Esto ya no es lo que era

Diego González González

Blog donde tratamos las principales tendencias en el mundo de las inversiones, y de la innovación financiera. Seleccionamos los mejores fondos de inversión con la independencia de criterio. Siempre buscamos aquellos activos que preservan de la mejor manera el patrimonio de nuestras carteras de inversión.

Diego González

Diego González: ha trabajado como gestor de fondos de inversión y de patrimonios. Actualmente, dirige BULL4ALL EAFI; empresa de asesoramiento financiero autorizada por la CNMV con el número 115.

Diego, además, es IMBA por el Instituto de Empresa y PDD en Hedge Funds e Inversiones Alternativas

noviembre 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

03 noviembre, 2017 | 12:50

  

Qué NO sabemos de la próxima crisis

·       ¿Cuándo se producirá?

·       ¿Qué tipo de factor la provocará?

·       ¿Qué nos sacará de la próxima crisis?

 

Qué sabemos de la próxima crisis

·   Que se producirá

·  Dependiendo del tipo de factor que la provoque, podremos inferir: la duración y profundidad de la caída, es decir, % de pérdida y plazo en años para la recuperación de los mercados.

·     Que hay muchos agoreros, disfrazados de visionarios y algún día acertarán pero curiosamente no se harán ricos.

 

Las crisis no son un asunto sencillo

Cada vez más artículos y agoreros están hablando de la próxima crisis, así como de lo pronto que se producirá. Hay múltiples factores que pueden detonar una crisis y alguna vez uno de esos agoreros acertará, cuando acierte saldrá en los medios de comunicación y dirá: ya lo dije, en parte habrá tenido suerte pero eso nunca lo dirá, escribirá un libro.

La verdad es que a día de hoy, pese a los abundantes recursos en capital humano y tecnologías, sigue siendo muy complicado determinar cuando se producirá la siguiente crisis pero parece probable que no será de aquí a 12 meses aunque vendrá, puede que tarde o quizás no tanto.  

Al final, lo que observo en los modelos de “predicción” de recesión de distintas entidades de inversión, es que funcionan de la misma manera: básicamente cogen un reducido número de indicadores económicos (indicadores de confianza, producción industrial, tasas de paro, etc) y si la mayor parte de ellos están en zona roja (por encima o por debajo de unos niveles) la probabilidad se incrementa. Finalmente miran recesiones históricas y puntos del modelo para finalmente ver como ajusta el modelo: probabilidad-escenario recesivo.

Más o menos todas las casas usan los mismos indicadores y modelos. Se suelen utilizar un número de indicadores reducido, pese a que hay múltiples indicadores, porque si se utilizan muchos indicadores dan falsos positivos (ajuste)…que hacen inútil del modelo para tomar decisiones de inversión.

 

Tipos de crisis

En mi humilde opinión, es más relevante intentar determinar qué tipo de factores pueden generar la próxima crisis, frente a intentar conocer cuándo se producirá. No es lo mismo una crisis por un cambio de ciclo económico, que otra motivada por una crisis geopolítica (Corea,...) o una de carácter estructural, como una crisis financiera.

El tipo de originador de la crisis determinará la profundidad y el plazo de recuperación.

Si una crisis es generada por un factor externo, por ejemplo los bajos precios del crudo o una o un conflicto con Corea, la caída será menor y la recuperación será más rápida en principio que si se produjese por otra tipología de factores (cíclico o estructural). 

En el otro extremo, si tenemos una crisis debido a factores estructurales es decir problemas intrínsecos de una economía, este tipo de crisis suelen tener una profundidad mayor en términos de caída y además los plazos de recuperación son más largos, estamos hablando de plazos cercanos a 10 años. Esto me recuerda a lo que ha sucedido en Europa en la última década, sin ir más lejos.

 

Tipos de crisis, caída media + duración:

1.- Cíclica (más común)

·       Caída 30% - duración 6 meses - 2 años

·       Recuperación total:  3-4 años

 

2.- Factores externos (guerra, precio del petróleo, …)

·       Caída  30% - duración 6 meses

·       Recuperación total:  1 año

 

3.- Estructural (crisis financiera, estructurales)

·       50-60% - duración 1 año

·       Recuperación total: 10 años

 

Lógicamente, el tipo de crisis determinará la toma de decisiones, entro rápido o espero.

 

La quinta esencia

Por último, quizás lo más complicado no es solo determinar qué tipo de factor está causando una crisis, lo más complicado es ir un paso más allá y entender el factor que no sacará de la futura crisis.  En el año 2007 entender que se estaba produciendo una crisis no era un tema tan obvio y menos su tipología. Lo más complicado de todo sería haber determinado que factor nos sacó de la crisis, un programa de expansión cuantitativa como respuesta.

Pedir a los agoreros, que en lugar de intentar adivinar el año, intenten adivinar el tipo de crisis y para los más osados, establecer qué nos sacará de esa crisis futura. Un ejercicio realmente interesante por el que pagaría: futuras crisis potenciales y soluciones a las mismas.

Como en el mar, hay días de oleaje y otros de tranquilidad, no están obvio conocer las tormentas pero si nos podemos preparar para lo que pueda pasar.

