una cesta variada de bancos, hoy tendríamos en lugar de un millón, 681.250 euros; o sea, habríamos fracaso rotundamente con nuestra estrategia.

¿Cómo se ha hecho este rápido ejercicio? He seleccionado una cesta de 10 productos de materias primas, asignándoles a todos el mismo peso: 100.000 euros. Esa cesta, por ser lo más diversificada posible, consiste en los siguientes productos: Oro, Petróleo, Soja, Arroz, Cerdo, Ganado, Níquel, Cobre, Caucho y Algodón. El activo realmente ganador es el petróleo, que se ha revalorizado más de un 50%. Sin embargo, un principio básico en la inversión es no poner todos los huevos en la misma cesta, porque entregarlo todo a un único activo puede tener consecuencias catastróficas. Si nos la hubiéramos jugado solo con el Níquel, por poner ejemplo, nuestra ganancia se habría limitado a un 6%.

Para los bancos, he elegido todas las entidades españolas que cotizaban hace un año, obviando las célebres cuotas de la CAM. Esto es: Santander, BBVA, Banesto, Banco Popular, Banco Sabadell, Bankinter, Banco Pastor y Banco de Valencia. Para simplificar el asunto, he añadido los dos mayores bancos franceses por tamaño de mercado, BNP Paribas y Société Générale. Así, tenemos también 10 valores con 100.000 euros para cada uno. En este caso, la peor opción habría sido confiarse al Banco de Valencia, habríamos perdido casi un 75%. Lo "menos malo" habría sido entregarse a Bankinter, con el que habríamos perdido un 18,8%.

Ahora bien, rentabilidades pasadas no garantizan rendimientos futuros. ¿Qué sucederá a partir de ahora? El consenso de mercado es que los bancos cotizan a precios de derribo y que en algún momento se reconocerá su valor. La cuestión es cuándo sucedera eso y cuánto más tienen que caer los bancos para llegar a ese punto. 

26 agosto, 2011 | 12:01

Los acontecimientos de esta semana han demostrado que el oro también es una inversión de riesgo, como no podía ser de otra manera. Entre el precio más alto (el récord histórico de 1.913,5 dólares en el contado del pasado martes) y el más bajo (los 1.704,25 dólares del jueves) ha mediado una oscilación del 10,94%. En el oro, aunque lleve 11 años consecutivos al alza, también hay que saber el momento de invertir (y el de deshacer la posición). Desde esos mínimos de ayer, el metal ha repuntado otro 5%. A comienzos de semana, el oro llegó a estar en boca de todo el mundo y hasta los espacios de información general dedicaron bastante tiempo al asunto. Cuando un activo de inversión es señalado por todo el mundo como la gran panacea universal, suele ser el preludio de una corrección en toda regla y eso fue precisamente lo que ocurrió. Muchos de los que entraron en máximos, se quedarían con un palmo de narices. Pero si han aguantado, puede que su tesón se vea recompensado.

"La escalada fue demasiado rápida durante un periodo muy corto, lo que no era sostenible", explica Philip Klapwijk, responsable global de análisis de metales de Thomson Reuters GFMS y uno de los mayores expertos del mundo en la materia. Pero Klapwijk destaca algunos elementos que pueden reforzar la trayectoria del metal: "Es interesante que pese al bajón que ha sufrido en los últimos días, el oro se ha mantenido todavía a niveles muy altos", destaca. Para este experto, los elementos que pueden soportar la cotización del oro son los siguientes: "Falta de confianza en las principales divisas; alta probabilidad de que se mantengan políticas monetarias inflacionistas, sobre todo en EE UU, y la crisis de deuda soberana en Europa, que ha entrado en una nueva fase muy preocupante". Klapwijk está "seguro" de que el oro superará la barrera de los 2.000 dólares "antes de fin de año". Este experto ha sido premiado en varias ocasiones por la Asociación de Metales Preciosos de Londres por ser el analista que más se ha aproximado al precio medio del oro durante el ejercicio, así que sabe perfectamente de lo que habla. "El oro representa un valor seguro para un número creciente de inversores", asegura Klapwijk.

