Sobre el autor

Nací en Gijón, emigré a Madrid en 1994 para estudiar la carrera de periodismo y ya me quedé aquí. Tras penar como becario de un sitio a otro, llegué a Cinco Días en el año 2000; primero en la sección de Economía y desde el año 2004 en Mercados.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« mayo 2010 | Inicio | julio 2010 »

25 junio, 2010 | 10:29

El oro tiene un enorme potencial de revalorización, especialmente en los tiempos de incertidumbre que corren. Pero también llegan malas noticias al sector. La última de ellas es la flexibilización del yuan, anunciada el sábado 19 por el Banco del Pueblo de China (la autoridad monetaria). Los cambios anunciados por el banco central implican un regreso al régimen de cambio que imperaba antes de que el genial invento de las hipotecas y los bonos 'subprime' hundiera al mundo en su peor crisis económica desde la Gran Depresión de los años 30. Fue empezar la crisis y las autoridades chinas, que además de sentido político tienen un gran carácter práctico, optaron rápidamente por congelar por la vía de los hechos el tipo de cambio del yuan a un rango de 6,82-6,83 unidades por dólar. La nueva flexibilización, que ya se está traduciendo en un yuan más caro, es negativa para la cotización del oro que además lleva una carrera meteórica, con una revalorización superior al 30% en 12 meses.

El potencial del oro radica en su caracter de inversión refugio (safe haven) ante presiones económicas internacionales. La flexibilización del yuan, que ahora vuelve a oscilar dentro de una horquilla diaria del 0,5% respecto a su tipo de cambio central sobre una cesta de monedas, alivia de forma muy significativa las presiones crecientes entre EE UU y China. Malo para el oro. Por otra parte, la decisión, tras 23 meses con el yuan estático indica que Pekín sí que ve la luz al final del túnel y esta es bastante grande además, porque se espera para este año una envidiable tasa de crecimiento del PIB del 10%. También malo para el oro.

China pugna con India por ser el mayor consumidor de oro del mundo. De acuerdo con los datos del World Gold Council, el consumo para joyería de China alcanzó en el primer trimestre de este año 112,7 toneladas, lo que supone un 23% del total mundial y un incremento del 11% respecto al año pasado. China es también el mayor productor del mundo, por lo que es capaz de satisfacer buena parte de su demanda internamente. El incremento del valor del yuan tiene una derivada doméstica, que es la mayor capacidad de los consumidores locales para adquirir oro, que internacionalmente cotiza en dólares; esto podría presionar al alza al oro, pero desde firmas como HSBC se considera que este cambio no tendrá un peso significativo en la cotización.

El oro se encuentra en el entorno de los 1.245 dólares por onza, mientras que el yuan ha alcanzado su máximo en cinco años (es decir, desde que comenzó a flexibilizarse el tipo de cambio tras una década fijado al dólar) al cotizar a 6,789 yuanes por dólar. En el mercado de futuros lo que se espera es una apreciación máxima del 2% anual durante los próximos cinco años. Pero en el mundo financiero todo puede cambiar de la noche a la mañana. Existe la posibilidad de que el yuan no se revalúe, sino que se deprecie contra el dólar. Esto ocurriría si el euro vuelve a asomarse a la caída libre de hace unas semanas. La moneda china cotiza contra una cesta de divisas y algo que no gusta nada de nada en Pekín son los vaivenes en la cotización, si el euro se hunde, el peso del dólar aumentará.

En el largo plazo, las malas noticias para el oro podrían transformarse en buenas. Eso es porque el metal precioso también actúa como refugio ante la inflación y un yuan más caro redundará en el mundo en una mayor presión inflacionaria. Pero, vistos los objetivos de las autoridades chinas, está por ver que esa presión inflacionaria se materialice rápidamente. Un dato, en los últimos cinco años, el yuan se ha encarecido casi un 20% frente al dólar ¿Han visto ustedes el menor rasgo de inflación? No, claro, la crisis lo ha liquidado todo. Habrá que estar atentos.

22 junio, 2010 | 12:03

Ganar exposición en el proceloso mundo de las materias primas no es nada fácil para un pequeño inversor. La mayoría de estos mercados tiene el acceso restringido y sólo pueden participar en él los operadores registrados. Además, las barreras de entrada suelen ser muy elevadas. Por ejemplo, un contrato de futuros sobre el petróleo Brent comprende una partida de 1.000 barriles, lo que al precio de hoy significa que hay que disponer de algo más de 60.000 euros para empezar a jugar. Otra solución son los fondos de materias primas, los ETF (fondos cotizados) o invertir en empresas del sector, que para bien y para mal, nunca replican al dedillo la evolución del producto en cuestión. Pero hay otra alternativa más: los CFD.