El mercado avisa, en las primeras etapas de un caída o cambio de ciclo, el mercado da tiempo para la venta, apresurarse no es necesario puesto que siempre hay motivos para salir corriendo en un mercado alcista (crisis del euro, recesión en China, precio del petróleo, Trump, Brexit, y un largo etc).

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All Advisors EAFI

 

 

17 octubre, 2017 | 18:50

 Muchos inversores no saben que un mismo fondo de inversión tiene o puede tener distintos precios o niveles de comisiones. Éstas comisiones varían en función del importe, a mayor volumen de activos menos se paga por el mismo fondo de inversión.

De la comisión de gestión de los fondos, generalmente hay una parte que se queda el distribuidor o el vendedor, además suele ser elevada en relación a lo que percibe la gestora. Con la nueva normativa MIFID2 existirá una nueva clase, al igual que en otros países europeos, llamada clase libre de rebates (rebates es lo que se lleva el distribuidor). Con esta clase quedará un modelo más trasparente. Por la parte, del cliente al saber que está utilizando este tipo de clases tendrá claro el ahorro de costes en relación a las clases con normales o con rebates.

El problema de estas clases libres de incentivos es que solo se podrá acceder a ellas bajo un servicio de gestión discrecional de carteras o de asesoramiento financiero.

Para las empresas de asesoramiento financiero EAFIs, y bajo mi punto de vista, supondrá un impulso puesto que de cara al inversor final deja muy claro el beneficio de poder contar con el asesoramiento y deja más claros los honorarios del asesor, frente a la devolución de comisiones (más complicada de explicar).

Una de las partes negativas, es que para aquellas entidades que presten servicios de gestión de carteras o de asesoramiento, perderán el famoso “neteo” de comisiones, coste del servicio – devoluciones, lo que implicará mayores impuestos para el cliente final y/o ingresos para el prestador del servicio.

Otro de los aspectos negativo de esta nueva clase, vendrá por la parte de comisiones de custodia, será las pocas comisiones que percibirá el distribuidor. Esta comisión de custodia puede llevar al inversor a desestimar el servicios de asesoramiento y tener a soluciones como los fondos de fondos, u otras alternativas.

En conclusión, aunque no sea perfecta la medida creo que es un aspecto positivo de la nueva normativa puesto que facilita la comprensión y poner en valor el acceso al servicio de asesoramiento en materia de inversión de una manera más evidente.

 

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All Advisors EAFI

28 julio, 2017 | 09:50

“El principal problema del inversor, e incluso su peor enemigo, es probablemente él mismo”

Benjamín Graham

No son las inversiones, eres tú

Si dos individuos en las mismas circunstancias, se comportan de distinta manera ante una misma inversión, queda claro que no somos 100% racionales.

Porqué un individuo deshace una inversión con un +40% sin necesitar liquidez y sin saber si está caro o barato el activo que compró. Algo en nuestra mente nos empujar a apretar el botón, hacer algo nos aleja del miedo frente a una actitud pasiva, quizás la más rentable.

El mismo miedo decide liquidar una inversión en positivo, sin tener en cuenta el largo plazo o el potencial del activo, decide vender por miedo cuando las cosas van mal, cuando quizás no es el mejor momento. Y, es que el modo hacer nos tranquiliza, tenemos la sensación de avanzar, cuanto más hagamos mejor.

Al final, hacer (decidir) nos proporciona una sensación de control y lo contrario una sensación de dejadez muy incómoda. Al decidir apretar el botón pensamos que estamos reflejando una creencia, sobre el devenir de una inversión, pero seguramente o en buena parte, reflejamos miedo y dejamos de ser racionales.

Curiosamente, tengo comprobado por observación, que aquellos individuos más brillantes y trabajadores son los que antes caen en la trampa, trasladan lo que pasa en sus vidas a las inversiones. Una actitud proactiva como regla general tiene todo el sentido en la vida, querer tener el control y hacer mucho genera logros importantes pero obvia cuestiones como la siguiente:

 

30 años de inversión se pueden resumir el 30 días cruciales

En los mercados no hay control total, funcionan como el mar o la montaña, puedes conocer el terreno pero no controlar, inclusive con buenos conocimientos los mercados suelen dar muchos revolcones a los inversores más experimentados.

Quizás, el gran problema que tenemos que es que no somos consciente de lo que no sabemos. Esas lagunas de conocimiento vienen muy bien ilustrado en el siguiente ejemplo:

La tabla que aparece a continuación muestra los resultados en inversiones de renta variable durante un periodo de unos 28 años:

- Si hubiésemos permanecido invertido en bolsa alemana DAX (por ejemplo), los resultados hubiesen sido los siguientes:

  • Invertidos todo el periodo = +1.097% rentabilidad
  • Invertidos todo menos los 5 mejores días = +624% rentabilidad
  • Invertidos todo menos las 30 mejores jornadas +68% rentabilidad

 

Captura de pantalla 2017-07-24 a las 12.49.40

Básicamente, si nos perdemos de 28 años los mejores 30 días, dejamos de obtener el 93% de la ganancia. Ya es mala suerte perderse esos 30 días pero perderse 5 de los mejores días supone perder un 43% de la ganancia potencial y en 28 años 5 días no es mucho, tampoco lo son 30 días.

