Esto ya no es lo que era

Diego González González

Blog donde tratamos las principales tendencias en el mundo de las inversiones, y de la innovación financiera. Seleccionamos los mejores fondos de inversión con la independencia de criterio. Siempre buscamos aquellos activos que preservan de la mejor manera el patrimonio de nuestras carteras de inversión.

17 octubre, 2017 | 18:50

 Muchos inversores no saben que un mismo fondo de inversión tiene o puede tener distintos precios o niveles de comisiones. Éstas comisiones varían en función del importe, a mayor volumen de activos menos se paga por el mismo fondo de inversión.

De la comisión de gestión de los fondos, generalmente hay una parte que se queda el distribuidor o el vendedor, además suele ser elevada en relación a lo que percibe la gestora. Con la nueva normativa MIFID2 existirá una nueva clase, al igual que en otros países europeos, llamada clase libre de rebates (rebates es lo que se lleva el distribuidor). Con esta clase quedará un modelo más trasparente. Por la parte, del cliente al saber que está utilizando este tipo de clases tendrá claro el ahorro de costes en relación a las clases con normales o con rebates.

El problema de estas clases libres de incentivos es que solo se podrá acceder a ellas bajo un servicio de gestión discrecional de carteras o de asesoramiento financiero.

Para las empresas de asesoramiento financiero EAFIs, y bajo mi punto de vista, supondrá un impulso puesto que de cara al inversor final deja muy claro el beneficio de poder contar con el asesoramiento y deja más claros los honorarios del asesor, frente a la devolución de comisiones (más complicada de explicar).

Una de las partes negativas, es que para aquellas entidades que presten servicios de gestión de carteras o de asesoramiento, perderán el famoso “neteo” de comisiones, coste del servicio – devoluciones, lo que implicará mayores impuestos para el cliente final y/o ingresos para el prestador del servicio.

Otro de los aspectos negativo de esta nueva clase, vendrá por la parte de comisiones de custodia, será las pocas comisiones que percibirá el distribuidor. Esta comisión de custodia puede llevar al inversor a desestimar el servicios de asesoramiento y tener a soluciones como los fondos de fondos, u otras alternativas.

En conclusión, aunque no sea perfecta la medida creo que es un aspecto positivo de la nueva normativa puesto que facilita la comprensión y poner en valor el acceso al servicio de asesoramiento en materia de inversión de una manera más evidente.

 

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All Advisors EAFI

28 julio, 2017 | 09:50

“El principal problema del inversor, e incluso su peor enemigo, es probablemente él mismo”

Benjamín Graham

No son las inversiones, eres tú

Si dos individuos en las mismas circunstancias, se comportan de distinta manera ante una misma inversión, queda claro que no somos 100% racionales.

Porqué un individuo deshace una inversión con un +40% sin necesitar liquidez y sin saber si está caro o barato el activo que compró. Algo en nuestra mente nos empujar a apretar el botón, hacer algo nos aleja del miedo frente a una actitud pasiva, quizás la más rentable.

El mismo miedo decide liquidar una inversión en positivo, sin tener en cuenta el largo plazo o el potencial del activo, decide vender por miedo cuando las cosas van mal, cuando quizás no es el mejor momento. Y, es que el modo hacer nos tranquiliza, tenemos la sensación de avanzar, cuanto más hagamos mejor.

Al final, hacer (decidir) nos proporciona una sensación de control y lo contrario una sensación de dejadez muy incómoda. Al decidir apretar el botón pensamos que estamos reflejando una creencia, sobre el devenir de una inversión, pero seguramente o en buena parte, reflejamos miedo y dejamos de ser racionales.

Curiosamente, tengo comprobado por observación, que aquellos individuos más brillantes y trabajadores son los que antes caen en la trampa, trasladan lo que pasa en sus vidas a las inversiones. Una actitud proactiva como regla general tiene todo el sentido en la vida, querer tener el control y hacer mucho genera logros importantes pero obvia cuestiones como la siguiente:

 

30 años de inversión se pueden resumir el 30 días cruciales

En los mercados no hay control total, funcionan como el mar o la montaña, puedes conocer el terreno pero no controlar, inclusive con buenos conocimientos los mercados suelen dar muchos revolcones a los inversores más experimentados.

Quizás, el gran problema que tenemos que es que no somos consciente de lo que no sabemos. Esas lagunas de conocimiento vienen muy bien ilustrado en el siguiente ejemplo:

La tabla que aparece a continuación muestra los resultados en inversiones de renta variable durante un periodo de unos 28 años:

- Si hubiésemos permanecido invertido en bolsa alemana DAX (por ejemplo), los resultados hubiesen sido los siguientes:

  • Invertidos todo el periodo = +1.097% rentabilidad
  • Invertidos todo menos los 5 mejores días = +624% rentabilidad
  • Invertidos todo menos las 30 mejores jornadas +68% rentabilidad

 

Captura de pantalla 2017-07-24 a las 12.49.40

Básicamente, si nos perdemos de 28 años los mejores 30 días, dejamos de obtener el 93% de la ganancia. Ya es mala suerte perderse esos 30 días pero perderse 5 de los mejores días supone perder un 43% de la ganancia potencial y en 28 años 5 días no es mucho, tampoco lo son 30 días.