CFD significa Contract For Difference y básicamente consiste en un contrato que tiene como subyacente un activo negociado al contado. El emisor del CFD se compromete con el inversor a liquidar en efectivo la diferencia entre el precio del activo subyacente en el momento en el que se firma el acuerdo y el precio al que cotiza dicho activo cuando se cancela la posición. Al contratar el CFD, el inversor aporta una garantía, que es un porcentaje de la operación y que se revisa a diario en base a la cotización del subyacente. La firma de inversión IG Markets ofrece contratos de CFD por una lista de 39 materias primas, que permiten ganar exposición a productos agrícolas, ganadería, metales industriales, metales preciosos, petróleo, combustibles e incluso emisiones de CO2.

La inversión mínima son 200 euros, que es la garantía establecida para el contrato financiero vinculado al crudo ligero de EE UU, el West Texas Intermediate. A partir de ahí, cada uno de los productos tiene una garantía específica. Al estar referenciados a futuros, los contratos tienen vencimientos mensuales. Llegado el momento, el inversor puede elegir entre liquidar el producto o hacer una renovación (roll-over) hacia el siguiente vencimiento.

Desde IG Markets se aconseja tener un buen conocimiento del subyacente sobre el que se quiere apostar, o al menos tener un buen conocimiento sobre sus niveles técnicos de cotización. Otro aspecto a tener en cuenta es que la inmensa mayoría de los subyacentes cotizan en dólares, por lo que también hay que valorar el riesgo del tipo de cambio.

He estado echando un vistazo a las distintas cotizaciones y, salvo los futuros de la avena, que acumulan una caída del 3% en los últimos 12 meses, y del café arábica (+25%) ninguno está niveles técnicos de sobrecompra. He empleado el índice RSI (Relative Strengh Index), donde una lectura por encima de 70 puntos, indica que el valor está sobrecomprado y, por lo tanto, podría darse la vuelta rápidamente. Muchos valores se están acercando al nivel crítico, especialmente en los cereales, el paladio y el petróleo, pero aún hay margen.

Otro factor interesante es que los dientes de sierra en los precios se cotización se están convirtiendo en una tónica en casi todos los productos cotizados, así que mucho cuidado con la volatilidad del precio. Por otra parte, las grandes revelaciones de 2008 (maíz, trigo, soja, arroz...) atraviesan sus horas más bajas, con saldos negativos que llegan 18% en la comparativa de 12 meses en el caso del maíz y al 28% en el trigo negociado en Chicago. El oro y la plata siguen triunfando, con subidas rampantes superiores al 30% y el paladio ha ganado un 46% en el transcurso de un año. El crudo Brent y el Texas han entrado en una fase errática, oscilando peligrosamente entre 65 y casi 90 dólares por barril. Al que le interese el sector, los CFD son una buena forma de empezar.

ARC_51-was01._science wheat_1123_03
   

.

21 junio, 2010 | 14:22

La dependencia energética del exterior es abrumadora en el caso de España, muy superior al promedio de la UE y en este sentido entra en juego la energía nuclear. La energía nuclear representa en España cerca de un 18% del suministro de energía eléctrica, según los cálculos de la Agencia Internacional de la Energía. Eso sitúa a España en el furgón de cola de los países nucleares, que son unos 30 y de los que Francia se encuentra a la cabeza, ya que en nuestro querido vecino, la energía nuclear representa casi el 80% de la energía eléctrica. Nos quedamos también muy lejos de Finlandia, Japón y Alemania y ligeramente por debajo de Reino Unido y EE UU. Con 436 reactores nucleares distribuidos por el mundo, la energía nuclear representa hoy el 14% de la generación de energía eléctrica a nivel mundial, mientras que el carbón supera el 40%.

En cualquier caso, ¿Queremos energía limpia? ¿Sí o no? Yo creo que sí. Si la respuesta es afirmativa, parece que la solución pasa en buena medida por la energía nuclear, tan cuestionada. Un informe elaborado por la Agencia Internacional de la Energía concluye que para conseguir los objetivos de reducción de un 50% de las emisiones de dióxido de carbono en 2050 será necesario triplicar la capacidad de la energía nuclear. La energía nuclear pasaría a ser la principal fuente de suministro eléctrico, representando un 24% del total mundial Una energía limpia y muy segura. Muy segura, porque un fallo puede tener unas consecuencias terroríficas e irreversibles... 