En el ejemplo, no se tiene en cuenta en qué regiones hubiese sido óptimo invertir o si un buen gestor hubiese incrementado esas rentabilidades, simplemente se muestra lo que hacen los índices, ni mejores ni peores inversiones.

 

Quizás deberíamos olvidarnos de lo que está pasando

Creo que la impuesta falta de control sobre los resultados debe ser tenida en cuenta por todo inversor que quiera tener éxito.

Por supuesto, desde el punto de vista del inversor profesional, se peca o se intenta trasmitir un halo de seguridad para que los clientes no tomen malas decisiones pero nadie tiene un verdadero control sobre unos resultados, creo que es mejor reflejar esta realidad, desde un inicio.

 

“No hacer es hacer mucho en inversiones”

 

El síndrome del papel mojado

Por otra parte, el síndrome del papel mojando nos lleva ver nuestra cartera inversiones como humo, algo intangible e irreal. Cuando esto sucede, buscamos el control, buscamos decir y como ya hemos comprado, toca vender tanto si va bien como si va mal, lo único que vemos es la rentabilidad y que pasó el mes pasado o qué dicen en las noticias.

La verdad es que pasamos mucho tiempo buscando buenas inversiones (unas salen mejor otras menos) y dedicamos poco tiempo en explicar en qué está invertido el dinero de los clientes. La falta de información sobre nuestras inversiones genera los miedos y hace que el modo control (decidir) se apodere de nosotros,… perdiendo parte de los 30 días dorados de los próximos 30 años.

No me cabe duda que tanto el asesor financiero como el inversor deben de dedicar tiempo, uno en explicar y otro en entender que ha comprado acciones y bonos de empresas que están funcionando y generando beneficios (más allá de algún fallido).

Sé que para muchos inversores resulta un tema aburrido pero es interesante entender bien dónde está su dinero invertido, pues le generará tranquilidad para poder empezar a “pasar” de sus inversiones, en el mejor de los sentidos, evitando el síndrome el papel mojado.

Por último, no entro que en que haya mejores o peores inversiones, lo que intento reflejar es que a igualdad de condiciones la clave está en nuestra mente, de una manera muy significativa.

 

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All Advisors EAFI

04 julio, 2017 | 16:44

 

Es curioso como personas preparadas, piensan que su banco no “le cobra” o quieren pensar, que no le cobran por los productos financieros en los que invierte.

Llamativo, especialmente para el sentido común, es la generosa aportación gratuita de una entidad de capital privado, con oficinas en las mejoras zonas de cada ciudad, con tecnologías y hasta arriba de personal,… que pueda tener la disposición de no ganar dinero con los productos que vende a sus clientes.

Al final, lo españoles somos inversor “avestruz”, nos da igual lo que nos cobren mientras no lo pasen en cuenta, seamos sinceros. Lo que gane o no la entidad es cosa suya, sólo me intensaré por ello cuando vea un cobro, mientras tanto estaré tan agustito con la cabeza escondida.

El feliz matrimonio entre banco e inversor avestruz, persiste en el tiempo hasta que se empieza a poner en duda su independencia: me ofrece lo que más me interesa o lo que le interesa a su cuenta de resultados. Al final, puesto que entiendo que no me cobra, porqué voy a quejarme, deberé de conformarme.

Para un asesor financiero, el inversor avestruz (la mayoría de inversores) resulta frustrante puesto que prestar un servicio independiente, es decir, aquel que está alienado con sus intereses y no con la cuenta de resultados, resulta caro frente a mi banco que no me cobra, es decir, pagar versus “lo gratis”.

Las cuestiones culturales pueden tardar décadas en evolucionar, pero no la MIFID2 : 1 enero de 2018, aplicará a los inversores de la UE. No me extenderé en su explicación pero trae algo bueno, más trasparencia, concretamente obligaciones legales orientadas a explicar lo que gana un intermediario y tipificar los diferentes servicios de inversiones.

Obligatoriamente se nos caerá la venda de lo ojos y tendremos claro si estamos en un modo venta o asesoramiento. Si estoy en modo venta, lógicamente se ofrece lo que más le interesa al intermediario, si estoy en modo asesoramiento, en principio, se me ofrece lo que más me interesa como inversor. Lo bueno, además de diferenciar entre modelos, es que nos quedará claro de manera expresa y documentada que SÍ QUE ME COBRAN, tanto en un formato como en otro. Elegir un formato u otro dependerá del inversor y de aquellas empresas que quieran ofrecer asesoramiento independiente.

Para el asesor financiero independiente el tablero de juego cambia (o debería) para que compita con las mimas reglas con las que piensa un cliente. Por supuesto, el inversor final, es del gran beneficiado (amén de papeles que tenga que firmar).

31 mayo, 2017 | 14:00

    Cuando hablo de gestión alternativa a un inversor genero una mueca incómoda, quizás un pensamiento que viene a decir: me quieres complicar la vida.

Los clientes no sólo piensan que les quiero complicar la vida, también la gestión alternativa les suena a moda peligrosa, algo cool, que va en contra de su rentabilidad y comodidad. Al final, la gestión alternativa no es barata y no siempre es la mejor opción.