En el ejemplo, no se tiene en cuenta en qué regiones hubiese sido óptimo invertir o si un buen gestor hubiese incrementado esas rentabilidades, simplemente se muestra lo que hacen los índices, ni mejores ni peores inversiones.

 

Quizás deberíamos olvidarnos de lo que está pasando

Creo que la impuesta falta de control sobre los resultados debe ser tenida en cuenta por todo inversor que quiera tener éxito.

Por supuesto, desde el punto de vista del inversor profesional, se peca o se intenta trasmitir un halo de seguridad para que los clientes no tomen malas decisiones pero nadie tiene un verdadero control sobre unos resultados, creo que es mejor reflejar esta realidad, desde un inicio.

 

“No hacer es hacer mucho en inversiones”

 

El síndrome del papel mojado

Por otra parte, el síndrome del papel mojando nos lleva ver nuestra cartera inversiones como humo, algo intangible e irreal. Cuando esto sucede, buscamos el control, buscamos decir y como ya hemos comprado, toca vender tanto si va bien como si va mal, lo único que vemos es la rentabilidad y que pasó el mes pasado o qué dicen en las noticias.

La verdad es que pasamos mucho tiempo buscando buenas inversiones (unas salen mejor otras menos) y dedicamos poco tiempo en explicar en qué está invertido el dinero de los clientes. La falta de información sobre nuestras inversiones genera los miedos y hace que el modo control (decidir) se apodere de nosotros,… perdiendo parte de los 30 días dorados de los próximos 30 años.

No me cabe duda que tanto el asesor financiero como el inversor deben de dedicar tiempo, uno en explicar y otro en entender que ha comprado acciones y bonos de empresas que están funcionando y generando beneficios (más allá de algún fallido).

Sé que para muchos inversores resulta un tema aburrido pero es interesante entender bien dónde está su dinero invertido, pues le generará tranquilidad para poder empezar a “pasar” de sus inversiones, en el mejor de los sentidos, evitando el síndrome el papel mojado.

Por último, no entro que en que haya mejores o peores inversiones, lo que intento reflejar es que a igualdad de condiciones la clave está en nuestra mente, de una manera muy significativa.

 

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All Advisors EAFI

04 julio, 2017 | 16:44

 

Es curioso como personas preparadas, piensan que su banco no “le cobra” o quieren pensar, que no le cobran por los productos financieros en los que invierte.

Llamativo, especialmente para el sentido común, es la generosa aportación gratuita de una entidad de capital privado, con oficinas en las mejoras zonas de cada ciudad, con tecnologías y hasta arriba de personal,… que pueda tener la disposición de no ganar dinero con los productos que vende a sus clientes.

Al final, lo españoles somos inversor “avestruz”, nos da igual lo que nos cobren mientras no lo pasen en cuenta, seamos sinceros. Lo que gane o no la entidad es cosa suya, sólo me intensaré por ello cuando vea un cobro, mientras tanto estaré tan agustito con la cabeza escondida.

El feliz matrimonio entre banco e inversor avestruz, persiste en el tiempo hasta que se empieza a poner en duda su independencia: me ofrece lo que más me interesa o lo que le interesa a su cuenta de resultados. Al final, puesto que entiendo que no me cobra, porqué voy a quejarme, deberé de conformarme.

Para un asesor financiero, el inversor avestruz (la mayoría de inversores) resulta frustrante puesto que prestar un servicio independiente, es decir, aquel que está alienado con sus intereses y no con la cuenta de resultados, resulta caro frente a mi banco que no me cobra, es decir, pagar versus “lo gratis”.

Las cuestiones culturales pueden tardar décadas en evolucionar, pero no la MIFID2 : 1 enero de 2018, aplicará a los inversores de la UE. No me extenderé en su explicación pero trae algo bueno, más trasparencia, concretamente obligaciones legales orientadas a explicar lo que gana un intermediario y tipificar los diferentes servicios de inversiones.

Obligatoriamente se nos caerá la venda de lo ojos y tendremos claro si estamos en un modo venta o asesoramiento. Si estoy en modo venta, lógicamente se ofrece lo que más le interesa al intermediario, si estoy en modo asesoramiento, en principio, se me ofrece lo que más me interesa como inversor. Lo bueno, además de diferenciar entre modelos, es que nos quedará claro de manera expresa y documentada que SÍ QUE ME COBRAN, tanto en un formato como en otro. Elegir un formato u otro dependerá del inversor y de aquellas empresas que quieran ofrecer asesoramiento independiente.

Para el asesor financiero independiente el tablero de juego cambia (o debería) para que compita con las mimas reglas con las que piensa un cliente. Por supuesto, el inversor final, es del gran beneficiado (amén de papeles que tenga que firmar).