Además, no es el único que tiene este punto de vista. "Los 2.000 dólares son fácilmente alcanzables", asegura Luis Puertas, responsable de Mercados para Iberia y América Latina de ETF Securities. "Existen preocupaciones crecientes en torno a la capacidad de los líderes europeos para averiguar las causas y solventar los problemas que está provocando el existente endeudamiento soberano. Al mismo tiempo, la tasa de crecimiento en torno a los países relevantes en Europa (Alemania y Francia) está disminuyendo considerablemente", advierte Puertas. Mientras el escenario económico siga siendo de extrema incertidumbre y de debilidad, el oro mantendrá toda su validez como activo refugio. Ahora bien, una inversión que acumula una revalorización del 550% desde el año 2000 es lógico que esté sometida a presiones y fuertes correcciones cuando alcance determinados niveles. El oro funciona, pero, como toda inversión, no se puede entrar en él a lo loco. Hay que vigilar la apuesta en todo momento y estar atento a las fluctuaciones.

ARC_Cesta de huevso de oro-Thinkstock 

24 agosto, 2011 | 12:56

 Excéntrico hasta el final, Gadafi solo comparte confidencias ahora con el presidente de la Asociación Internacional de Ajedrez. Otrora estrella de rock de la política internacional, Gadafi debe seguir pasmado ante la desbandada general de sus viejos amigos. Y no hablamos solo de hombres recios como Aznar (¿dará largos paseos por las llanuras de Texas con el caballo que le regaló el dictador libio?), Blair o Berlusconi, también hablamos de gente de paz como Nelson Mandela o el denostado por media España ZP. Todos le han dado la espalda a Gadafi, con el que tanto reían en su jaima y, si se lo cruzaran ahora por la calle, seguro que cambiaban de acera. Su paradero es, en estos momentos, un misterio. Aunque alguien tan amigo de los disfraces como Gadafi no sería de extrañar que terminara intentando ocultarse al estilo del sanguinario serbobosnio Radovan Karadzic .

En clave de los mercados, la caída de Gadafi no debería provocar el ansiado colapso del precio del petróleo. Un estudio realizado por Barclays Capital cifra entre 90 y 100 dólares el suelo para la cotización del crudo. En 2008, el barril llegó a rozar los 150 dólares, ocurrió en verano, y terminó en 36. Aunque nada se puede dar por seguro, es difícil que eso vuelva a suceder. El precio del crudo ya se ha multiplicado por tres desde los mínimos de 2008. Entonces, la subida se construyó de forma muy rápida: en siete meses, el Brent se encareció un 55%. En 2011, el avance es del 17%. Libia producía aproximadamente 1,5 millones de barriles diarios antes de la crisis; actualmente, esa cuota se reduce a unos testimoniales 60.000 barriles diarios, según los cálculos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). El propio régimen de transición calcula que no se restablecerán los niveles previos a la guerra hasta dentro de año y medio y los cálculos de cuánto se puede estar bombeando para el próximo mes de diciembre varían entre 500.000 y un millón de barriles diarios. Si bien hay empresas como nuestra petrolera Repsol que aseguran estar listas para operar a plena capacidad en cuatro semanas. En cualquier caso, la crisis libia no ha tenido una incidencia decisiva en la cotización del crudo este año (de hecho, el asunto ha estado relativamente ausente del mercado durante meses). Si esto ha sido hasta ahora, no cabe suponer que la caída de Gadafi tenga que incidir ahora decisivamente en la cotización. Solo un colapso económico, un apocalipsis mundial, desencadenaría un verdadero derrumbe en el precio del crudo. Además, Arabia Saudi no está por la labor de permitir que el crudo se vaya hacia abajo. La monarquía saudí ha seguido con gran preocupación los acontecimientos de la primavera árabe. Toda la región es polvorín demográfico: poblaciones muy jóvenes, hambrientas de oportunidades y descontentas con sus gobernantes. Para anticiparse a la situación, el Gobierno de Riad ha puesto en marcha un ambicioso programa social que equivale al 25% del PIB (Y mientras en Europa se discute cómo apretarse el cinturón sin que se corte la respiración). El 90% de los ingresos fiscales del Gobierno saudí proceden del petróleo. El Gobierno de EE UU calcula que los países de la OPEP obtendrán este año un billón de dólares en ingresos procedentes del petróleo, de los que unos 290.000 millones irían a parar a Arabia Saudí. Una auténtica fortuna a la que nadie renunciara de motu proprio. Regresando al punto de partida: solo un colapso económico global nos conduciría a precios del barril sustancialmente moderados. ¿Quién desea ver un escenario semejante? Eso sí, la economía, como el ser humano, se acostumbra a todo. Hace 10 años, la UE consideraba "incompatible con el crecimiento" un precio superior a 30 dólares. En un cálculo aproximativo, esos 30 dólares de entonces equivaldrían hoy a poco más de 40... ¿Pero dónde estará este hombre?