El uso cada vez más intensivo de la gestión alternativa subyace de dos idea muy básicas :

  • La renta variable está cara, algo que no quiere decir nada puesto que en el 2007-2008 no estaba cara, el problema es que hubo una depresión económica. Aunque no sepamos cuándo empezará el cambio de ciclo (final del actual), ya sea un año o más de tres, cada vez está más cerca el final.

En contra de las ideas anteriores, es cierto que:

  • Hay muchos gestores de inversión alternativa que obtienen resultados mediocres y es más complicado seleccionar gestores hedge funds frente a gestores tradicionales de renta variable o renta fija.
  • En determinados momentos, los productos tradicionales como la bolsa y los bonos, son mejor elección (amén de gestores estrella).

Mi visión:

  • En la anterior crisis con tipos al 4% había una alternativa o coste de oportunidad en utilizar productos de gestión alternativa, ahora no.
  • En relación a la bolsa, al final, son conocidas la mayor parte de palancas que pueden provocar una gran crisis (aunque no todas), lo que está claro es que es imposible anticiparse y la economía no crece eternamente, esto tendrá que terminar.
  • Al final el inversor prefiere dejar de ganar a perder, el momento de hacer apuestas fuertes en bolsa y bonos ya pasó, quizás hace mucho.

 

¿Qué grandes grupos de estrategias hay dentro de la gestión alternativa?

  • Equity Long/Short Equity y Market Neutral: la cartera de estos fondos se compone de posiciones largas: compro acciones que espero que tenga la mayor rentabilidad positiva ; y simultáneamente toma posiciones cortas sobre acciones, ganando si caen los títulos o lo hacen peor que las posiciones largas. De alguna manera busco comprar buenas acciones y ponerme en contra de las “malas”, el ponerme en contra se llama corto, gano si pierden valor y viceversa. La cartera de estos productos viene a ser una cartera de acciones tradicional a la que se le añaden posiciones vendidas (cortos). Hay fondos regionales (Global, Europa, China, etc) y los hay temáticos (Energía, Biotec, etc). También se pueden clasificar por exposición bruta (apalancamiento) y/o exposición neta (beta de la cartera).

 

  • CTA o Seguidores de Tendencias: estas estrategias se componen de sistemas cuantitativos que automáticamente abren y cierran posiciones sobre distintas clases de activos. Buscan generar rentabilidad tanto en tendencias al alza como la baja, ya sea en bolsa, curvas de tipos de interés, divisas, etc.
  • Global Macro: busca invertir en tendencias de inversión a nivel global (ejem: recuperación europea, inflación en EEUU, etc). Puede tomar tanto posiciones largas como cortas en distintas clases de activos.
  • Situaciones especiales: engloba distintas estrategias como arbitraje de fusiones, deuda en concurso de acreedores, reestructuraciones, etc.
  • RF alternativa: engloba múltiples enfoques, desde estrategias de curva de tipos (me pongo corto en el 30 años de EEUU esperando repuntes de inflación) o relativos de créditos (ejem. Vendo los bonos de peor calidad y compro lo de mejor rating), hay otras estrategias más específicas como arbitraje de convertibles, ….
  • Multi-Estrategia : es un agregado de las estrategias anteriores y otras más. Podríamos decir que es un producto en si mismo y que me permite no tener que enredarme en seleccionar gestores y estrategias.

 

¿Quién ofrece estos productos?

Cada vez es más fácil para inversores europeos poder comprar hedge funds en un formato accesible (UCITS). El marco legal UCITS hace que se puedan crear réplicas de fondos ilíquidos con estructuras off-shore en formatos on-shore y con liquidez diaria en Europa. Debido a la naturaleza ilíquida de determinadas estrategias, no tenemos acceso al total de estrategias comentadas, sólo a las más líquidas.

Podemos comprar fondos de gestión alternativa dentro de los supermercados de fondos que utilizan nuestros bancos y asesores financieros.

Además hay distintas casas, que han creado plataformas específicas de fondos de gestión alternativa que nos ofrecen una selección de fondos líderes formato UCITS:

Lo bueno de estas plataformas es ya han realizado una selección de fondos, algo que no es fácil de hacer. Al inversor le queda la tarea de cómo incluirlos dentro de la cartera, para ello los Multi-Estrategia nos facilitan dicho proceso.

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All Advisors EAFI

17 marzo, 2017 | 07:00

“Cuanto mayor la riqueza, más espesa la suciedad.” 

John Kenneth Galbraith

    Si últimamente has acudido a un concesionario de coches y has querido comprar un vehículo al contado, seguro que te han mirando como a un bicho raro. Además, se te habrá quedado cara de tonto cuando te han ofrecido el mismo coche a un precio sustancialmente superior por no querer financiar.

Y, es que las financieras de las empresas de automóviles quieren que financies, puesto que el negocio parece que ya no consiste en vender coches sino en coger el crédito al 9% y empaquetarlo para vender. De esta manera, me quedo un producto al 9% o le doy salida rápida quedándome una parte del pastel y trasladando el 100% del riesgo al inversor desesperado por conseguir rentabilidad.

Coche tras coche va dando vueltas a la máquina.

