Sobre el autor

Nací en Gijón, emigré a Madrid en 1994 para estudiar la carrera de periodismo y ya me quedé aquí. Tras penar como becario de un sitio a otro, llegué a Cinco Días en el año 2000; primero en la sección de Economía y desde el año 2004 en Mercados.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« octubre 2010 | Inicio | diciembre 2010 »

30 noviembre, 2010 | 12:25

Esta entrada se aleja de la temática habitual de este blog, pero ante las circunstancias, creo que puede ser de interés. En este convulso mes de noviembre que hoy acaba, la Fed aprobó la segunda ronda de la llamada Relajación Cuantitativa (QE). Si se acuerdan, ocurrió el día 3 y ya se antoja como algo remotísimo y casi olvidado. Se trata de una inyección de 600.000 millones de dólares bombeados de aquí a junio de 2011. Uno de los resultados debía ser un rápido deterioro del dólar que beneficiaría la actividad exportadora de EE UU, aunque perjudicaría a la UE; otro efecto debía ser el encarecimiento de las materias primas, negociadas en dólares en los mercados internacionales. La debilidad del dólar se ha truncado ante los problemas europeos, pero las materias primas avanzan. 

Las cosas ya habían empezado a torcerse antes de que la Fed hiciese efectivo un anuncio largamente esperado. La última semana de octubre puso a Grecia, Portugal e Irlanda de nuevo en el disparadero del riesgo. La rentabilidad exigida a los bonos públicos en el mercado secundario alcanzaba máximos. Entonces, España todavía aguantaba el tirón gracias a algunos avances presupuestarios. El Ibex 35 estaba tentando la frontera de los 11.000 puntos, con el objetivo de alcanzar los 12.000 a final de año. Lo que son las cosas, los mismos expertos subrayan en ese momento que España se "desligaba claramente" del resto de países en problemas, sugieren ahora que si seguimos por este camino terminaremos en la insolvencia. No ha pasado un año, sino sólo cuatro semanas. El Gobierno de Dublín se apresuró a meter tijeretazos a comienzos de mes en un intento de eludir lo inevitable y anunció el despido de 5.000 empleados en la sanidad pública. Al final, ha dado lo mismo. El mercado ha exhibido la fuerza de que es capaz y ha tumbado a un país que durante años vivió a crédito imprudentemente, con el beneplácito de la banca internacional, que bautizó a Irlanda como el tigre celta. 

Y todo esto, ¿qué efectos tiene en EE UU? De momento, el proceso de depreciación del dólar, iniciado cuando se empezó a descontar la segunda ronda de QE, se ha interrumpido bruscamente. El tipo de cambio del euro pasó de 1,26 dólares a la vuelta de las vacaciones de verano a franquear la barrera de los 1,42 dólares el 4 de noviembre, un día después del anuncio de la Fed; pero a partir de ahí, el euro ha caído en picado y esta mañana se situaba en 1,3 dólares. Las materias primas no han podido evitar resentirse de los bandazos de los mercados financieros. El crudo pasó rápidamente a mediados de mes de 89 a 83 dólares, aunque luego ha vuelto a las andadas y ya se sitúa otra vez en el entorno de los 87 dólares. Otros productos como el oro o la plata han vivido reacciones similares, con breves caídas para remotar luego la senda alcista, haciendo buena su condición de valor refugio. A las commodities les salva también el hecho de que los países más intensivos en su uso son las economías asiáticas, que mantienen de momento un dinamismo pujante. En resumen: economías débiles, materias primas que se encarecen, un euro que se deprecia y un dólar que avanza, entorpeciendo los planes de EE UU. El panorama no es bueno, pero dejarse llevar por la desesperación tampoco ayuda. Los que tienen en su mano la capacidad de actuar, deben hacerlo. 

29 noviembre, 2010 | 11:37

De acuerdo con los datos recopilados por la agencia Bloomberg, las apuestas por un petróleo a 100 dólares están en los niveles más altos del año. Firmas como Morgan Stanley ya dan por hecho que el crudo subirá 100 dólares el año que viene, a medida que los actuales excedentes de capacidad de producción se contraigan.