REU_2011-08-22T125543Z_01_GAD138_RTRMDNP_3_LIBYA 

20 agosto, 2011 | 00:17

La Jornada Mundial de la Juventud (que en realidad dura una semana) no es acontecimiento con una relación directa con la economía, si bien el Papa ha mencionado la "ética" (la gran ausente antes y durante la crisis) como la vía para resolver los problemas que nos acucian. Pero como residente en Madrid, me está tocando vivir en toda su plenitud la JMJ y he aquí unas breves reflexiones al respecto:

De entrada, me parece que la celebración de la JMJ es una excelente noticia para Madrid. Es algo bueno desde muchos puntos de vista. Desde una vertiente espiritual, la llegada de tanta gente desde tantos lugares tan diversos revitaliza la ciudad, la reanima, la moderniza y la llena de un dinamismo muy beneficioso; un intercambio cultural que es enriquecedor. Las calles vuelven a estar bulliciosas y alegres en este Madrid insoportable de mediados de agosto. Desde una óptica material, la celebración de la JMJ es económicamente muy rentable, en este momento y también en el futuro, porque muchos de los peregrinos que visitan Madrid por primera vez en su vida, volverán. Se ha criticado el descuento extraordinario en el abono de transporte para los peregrinos. Pero yo lo veo bien, es un buen detalle para estos centenares de miles de visitantes y, por otra parte, no se puede olvidar que esos billetes nunca se habrían comprado si no hubiera mediado la JMJ. También se ha criticado la famosa mochila, pero esta no se paga con "nuestros impuestos", sino que, por lo que yo sé, corre a cargo de la Fundación Botín (sobran explicaciones de quién está detrás), que ha coordinado las inscripciones, que no son gratuitas.

Ahora bien, tampoco suscribo las crónicas de beautitud que están proliferando sobre los peregrinos. No todos son majos, ni simpáticos, ni educados, ni respetuosos, ni limpios, ni tolerantes, ni pacíficos. Tampoco se pasan los peregrinos el día entero bebiendo solo agua y refrescos, o cantando canciones de parroquia con la guitarra en mano, ni esperando al Papa. Hoy (viernes) he visto a muchos peregrinos en terrazas o haciendo compras en el Corte Inglés cuando a esa hora correspondía estar en el Viacrucis... Pero el tono que domina está a una distancia sideral de ese espíritu cafre y feroz que se apodera de otras manifestaciones multitudinarias. El tono que domina es alegre, ilusionado y vital y bienvenido sea. Hay que respetar. Los gritos a los peregrinos que se asomaban a los balcones de los hostales y pensiones del centro de "si tienes fe, tírate", aunque puedan tener cierta gracia (en este caso, conviene relativizar), no son precisamente de recibo. Todos los días ha habido trifulca en Sol, gratuita y lamentable. Se puede no estar de acuerdo, se puede discrepar, pero nunca perder el respeto, ni la tolerancia.

 Me alegro de que la JMJ se esté celebrando en Madrid. Eso sí, el viaje en metro está siendo absolutamente insoportable, ¡Un auténtico infierno en la Tierra!

