Sobre el autor

Juan Luis Manfredi (@juanmanfredi) es periodista y profesor en la UCLM. Es doctor en Comunicación por la Universidad de Sevilla, donde se licenció en Periodismo e Historia. Es International Executive MBA por IE Business School, así como Máster en Gestión de Empresas Audiovisuales y en Administraciones Públicas. Escribe regularmente en diferentes medios y ayuda a entidades a organizarse en el mundo digital.

Categorías

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« diciembre 2011 | Inicio | febrero 2012 »

16 enero, 2012 | 10:29

A menudo he escrito sobre la importancia de la transparencia en las instituciones. Mi interpretación de la transparencia consiste en la creación de un entorno que facilite el acceso a la información y su publicación, cuando se considere de interés público. Los periodistas suelen ser los administradores de este derecho, si bien su titularidad corresponde al conjunto de los ciudadanos. En el caso de las universidades, la transparencia entronca con la necesidad de evaluar las políticas, conocer el origen y el destino de la financiación, arrojar luz sobre los procesos de contratación de profesorado, listar las competencias y las virtudes de cada centro (por extracción, también los defectos, claro), así como favorecer la competitividad. La transparencia es un motor de la innovación y de la gestión en la medida que permite a toda la sociedad conocer cómo se está desarrollando un trabajo financiado con cargo a los presupuestos.

Asimismo, en tiempos de crisis, la transparencia impulsa la gobernanza de las instituciones. Las razones económicas también deben incluirse en el argumentario. Representan una oportunidad para la creación de oportunidades de negocio, sobre todo para las pymes. El análisis y la evaluación de las políticas públicas, la mejora de la calidad de los servicios o la estadística comparativa parecen buenos ejemplos. Las universidades tienen la oportunidad de liderar el proceso y las operaciones de transparencia de acuerdo con los estándares internacionales. Comoquiera que España carece de una ley que desarrolle el concepto, tendría que ser por la vía de los hechos.

Existen precedentes, sobre todo en el mundo anglosajón, sobre cómo las universidades pueden aplicar los principios de la transparencia. El catálogo no oficial recoge más de diez experiencias. Por ejemplo, Southhampton University provee de información para la evaluación de su gestión y expresamente lo realiza mediante licencias de gobierno abierto. La lista de utilidades es muy extensa http://data.southampton.ac.uk/datasets.html y podemos encontrar desde la identificación y localización del profesorado hasta un listado de los productos y servicios ofertados en el campus. Otro ejemplo es la información de University of California. Podemos leer la gestión financiera, los salarios, los complementos y otras información relevante (becas y similares).

El enfoque económico me interesa porque aclara las prioridades de cada centro y revela sus estrategias. Desde el punto de vista del investigador, la apuesta por una u otra vía de trabajo podría ser una defensa para apoyar el incremento de la movilidad temporal. Como estudiante, tal información justificaría la elección de centro. Sobre el papel, los planes de estudio son parecidos, pero la política de inversiones, el detalle de las prácticas, las becas o los destinos para estudiantes Erasmus pueden ser la diferencia. Como profesor, la transparencia se relaciona con las políticas de contratación, los criterios de apoyo (o no) a la investigación y otras funciones del trabajo diario. Por tanto, los implicados pueden conocer la realidad de la actividad universitaria y tratar de actuar según sus preferencias.

En otro orden, la transparencia es necesaria en los procesos de evaluación de la calidad de la investigación científica. Recientemente, @jmnoguera recogía algunos de los desafíos a los que se enfrentan las revistas de calidad  ¿Cabe eliminar la revisión ciega en beneficio de una evaluación pública sostenida mediante mecanismos como wikis o blogs? No lo veo claro (tampoco desde la LSE lo ven claro, pero ahí está el debate. Ya hablamos de él hace unos meses.


En definitiva, pienso que la universidad puede ser la institución que lidere la transparencia en España y que enseñe el camino de la nueva gestión pública. Brian Kelly (@briankelly) y el proyecto UK Web Focus es pionero en el estudio de la gestión de la información como método para incrementar la calidad de las instituciones educativas y nos ha enseñado que la gobernanza mejora en la medida que se enseñan los datos. Ahora, que tenemos nuevos equipos de gobierno en el Ministerio de Educación, podemos crear un nuevo modelo de gestión para la sociedad de la información.

PD. El próximo post será sobre la transparencia aplicada en las escuelas de negocios. El tema es complejo: ¿alguna sugerencia?


© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]