Las reservas sobre la energía nuclear vienen de la gestión de sus imperecederos residuos. Estuve en una presentación de Enresa, la empresa nacional que gestiona los residuos radioactivos, en la que se aseguraba la fiabilidad total del almacenamiento situado en El Cabril (Cordoba). No me cabe ninguna duda, ¿Pero existen las mismas garantías en todas partes? Uno de los centro nucleares más importantes del mundo está en la región de Champagne...

El Gobierno español vende la imagen de que no apoya la energía nuclear. Pero ésta es, hoy por hoy, la única solución viable para reducir la enorme dependencia energética de España. Lo ideal sería que funcionaran otras energías alternativas de efectos secundarios menos dramáticos. Pero no parece que esté siendo el caso. En los últimos años, la proliferación de granjas solares y parques eólicos ha sido espectacular. Eso, sin embargo, no se ha traducido en una reducción espectacular de la dependencia energética española. La energía eólica es demasiado volátil y la política europea, que ha favorecido la fragmentación de los parqués eólicos, está siendo revisada. La energía solar ha demostrado ser, en parte, un fiasco en España, por culpa de esa querencia patria de intentar hacerse rico sin dar un palo al agua: la política de subvenciones tiene que ser puesta patas arriba a consecuencia del desmadre en el sector fotovoltaico, ya que se está produciendo más de 50% más de los objetivos fijados por el Ministerio de Industria. El resto de energías alternativas, como la que aprovecha la fuerza de las mareas, están en una fase más embrionaria.

A mi juicio, no parece que haya una solución factible a corto plazo para España. Aparte de intentar mejorar la eficiencia en el consumo, de lo que ya se está encargando el Gobierno con las constantes subidas en la factura de la luz.

ARC_55184562_H292083
.

15 junio, 2010 | 16:47

El crecimiento a pasos agigantados de China ha derivado en un crecimiento disparado de las necesidades energéticas del país, que se mira con inquietud creciente desde Europa y EE UU. En sólo una década, China prácticamente ha duplicado su consumo de petróleo, que ha pasado de 4,7 millones de barriles diarios a 9,18.

Y la cosa va a ir a más. El perfil productivo de China es hasta la fecha intensivo en el uso de recursos energéticos y además todos los ciudadanos anhelan disponer de un coche. China es todavía un país de profundas contradicciones. En Pekín, por ejemplo, la abundacia de dinero ha pagado los sueños más vanguardistas de los mejores arquitectos de todo el orbe. Pero, al mismo tiempo, la pobreza y la falta de un sistema de alcantarillado decente asoman en muchas calles. Algunas poblaciones de las afueras de la capital ofrecen un espectáculo de miseria espeluznante. Queda, pues, muchísimo camino por recorrer y eso se va a hacer gastando mucho petróleo.

Pero una de las grandes diferencias de China respecto a Europa es el eminente sentido práctico de sus autoridades. La crisis ha convertido a la UE en un corral repleto de gallinas asustadas. En Pekín, se toman medidas. En año y medio, las empresas petroleras chinas han invertido 77.000 millones de dólares en operaciones corporativas en el extranjero. Mientras en Europa nos rompemos la cabeza para librarnos de la dependencia energética de Rusia, la participación del capital chino en la industria petrolera supera el 10% en países como Sudán, Venezuela o Angola y llega al 30% en Kazajistán.

Los chinos están presentes en 31 países en el sector de distribución y en 20 en exploración y desarrollo. El poder de China se extiende rápido. Por cierto, se culpa mucho al gigante asiático de los efectos que su demanda de petróleo provoca en los precios del crudo. Pero quizá convendría echar un vistazo más cerca. Sin ir más lejos, si el consumo de petróleo por habitante fuera en China igual al de... España, entonces su demanda no sería de 9,18 millones de barriles al día, sino de 44,8, casi cinco veces más. Si el consumo se equiparara al de Estados Unidos, entonces el desequilibrio sería absoluto y no habría oferta en el mundo suficiente para atenderla: el consumo de China sería de 81,2 millones de barriles al día, casi nueve veces más que su demanda real y poco menos de lo que gasta el planeta entero. Cuidado.

12 junio, 2010 | 18:03

No es sencillo conseguir exposición en España al refulgente mundo de las materias primas, pero poco a poco va creciendo la oferta de fondos vinculados a las commodities. En el portal de Internet de Morningstar se puede encontrar un listado de los productos de inversión vinculados a las materias primas. Hay 15 fondos que logran rentabilidades acumuladas superiores al 10% en el conjunto de los últimos seis meses. No está mal, teniendo en cuenta cómo ha marchado el mercado en términos generales.