 

Una nueva crisis financiera

En la actualidad, resulta sencillo conseguir financiación para comprar un coche, lo difícil es comprarlo al contando. Poco a poco vamos adquiriendo nuevos coches al son de la emisión de bonos. El españolito se va a animando, vemos la economía subiendo, hay menos desempleo, este año me suben el sueldo, las terrazas están llenas, mi vecino se ha cambiado el coche,….ha llegado el momento de darme el capricho, uno de los buenos.

El nuevo castillo de naipes se sostiene mientras haya un mercado de segunda mano, es decir, si a los 3 años entrego el coche a la financiera, debido a que no puedo pagar la última cuota del 90% del valor de coche, cómo recuperará el tenedor del bono la inversión, quién pagar el 90%, en algún momento no la recuperará, habrá un impago y lo comprará un malvado fondo buitre formato NPLs.

 

Buscando a los culpables

Al final, creo que la culpa no es del comprador, ni del inversor, ni de la automovilística….pienso que podría ser del Banco Central Europeo, si los tipos estuviesen al 4%, muchos inversores se lo pensarían antes de comprar estos bonos, e irían a comprar activos más seguros (represión financiera). Una situación monetariamente normal, provocaría un rito más sano de adquisición de coches.

Por otra parte, parece que lo mejor es fabricar y vender cuantos más coches mejor pero quizás haya un ritmo sano y sería bueno plantear límites.

Siguiendo con la búsqueda de culpables, parece que los verdaderos instigadores son los gobiernos, no acometen medidas estructurales de calado y no apoyan la creación de empresas, al fin y al cabo nadie gana las elecciones ofreciendo medidas estructuras ni proyectos de largo plazo, si se ganan con invitaciones a paellas y “regalando” dinero.

Tengo muy claro que la culpa la tenemos los ciudadanos, somos los que propiciamos el entorno actual, votamos a políticos que no necesitan hacer mediadas de calado para cautivarnos, les votamos por otros motivos más cortoplacistas y viscerales.

 

Sí, es lo de siempre = codicia

Como última lectura y con independencia de la culpa, el que acaba pagando el pato es el primer originador el problema, el ciudadano, es el que se queda en paro, sin el coche y sin ahorros.

Lo curioso es que volvemos a repetir los mismo errores del pasado en otro formato, gracias al crédito y a una mala asignación de activos.

 

¿Quién se queda los bonos al 9%? 

¿Veremos un crisis al estilo de las hipotecas suprime?

¿Quebrará algún fabricante de coches por este tipo de deuda?

¿Podremos comprar Porsche a precio de Ibiza?

17 febrero, 2017 | 10:47

 

Cuando VALUE es una cosa y varias a la vez:

Para los que no sepan, un inversor value investing busca empresas baratas, es decir, con descuento en relación a su precio. Por ejemplo, si una acción tiene un precio de 8€ pero creo que vale 12€ compro a 8€ con la idea de que el precio converja a 12€, su valor “”real””.

No se trata de buscar un descuento, debido a que hay buenos y malos negocios que queremos evitar, los inversores tratan de entender la anomalía de precio y si el negocio es “bueno”: barreras de entrada, fijación de precios, altos márgenes, de moda o aburrido, etc…para justificar esa recuperación o valor “objetivo”.

Por contraposición, en el enfoque de inversión en acciones growth, busca empresas con un fuerte crecimiento en beneficios, con independencia del descuento.

Volviendo al value, todo el mundo entiende el concepto pero cada gestor le da su punto de vista bajo la etiqueta value. Además, comercialmente suena bien la historia de quienes compran compañías baratas genera rendimientos superiores, esto es algo que no ha pasado en la última década ni en otros periodos de la historia.

Lógicamente, dentro de la categoría value hay mejores y peores, por supuesto con suerte o sin ella.

Quizás hay un value por cada gestor pero hay subcategorías o matices comunes:

  • Deep value: buscan comprar con altos descuentos (50%)
  • Crecimiento a un precio razonable GARP: compro calidad con algo de descuento.
  • Puristas: no invierten en sectores que dependen de variables externas (precio del petróleo), tipos de interés (bancos), tecnologías (nuevas disrupciones), etc.

¿Por qué el value ha vuelto?

Bajo mi punto de vista, al encarecerse los mercados de renta variable, comprar a precios razonables parece una óptica más defensiva, pero lo que realmente me parece una oportunidad para el enfoque value es que las acciones “seguras” y los activos refugio seguramente no nos vayan a proteger bien cuando cambien el ciclo:

los tipos de interés están como están y muchos sectores no cíclicos se encuentran muy endeudados, sectores históricamente defensivos a precio de burbuja como consumo, todo gracias a los bancos centrales y sus programas de compra de activos.

Quizás el value sea la opción más defensiva (amén de las inversiones en sectores cíclicos).

Decir que el estilo growth ha batido consistentemente al value en la última década.

