Sobre el autor

José Carlos Díez es profesor de economía de Icade y autor del libro Hay Vida Después de la Crisis, un best seller en el que explica la crisis financiera internacional, la Gran Recesión, la crisis del Euro y la crisis española. Siempre ha combinado su faceta académica, empresarial y de divulgación en medios de comunicación, nacionales e internacionales. Este blog comenzó en 2008 y se ha convertido en un referente y lidera el ranking de visitas en redes sociales sobre economía.

Suscríbete a RSS

¿Qué es RSS? Es una tecnología que envía automáticamente los titulares de un medio a un programa lector o agregador. Para utilizar las fuentes RSS existen múltiples opciones. La más común consiste en instalar un programa llamado 'agregador' o lector de noticias.

Listado de blogs

« octubre 2013 | Inicio | diciembre 2013 »

29 noviembre, 2013 | 11:54

Tras la intensa fuga de capitales que ha padecido la economía española hasta este verano el dinero y los inversores vuelven de nuevo. Ya se ha conseguido superávit exterior por lo que ahora sólo nos queda financiar 1,7 bill de deuda externa, el 170% del PIB.

Es determinante que los inversores mantengan la confianza en la economía española y nos financien esa deuda externa a tipos bajos para que podamos pagarla. La llegada de la recuperación y la confianza que generó el BCE para evitar la ruptura del Euro han sido determinantes para que los inversores vuelvan.

En septiembre destaca la fuerte entrada en inversión directa, puede ser inmobiliaria. Pero también en cartera, bonos y acciones y en otras inversiones, especialmente repos e interbancario. Como explicó el ministro de economía con acierto hemos taponado la herida y ha dejado de sangrar. Ahora falta crecer con mucha más intensidad y darle tiempo al enfermo para que se recupere.

Lo que se le olvido decir al ministro es que la herida volvió a abrirse y el enfermo volvió a sangrar tras aprobar su gobierno el decreto de reforma bancaria en febrero de 2012 y luego con la desastrosa gestión de la quiebra de bankia provocó la mayor pèrdida de sangre de la economía española de su historia.

Esperemos que haya vida inteligente en España y en Europa para aprender de los errores y apoyen la recuperación con más medidas y cuidados. De lo contrario la probabilidad de recaída como sucedió en Japón es muy elevada.

Sígueme en Twitter @josecdiez

Mi columna semanal en El País

Sígueme en Twitter @josecdiez

22 noviembre, 2013 | 18:57

Hoy hemos conocido el PIB de Alemania del 3tr13. Aunque ha crecido un 0,3% la composición es bastante peor de lo esperado. El consumo privado y las exportaciones estuvieron estancadas el pasado trimestre. Las tres décimas de crecimiento las explica la inversión.

Pero la mitad del crecimiento de la inversión es por acumulación de inventarios. Los dos trimestres anteriores no hubo reducción de inventarios por lo que implica que las empresas han producido más de lo necesario y anticipa un PIB en el 4tr13 débil.

El ciclo de inversión en equipo crece aunque moderadamente al 4% anualizado. Las empresas llevan dos años reduciendo inversión y la salida debería ser más explosiva, aunque este dato es positivo.

El ciclo de construcción es el que más dinamismo tiene. El exceso de dinero en circulación, fruto de la repatriación de capitales y de tipos mínimos históricos en la deuda pública, ha activado un ciclo que llevaba más de una década muerto.

Las exportaciones fuera de la Eurozona languidecen. Los emergentes pierden fuelle y el euro fuerte nos penaliza en EEUU. Con este escenario apostar toda la recuperación europea al crecimiento de las exportaciones es como ir al casino y jugar a rojo o negro.

Si sale rojo y aciertan nos venderán el éxito de la política económica, aunque la tasa de paro en la Eurozona siga en máximos del último medio siglo. Pero si sale negro, no hay Plan B y empezarán a improvisar. Y ya hemos aprendido desde 2010 que la improvisación en Europa no trae buenos augurios.

Sígueme en Twitter @josecdiez

Te adjunto mi columna semanal en El País. Esta semana he estado de visita en el país del rio de la Plata que ellos llaman mar y realmente lo es ya que tiene 400 km de diametro y las aguas saladas bañan habitualmente Montevideo.

Vuelvo gratamente impresionado de Uruguay. No sólo por como su economía se ha recuperado de la dura crisis de 2002. Lo más impresionante es su sociedad, extremadamente amable con el extranjero, y su elevado grado de civismo y convivencia.