31 mayo, 2017 | 14:00

    Cuando hablo de gestión alternativa a un inversor genero una mueca incómoda, quizás un pensamiento que viene a decir: me quieres complicar la vida.

Los clientes no sólo piensan que les quiero complicar la vida, también la gestión alternativa les suena a moda peligrosa, algo cool, que va en contra de su rentabilidad y comodidad. Al final, la gestión alternativa no es barata y no siempre es la mejor opción.

El uso cada vez más intensivo de la gestión alternativa subyace de dos idea muy básicas :

  • La renta variable está cara, algo que no quiere decir nada puesto que en el 2007-2008 no estaba cara, el problema es que hubo una depresión económica. Aunque no sepamos cuándo empezará el cambio de ciclo (final del actual), ya sea un año o más de tres, cada vez está más cerca el final.

En contra de las ideas anteriores, es cierto que:

  • Hay muchos gestores de inversión alternativa que obtienen resultados mediocres y es más complicado seleccionar gestores hedge funds frente a gestores tradicionales de renta variable o renta fija.
  • En determinados momentos, los productos tradicionales como la bolsa y los bonos, son mejor elección (amén de gestores estrella).

Mi visión:

  • En la anterior crisis con tipos al 4% había una alternativa o coste de oportunidad en utilizar productos de gestión alternativa, ahora no.
  • En relación a la bolsa, al final, son conocidas la mayor parte de palancas que pueden provocar una gran crisis (aunque no todas), lo que está claro es que es imposible anticiparse y la economía no crece eternamente, esto tendrá que terminar.
  • Al final el inversor prefiere dejar de ganar a perder, el momento de hacer apuestas fuertes en bolsa y bonos ya pasó, quizás hace mucho.

 

¿Qué grandes grupos de estrategias hay dentro de la gestión alternativa?

  • Equity Long/Short Equity y Market Neutral: la cartera de estos fondos se compone de posiciones largas: compro acciones que espero que tenga la mayor rentabilidad positiva ; y simultáneamente toma posiciones cortas sobre acciones, ganando si caen los títulos o lo hacen peor que las posiciones largas. De alguna manera busco comprar buenas acciones y ponerme en contra de las “malas”, el ponerme en contra se llama corto, gano si pierden valor y viceversa. La cartera de estos productos viene a ser una cartera de acciones tradicional a la que se le añaden posiciones vendidas (cortos). Hay fondos regionales (Global, Europa, China, etc) y los hay temáticos (Energía, Biotec, etc). También se pueden clasificar por exposición bruta (apalancamiento) y/o exposición neta (beta de la cartera).

 

  • CTA o Seguidores de Tendencias: estas estrategias se componen de sistemas cuantitativos que automáticamente abren y cierran posiciones sobre distintas clases de activos. Buscan generar rentabilidad tanto en tendencias al alza como la baja, ya sea en bolsa, curvas de tipos de interés, divisas, etc.
  • Global Macro: busca invertir en tendencias de inversión a nivel global (ejem: recuperación europea, inflación en EEUU, etc). Puede tomar tanto posiciones largas como cortas en distintas clases de activos.
  • Situaciones especiales: engloba distintas estrategias como arbitraje de fusiones, deuda en concurso de acreedores, reestructuraciones, etc.
  • RF alternativa: engloba múltiples enfoques, desde estrategias de curva de tipos (me pongo corto en el 30 años de EEUU esperando repuntes de inflación) o relativos de créditos (ejem. Vendo los bonos de peor calidad y compro lo de mejor rating), hay otras estrategias más específicas como arbitraje de convertibles, ….
  • Multi-Estrategia : es un agregado de las estrategias anteriores y otras más. Podríamos decir que es un producto en si mismo y que me permite no tener que enredarme en seleccionar gestores y estrategias.

 

¿Quién ofrece estos productos?

Cada vez es más fácil para inversores europeos poder comprar hedge funds en un formato accesible (UCITS). El marco legal UCITS hace que se puedan crear réplicas de fondos ilíquidos con estructuras off-shore en formatos on-shore y con liquidez diaria en Europa. Debido a la naturaleza ilíquida de determinadas estrategias, no tenemos acceso al total de estrategias comentadas, sólo a las más líquidas.

Podemos comprar fondos de gestión alternativa dentro de los supermercados de fondos que utilizan nuestros bancos y asesores financieros.

Además hay distintas casas, que han creado plataformas específicas de fondos de gestión alternativa que nos ofrecen una selección de fondos líderes formato UCITS:

Lo bueno de estas plataformas es ya han realizado una selección de fondos, algo que no es fácil de hacer. Al inversor le queda la tarea de cómo incluirlos dentro de la cartera, para ello los Multi-Estrategia nos facilitan dicho proceso.

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All Advisors EAFI

21 abril, 2017 | 12:04

“El buen juicio proviene de la experiencia… y la experiencia proviene del mal juicio” 

Rita Mae Brown

Más arquitectura abierta

Una de las mejores noticias del año para la industria es de las inversiones es el lanzamiento de la plataforma de fondos de BME. Realmente supone un cambio importante y facilita el contacto entre el inversor con gestoras de fondos de primer nivel.