Como en los mercados nada es perdurable (pocas cosas) y las señales hablan, un cambio de tendencia entre estilos parece más que probable. Como vemos en el gráfico la relación entre growth y value está en un momento extremo o dicho de otra manera a medio largo plazo un buen punto de entrada:

Captura de pantalla 2017-02-17 a las 10.45.06

En el caso del mercado europeo, una valoración razonable PER 14 o barata en relativo frente a otros mercados, significa que hay un amplio número de compañías que entran dentro del espectro value, algo que es más complicado en mercados más caros…aunque siempre oigamos que hay oportunidades

Por otra parte, hay una relación muy estrecha entre curvas de tipos a largo y value, con curvas con pendiente más pronunciada, ya sea por expectativas de inflación o crecimiento o lo que sea, un repunte (mayor pendiente) debe ser favorable para el value.

Captura de pantalla 2017-02-17 a las 10.44.16

 

¿Cómo implementar la idea?

Como decía, no todos los fondos value son iguales y no todos los gestores entienden lo mismo por una inversión value. Además, entre los principales fondos sesgo value hay grandes diferencias estructurales (beta): unos compran bancos otros nunca, unos invierten en tecnología otros no, unos lo hacen en grandes compañías otros en pequeñas, unos en toda Europa y otros en determinadas regiones. El resultado de tanta dispersión de enfoques, sean mejor o peor los gestores, es que los resultados serán muy dispares, incluso un mismo gestor con dos mandatos distintos.

A día de hoy el consenso de mercado, o lo que piensa todo el mundo, es que que hay claridad sobre que value lo hará mejor que grotwh, luego el mercado hace lo quiere claro está.

La realidad es que posiblemente value sea el caballo ganador pero seleccionar quién lo puede hacer mejor es una tarea complicada puesto que bajo la etiqueta value hay productos muy diferentes, como siempre, ir de la mano de los mejores y diversificando.

La verdad es nos vamos a hartar del value.

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All EAFI

16 septiembre, 2016 | 13:06

“El final de una obra debe hacer recordar siempre el comienzo.”

Joseph Joubert

Hace unos días solicité a una tesorería propuestas para una inversión que pagase más de un 2% y fuese lo más segura posible:

¿Sabes qué rentabilidad te ofrece un bono de una compañía como Repsol a 12 meses?

Un tristísimo +0,063% a 12 meses, lo que representa un gran problema para el que quiere invertir y un buen colchón para la empresa que quiere financiarse, todo gracias al BCE.

¿Qué ha pasado y dónde podemos arañar algo de rentabilidad?

 

- El drama de los bonos corporativos:

Gracias a los tipos actuales y al programa de compras del Banco Central Europeo ya no tienen sentido invertir en bonos corporativos, el que invierta debe hacerlo por obligación, activo “gastado”.

 

- El drama de la deuda pública:

Un 30% de las emisiones de deuda pública mundial ofrecen rentabilidades negativas.

Los bonos de tesoro que pagan algo en el mundo desarrollado, ofrecen un triste 1% a 10 años, véase el bono español.

Lógicamente ALGUIÉN compra estos bonos pero es por obligación y por desconocimiento.

¿De los planes de pensiones de los Españoles cuánto está en deuda pública española?

La realidad es que casi nadie sabe lo que tiene dentro de su plan de pensiones, pide algo conservador y está comprando deuda pública.

Activo para quitar de la lista, peor que el anterior.

 

- Cuidado con las curvas planas:

Guiados por el ansia de conseguir rentabilidad podemos invertir en bonos a mayor plazo pero nos es una decisión “gratis” en términos de riesgo.

Con unos niveles de tipos bajos (extremo), curvas de tipos planas e inflación futura (quién recuerda la deflación), un repunte de curva se traduce en pérdida para el tenedor del bono. Si los cupones son mínimos poco podrán amortiguar la pérdida:

  Curva plana

 

- A por el cupón (carry) y olvídate del plazo

Creo que la opción de buscar cupones de manera prudente tiene sentido en la actualidad, aunque no sea la alternativa más conservadora de la cartera:

Mejor un 4% con algo de volatilidad que un 0% sin riesgo.

Básicamente, esta idea pasa por el horizonte de la Renta Fija Emergente y Bonos de Empresas High Yield, que ofrecen rentabilidades decentes, cercanas al >4% simplemente por cupón.

Además, si queremos minimizar el riesgo anterior (curva) simplemente con invertir en duraciones a corto plazo dentro del universo emergente y high yield nos quedaremos con el cupón de entre el 4% - 5%.

El siguiente gráfico muestra el ejemplo como las emisiones high yield a corto plazo tienen poca correlación con tipos, lo principal es el cupón, que es lo que deberíamos buscar y lo que fundamentalmente determina la rentabilidad de la inversión.

Short

- Sé prudente pero no miope

Cómo en cualquier ámbito de la vida nos dejamos guiar por las etiquetas y las generalidades. Nos parece más seguro invertir en un bono de una empresa como Abengoa y desconfiamos de un gobierno como el de Tanzania, siendo el estado más nivel solvente objetiva y se encuentra menos endeudado.

Default

 

Según los datos que mostramos, aquellos países emergentes más pequeños y que parecen más arriesgados (etiqueta negativa) terminan pagado frente otros países emergentes más grandes y especialmente a las empresas.

Mi tesis es que hay emisores de calidad (mayor rating) dentro del mundo emergente y del high yield, lógicamente pagan menos cupón que sus comparables más arriesgados pero si tomamos como referencia “lo seguro” la diferencia es aplastante, 4% o 0%.