DSC03826_mini 

18 agosto, 2011 | 13:57

En una entrevista concedida a la agencia Europa Press, el portavoz de economía del PP, Cristóbal Montoro, ya ha avisado de que, si su partido asume el Gobierno, "depurará" las plantillas de empleados públicos, que considera infladas por el PSOE. Adicionalmente, el PP también aplicará "un programa de contención de la evolución de esas plantillas". Es decir, adiós a ese sueño tan típicamente español de ser funcionario. Las diputaciones provinciales también están en el alero y es de esperar que tras el 20-N, haya al menos algún esfuerzo de racionalización que se traduzca en un ahorro. Funcionarios y empleados públicos hay de muchos tipos. En el imaginario colectivo, lo primero que se viene a la cabeza es es clásico administrativo del vuelva usted mañana, el que se pasa horas en la cafetería y denegando trámites a gente lleva cuatro horas esperando porque falta no sé qué certificado. Pero médicos, profesores, policías y militares también son funcionarios. ¿Sobran empleados públicos, sean funcionarios o no? Puede que sí. También sobran muchos cargos, asesores, coches oficiales y prebendas, aunque no sólo en la función pública, también en el ámbito privado. Pero regresando a funcionarios y aledaños, en España hay 2,68 millones de empleados públicos. Ahí es nada. En Extremadura, por ejemplo, por cada 11,58 habitantes hay un empleado público; en Aragón, 14,35; en Castilla León, 14,86; en Madrid, 15,03; en Castilla La Mancha, 15,4... Sólo en dos comunidades (Cataluña y Valencia) el número de habitantes por empleado público es superior a 20. El promedio nacional es de 15,47. Los datos proceden del Registro Central de Personal del Ministerio de Administraciones Públicas. Más de 556.000 personas trabajan en ayuntamientos, más del 20% del total... Una encuesta publicada hace tiempo revelaba que la principal aspiración de los jóvenes españoles era ser funcionario. A mí me parece muy triste que ese sea el sueño ideal de una persona joven, es indicio de que el porvenir de este país es inquietante y lamentable. Como triste es también la otra obsesión del español medio: tener una vivienda en propiedad. Pero esa es otra historia... 

16 agosto, 2011 | 16:11

Fitch Ratings acaba de confirmar la triple A de EE UU y además con una perspectiva estable... Perspectiva que terminará siendo revisada a finales de año. De esta manera, cada una de las tres agencias de rating ha optado por un camino distinto en el delicado asunto de valorar a EE UU: Standard & Poor's se ha lanzado a la yugular y ha rebajado el rating a AA+; Moody's mantiene una perspectiva negativa (preludio de rebaja inminente) y Fitch ha optado por una visión más benigna. Este resultado puede sorprender a más de uno, pero responde al patrón de comportamiento habitual de estas tres agencias de rating, hace años solo conocidas para los iniciados al tema y hoy en boca de todo el mundo. Como si fueran una familia, Standard & Poor's es el hermano agresivo, el que marca el camino a seguir, el primero que rebaja el rating. Generalmente, Moody's es el siguiente en secundar la acción, tras ciertas vacilaciones. Fitch también duda, inicialmente su valoración es más benevolente, pero al final termina asestando un hachazo en toda regla... ¿Ocurrirá así esta vez?

15 agosto, 2011 | 13:48

ARC_42-2009-10-27T052801Z_01_POD070_RTRMDNP_3_P 
Como Paris Hilton, la prima de riesgo la lía donde quiera que vaya. Ha sido precisa la intervención del BCE para tranquilizarla. Hoy, en pleno ferragosto, nuestra prima se ha puesto en modo perfil bajo: 265 puntos de nada, sideralmente lejos de los 398 puntos básicos (100 puntos básicos equivalen a un punto porcentual) a los que se cerró hace 10 días. Las cosas se han suavizado mucho, sí, pero si lo recuerdan, cuando Standard & Poor's le quitó la triple A a España (el 19 de enero de 2009), la prima de riesgo subió a 115 puntos básicos. Ese nivel se consideró entonces insoportable por todos los que hoy le exigen a ZP que adelante el adelanto y libre a España de su ignominiosa presencia. Ha pasado el tiempo y hemos comprobado que con 115 puntos de spread se podía vivir y muy bien. Es más, si en algún futuro cercano nuestra prima vuelve a situarse en ese nivel, ese día será celebrado con gran regocijo. Para quien a estas alturas no lo sepa todavía, lo importante no es la prima en sí, sino la rentabilidad que se le exige a los bonos españoles. La prima de riesgo es el resultado que sale de restar el rendimiento exigido a los bonos españoles menos la rentabilidad de la deuda alemana al mismo plazo. Y generalmente se emplea el plazo a 10 años, por ser la referencia del mercado. En estos momentos, esa prima de riesgo responde al hecho de que los bonos españoles a 10 años rentan casi un 5%, mientras que los alemanes están en el entorno del 2,3%. Cuando arreció la crisis de deuda, los bonos españoles a 10 años llegaron a situarse en el 6,316%. Pero... eso ocurría en el mercado secundario, es decir, donde los compradores y vendedores privados negocian entre sí. Como ya hemos comentado en alguna ocasión, España no ha emitido ningún bono a 10 años al 6%, aunque sí bonos a 15 y 30 años, pero por una cantidad completamente residual. En conclusión, la situación no es tan dramática como se podría suponer. Hace dos semanas, el Tesoro suspendió una subasta a 10 años prevista para el jueves próximo. Era algo programado desde hacía tiempo, pero se comunicó de forma tan nefasta, se hizo en plena crisis soberana, que parecía que el Tesoro de ZP tiraba la toalla ante la tormenta que arreciaba en el mercado. El rendimiento exigido a los bonos españoles (4,99%) es el más bajo desde noviembre. En los últimos nueve meses, la rentabilidad ha sido superior al 5%. Sin embargo, la prima de riesgo ha sido siempre inferior a esos 265 puntos de hoy, salvo en el último arreón. Lo que ocurría entonces es que el rendimiento de los bonos alemanes también había subido bastante, lo que estrechó la diferencia. Por eso, los datos de hoy , el 4,99% del bono español, son particularmente buenos: la prima de riesgo sigue siendo muy alta, pero es que el bono alemán está casi en mínimos desde la unificación (1989).