Cuando me siento con un inversor y utilizo la palabra arquitectura abierta, se extraña, rápidamente tengo que explicar que la arquitectura abierta (frente a la cerrada) nos permite acceder a un número muy amplio de gestoras y fondos de inversión, pudiendo seleccionar a los mejores para componer su cartera.

Por el contrario, la arquitectura cerrada me ofrece los productos de mi entidad, aunque no sean los mejores ni lo que más me convengan. Y, no se engañen si le ofrece una lista con 20 fondos de otros gestoras, no es arquitectura abierta.

La plataforma de BME amplía el concepto de arquitectura a la gran mayoría de inversores españoles.

 

¿Qué había antes de la plataforma de BME?

En primer lugar arquitectura cerrada, es decir, los productos de mi entidad.

En segundo lugar, si tengo un gran patrimonio, me ofrecerán arquitectura abierta (más o menos) pero sólo para aquellos privilegiados que tengan importantes patrimonios.

Como tercera opción, plataformas de fondos online como Inversis, Andbank, SelfBank…ofrecen arquitectura abierta.

 

¿Cuál es la barrera?

La barrera es que el inversor español desconoce la existencia del concepto de arquitectura abierta, no lo digo yo, lo dicen los datos: el 60% de la cuota de fondos lo tienen 6 entidades, no por tener muy buenos resultados sino por tener muchas oficinas.

Además, abrir una cuenta en una plataforma online no gusta: imagen de marca, sucursales, papeleos y porque me tengo que hacer la gestión de la inversiones, tengo que hacer el seguimiento y tomar las decisiones.

Por todos los motivos anteriores, más nuestro amor bancario o por el bien llamado Síndrome de Estocolmo Bancario, nos quedamos dónde estamos aceptando lo que nos ofrecen.

No ayuda la falta de conocimiento de la figura del Asesor Financiero EAFI, que además hacer uso de la arquitectura abierta me ayuda a gestionar mis inversiones (tenía que decirlo).

 

La aportación de BME fondos

BME Fondos permite comprar desde mi banco de toda la vida los productos que sólo le ofrecían a los clientes de mayor patrimonio.

Dicen que la plataforma de BME interesa a pequeñas boutiques de gestión y de asesoramiento financiero (EAFIs), sin embargo, tengo claro que las grandes casas internacionales de gestión tienen una gran oportunidad.

 

¿Por qué creo que no va a funcionar?

Aunque la historia suena muy bien, desgraciadamente no creo que funcione tan bien como debería. Las entidades financieras no quieren perder cuota, obvio, no les interesa que Don Pepe venda el Fondo Bolsa Española Banco X para comprar el fondo de una gestora externa. Dicho esquema, representa pasar de ingresar un 2% anual sobre el dinero invertido (por ejemplo) a no ingresar nada o poco, es un problema, además el fondo de la gestora externa probablemente es mejor y el cliente se va a terminar enterando.

La solución para la banca, bajo mi punto de vista, pasará por meter una comisión de custodia, lo más alta posible, pongamos que un +0,4% anual sobre lo invertido en fondos de terceros.

Como conocedor del inversor español y de sus inquietudes, cuando Don Pepe vea cargos en cuenta trimestre a trimestre, decidirá que no los acepta y se irá a la sucursal a que le coloquen un producto del banco sin comisión de custodia del 0,4%, final de la historia.

Sinceramente no creo que Don Pepe este dispuesto a pagar comisiones custodia ni creo que la mayor parte de la población, sea jubilado o millennial, abra cuenta en una plataforma online, masivamente.

 

¿Cuál es la parte buena?

Entiendo que los bancos tendrán que mejorar algo la oferta de producto, beneficiando un poco al inversor. Por otra parte, seguro que surgen entidades que no cobren el 0,4% anual pudiendo atraer más inversores, pero no creo que sea fácil.

No he olvidado las retrocesiones pero no he querido tratar el maravilloso y oscuro mundo que representan. Los fondos de BME no dejan retos (% que se queda el distribuidor de la comisión de gestión), lo cuál es un impedimento para la prescripción de producto (canal) pero el fabricante (gestora) estará encantado puesto que no tiene que compartir.

En todo caso, al final si tenemos una infraestructura tenemos que rellenarla de conocimiento y contenidos, que el inversor español tengan cada vez más cultura es la verdadera solución y futuro para estas iniciativas, aunque requiere una acción conjunta.

Creo que un buen esfuerzo por parte de todos la industria en términos de generar contenidos dirigidos al inversor final (minorista) es el verdadero canal y fuente de desintermediación, quizás no tanto la tecnología, condición necesaria pero no suficiente.

 

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All Advisors EAFI

17 marzo, 2017 | 07:00

“Cuanto mayor la riqueza, más espesa la suciedad.” 