 

Conclusión 

No le veo sentido a comprar un bono al 0% pero hay que calibrar bien los riesgo y diversificar.

Si fuses sencillo invertir, conformar una cartera 100% con los bonos anteriormente descritos sería la solución. Sin embargo, debemos limitar el peso de estos activos pero en todo caso creo que es una locura no tenerlos en cartera para la parte de renta fija.

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All EAFI

21 julio, 2016 | 07:00

"El pequeño inversor puede seguir la Regla del Cinco y limitar su cartera a cinco valores. Si solo uno de ellos multiplica por 10 y los otros cuatro combinados no van a ningún lado, usted ha triplicado su dinero"

Peter Lynch

    Los mercados financieros se comportan como péndulos que van de un extremo a otro descansando poco tiempo en el punto medio. Cuando más se encuentran en el extremo más nos cuesta situarnos a contracorriente, las tendencias son fuertes y nos pueden arrastrar a las pérdidas.

Por otra parte, aquellos inversores que tienen la fortaleza mental y la posibilidad aguantar, encuentran grandes oportunidades, incómodas de manejar pero muy rentables a largo plazo.

Al final, cuando hay unos fundamentales detrás, todo revierte a la media, a ese punto medio.

Nos llaman la atención los siguientes extremos:

 

1.- TIPOS DE INTERÉS CERO PARA SIEMPRE:

Me hizo gracia oír que la estrategia de ponerse corto en curva de tipos de interés* era un “Creador de Viudas” (The maker widows) en respuesta a los inversores que se quedaban pilladados y pillados en la curva de tipos alemana o japonesa según iban tomando posiciones cuando estaba bajando buscando un suelo

Si miramos al gráfico, quién pensaba que era posible una situación de tipos cero cuando estaba vendido a +0,5%, la verdad es que hasta 0% hay una importante pérdida.

Aquellos que puedan aguantar en el tiempo comprando en cero o negativo cuando vuelvan los tipos +2% se meterán una buena rentabilidad al bolsillo.

* Corto curva tipos: ganas si suben tipos (o desplazamiento hacia arriba)

1

2.- LA ECONOMÍA DE EEUU NO VOLVERÁ A LA RECESIÓN

Una de las preguntas del millón a nivel de mercados financieros pasa por saber cuándo EEUU entrarán en recesión (nadie lo sabe claro está). Con su principal índice bursátil, el S&P 500 en máximos, y unas valoraciones exigentes con un PER cercano a 18 veces, meter a nuevos inversores en bolsa norteamericana cuesta conceptualmente.

Puede que dure un año o más de tres hasta que veamos el final del ciclo (quizás ya hayamos visto el pico de beneficios), lo que está claro es cuánto más tiempo pase más probable será el desenlace que nos lleve un -25% o un -50%.

Si las cosas van bien el potencial anual por fundamentales es bajo (luego el mercado hace lo que quiere) y el riesgo a la baja es grande.

2

3.- LA INFLACIÓN YA NO EXISTE

Nos meten en la cabeza el miedo a la deflación y ponen como ejemplo la japonización que esta llegará a Europa y a otras economías.

Bien, decir que nunca más volverá la inflación a nuestras vidas es una buena noticia en parte pero no es cierta, es un mal de la economía que no desaparece por arte de magia.

En este post hablábamos de cómo invertir en inflación, aquí.

3

4.- LAS MATERIAS PRIMAS SON DEFLACCIONISTAS

 

Este gráfico es muy utilizado por los inversores en acciones, fundamentalmente para justificar que a largo plazo las acciones son la mejor inversión.

Además, si miramos el gráfico vemos las presiones en precio a las que se ven sometidas las materias primas, en un sentido general, dejan poca rentabilidad a sus tenedores.

4

 

Sin embargo, ¿podemos asegurar que el petróleo no volverá a 100$? Sí, también puede volver a 35$, lo cual representa una pérdida de un -28,5% pero el potencial de rentabilidad no ha desaparecido por la existencia de un riesgo y del carácter deflacionista de las materias primas.

5

 

5.- BRASIL NO RECOBRARÁ EL BRÍO ECONÓMICO DEL PASADO

La bolsa Brasileña me parece un excelente ejemplo de cómo actuar idealmente, en 2015 uno pocos “locos” se atrevían a comprar bolsa carioca entrando probablemente en el mínimo. Nos cuesta comprar cuando las cosas van mal (el momento adecuado) y vender cuando las cosas van muy bien, el miedo a perdernos una última etapa dulce, la comparación, el qué dirán. Muy humano.

Amén del efecto post olimpiadas, el cambio político está dando rumbo al final de una grave recesión y a una economía en recuperación.

  6

Diego González

Socio y Responsable de Inversiones Bull4All EAFI

02 junio, 2016 | 19:09

 

“La inflación es un impuesto que cobran los ricos a los pobres” Juan Velarde

Gr-inflatie-chart-14-2004

Inflación EEUU

 

¿Qué dos ideas debería tener sobre la inflación?