Sólo una anécdota. Me invitaron al fútbol para ver el partido de la selección uruguaya para la clasifición para el mundo. En Uruguay el fútbol es una religión. Es el país con más mundiales ganados, incluidos los olímpicos pre Fifa después de Brasil. Coicidí en la entrada con el minsitro de economía. Llegó sin escolta en medio de la multitud y la gente le saludaba con total cordialidad. Luego me presentaron al ex presidente Tabaré Vázquez que se comenta será el próximo presidente. Y también llegó sin escolta y con sus nietos a ver el partido.

Sentí una envidia sana y tuve un sueño. Soñé que algún día en España saldremos de esta maldita crisis y recuperaremos este grado de convivencia. No será fácil pero es un gran ideal de motivación para que mis hijos puedan disfrutarlo.

Me he enamorado de Uruguay y volveré. Montevideo será mi puerto para desembarcar en América del Sur.

Sígueme en Twitter @josecdiez

20 noviembre, 2013 | 15:38

Mal dato de exportaciones en septiembre que cierra un trimestre pésimo. Tras los buenos datos de abril y mayo, en el tercer trimestre las exportaciones se han desplomado un 9% con respecto al trimestre anterior y han vuelto a niveles de principio de año. El Gobierno sigue viviendo del pésimo cuarto trimestre de 2012 y eso permite que la tasa de crecimiento anual sigue siendo positiva.

Las importaciones apenas han caído por lo que la contribución del PIB será negativa. Con este dato la décima de crecimiento que ha estimado el INE y el Banco de España debería correrse. En el mejor de los escenarios la economía estuvo estancada el pasado trimestre.

Si miramos el escenario en el resto de países de la Eurozona los datos son aún peores. Las ventas de coches en Europa han mejorado en 2013 y nuestras exportaciones de coches van bien. La industria agroalimentaria también aguanta, junto con los bienes de equipo. El resto de sectores de exportación caen. La apreciación del euro empieza a pasar factura. Las exportaciones a EEUU caen en los nueve primeros meses del año un 2% y en septiembre un 9% con respecto a septiembre de 2012.

En los 9 primeros meses del año las exportaciones han crecido en 7.000 mill con respecto al mismo periodo de 2012, por el fuerte crecimiento de abril y mayor. Las importaciones en ese periodo han caído 9.000 mill. Por lo tanto la depresión interna sigue siendo el principal motor de corrección del déficit exterior, al hundir las importaciones.

Hoy se cumplen dos años desde las pasadas elecciones. Es muy preocupante que el Gobierno no reconozca sus errores de política económica y tome más medidas para revertir la situación. Pero más preocupante es que estén orgullosos de la depresión y la deflación que han provocado.

Como acaba de denunciar la OCDE el crédito sigue sin fluir a las pymes a pesar de gastarnos 60.000 mill en ayudas directas a los bancos y más de 200.000 mill en avales públicos. La encuesta a pymes del BCE destaca que los bancos cada vez dan menos crédito y la causa principal es que exigen más garantías y suben los tipos del mismo. Lejos de mostrar preocupación, el Gobierno alardea de haber salido del rescate bancario.

Escribo estas líneas desde Montevideo en los mares del sur. La distancia ha servido a este economista observador para ver con más claridad que seguimos en un camino a ninguna parte, en negación de la realidad y sin capacidad para reaccionar. Es difícil resolver una crisis de deuda, pero con esta actitud tenemos la misma probabilidad que si jugamos al gordo de Navidad.

Sígueme en Twitter @josecdiez

16 noviembre, 2013 | 21:43

El INE acaba de publicar la EPA de salarios distribuida por deciles. Simplemente coges la población y vas calculando cual es el salario que deja por debajo al 10% de la misma, luego el 20% y así hasta el 100%. La encuesta es muy reveladora ya que sólo el 18% de los trabajadores cobra por debajo de 1.000 €. Sin embargo, la percepción de la sociedad es que los mil euristas o 600 euristas son mayoritarios.

¿Qué está fallando? El problema es que si segmentas los datos empieza a aparecer la precariedad y la desigualdad. Hay 2,6 millones de trabajadores que trabajan a tiempo parcial y el 57% cobra menos de 652€ que es el salario mínimo interprofesional. Hay 3,35 millones que tienen un contrato temporal y el 50% cobran menos de 1.000 € al mes. El perfil de máxima precariedad es joven, mujer y con baja cualificación.

Otro análisis interesante es las diferencias por comunidades autónomas. Esta semana hemos visto una especie de Berrea entre la Comisión Europea y el Gobierno español. La diferencia es por las previsiones de déficit para 2015 donde la Comisión espera un déficit del 6,6% cuando el objetivo es del 4,5%. Eso supone una pequeña desviación de 20.000 millones y de nuevo piden más ajustes y más madera.