John Kenneth Galbraith

    Si últimamente has acudido a un concesionario de coches y has querido comprar un vehículo al contado, seguro que te han mirando como a un bicho raro. Además, se te habrá quedado cara de tonto cuando te han ofrecido el mismo coche a un precio sustancialmente superior por no querer financiar.

Y, es que las financieras de las empresas de automóviles quieren que financies, puesto que el negocio parece que ya no consiste en vender coches sino en coger el crédito al 9% y empaquetarlo para vender. De esta manera, me quedo un producto al 9% o le doy salida rápida quedándome una parte del pastel y trasladando el 100% del riesgo al inversor desesperado por conseguir rentabilidad.

Coche tras coche va dando vueltas a la máquina.

 

Una nueva crisis financiera

En la actualidad, resulta sencillo conseguir financiación para comprar un coche, lo difícil es comprarlo al contando. Poco a poco vamos adquiriendo nuevos coches al son de la emisión de bonos. El españolito se va a animando, vemos la economía subiendo, hay menos desempleo, este año me suben el sueldo, las terrazas están llenas, mi vecino se ha cambiado el coche,….ha llegado el momento de darme el capricho, uno de los buenos.

El nuevo castillo de naipes se sostiene mientras haya un mercado de segunda mano, es decir, si a los 3 años entrego el coche a la financiera, debido a que no puedo pagar la última cuota del 90% del valor de coche, cómo recuperará el tenedor del bono la inversión, quién pagar el 90%, en algún momento no la recuperará, habrá un impago y lo comprará un malvado fondo buitre formato NPLs.

 

Buscando a los culpables

Al final, creo que la culpa no es del comprador, ni del inversor, ni de la automovilística….pienso que podría ser del Banco Central Europeo, si los tipos estuviesen al 4%, muchos inversores se lo pensarían antes de comprar estos bonos, e irían a comprar activos más seguros (represión financiera). Una situación monetariamente normal, provocaría un rito más sano de adquisición de coches.

Por otra parte, parece que lo mejor es fabricar y vender cuantos más coches mejor pero quizás haya un ritmo sano y sería bueno plantear límites.

Siguiendo con la búsqueda de culpables, parece que los verdaderos instigadores son los gobiernos, no acometen medidas estructurales de calado y no apoyan la creación de empresas, al fin y al cabo nadie gana las elecciones ofreciendo medidas estructuras ni proyectos de largo plazo, si se ganan con invitaciones a paellas y “regalando” dinero.

Tengo muy claro que la culpa la tenemos los ciudadanos, somos los que propiciamos el entorno actual, votamos a políticos que no necesitan hacer mediadas de calado para cautivarnos, les votamos por otros motivos más cortoplacistas y viscerales.

 

Sí, es lo de siempre = codicia

Como última lectura y con independencia de la culpa, el que acaba pagando el pato es el primer originador el problema, el ciudadano, es el que se queda en paro, sin el coche y sin ahorros.

Lo curioso es que volvemos a repetir los mismo errores del pasado en otro formato, gracias al crédito y a una mala asignación de activos.

 

¿Quién se queda los bonos al 9%? 

¿Veremos un crisis al estilo de las hipotecas suprime?

¿Quebrará algún fabricante de coches por este tipo de deuda?

¿Podremos comprar Porsche a precio de Ibiza?

17 febrero, 2017 | 10:47

 

Cuando VALUE es una cosa y varias a la vez:

Para los que no sepan, un inversor value investing busca empresas baratas, es decir, con descuento en relación a su precio. Por ejemplo, si una acción tiene un precio de 8€ pero creo que vale 12€ compro a 8€ con la idea de que el precio converja a 12€, su valor “”real””.

No se trata de buscar un descuento, debido a que hay buenos y malos negocios que queremos evitar, los inversores tratan de entender la anomalía de precio y si el negocio es “bueno”: barreras de entrada, fijación de precios, altos márgenes, de moda o aburrido, etc…para justificar esa recuperación o valor “objetivo”.

Por contraposición, en el enfoque de inversión en acciones growth, busca empresas con un fuerte crecimiento en beneficios, con independencia del descuento.

Volviendo al value, todo el mundo entiende el concepto pero cada gestor le da su punto de vista bajo la etiqueta value. Además, comercialmente suena bien la historia de quienes compran compañías baratas genera rendimientos superiores, esto es algo que no ha pasado en la última década ni en otros periodos de la historia.

Lógicamente, dentro de la categoría value hay mejores y peores, por supuesto con suerte o sin ella.

Quizás hay un value por cada gestor pero hay subcategorías o matices comunes:

  • Deep value: buscan comprar con altos descuentos (50%)
  • Crecimiento a un precio razonable GARP: compro calidad con algo de descuento.
  • Puristas: no invierten en sectores que dependen de variables externas (precio del petróleo), tipos de interés (bancos), tecnologías (nuevas disrupciones), etc.

¿Por qué el value ha vuelto?