Los acontecimientos cambian a velocidades de vértigo. En mayo, el petróleo Brent, que es el crudo de referencia en Europa, cotizaba por debajo de 70 dólares. Se anticipaba entonces un segundo semestre tranquilo y un 2011 igualmente plano, a la luz de la persistente debilidad económica mundial. Desde entonces, el petróleo se ha encarecido un 24% y esta mañana el barril se intercambiaba a 86 dólares. La caída en picado del dólar, ante la sucesión de distintos programas de estímulo económico en EE UU ha favorecido esta dinámica. De momento, en el mercado de futuros aún no se están descontando los 100 dólares. Los contratos más caros están a casi 93 dólares, pero son los de vencimiento en noviembre del año 2019, cuyo volumen es absolutamente irrelevante. Sólo faltaba que con la que está cayendo en Europa, un encarecimiento de las materias primas complique todavía más la situación. Habrá que estar atentos. 

23 noviembre, 2010 | 09:15

De entre los metales que cotizan en el mercado de futuros, es la plata el que da mayores señales de estar cerca de niveles de sobrecompra, con un nivel de RSI (Relative Strengh Index) de 63,4 puntos, cuando el consenso establece que por encima de 70 puntos el activo está sobrecomprado y tiene riesgo de sufrir una corrección. He comparado la evolución reciente de los metales y he encontrado algunos datos muy interesantes.

En primer lugar, la última racha alcista de todos ellos se aproxima mucho a la del euro, lo que vendría a respaldar la tesis de que el debilitamiento del dólar impulsa la apreciación de las materias primas. En segundo término, el pulso alcista acabó el 9 de noviembre, festividad de la Almudena en Madrid y víspera de la cumbre del G-20 en Seúl para más señas, en el caso del oro, la plata, el platino y el aluminio. Los dos metales preciosos, aunque aún están por debajo de máximos, han retomado la senda alcista con fuerza. No se puede decir lo mismo de los otro dos, que acumulan un retroceso del 7% en el alumino y del 8% en el platino. El cobre tardó dos días más en caer, aunque luego lo hizo a conciencia, con ajuste del 6,2%. Es llamativa la racha de la plata. El oro copa todos los titulares, pero lo cierto la plata se ha revalorizado casi un 60% en cinco meses, presentándose como una inversión de un éxito imbatible. Ahora titubea con una caída del 4% desde máximo, pero también lo hace el oro, que cede un 3%. Por cierto, este ajuste vuelve a coincidir con el fin de la racha alcista del euro.

El níquel y el Zinc pararon su carrera en octubre y muestran, de hecho, una evolución bastante negativa. Desde máximos, el Níquel ha retrocedido un 12% y el Zinc, un 18%. Ahora bien, estos dos metales son también los dos que cotizan más barato por niveles de RSI (38 y 35 respectivamente), lo que indica bien podrían empezar a girar... o no. Hay que tener en cuenta que ambos acumulan revalorizaciones superiores al 20% desde junio. Conclusión, los metales preciosos son los más caros, pero mantienen el pulso. Esto indica que su carácter de valor refugio les permitirá soportar las subidas sin demasiados ajustes siempre y cuando permanezca la incertidumbre. Y esta parece que va a seguir. Los mercados financieros no reaccionaron ayer con mucho entusiasmo tras el anuncio del plan de rescate para Irlanda. Habrá que seguir la evolución de los acontecimientos.

16 noviembre, 2010 | 11:47

¿Se acuerdan cuando el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo que un café costaba 80 céntimos y ya hubo lío? Pues he estado viendo la evolución de los precios de los futuros de algunos de los componentes de un buen desayuno y la conclusión es que desayunar es hoy notablemente más caro que a comienzos de año. Al menos en los mercados financieros.