Pero parece que ninguno de los dos ha leído esta encuesta o si la han leído no la entienden. Hasta ahora nos decían que la tasa de paro en Extremadura, Canarias y Andalucía era más alta por qué no había flexibilidad salarial y nos aburrieron con el monotema de la reforma laboral.

Pero el 40% de los trabajadores en estas regiones cobran menos de 1.000 € al mes. Si la bajada de salarios nos va a sacar de la crisis y es el determinante de la creación de empleo y de la tasa de paro, a este economista observador le surge una duda; con salarios tan bajos Andalucía Extremadura y Canarias deberían tener las tasa de paro más bajas de España ¿no?

Como decía José Luis Sampedro “conviene saber diferenciar un reloj, un gato y Madagascar” El año que viene seguiremos con lo mismo pero con más pobreza, más precariedad, menos salarios. La gente se irá de España y encima tendremos que estar contentos por qué baja la tasa de paro. Y la solución será más reforma laboral, más bajada de salarios y dos huevos duros.

Sígueme en Twitter @josecdiez 

Mi columna semanal en El País

Sígueme en Twitter @josecdiez

09 noviembre, 2013 | 09:55

Esta semana la Fundación del Pino invitó a este economista observador a comer con Martin Feldstein. Feldstein fue presidente del Consejo de asesores de Reagan en la Casa Blanca en los ochenta. A aquel equipo se le conoció como los Reaganomics o los economistas del lado de la oferta. En España y en Europa tenemos en la actualidad el mismo paradigma ideológico. Ahora es catedrático de Harvard y presidente del NBER que se encarga, entre otras muchas cosas, en determinar los ciclos en EEUU.

La sorpresa de nuevo fue encontrar a un economista de una sencillez desbordante y extremadamente pragmático. De hecho en su primera intervención hizo un análisis impecable exclusivamente por el lado de la demanda y centrándose en la política monetaria.

En EEUU la tasa de paro está próxima al objetivo de la Fed y los precios de los terrenos agrícolas, centros comerciales y acciones de bolsa empiezan a subir con fuerza. Feldstein llegó a la conclusión que hay que empezar a retirar estímulos por parte de la Reserva Federal. En Europa mostró sus temores sobre el débil crecimiento proyectado para la Eurozona, especialmente para la periferia, destacó que la inflación está próxima a cero y dijo que el BCE tiene margen para hacer una política monetaria más expansiva. El objetivo de Feldstein, que comparte 100% este economista observador, es depreciar el tipo de cambio del euro para estimular más el crecimiento de las exportaciones, del PIB y del empleo.

Se extendió bastante en su explicación y alguien le dijo que se tomara la sopa antes de que se enfriara. El profesor mostró su profesionalidad, su sencillez y su fina ironía diciendo “la gente que ha venido a escucharme tiene más interés que la sopa”. Y acabó su argumentación.

Alguien le preguntó por la reforma sanitaria de Obama. Fue muy elegante al criticarla. Lo que fue la derecha extrema en EEUU parecen ahora unos moderados al lado de los talibanes del Tea Party. En España también hay Tea Party, aunque no está tan bien organizado. A Feldstein se le olvidó comentar que parece que cobra del lobby sanitario para criticar la reforma y que Obama le invitó a formar parte de su consejo de sabios, algo impensable en nuestra querida España.

En la comida había también representantes del optimismo antropológico que domina la acción de nuestro Gobierno y el relato de nuestros bancos y grandes empresas. Sin embargo, por sus preguntas mostraron sus temores sobre el futuro, especialmente sobra la capacidad para reducir la tasa de paro.

Alguien me recriminó mi pesimismo. Yo le respondí que no es pesimismo es simplemente preocupación ante una política económica errónea que nos lleva a un camino a ninguna parte. Su única tesis es que la mejora de competitividad y la corrección del déficit exterior es estructural. Le respondí que el índice de competitividad contra la OCDE no ha mejorado nada desde 2011 y que la deuda externa neta ha aumentado en 2013. La respuesta es que era falso y que este economista observador tenía problemas conceptuales.

Te adjunto el link al índice calculado con costes laborales unitarios columna 3. La bajada de salarios y el aumento de la productividad provocado por la brutal destrucción de empleo del último año y medio ha sido compensado por la apreciación del euro. Espero que se entienda por qué Feldstein y este economista observador defendemos una depreciación del tipo de cambio.