La mayoría de estos fondos tiene como referencia (benchmark) el índice Dow Jones UBS Commodity Index, denominado en dólares, pero con varias versiones en euros y yenes y varios subíndices. Este índice está compuestos por futuros sobre materias primas negociadas en EE UU y Londres, que abarca todo el sector: petróleo, gas natural, metales preciosos, metales industriales, grano, ganado...

La subsidiaria de BNP Paribas Harewood ostenta dos fondos de commodities con rentabilidad superior al 15%. Los fondos Carmignac Portfolio Commodities y Pimco GIS Commodity Plus Short también acumulan rendimiento mayores del 15%. En quinto lugar se encuentra el fondo de materias primas de Banc Sabadell (gana más del 14%). Después vienen una larga familia de fondos de Goldman Sachs y Morgan Stanley, todos con rendimientos de más del 10%. Para el que le interese, hay donde elegir.

10 junio, 2010 | 09:25

  En estos tiempos de inquietud hay tanta gente pasando su particular travesía del desierto, que aquello debe parecer un centro comercial un sábado por la tarde. Uno de los que´purgando sus errores es la petrolera BP, causante del mayor desastre ecológico conocido en EE UU. No se engañen, salvo que se obre un milagro entre los milagros, el impacto del vertido de petróleo se dejará notar en el golfo de México durante décadas. Las consecuencias son de envergadura y ya están teniendo un rápido reflejo en Bolsa, donde BP cae en picado.

El pasado 20 de abril, un accidente en el pozo Macondo, frente a las costas de Louisiana y explotado por BP, segó la vida de 11 trabajadores y abrió una vía de escape a gran profundidad, que no ha podido ser controlada hasta hace poco, cuando ya era terriblemente tarde. Aquel día, BP cerró en Londres a 644,57 peniques y una revalorización del 2,01%. Desde ese día, BP ha cerrado al alza en 10 jornadas bursátiles y a la baja en 23. El resultado es que las acciones cerraron ayer a 391,55 peniques, una caída del 39,25% que ha pulverizado la recuperación que las acciones registraban desde hacía más de ocho meses.

Veremos a ver en qué termina la cosa, pero todo pinta bastante mal. Obama dice que está furioso y hasta habla de "patearle el culo" a alguien, una expresión muy americana. A este respecto, permítanme que sea algo escéptico, incluso con san Barack Obama. Ya vamos teniendo una experiencia de cómo se las gastan los Gobiernos cuando se trata de castigar a grandes corporaciones.

REU_2010-06-09T015606Z_01_LJC116_RTRMDNP_3_OIL-SPILL

 

07 junio, 2010 | 11:29

La teoría dice que el precio del petróleo sube cuando el dólar baja. La explicación es sencilla, la base de demanda del petróleo es tan fuerte que, tarde o temprano, la cotización tiende a subir. Al estar negociado en dólares de manera universal, parece una estrategia adecuada acumular barriles cuando más barato es hacerlo, bien por necesidades de actividad económica, como las aerolíneas o las empresas de transporte, bien como táctica de inversión.

Por supuesto, esta dinámica ni es directamente proporcional, ni se cumple siempre. Por ejemplo, entre febrero y mediados de abril de este año, el dólar se encareció un 7,4% y el petróleo lo hizo también y en mucha mayor medida, un 28%. Sin embargo, es muy interesante ver la distinta evolución del crudo medido en dólares y medido en euros.

En lo que va de año, hay una disparidad de nada menos que 18 puntos porcentuales. Mientras la cotización del barril de crudo Brent ha subido un 9,85% tomada en euros, en dólares, que su precio oficial de cotización, ha caído un 8,4%. Lo que esto significa es que el petróleo le está saliendo mucho más caro a los europeos que a los americanos, que además pagan menos impuestos por los combustibles.

La perspectiva histórica es, sin embargo, muy diferente. El euro comenzó a ser moneda de uso corriente en 2002 y desde entonces, la cotización oficial del petróleo ha subido un 259%, sin que se haya hundido por ello el planeta (ni siquiera ahora), al contrario de lo que muchos vaticinaban. Medido en euros, el encarecimiento es del 168%. Tampoco está mal, pero la subida acumulada es un tercio menor.

Ahora, los carburantes. Entre enero de 2002 y abril de 2010, el precio medio de la gasolina sin plomo ha subido en España un 54%, según los datos del Ministerio de Industria (de 76,2 a 117,8 céntimos por litro); el del diésel se ha encarecido cinco puntos más, un 59%, de 67,6 a 107,5 céntimos). Es de esperar que algo más haya bajado en el último mes. A propósito, mal que les pese a algunos, lo cierto es que mientras el precio sin impuestos del combustible en España está por encima del promedio ponderado de la UE, una vez añadida la carga impositiva, el precio es sensiblemente menor que la media de la UE. Hagan cuentas. 