Los futuros de la leche acumulan un descenso del 15,5% en lo que va de año y mantienen un claro sesgo bajista. Es lo único que se salva. Pero ¿y el café? Ay, el café. Aunque ha perdido casi un 5% desde máximos, los granos de café acumulan una revalorización del 39% en lo que va de año. ¿Una cucharada de azúcar? Pues en el mercado de futuros le costará un 28% más que a comienzos de enero. El zumito de naranja ha subido un 12,9% en el año, con una clara tendencia al alza, ya que desde mínimos la ganancia es del 17,8%. El trigo, del que hablamos aquí largo y tendido con motivo de la sequía que padeció Rusia en verano, se ha encarecido un 13,2% en el conjunto dfel año y un 39% desde mínimos. El bacon, para los sibaritas, sube un 8% en el cómputo anual. Se preguntarán algunos dónde están la mantequilla y la mermelada. Existen derivados (financieros) sobre la mantequilla, pero no he visto que sean suficientemente líquidos como para hablar de ellos y respecto a la mermelada, no me consta que haya llegado todavía al mundo de los futuros.

15 noviembre, 2010 | 13:54

La petrolera Repsol ha anunciado el descubrimiento de un yacimiento offshore frente a las costas de Sierra Leona. Repsol participa al 25% en un consorcio liderado por Anadarko (65%) y Tullow Oil (10%). Se trata de crudo ligero de gran calidad y el hallazgo se encuentra a una profundidad de 4.862 metros, bajo una lámina de agua de 1.600 metros.

Ya hemos comentado aquí en alguna ocasión, que el futuro de la exploración petrolífera se encuentra bajo el mar. En yacimientos cada vez más profundos, más disperos y más difíciles de explotar. La cuenca atlántica de África es una de las regiones con más potencial en este sentido. De acuerdo con la consultora australiana International Energy Consultants, la producción en aguas profundas pasará de representar el 2% de la oferta total que supone en la actualidad al 10% a lo largo de los próximos 10-20 años. Eso sí, esta consultora señala que la creciente complejidad de los yacimientos hace que el precio mínimo de cotización del crudo para que estos yacimientos sean viables debe ser de 50 a 60 dólares y en muchos casos, de 80 dólares.

Ahora, hablemos un poco de Sierra Leona. Con una población de 5,2 millones de habitantes, se trata de uno de los países más pobres de la tierra y uno de los que tiene los ingresos fiscales más bajos de África, que ya es decir bastante. Aproximadamente el 70% de la población vive bajo el umbral de la pobreza. A pesar de ello, el país está en movimiento y, entre otras cosas, en cinco años ha conseguido reducir su deuda externa del 150% del PIB a bastante menos del 50%. Fue devastado por una cruenta guerra civil entre 1991 y 2002, que provocó miles de muertos y el desplazamiento de al menos un tercio de la población. Desde entonces y con la colaboración de la ONU, Sierra Leona da pasos hacia la estabilidad política, democrática y económica, aunque el ejército sigue jugando un papel determinante en la vida del país. El Gobierno se ha marcado como objetivos crear empleo y combatir la corrupción, ahí es nada. El país depende críticamente de la ayuda económica exterior. Si actividades como la de la exploración petrolífera son bien aprovechadas y revierten de alguna manera en población, pueden representar una oportunidad.

Muy despacio y con enormes desequilibrios, África está empezando a despertar económicamente. El economista Nouriel Roubini ha destacado el potencial de una región en cuyo atraso Europa tiene una responsabilidad importante. Roubini apunta a mercados como Ghana, Kenia, Nigeria y Tanzania como alternativa a los BRIC. También hay países que han visto muy claras las oportunidades de África. Uno de ellos es China, que está realizando grandes obras de infraestructura en todo el continente a cambio de acceso a los abundantes recursos de materias primas que tiene el país. Muchos fondos de inversión ya incluyen África como nueva estrategia. África está compuesta por 53 países extraordinariamente dispares. Aproximadamente dos tercios son régimenes democráticos con distinto grado de fiabilidad, el triple que hace 30 años. La pobreza y las enfermedades siguen arrasando el continente, pero parece que esta vez sí, la década que comienza no será una década perdida para África.   