Bajo mi punto de vista, al encarecerse los mercados de renta variable, comprar a precios razonables parece una óptica más defensiva, pero lo que realmente me parece una oportunidad para el enfoque value es que las acciones “seguras” y los activos refugio seguramente no nos vayan a proteger bien cuando cambien el ciclo:

los tipos de interés están como están y muchos sectores no cíclicos se encuentran muy endeudados, sectores históricamente defensivos a precio de burbuja como consumo, todo gracias a los bancos centrales y sus programas de compra de activos.

Quizás el value sea la opción más defensiva (amén de las inversiones en sectores cíclicos).

Decir que el estilo growth ha batido consistentemente al value en la última década.

Como en los mercados nada es perdurable (pocas cosas) y las señales hablan, un cambio de tendencia entre estilos parece más que probable. Como vemos en el gráfico la relación entre growth y value está en un momento extremo o dicho de otra manera a medio largo plazo un buen punto de entrada:

Captura de pantalla 2017-02-17 a las 10.45.06

En el caso del mercado europeo, una valoración razonable PER 14 o barata en relativo frente a otros mercados, significa que hay un amplio número de compañías que entran dentro del espectro value, algo que es más complicado en mercados más caros…aunque siempre oigamos que hay oportunidades

Por otra parte, hay una relación muy estrecha entre curvas de tipos a largo y value, con curvas con pendiente más pronunciada, ya sea por expectativas de inflación o crecimiento o lo que sea, un repunte (mayor pendiente) debe ser favorable para el value.

Captura de pantalla 2017-02-17 a las 10.44.16

 

¿Cómo implementar la idea?

Como decía, no todos los fondos value son iguales y no todos los gestores entienden lo mismo por una inversión value. Además, entre los principales fondos sesgo value hay grandes diferencias estructurales (beta): unos compran bancos otros nunca, unos invierten en tecnología otros no, unos lo hacen en grandes compañías otros en pequeñas, unos en toda Europa y otros en determinadas regiones. El resultado de tanta dispersión de enfoques, sean mejor o peor los gestores, es que los resultados serán muy dispares, incluso un mismo gestor con dos mandatos distintos.

A día de hoy el consenso de mercado, o lo que piensa todo el mundo, es que que hay claridad sobre que value lo hará mejor que grotwh, luego el mercado hace lo quiere claro está.

La realidad es que posiblemente value sea el caballo ganador pero seleccionar quién lo puede hacer mejor es una tarea complicada puesto que bajo la etiqueta value hay productos muy diferentes, como siempre, ir de la mano de los mejores y diversificando.

La verdad es nos vamos a hartar del value.

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All EAFI

09 diciembre, 2016 | 16:07

"Voy a hacerle una oferta que no podrá rechazar".

El padrino (1972)

Al estilo de las las flechas económicas de Abe (primer ministro de Japón), he decidido llamar a las medidas de Trump las las tres piedras. Éstas medidas representan un cambio importante a nivel global, no se trata de si te gusta Trump o no, los cambios ya están siendo visibles y parecen económicamente apetecibles (ya veremos dentro de 4 años):

 

- Primera piedra = impulso fiscal y desregularización

La “palanca” fiscal provocará un impulso en la economía, al menos a corto plazo, veremos mayores beneficios en empresas por bajadas de su impuesto de sociedades. No hay que ser un gurú para saber que si bajan los impuestos a las empresas, suben sus beneficios. El problema que esto pasa una vez, no todos los años. Además de la palanca fiscal, una menor regulación en determinados sectores impulsará los beneficios empresariales.

Simplemente, con que las empresas reinvirtiesen sus impuestos en recomprar las acciones de sus empresas (autocartera) provocaría un impulso paras las bolsas, es decir, la palanca fiscal es una palanca para la bolsa, de una manera u otra.

El otro lado de la ecuación, si una administración ingresa menos porque le baja los impuestos a las empresas y no puede endeudarse más = tendrá que recortar para cuadrar las cuentas, es obvio.

¿Quién pagará con sus impuestos la fiesta? todavía no lo han dicho pero ya nos enteraremos = inmigrantes, clase trabajadora, menor gasto militar (OTAN), etc.

 

- Segunda piedra = incremento de gasto

Cuesta ver un incremento de gasto focalizado en invertir en infraestructuras y otros planes, cuando ya estoy muy endeudado. Tendré que subirle a alguien los impuestos o buscar mayor colaboración en las el sector privado para lograr los objetivos, el techo de deuda parece la primera limitación.

De momento, tengo claro que Trump es un gran vendedor, dicho esto, veremos hasta donde llega el impulso del gasto o dónde los podríamos ver en un gobierno ya endeudado. En todo caso el incremento del gasto, representa un impulso al crecimiento e inflación, que es con lo que nos tendríamos que quedar al menos a corto plazo.

 

- Tercera piedra = proteccionismo

Obligar a las empresas de EEUU a fabricar en el país provocaría un incremento de costes, generando inflación, que a su vez obligaría a la Reserva Federal a subir tipos con mayor celeridad, lo que acentuaría el riesgo de entrada en recesión.