Las exportaciones mejoran por qué la debilidad del consumo interno fuerza a muchas empresas a exportar como estrategia de supervivencia y aumenta la base de empresas exportadoras. Pero esto supone crecimientos de exportaciones ridículos del 5% frente al 15% o 20% que necesitamos y que si tuvimos en la recuperación de 2009 y 2010.

Te adjunto también un artículo explicando la relación entre la deuda externa neta y la cuenta corriente y el link en el que se observa cómo ha aumentado en nuestra querida España en el último año. La causa del aumento de la deuda externa es que empresas, bancos y familias españolas se ven obligados a vender activos en el exterior para atender su necesidad de devolver deudas. Y la venta de los activos se hace a precios inferiores que cuando se compraron mientras las deudas son nominales y no han caído.

Este economista observador le preguntó a Feldstein por su propuesta de una quita para hipotecas en riesgo de impago en EEUU en 2011 y si sería útil en España para estabilizar el crédito, por el que el profesor mostró una gran preocupación también compartida por este economista observador. Me respondió que en EEUU el precio de la vivienda había subido en los dos últimos años y había reducido el problema. Dijo no conocer el caso español pero preguntó si el problema es muy preocupante.

No tuve turno de replica pero en España el precio de las casas se ha desplomado en los dos últimos años. Aquí hay garantía personal, a diferencia de EEUU, por lo que la variable determinante es la renta. El empleo, principal componente de la renta de las familias, también se ha desplomado y la renta media de los hogares, descontada la subida de la inflación y de impuestos, tasas y demás ha retrocedido a niveles del año 2000.

Pero la deuda hipotecaria es muy pero que muy superior a la del año 2.000 y las familias que han perdido el empleo es altamente probable que impaguen su hipoteca. En mi libro Hay Vida Después de la Crisis explico un plan para resolver este drama humano y gran problema para la estabilidad financiera de nuestra querida España. Fin de la cita.

Sígueme en Twitter @josecdiez

Te adjunto link a mi columna en El País de esta semana

Sígueme en Twitter @josecdiez

06 noviembre, 2013 | 00:09

Hoy hemos conocido un mal dato de paro registrado. Se acabó el efecto placebo del verano y el turismo no volverá hasta abril y nos espera un largo invierno. Sin embargo el dato de afiliaciones a la Seguridad Social ha sido mejor de lo esperado. El dato total ha sido positivo pero la mayor parte del empleo creado ha sido en el sector servicios no mercantil. O sea empleo público, empleadas del hogar…. Eliminando ese efecto el dato no es tan positivo. Pero al menos se parado la destrucción de empleo. Cabe destacar industria que tras la fuerte destrucción del 7% del empleo en la última EPA eliminando el efecto estacional en octubre se ha estabilizado.

No obstante, la Comisión Europea le ha vuelta a echar al Gobierno una mano pero al cuello. En 2014 creceremos 0,5% y destruiremos ligeramente empleo. Y la tasa de paro acabará 2015 por encima del 25%. O sea en la legislatura de Rajoy el paro habrá aumentado en 750.000 personas y si sumamos el aumento de población activa se habrán destruido en cuatro años casi 1,5 mill de empleos.

Pero lo más preocupante es que la Comisión sigue sin confiar en nuestra capacidad de reducir el déficit y proyecta un 6,6% en 2015 y la deuda pública acabará en 104%. Esto significa que la legislatura de Rajoy la deuda pública habrá aumentado 350.000 mill de euros. El mayor aumento de deuda pública de la historia de España.

Esto en un escenario para el conjunto de Europa donde crecemos, ningún país abandona el euro, no vuelven a subir las primas de riesgo, no hay arreglos de deuda, los países vuelven solos a la senda de sostenibilidad, Grecia crece en 2015 el 3% y crea empleo, Portugal consigue reducir el déficit 4 puntos de PIB en 2 años creciendo y creando empleo…..

El 23/11 se analizará seguramente en el Eurogrupo el rescate bancario esloveno, con el desastre de Chipre sobrevolando Europa. En las negociaciones de la gran coalición alemana se habla de acordar “no dinero para la banca” ¿Seguirá Irlanda en el programa? y ¿necesitarán más pasta sus bancos? ¿Pasarán los bancos españoles que se quedaron se quedaron al límite del suspenso del último estrés test el examen del próximo año? Si la banca italiana necesita capital ¿lo harán con su deuda pública? O ¿necesitarán un rescate como España?

Los lideres europeos siguen jugando con fuego y lo normal es que se acaben quemando.

Sígueme en Twitter @josecdiez

© Prisa Digital S.L.- Gran Vía, 32 - Edificio Prisa - Madrid [España]