11 noviembre, 2010 | 09:15

El banco Goldman Sachs acaba de publicar un informe en el que aconseja apostar decididamente por las materias primas, pero recomienda hacer una cuidadosa selección a la hora de invertir, puesto que no todas las commodities tiene el mismo potencial. Los valores preferidos por Goldman Sachs son el cobre, el zinc, el oro, el platino, el petróleo y el maiz. El banco desaconseja, en cambio, el trigo, el aluminio y el níquel.

Respecto al petróleo, Goldman Sachs considera que la mejoría mundial de la economía volverá a ejercer de presión de la demanda. Hay que tener en cuenta que mientras que las economías desarrolladas siguen estancadas, las emergentes más dinámicas (léase Brasil, India, Rusia y China) avanzan a pasos agigantados y figuran ya en los puestos de cabeza de los mayores consumidores del mundo. El consumó per capita de energía en los países desarrollados es de media cinco veces superior al de los países desarrollados y se espera que China duplique su consumo en los próximos 15 años. Lo deseable es que los países emergentes no cubran el gap con los países desarrollados de manera lineal, es decir que no multipliquen por cinco su demanda, porque entonces estaríamos ante un verdadero problema de dimensiones catastróficas. Lo ideal es que unos y otros mejoren sus ratios de energía consumida por cada unidad de PIB. En cualquier caso, la presión sobre el petróleo está servida. Goldman Sachs pronostica que los inventarios, que se encuentran en niveles históricamente altos, se irán ajustando rápidamente y llegarán a una situación muy compleja en 2011 y 2012, con la OPEP agotando rápidamente su excedente de capacidad de producción. En resumen, precios al alza. Se está produciendo una revisión generalizada de las proyecciones para el petróleo. Hace sólos unas semanas, el consenso generalizado era que el barril se estabilizaría sobre los 80 dólares. Sin embargo, el precio del barril ha subido más de un 27% desde los mínimos de mayo y enfila hacia el objetivo de los 90 dólares.

Respecto a los metales industriales, la visión de Goldman es que el riesgo a corto plazo está en un descenso de la cotización para todos, salvo para el cobre, que está en la situación contraria. La entidad considera que el mercado no ha sabido poner en precio la normalización de la demanda que puede tener lugar en 2011 cuando la economía mundial se normalice aún más y tenga que afrontar restricciones en el suministro de productos como el cobre o el zinc.

Sobre el oro, la gran ganadora del año entre las commodities, Goldman Sachs anticipa que los precios seguirán subiendo en lo que queda de 2010 y también en 2011, pero ya no queda tan claro el escenario para 2012, algo lógico por otra parte, puesto que en dos años, la cantidad de variables que pueden influir en la cotización es inmensa. De momento, la relajación cuantitativa aprobada por la Fed la semana pasada, con la inyección adicional de 600.000 millones de dólares en el sistema, le da fuerza al oro para seguir subiendo, a medida que el dólar se debilita y aumentan las perspectivas de inflación. ¿Hasta cuándo? Goldman advierte del peligro de que la Fed empiece a endurecer la política monetaria antes de lo previsto.

Sobre las materias primas agrícolas, el análisis es que los desequilibrios en la oferta y la renovada presión para los biocarburantes puede alimentar los precios. Pero ojo, las soft commodities han subido ya hacia niveles meteóricos, en particular algunos como el algodón, así que conviene andarse con prudencia a la hora de aventurarse en este sector, que también suele verse afectado por elementos extraordinariamente difíciles de anticipar o controlar, como pueden ser la meteorología o la aparición de plagas.

02 noviembre, 2010 | 16:34

El oro sigue brillando como activo de inversión, a pesar de que va camino de su décimo ejercicio consecutivo de precios al alza y la revalorización acumulada este año asciende al 23%. La onza se vende a 1.350 dólares y alcanzó un récord histórico hace dos semanas, al llegar a cotizar por encima de 1.380 dólares. En cualquier caso, el hecho es que la contumacia de la debilidad económica mundial está beneficiando y mucho a la cotización del oro. Y, de acuerdo con el último informe de World Gold Council, podría seguir haciéndolo.

Sigue leyendo

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]