Me hace gracia como mi hijo de dos años me cuenta que debe guardar los juguetes porque va a venir el lobito. Todavía me parece muy pronto hablarle del lobito de la inflación pero creo que es un cuento que nos deberían contar a todos, este tipo de lobo es de los más peligrosos, roba legalmente y sin ser visto más que por su dueño.

Sé que la inflación suena a tema tremendamente aburrido y difícil de entender. Personalmente creo que es importante que la gente no lo conozca. Probamente, si la gente supiese del lobito de la inflación no se mataría por un depósito extra-tipado al +0,80% anual (no olvidemos que 2/3 del patrimonio de los españoles está en depósitos).

Aunque hay doctorados sobre el tema de la inflación, simplemente doy un dato general: desde el año 2.000 hasta 2016 la inflación en España ha sido del +40,6% (IPC-INE), que quiere decir más o menos que mis 100.000€ de antes se han convertido en 60.000€ en la actualidad, aunque en la cuenta aparezca la misma cantidad de dinero o un poquito más ¿Magia verdad?

¿Te toca pagar más de un 40% por la luz? Te puedes imaginar que vender un vatio un 40% más caro a igualdad de costes es un bueno para el accionista, especialmente si tienes muchas acciones.

Si nos metemos en materia de educación, nadie entiende con profundidad la típica definición de libro: la inflación se define como un alza sostenida de precios,… explicamos cosas sencillas de manera metafísica para que nadie se entere. Luego nos extrañamos de la distribución de las rentas, nos llama la atención oír historias de que los ricos son más ricos, que hay que subir los impuestos a estos y que es la corrupción el problema….cuando quizás parte del problema parta de cada uno.

Al final llegamos al banco y pedimos algo muy seguro a cambio de una cacerola inoxidable de marca. Es paradójico el miedo de invertir en bolsa frente a dejar los ahorros en liquidez, si inviertes en bolsa puedes ver un -50% o -60% pero por lo general te recuperarás y acabarás ganando algo. La otra óptica no la pensamos, lo metes en algo seguro pero acabarás perdiendo un -50% o -99% con el paso del tiempo, aunque en este caso la pérdida será irreversible.

 

¿Cómo invertir en inflación?

A priori la idea de invertir en inflación es sencilla: quiero ganar si la inflación sube.

¿Cómo lo hago?

Generalmente se han venido utilizando los famosos bonos ligados a la inflación (TIPS) pero en el contexto actual no son de lo más recomendable.

¿Por qué no me valen los TIPS para apostar por subidas de la inflación en EEUU?

La relación es la siguiente:

Si suben los tipos y tengo bonos = pierdo dinero (más cuanto más plazo a vencimiento). Con estos bonos puedo ganar si la inflación sube pero pierdo por la parte de subidas de tipos.

Por otra parte, me rondaba la cabeza como cubrir el riesgo con derivados, un poco engorroso, además de incluir el tema del riesgo divisa. Por suerte la oportunidad se presentó ante mis ojos:

Lyxor US 10Y Inflation Breakeven UCITS ETF

El siguiente producto se pude comprar desde una cuenta en cualquier banco e inicialmente desde poco más de 100€ .

Cómo funciona el fondo y qué soluciona:

La estrategia es sencilla: compra (largo) bonos del tesoro de EEUU a 10 años ligados a la inflación americana y vende (corto) en la misma proporción y plazo bonos “normales”, es decir, no ligados a la inflación. De esta manera estamos cubiertos frente a la subida de tipos y expuestos a la inflación de EEUU.

El resultado es sencillo, si la inflación repunta en EEUU, como la misma Fed ha reconocido esta semana en su libro beige, gano dinero. Y, si la Fed sube tipos no me veo afectado negativamente.

Con una comisión anual del +0,25% resulta un producto, sencillo, barato y asequible. Además, tenemos el producto en clase euros, es decir, cubierto el riesgo euro-dólar.

Citar que también hay una estrategia similar para la inflación Europea.

¿Imaginas haber comprado el producto en el año 2.000? ¿Ha terminado la inflación muchas años en negativo? Mira cuántos años la inflación es positiva y cuantos negativa, junto con el acumulado.

PS: cito el producto de Lyxor de manera totalmente desinteresada.

Diego González

Socio y Responsable de Inversiones Bull4All EAFI

Imagen de Paula Satrustegui

Paula Satrustegui profundizará en las novedades fiscales y relativas a la seguridad social, que afectan a la planificación de las finanzas personales de los profesionales.

Imagen de Belén Alarcón

Belén Alarcón trasladará su experiencia de asesoramiento patrimonial y planificación financiera a través de las preguntas más relevantes que debe plantearse una persona a lo largo de su vida.

Imagen de Enrique Borrajeros

Enrique Borrajeros escribirá sobre temas relativos a la relación entidad – asesor, finanzas conductuales y tendencias y novedades en el asesoramiento financiero nacional e internacional.

Imagen de Francisco Márquez de Prado

Francisco Márquez de Prado, analizará activos y productos financieros, con sus ventajas e inconvenientes, para cada tipo de inversor.

Imagen de Íñigo Petit

Íñigo Petit tratará temas relacionados con la evolución de la industria de fondos de inversión y planes de pensiones y aspectos relacionados con la educación financiera

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]