04 junio, 2010 | 10:50

Dentro de una semana comienza en Sudáfrica el famoso Mundial de fútbol que ya tiene revolucionado a todo el personal. Durante un mes, 32 selecciones se pelearan por alzarse con el título final. Por primera vez en eones, España parte como sólida favorita, tras vencer en la Eurocopa de Austria-Suiza 2008. Es cierto que los partidos contra Arabia Saudí y Corea del Sur no han transmitido buenas vibraciones, pero una victoria arrolladora tampoco sería indicio de nada. Así pues, el derrotismo, además de ser completamente inútil, es prematuro. Y ustedes se preguntarán ¿Y todo esto que tiene que ver con las materias primas? Lo han adivinado, nada. Sin embargo, lo que sí que tiene que ver con las commodities es Sudáfrica.

Este tipo de acontecimientos sirven para dar visibilidad al país que los organiza, así que hablemos un poco de la economía más potente del África subshariana. La actividad del país no ha podido evitar verse afectada por la crisis económica mundial, el PIB cayó el año pasado un 1,8% y el déficit fiscal alcanza ya el 7,3%, según los datos recopilados por africaneconomicoutlook.org, una organización patrocinada por el Banco Africano de Desarrollo, la OCDE y la ONU. La previsión es que el PIB se recupere este año para crecer a tasas del 2,4% y el desequilibrio fiscal se reduzca al 6,4% del PIB. Pero el sector que se ha visto más afectado por la crisis mundial y su impacto en la demanda de recursos básicos es el de la minería.

La actividad minera representa el 10% de la economía y se centra en la extracción de oro, diamantes, platino y carbón. El oro y el platino representan la mitad de la producción y llevan en contracción desde el año 2006. Esta situación se ha visto agravada por problemas de seguridad, infraestructura y corrupción. La crisis minera ha repercutido en el desempleo, que oficialmente llega al 20% de la población activa y, extraoficialmente, al 40%. 

Pero el gran problema del país es, sin duda, es el terrible azote del SIDA, que mata a diario a 1.000 personas. El drama del SIDA, que se está cebando con los más jóvenes, ha rebajado la esperanza de vida del país de 62 años en 1990 a 50 años en la actualidad. El Gobierno ha anunciado un plan de 840 millones de dólares durante tres años para combatir la enfermedad y su propagación. Es de desear que ese dinero cumpla su fin, en lugar de quedarse a medio camino en manos de algún funcionario de turno. Ojalá que el Mundial de Fútbol, además de ser una oportunidad para disfrutar del deporte, sirva también para dar a conocer mejor las bondades y oportunidades de Sudáfrica y repercuta en unas mejores y mayores expectativas de futuro.

REU_2010-05-30T192804Z_01_PW20_RTRMDNP_3_SOCCER-WORLD

02 junio, 2010 | 09:20

El cambio climático es una realidad que a la que muchos se han resistido y todavía se resisten, en buena medida porque se mira más la cartera que el corazón. En este post abordaremos el tema del cambio climático desde un punto de vista estrictamente financiero. Y, por supuesto, también hay oportunidades de inversión, aunque sometidas a cierta volatilidad.

El mercado electrónico de materias primas ICE admite la negociación en futuros vinculados a los CER (Certified Emission Reduction Units), que son los derechos diseñados bajo el Protocolo de Kioto que permiten a su titular el derecho a emitar el equivalente a una tonelada de dióxido de carbono. La premisa es que el que contamina, paga. Los contratos de futuros sobre los CER se mueven en unidades de 1.000 derechos, su precio nominal es de 10 euros y los contratos de futuro para entrega en diciembre de este año cotizaban a 12,37 euros. Desde una perspectiva histórica, estos futuros sólo han estado por debajo de los 10 euros en los comienzos de 2009. En un año se han revalorizado más de un 17%, pero pierden un 50% desde los máximos de julio de 2008. En fin, el Factor Casino siempre ha estado presente en los mercados financieros, sea el producto que sea. ¡Hagan sus apuestas!

ARC_REU_2009-12-07T140413Z_01_DEL18_RTRMDNP_3_CLIMATE-COPENHAGEN

imagen de Ana B. Nieto

Blog por Ana B. Nieto Licenciada en derecho por la UCM y periodista, vive y trabaja en Nueva York desde 2002. Antes de llegar a Cinco Días en Madrid trabajó en la edición valenciana de El País y durante varios meses en Indonesia y Tailandia. Además de Madrid ha vivido en casi todas las provincias andaluzas, Ecuador y Amsterdam donde completó estudios universitarios.

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]