Por la parte de exportadores, entendemos que un bloqueo a exportadores como China obligaría a una devaluación de sus monedas para ganar competitividad y para compensar los aranceles, potencialmente se puede dar una guerra de divisas que puede propiciar una recesión.

Junto con lo anteriormente expuesto el proteccionismo parece difícil de aplicar en la práctica, al menos sin provocar serios problemas económicos. Ya veremos lo que quiere hacer en este sentido Trump y lo que puede finalmente.

 

Resultado de las Piedras de Trump = + Crecimiento + Inflación – “Alguien paga de más”

A corto plazo todas estas medidas parecen que impulsarán con fuerza la economía, no sólo la de EEUU también Europa y Japón así como al economía global en su conjunto se verán beneficiadas.

Por otra parte, parece lógico que una mayor inflación y crecimiento fuercen las políticas de los bancos centrales, especialmente de la Fed, una subida muy agresiva por parte de la Fed sería un gran riesgo para EEUU y la economía global.

Desde el punto de vista de activos, parece que un entorno de más crecimiento (aceleración) debería impulsar la bolsa y dejar por detrás a los activos de renta fija.

A largo plazo, la visibilidad es nula, prever resulta poco útil pero algo me cosquillea en el estómago diciéndome que Trump es lo que necesitábamos para ver un final apoteósico, en rentabilidad me refiero, quizás dónde otros no hayan trimpumphado si lo haga Mr. Trump.

Por último, estadísticamente le toca como presidente “sufrir” una recesión, quizás estas piedras sean suenen a final.

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All EAFI

 

21 octubre, 2016 | 14:18

 

“Nunca sabes quién está nadando desnudo hasta que baja la marea.”

Warren Buffett

    Decir que siempre es mejor la gestión activa resulta presuntuoso a día de hoy. Se encuentra abierto el debate sobre si es mejor la gestión pasiva o activa pero bajo mi punto de vista el debate tiene poco sentido puesto que no existe una verdad absoluta. Como en cualquier ámbito lo mejor es partir de los datos.

En los últimos cinco años la gestión activa no ha brillado frente a los índices, mi opinión es que estamos en un mercado en el que sube lo caro (no importa la valoración) y las compañías con mejores fundamentales y valoraciones razonables se quedan rezagadas. Como nada es inmutable y en finanzas casi nada, deberíamos ver una reversión.

Un interesante cambio en bolsa lo representa el año 2.000, acaba pasando “algo” que hace cambiar el enfoque de los inversores, los inversores pasaron de aceptar cualquier valoración a volver su foco a unas valoraciones razonables y a los buenos negocios.

Cuando pasamos de un extremo a otro, lo más caro y con peores fundamentales caerá drásticamente en un duro ajuste. Éste debería ser el verdadero debate, se nos han olvidado los fundamentales.

¿Qué fondos de acciones tienen más exposición a una reversión en fundamentales?

Si los fondos de gestión pasiva no discriminan, compran todo, lo caro y lo barato, quizás aquellos gestores que compren buenos negocios a precios razonables sean en los que nos tenemos que fijar, a pesar de que las comisiones sean mayores.

-----------

El otro día acudí a una conferencia de MFS Meridiam sobre visión de mercados y claves de la gestión activa. Lógicamente MFS hace gestión activa y tiene que venderla pero teniendo el fondo de inversión más antiguo del mundo (histórico), así como fondos que baten con consistencia los índices, tienen toda la autoridad para hablar de gestión activa.

Quiero mostrar los siguientes datos de su estudio:

¿Qué nos ofrece encontrar los mejores gestores de fondos?

Para un periodo comprendido entre 1990-2015 el dato es el siguiente:

  • El 25% de los mejores gestores consigue un +3,87% extra cada año frente al índice de referencia (neto de comisiones para la categoría Bolsa Global).
  • El gestor medio consigue un +1,52% frente al índice de referencia.
  • El gestor medio, quitando el periodo 1990-1994, bate los índices pero en un porcentaje muy limitado, la distancia frente a un fondo de gestión pasiva es pequeña.
  • El gestor medio se queda por debajo de los índices en el periodo 2010-2015 y el 25% mejor solo consigue un +1.04% extra frente al índice.
  • Los gestores que mantienen más tiempo sus posiciones en cartera (rotan menos) obtienen más rentabilidad frente a los gestores que rotan mucho la cartera (US equity funds)
  • Las diferencias entre el 25% mejor y el gestor medio se da en todo tipo de categorías de bolsa en mayor o menor medida, tanto por zona geográfica, capitalización o estilo de inversión.
  • En los mercados bajistas y alcista el comportamiento del 25% mejor de los mejores gestoras es sustancialmente mejor en relación al índice, +6,3% al alza y +7,20% a la baja.