Es improbable que regresemos en un plazo de tiempo previsible al promedio histórico del diferencial entre España y Alemania, que es, prepárense, de 41,5 puntos. Los tiempos en los que a Alemania le exigían más que a España quedan tan lejos que parecen de otra galaxia. Ocurrió en 2004 y ya con ZP al frente de la nave. El 23 de noviembre de 2004, la prima de riesgo de Alemania respecto a España era de 5,9 puntos. A partir de ahí, empezó la abrupta cuesta abajo que invirtió las tornas primero y luego nos precipitó hasta la sima donde nos encontramos hoy. En aquel otoño de 2004 alguien tenía que pensar que el modelo económico patrio, basado en una especulación disparatada del ladrillo, era absolutamente insostenible. Si aquella visión tan optimista de España era irreal, el severo castigo actual también peca de excesivo.

10 agosto, 2011 | 11:34

Los mercados son soberanos, eso se suele decir. Pero parecen más bien monarcas al estilo de Enrique VIII de Inglaterra, que lió la mundial para casarse con una mujer de la que se había encaprichado y cuando se cansó de ella, ordenó que la decapitasen. Hace una semana, el mundo parecía que se escurría por el sumidero de la Historia. Recuerden que el bueno de ZP tuvo que celebrar su cumpleaños encerrado en un cuartito de La Moncloa, haciendo cuentas y pensando, en lugar de en Doñana con su familia. Los parlamentarios italianos anunciaron que suspendían las vacaciones. Hubo reuniones de emergencia el domingo, después de que dos días antes Trichet hubiera fracasado con la jugarreta que intentó hacerle al mercado. Ya esta semana, el premio nobel de la Paz Barack Obama salió a la palestra para arrearle un par de guantazos a Standard & Poor's por haberles quitado la triple A a traición. Ayer por la tarde, la Fed anunció tipos a cero per secula seculorum. ¿Qué pasó después? Que Wall Street se despachó con la mayor subida en casi dos años y medio. El problema de la célebre prima de riesgo ha sido desactivado, de momento, en un par de días. Lo que todo esto nos enseña es que lo que llamamos "Los Mercados" no consiste en un consejo de sabios que evalúa con profunda seriedad el devenir económico, o el acierto de las políticas económicas. Se suele decir "Los mercados no se creen las reformas de ZP (por blando, claro)"; "los mercados reclaman una acción más enérgica de Europa"; "Los mercados piden más reformas estructurales", etc, etc. Los mercados son sencillamente mercados; es decir, un lugar para hacer negocios. Hoy se hace mucho dinero apostando contra España y se entonces se dobla la apuesta; mañana el negocio es entrar a machete en el petróleo, pues se entra en el petróleo. O viceversa, no olvidemos que en el mercado se puede hacer negocio posicionándose al alza o a la baja. No es que el mercado esté desconectado de la realidad, por supuesto que hay una intensa conexión. Y las acciones de los mercados tienen profundas  repercusiones en el mundo real. Pero tomar a los mercados por el sanedrín que custodia la piedra filosofal de la economía nos dará una lectura distorsionada de la realidad.