Conclusiones:

  • La gestión activa no siempre funciona bien y no todos los gestores baten los índices. Hay mercados como el de EEUU de RV Grandes Empresas (S&P500) en el que solamente 1 de cada 10 bate consiste mente el índice.
  • La gestión activa de la mano de los mejores genera un extra de rentabilidad en todo tipo de entornos.
  • El gestor medio o la gestión pasiva representa más o menos lo mismo en rentabilidad.
  • Las comisiones son críticas inclusive en un fondo de renta variable.
  • Sobran fondos de inversión en todas las categorías.
  • Si no puedes acceder a los mejores cómprate un ETF o alternativas de gestión pasiva.

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All EAFI

 

 

 

16 septiembre, 2016 | 13:06

“El final de una obra debe hacer recordar siempre el comienzo.”

Joseph Joubert

Hace unos días solicité a una tesorería propuestas para una inversión que pagase más de un 2% y fuese lo más segura posible:

¿Sabes qué rentabilidad te ofrece un bono de una compañía como Repsol a 12 meses?

Un tristísimo +0,063% a 12 meses, lo que representa un gran problema para el que quiere invertir y un buen colchón para la empresa que quiere financiarse, todo gracias al BCE.

¿Qué ha pasado y dónde podemos arañar algo de rentabilidad?

 

- El drama de los bonos corporativos:

Gracias a los tipos actuales y al programa de compras del Banco Central Europeo ya no tienen sentido invertir en bonos corporativos, el que invierta debe hacerlo por obligación, activo “gastado”.

 

- El drama de la deuda pública:

Un 30% de las emisiones de deuda pública mundial ofrecen rentabilidades negativas.

Los bonos de tesoro que pagan algo en el mundo desarrollado, ofrecen un triste 1% a 10 años, véase el bono español.

Lógicamente ALGUIÉN compra estos bonos pero es por obligación y por desconocimiento.

¿De los planes de pensiones de los Españoles cuánto está en deuda pública española?

La realidad es que casi nadie sabe lo que tiene dentro de su plan de pensiones, pide algo conservador y está comprando deuda pública.

Activo para quitar de la lista, peor que el anterior.

 

- Cuidado con las curvas planas:

Guiados por el ansia de conseguir rentabilidad podemos invertir en bonos a mayor plazo pero nos es una decisión “gratis” en términos de riesgo.

Con unos niveles de tipos bajos (extremo), curvas de tipos planas e inflación futura (quién recuerda la deflación), un repunte de curva se traduce en pérdida para el tenedor del bono. Si los cupones son mínimos poco podrán amortiguar la pérdida:

  Curva plana

 

- A por el cupón (carry) y olvídate del plazo

Creo que la opción de buscar cupones de manera prudente tiene sentido en la actualidad, aunque no sea la alternativa más conservadora de la cartera:

Mejor un 4% con algo de volatilidad que un 0% sin riesgo.

Básicamente, esta idea pasa por el horizonte de la Renta Fija Emergente y Bonos de Empresas High Yield, que ofrecen rentabilidades decentes, cercanas al >4% simplemente por cupón.

Además, si queremos minimizar el riesgo anterior (curva) simplemente con invertir en duraciones a corto plazo dentro del universo emergente y high yield nos quedaremos con el cupón de entre el 4% - 5%.

El siguiente gráfico muestra el ejemplo como las emisiones high yield a corto plazo tienen poca correlación con tipos, lo principal es el cupón, que es lo que deberíamos buscar y lo que fundamentalmente determina la rentabilidad de la inversión.

Short

- Sé prudente pero no miope

Cómo en cualquier ámbito de la vida nos dejamos guiar por las etiquetas y las generalidades. Nos parece más seguro invertir en un bono de una empresa como Abengoa y desconfiamos de un gobierno como el de Tanzania, siendo el estado más nivel solvente objetiva y se encuentra menos endeudado.

Default

 

Según los datos que mostramos, aquellos países emergentes más pequeños y que parecen más arriesgados (etiqueta negativa) terminan pagado frente otros países emergentes más grandes y especialmente a las empresas.

Mi tesis es que hay emisores de calidad (mayor rating) dentro del mundo emergente y del high yield, lógicamente pagan menos cupón que sus comparables más arriesgados pero si tomamos como referencia “lo seguro” la diferencia es aplastante, 4% o 0%.

 

Conclusión 

No le veo sentido a comprar un bono al 0% pero hay que calibrar bien los riesgo y diversificar.

Si fuses sencillo invertir, conformar una cartera 100% con los bonos anteriormente descritos sería la solución. Sin embargo, debemos limitar el peso de estos activos pero en todo caso creo que es una locura no tenerlos en cartera para la parte de renta fija.

Diego González

Socio y responsable de inversiones Bull4All EAFI

Diego González

Diego González: ha trabajado como gestor de fondos de inversión y de patrimonios. Actualmente, dirige BULL4ALL EAFI; empresa de asesoramiento financiero autorizada por la CNMV con el número 115.

Diego, además, es IMBA por el Instituto de Empresa y PDD en Hedge Funds e Inversiones Alternativas

octubre 2017

lun. mar. mié. jue. vie. sáb. dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]