09 agosto, 2011 | 11:41

Hasta la fecha, Zapatero tenía la culpa de todo. La prima de riesgo disparada en 400 puntos y el Ibex derrumbado, todo por causa de ZP, que insiste en no adelantar el adelanto electoral. Sin embargo, Alemania, el puerto seguro de Europa y, prácticamente, del mundo (no olvidemos que un sospechoso de ser "algo socialista" ocupa la Casa Blanca) tampoco se libra del azote de los mercados. El índice Dax de Fráncfort ha llegado a sufrir una caída del 7%. La decisión del BCE de intervenir en el mercado de deuda ha desactivado, de momento, la tormenta de la deuda. A cambio, un huracán se abate sobre todos los mercados bursátiles. El todopoderoso Dax, espejo de Alemania, el país que daba lecciones de cómo hacer bien las cosas, ha perdido un 25% en cuestión de días... Ya no hay nada seguro en la zona euro. Todo cae de forma criminal ¿Todo? No, aún resiste una pequeña "aldea", se llama Eslovaquia, que esta mañana subía un tímido 0,25%. Botswana también se está comportando como un valor refugio interesante (+0,9%)... ¿Será Zapatero también el culpable del colapso bursátil alemán? Seguro que alguno piensa que sí.

03 agosto, 2011 | 12:05

Zapatero se ha quedado sin vacaciones, pero eso no parece ser suficiente. La renuncia a presentarse a las elecciones y el adelanto electoral al 20 de noviembre tampoco bastan. Escuchando a muchos, parece que la única solución es entregar a ZP en sacrificio ritual para aplacar la ira de los mercados... Teóricamente, no hay dinero suficiente en la zona euro para rescatar a España e Italia juntas, así que es de esperar que algo se haga antes de llegar al fin del mundo. La prima de riesgo sigue batiendo récords y, después de superar ayer los 400 puntos, se mantiene peligrosamente cerca. Algunos han definido esa marca como el punto de no retorno, la línea roja que nos separa del Apocalipsis. . En puridad, la línea roja no la marca la prima de riesgo, que a fin de cuentas es un spread, un diferencial entre el rendimiento de los bonos alemanes y los españoles. Si, por poner un estrambote, el bono alemán a 10 años tuviera un rendimiento negativo del 2%, una prima de riesgo de 400 puntos significaría que a España se le exigiría un asequible 2%. No es ese el caso, por supuesto. Lamentablemente, el bono a 10 años está netamente por encima del 6%. Lo cual es preocupante, aunque todavía no es el fin del mundo. En lo que va de año, el Tesoro solo ha tenido que financiarse por encima del 6% en tres subastas de bonos a 15 y 30 años, cuyo importe ha sido marginal. Dentro de tres semanas tendrá lugar la que previsiblemente será la primera subasta de obligaciones a 10 años con un interés superior al 6%. Hasta la fecha, las emisiones a 10 años representan un 14% de todo lo que ha colocado el Tesoro este año. Observando las primas de riesgo de los tres países caídos en desgracia, aún tenemos 150 puntos básicos de margen antes de ahogarnos. Grecia, Irlanda y Portugal tenían una prima de riesgo de 540 a 560 puntos cuando tiraron la toalla. Por cierto, conviene recordar una vez más que la intervención de estos tres países no ha supuesto una mejoría para su economía, ni tampoco ha aliviado lo más mínimo la presión sobre la deuda. De hecho, el spread de Grecia ha crecido ¡1.000 puntos! desde la intervención. La prima de riesgo de Irlanda ronda los 1.150 puntos y la de Portugal, los 890 puntos. Conclusión: la situación no solo no ha mejorado, sino que ha empeorado. Por otra parte, los cambios de Gobierno en Irlanda y Portugal no han servido para mejorar el panorama lo más mínimo. La solución, más allá del odio visceral que algunos sienten por Zapatero, pasa una vez más por una contundente acción a nivel Europeo. Mientras Bruselas sigue sin despertar, el tiempo pasa y los mercados están muy furiosos. Esta foto es la prueba:

ARC_Stallone-Staham-Lundgren-Bolsa de Nueva York-NYSE- Reuters 
 
 

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]